¿Cómo vivir el mes patrio sin engordar?
Dietas

¿Cómo vivir el mes patrio sin engordar?

Por Kiwilimón - Septiembre 2018
En septiembre celebramos en México las fiestas patrias. Durante todo el mes los antojitos mexicanos y los dulces y bebidas típicas acaparan los menús en todos los hogares del país. Pero, si te descuidas, esto no es lo único que podría llegar a tu casa. Si no quieres quedarte con unos kilos de más por los festejos, chécate cómo puedes disfrutar el mes patrio sin engordar.

Horas de comida

Trata de no cenar tan tarde. Sabemos que en las noches mexicanas la comida suele servirse tarde, pero es necesario que hagas un esfuerzo para conservar horarios saludables. Si tienes una fiesta (y sabes que la cena estará lista hasta después de las 10), cena algo ligero en casa. Así, cuando te sirvan la comida, solo comerás un poco.

Bebidas alcohólicas

Vigila tu consumo de alcohol. No olvides que las bebidas también agregan calorías a tu alimentación. Huye de las bebidas cremosas, pero, sobre todo, de las dulces. Los cócteles azucarados tienen muchísimas calorías. ¿Te gustaría disfrutar de una bebida alcohólica sin sumar calorías innecesarias? Aquí encontrarás una lista de drinks que puedes tomar sin dejar la dieta.

Botanas y aperitivos

En todas las fiestas mexicanas siempre se sirve un plato de totopos con frijoles, o guacamole, chicharrón, papás fritas, etc. Nuestra recomendación para evitar subir de peso en estas fechas es que no te dejes caer con la botana. Sírvete en un plato pequeño una pequeña porción y evita comer directamente del plato central. Así podrás medir mejor cuánto comes. Y, muy importante, antes de que comiences a picar pregúntate si vas a comer por inercia (porque ahí está la comida), por ansiedad o por hambre. Si ves que es por las primeras dos, mejor párale.

