Cuáles son los beneficios del agua en la piel
Dietas y Nutrición

Cuáles son los beneficios del agua en la piel

Por Adriana Sánchez - May 2020
El agua es un componente esencial en nuestras vidas, ya que no sólo nos ayuda a realizar las actividades diarias, como bañarnos o limpiar nuestro hogar, sino que es indispensable para nuestro cuerpo y forma parte del 60% de nuestro organismo. Además de ser necesaria para saciar la sed y para el correcto funcionamiento de nuestros órganos, tiene una importantísima función en todo el cuerpo, por lo que te mostraremos cuáles son algunos beneficios de tomar agua en la piel.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y por ello no debe sorprendernos que sea un poco delicada y necesite todo tipo de cuidados, especialmente porque factores externos como la alimentación, el clima e incluso el estrés, pueden provocar piel seca y escamosa.

De acuerdo a información de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), otros factores como los constantes cambios de temperatura, el frío extremo y la contaminación, así como el tabaco y el alcohol, propician la acumulación de células muertas en la cara y cuerpo, razón por la cual la piel se torna seca, acartonada y puede dañarse en extremo.

Si aún no estás convencido de las razones por las cuales deberías incrementar tu ingesta de agua, presta atención a los siguientes puntos para que comprendas cómo actúa el tomar mucha agua en nuestra piel.



Brinda elasticidad a la piel

Como explica el doctor Antonio Cano, de la Universidad de Murcia, la capa externa de la epidermis está formada por corneocitos, las células que contienen proteínas de queratina y brindan a la piel flexibilidad e hidratación. Los corneocitos ayudan a retener el agua en la piel, proporcionan turgencia y ayudan a los intercambios metabólicos.

Si no tomas suficientes vasos de agua, a la piel le pasa como a las esponjas que se secan y se vuelven rugosas, en cambio, si te mantienes hidratado, tu piel lucirá suave, tersa y tendrá menos flacidez.

Controla la celulitis

La celulitis, uno de los enemigos más temidos por las mujeres, puede controlarse gracias a que la hidratación ayuda a mejorar la circulación sanguínea, oxigena el organismo y elimina de sustancias de deshecho que se acumulan especialmente en las piernas, el abdomen y los brazos. Esto se debe combinar con otras técnicas, según indican especialistas del Institut Vila-Rovira, cuya propuesta es complementar de agua con una dieta que favorezca la circulación sanguínea y linfática: “Beber mucha agua, reducir la sal y elegir alimentos ricos en potasio mejora la circulación y previene este problema”.

Ayuda a un tener cabello más sano 

Para cuidar el cabello es necesario despuntarlo frecuentemente y darle un tratamiento adecuado con shampoo y otros productos que le aporten suficientes nutrientes e hidratación, sin embargo, el ingrediente natural más infalible para que tu cabello presente un aspecto saludable es el agua, la cual se distribuye a través de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo. Si no bebemos agua suficiente, el flujo de sangre que llega hasta las raíces disminuye y esto provoca que el pelo se debilite y se caiga, como explican los expertos de la exitosa cadena de peluquerías, Jean Louis David.

Quema calorías

Además de que el agua ayuda a satisfacer el organismo, evitando que comamos de más, también propicia que nuestro cuerpo queme de calorías, acelerando el metabolismo, de acuerdo a información de Heathline. Entonces, ¿cuánta agua hay que beber al día para obtener estas grandiosas ventajas?

Como puedes darte cuenta, los beneficios del agua en la piel son inmensos, así que no olvides tomar al menos dos litros de agua diarios y combinar tu consumo de líquidos con una dieta saludable, además de acudir con tu dermatólogo de confianza para aclarar cualquier duda.

¿Consideras que tomas suficiente agua durante el día para cuidar tu piel o podrías esforzarte un poco más?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En esta ocasión, la carta editorial madruga 24 horas porque la Navidad no se hace esperar. En las bocinas suenan los villancicos. La casa ya huele a las preparaciones del horno. Todo es felicidad, pero ¿ya sabes qué servirás de beber? Casi siempre pensamos en los brebajes hasta el último momento. No importa lo que te guste –o lo que tengas a la mano–, queremos que disfrutes tu cena al máximo con algunos consejos de maridajes prácticos.¿Maridaje sólo con vino?No hay comida sin bebida y viceversa. Pero la bebida tampoco es sinónimo de alcohol. El maridaje puede hacerse con el líquido que más te guste. El sommelier Marcos Flores, presidente de la Alianza Panamericana de Sommeliers, dice que, en caso de abstinencia, el mejor aliado de la cena navideña son los tés, los ponches y las aguas frescas. Él recomienda acompañar los romeritos con un té pu-erh o té rojo; el típico bacalao a la Vizcaína con un té oolong; la pierna enchilada con agua de jamaica y jengibre y los ponches, con el pavo ahumado.Si prefieres las cervezas, la regla básica es maridar las claras o ámbar con platillos de menor estructura –ensaladas, purés, bacalao– y elegir cervezas oscuras y densas para platillos con mayor fuerza o que hayan pasado por el horno como los romeritos con mole, el lomo o la pierna. En ambas partes se resaltarán las notas de caramelización.A mí en lo particular me gusta combinar los vinos mexicanos de uva malbec con el lomo de cerdo. Me gusta mucho el Guanamé Malbec 2017 para un trozo de carne cubierto por gravy. Para una pasta cremosa elige un blanco con barrica como un Wente Chardonnay Riva Ranch, y para unos romeritos, un espumoso rosado que le haga frente al picor –como el cava español Roger Goulart Coral Rosé–. El rey de la mesa navideña, el pavo, sírvelo junto a una copa de tinto ligero de la uva pinot noir o merlot como el Cousiño Macul Antiguas Reservas Merlot cuyos aromas ligeros a especias y frutos rojos lo armonizarán como Mozart.Las copasSi vas a servir cerveza, lo mejor es verterla en un tarro ¬–incluso en ese Mason Jar con asa que guardas en la alacena– para no calentarla y conservarla fría por más tiempo. Las copas especiales para cerveza suelen tener un vidrio más denso y un fuste o tallo más grueso para que las manos no les transmitan calor. En el caso del vino, el tamaño de la copa influye en la cantidad de aire que entra y oxigena al vino y con ello, la potencia de los aromas y sabores cambiará. Entre más estructurado y complejo sea un vino, más amplia deberá ser la copa (como la copa borgoñona).En caso de que tengas dos tipos de copas, sirve el vino blanco en la más pequeña y el tinto, en la más grande o en la que tiene la boca más abierta. Lo ideal es servir la champaña o los vinos espumosos en una copa flauta para favorecer el desarrollo de las burbujas, pero si no tienes, en una copa de vino blanco irá perfecto. La temperatura¿Te imaginas un caldo de camarón tibio como el purgatorio? ¿Un pay de manzana gélido como el invierno? No hay de otra: debemos tomar en cuenta la temperatura en bebidas y alimentos. En las cervezas y los vinos exhiben o esconden los aromas y sabores. Por ejemplo, la forma ideal de tomar una cerveza con 4 a 6 grados de alcohol son los 3° C de temperatura. Esas que van a partir de los 7 grados, sírvelas entre 12 y 14° C. En cuanto a los vinos, a mí por lo general, me gusta que estén un poco fríos. La regla es que los espumosos vayan a 8º C para gozar su carbonatación (sus burbujas). Te recomiendo servir los blancos entre 7 y 11º C, pero si tienen barrica sírvelos a unos 10 o 12º C. Los vinos tintos ligeros y sin mucho envejecimiento, van bien con una temperatura de 13 a 14º C. Los vinos más corpulentos como una mezcla bordelesa, un riojano o uno de guarda déjalos de 17 a 18º C. ¿Tienes por ahí un vino de postre o un encabezado como el oporto? Sírvelo a 14º C para mantener ese dulce equilibrio y estructura.  Y claro, recuerda que el control lo pones tú. Vive una feliz Navidad cuidando tu cuerpo y sin excesos. ¡Esa es la mejor forma de celebrar!