Autocontrol

Hemos llegado a la etapa del año en que los festejos se celebran uno detrás del otro. Si eres de las personas que se deja caer en cada fiesta “porque es el mes patrio”, lo más seguro es que llegues a finales de febrero con varios kilos extras. Sí, es importante celebrar la Independencia, o el Día de Muertos, o la Candelaria, pero estos no son pretextos para comer excesivamente. Revisa lo que pones en tu plato, controla las cantidades y disfruta los platillos típicos con moderación. Es posible disfrutar las fiestas patrias sin cargar con kilos de más al terminar el mes de septiembre. Aplica estos consejos en casa y cuéntanos cómo te funcionan. Para el mes patrio te recomendamos estas exquisitas recetas:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
De entre los derivados del maíz, las tostadas cumplen un papel fundamental en la antojería mexicana, y hay estados que le tienen un especial cariño a esta tortilla transformada en una crujiente opción que puede soportar cualquier embate de proteínas, verduras y bastante salsas. En Jalisco hay una vocación por la versión raspada sobre el comal con el metlapil o mano de metate, y aquí te comparto tres destinos donde seguro comerás “unas de verdad”.Tostadería Doña Pachis Como dicen por ahí, “empecemos por el principio”, con la Tostadería Doña Pachis, en Santa Cruz de Bárcena, una localidad a una hora de Guadalajara y muy cerca del Centro Arqueológico Guachimontones. Ahí la cocinera tradicional Francisca Flores Chocoteco, “Pachita” o “Pachis”, elabora personalmente tostadas al estilo sur de Jalisco, pues es originaria de Tuxpan, donde hay una gran tradición tostadera. Justo hace un año esta jalisciense de 72 años pudo emprender por primera vez haciendo lo que domina: tostadas que prepara “arregladitas” con frijoles, carne o cueritos, y bastante verdura, salsa y queso seco. También vende para llevar tostadas empaquetadas, junto a su tejuino que no tiene comparación.Dirección: Calle Lázaro Cárdenas 6, en Santa Cruz de Bárcena, municipio de Ahualulco de Mercado, Jalisco.Horarios: Sábados y domingos, de 10:00 a 17:00 horas. Por la pandemia sugiero buscarlas en el FB de Mujeres del Maíz, grupo al que pertenece.Cocina Doña Lupita López-Granero Como su nombre lo indica, la que manda en la cocina es Lupita, quien heredó a su familia el oficio de la gastronomía en este local enclavado en Sayula, famoso por su cuchillería y sus cajetas. De boca en boca este lugar que abrió en 1972 no pasa desapercibido por locales y forasteros, quienes escuchamos bastante hablar de sus tostadas de salchichón, embutido famoso en la zona, como de las opciones con pierna, pata y lomo. Quiero compartirles que éste es un municipio lleno de grandes cocineras, recuerdo a Felicitas Mercado “La Güera”, quien a sus 91 años seguía cocinando sus famosos sopitos estilo Sayula, o Micaela, quien comenzó con esta preparación en los años 40. Recetas que llegaron para quedarse y que también vende Lupita.Dirección: Calle Daniel Larios 70, Centro Histórico, Sayula, Jalisco.Horarios: Por la pandemia llama al (342)422-0517 para saber sus días y horas de servicio.Tostadas El Pinche ViejoZapotlán El Grande, o para muchos aún Ciudad Guzmán, es otro punto cercano a Guadalajara que se enorgullece por sus famosos personajes, ahí nació por ejemplo Juan José Arreola, José Clemente Orozco y Consuelito Velázquez y, por supuesto, grandes tostaderos como Don Rubén Campos, padre de María del Carmen Campos Montes de Oca, a quien por una anécdota familiar le apodaron “El Pinche Viejo”. Desde hace 17 años su hija Lulú se inspiró en este mote para bautizar su negocio, donde prepara tostadas llenadoras que pueden ir sólo con pata, lomo, cueritos, oreja, panela o combinadas, servidas frente a un plato con picosas salsas que hacen honores al tradicional chile de uña, llamado así pues se elaboraba sin el uso de un cuchillo, es decir, pellizcando los ingredientes que lleva.Dirección: Calle Carlos Villaseñor 127, Constituyentes, Zapotlán El Grande, Jalisco.Horarios: Por la pandemia llama (341)413-7354 para saber sus días y horas de servicio.Por Wendy Pérez, editora gastronómica y fundadora de Mezcal Aguas Mansas.
Mi papá dejó de comer carne hace treinta y ocho años. Según como lo cuenta mi mamá, un domingo en una comida familiar, y después de devorarse media vaca, mi papá se secó el sudor de la frente y dijo algo como: “Última vez que como carne”. Todos se rieron del comentario que consideraron un chiste; algo como el “no lo vuelvo a hacer” que suele acompañar la resaca. Para él fue una promesa. Hoy en su lista de razones por las que se volvió vegetariano resuenan palabras como “compromiso”, “karma”, “respeto por la naturaleza”. Ser vegetariano no es algo que aparece por generación espontánea; la decisión tiene que ver con las convicciones, con la filosofía personal. ¿Y qué más personal que la forma de comer? La alimentación casi siempre está ligada a la cultura, a la leche materna, a la comida de casa. En la mía –la de ustedes, pues–, el menú era un subibaja incluyente y casi siempre quesocéntrico: flautas de papa con queso y de pollo, pozole de hongos y de carne, mole con y sin carne. Pero para la mayoría, el vegetarianismo sigue siendo un tabú. ¿Una vida sin carne? ¿Ni pollito, ni huevito, ni pescadito? Una de las nutriólogas de casa, Mayte Martín del Campo, nos dice que existen distintos niveles de restricción en las dietas sin carne: “Los vegetarianos normalmente sí consumen ciertos productos de origen animal como leche, yogurt, huevo, pescado (si comen estos dos últimos se les denomina ovo o pescetarianos). Lo que generalmente suprimen son las carnes rojas y las aves. Por otro lado, los veganos no consumen productos de origen animal”. La cuestión es, ¿por qué alguien quisiera vivir sin carne? Existen cocineros como el máster Dan Barber del restaurante Blue Hill at Stone Barns que afirman que disminuir la porción de la carne en nuestro plato semanal es la única forma sustentable de enfrentar el cambio climático, de disminuir la contaminación de nitrógeno en la tierra y de frenar el deterioro de los suelos. En algunas vertientes del budismo, el vegetarianismo está indicado como precepto del ahimsa, que quiere decir “la no violencia”, pues afirman que comer carne animal, además de dañar directamente a los seres vivos, constituye una fuente de karma que vendrá por ti en la siguiente vida –para los que creen en las reencarnaciones–. Otros optan por una dieta vegetariana simplemente por un sincero amor a la naturaleza o como un acto incendiario contra la crueldad animal. Hay un punto medio. Autores como Mike Bittman optan por este estilo de vida sin labrarlo sobre piedra: el afamado escritor gastronómico del New York Times acuñó el término flexitarianismo para la dieta que deambula entre la vegetariana (o vegana) y la carnívora alternándola a distintas horas del día o de la semana. Dos comidas sin carne, una con.Personalmente creo que lo que entra al cuerpo es un diálogo que le corresponde a cada corazón y mente. Una decisión propia como llevar el pelo de cierta forma, creer en Santa Claus o elegir la maternidad. Lo cierto es que un trozo de carne tiene una gran cantidad de ácido úrico, fosfórico y sulfúrico; así como colesterol, antibióticos y hormonas, en el caso de la carne que no es orgánica.La tendencia ecológica y saludable del momento es comer carne tan solo una vez por semana. Si se opta por dejarla para siempre, nuestra nutrióloga de casa, Gina Rangel, recomienda suplementarse con vitamina B12, comer hojas verdes y vegetales todos los días, intentar no consumir carbohidratos simples y consumir fuentes de proteína vegetal: quinoa, frijoles, tofu, semillas, nueces, además de huevo y queso.Nuestra nutrióloga Jennifer Asencio afirma que los beneficios que puede aportar una dieta vegetariana son “un bajo aporte de grasas saturadas, bajo aporte de colesterol y, si se sabe combinar los cereales con las leguminosas, se obtendrá una proteína de muy buena calidad sin necesidad de recurrir a los suplementos”. Eso sí, ella afirma que entre más restrictiva sea una dieta sin carne, mayor será el riesgo de quedarse sin micronutrientes, Omega3, vitamina B12, calcio, hierro y vitamina D, por lo que hay que estar atentos al cuerpo y consultar a un especialista. Lo importante, como siempre, es aprender a combinar adecuadamente los alimentos y recordar que no por llevar una dieta vegetariana o vegana se es más saludable. Hay que evitar llenarnos los vacíos con kilos de pasta, comida grasosa o chatarra y consumir ingredientes de buena calidad nutricional.Si quieres algunas ideas que te ayuden a seguir una dieta vegetariana aquí hay una sección completa con recetas que te van a encantar.
En esta búsqueda de remedios naturales para el cabello, hoy te contamos un poco sobre la sábila, también conocida como aloe vera, el cual quizá ya conocías por sus propiedades para tratar quemaduras y heridas en la piel, pero también la sábila tiene múltiples beneficios para tu melena.El aloe vera es una planta que tiene hojas gruesas con una sustancia gelatinosa dentro de ellas, este gel es conocido como sábila y aplicado sobre la piel, es refrescante y calmante, por lo que se ha utilizado durante siglos por sus propiedades curativas. Pero además de sus beneficios para la piel, también puede ayudarte a fortalecer el cabello y hacer que tu cuero cabelludo sea más saludable. La mejor forma de usar aloe vera en el cabello es el gel crudo de la planta y puedes conseguirlo en casi cualquier farmacia o sacarlo de las hojas recién cortadas de una planta viva, si tienes una. Beneficios de la sábila en el cabelloPara usar la sábila en el cuero cabelludo y el cabello, sólo tienes que frotar dejar que penetre en los folículos pilosos para acondicionar y mejorar el cabello seco y dañado. Déjalo reposar durante una hora y después sólo enjuágalo con un shampoo suave.Sábila para calmar la comezón del cuero cabelludo¿Sabías que los síntomas de comezón en el cuero cabelludo y descamación de la piel debajo del cabello, típicos de lo que conocemos como caspa, se pueden tratar con sábila? Un estudio de 1998 encontró que el aloe vera ayudó a resolver la inflamación del cuero cabelludo que causa la caspa, pues los ácidos grasos que se encuentran en la planta de aloe tienen propiedades antiinflamatorias.Limpia el cabello grasoLa sábila limpia el tallo del cabello de manera eficiente y elimina el exceso de sebo (“grasa”) y los residuos de otros productos para el cabello, pero el mayor beneficio es que a