Los beneficios del aguacate no sólo se limitan a consumirlo como alimento, pues estos se extienden a tu piel con esta mascarilla casera de aguacate, que te ayudará con cualquier problema de resequedad que tengas.El aguacate está lleno de nutrientes, por ejemplo, es una gran fuente de grasas monoinsaturadas y vitamina E, la cual es antioxidante. Por otra parte, las grasas saludables que contiene funcionan muy bien cuando se aplica sobre la piel, pues los aceites naturales la nutren e hidratan. También están llenos de antioxidantes y vitaminas que pueden ayudar con el enrojecimiento y la inflamación.Cómo hacer una mascarilla de aguacate para el rostroPara hacer esta mascarilla necesitarás una licuadora y lavar tu rostro antes. Los ingredientes que usarás son los siguientes:1 aguacate maduro1/3 taza de yogurt natural2 cucharadas de miel1 cucharada de jugo de limónSimplemente licúa todos los ingredientes a una licuadora y mezcla hasta obtener una consistencia suave. Aplícala de manera generosa en el rostro y el cuello, y déjala reposar durante unos 20 minutos antes de enjuagar con agua tibia.Aparte de los beneficios del ingrediente principal, la miel puede ayudar con una variedad de problemas de la piel, incluidos el acné, el eccema, la psoriasis y la inflamación.Por su parte, la textura cremosa del yogur puede ayudar a retener la humedad y potencialmente iluminar la piel. Algunas investigaciones sugieren que incluso puede ayudar a igualar el tono de la piel.Finalmente, el jugo de limón aporta vitamina C, un antioxidante y un agente abrillantador, y ayuda a darle a la piel un brillo impecable y a evitar que los aguacates se oxiden.Un truco extra es añadirle hojuelas de avena, pues sus propiedades antiinflamatorias pueden ayudar a calmar y tratar la piel, y así aumentar la efectividad de la mascarilla. También puedes meterla al refrigerador unos minutos antes de usarla, para que además te ayude a reducir los poros y aliviar las líneas finas y las arrugas.¿Sabías que los nutrientes del aguacate también se pueden aprovechar en té y agua? Con esta fruta nada se desperdicia y puedes hacer té de hueso de aguacate o agua de aguacate también.
Limpia tu rostro de forma natural con estas sencillas recetas perfectas para preparar en casa: Miel La miel es famosa por sus beneficios para la piel: es exfoliante, desinflamatoria e hidratante. Se puede mezclar con avena o con yogurt para exfoliar, con cúrcuma y limón para iluminar la piel, entre muchas otras combinaciones. En esta ocasión, les recomendamos probar la mezcla de miel y aceite de oliva para hidratar y suavizar tu piel. Sólo tienes que mezclar muy bien una cucharadita de miel con dos cucharadas de aceite de oliva, hasta obtener una pasta homogénea, aplícala en tu cara y retirala con agua tibia después de veinte minutos. ¡Te sentirás renovada! Romero El romero es un astringente natural. Puedes hervir varias ramitas con agua y utilizar ese líquido para limpiar tu cara por las noches. O bien, puedes derretir una cucharada de aceite de coco y mezclar con el romero, después cocinar esta mezcla por diez minutos más (hasta que el romero pierda su color) y colar bien la mezcla; después tienes que dejar enfriar un poco la mezcla y agregar cuatro cucharadas de yogurt y una de miel. Deja en el refrigerador durante una semana y aplica esta mascarilla durante diez minutos y retirala. Menta La menta es otro gran astringente y humectante natural. Para esta mascarilla, necesitas moler: diez hojas de menta, una rodaja de pepino y media cucharada de miel. Cuando obtengas una mezcla suave, aplica en tu rostro durante veinte minutos y retira con agua fría. Notarás al instante la diferencia. Sábila La sábila o aloe vera es perfecta para hidratar tu piel, incluso es buena para quemaduras o para mejorar el proceso de cicatrización. Para limpiar tu rostro de las impurezas, sólo necesitas mezclar muy bien una cucharada de sábila con una cucharada de miel y una de aceite de coco, refrigerar y colocar en tu rostro tras desmaquillarte. Deja actuar durante veinte minutos y retira con agua. Así de fácil tu rostro quedará limpio. Sal de mar Para obtener un exfoliante natural con sal: mezcla una cucharada de sal de Colima (o de mar) con una cucharada de miel. Aplica en tu rostro y masajea con tus dedos húmedos, después de diez minutos retira con agua tibia.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD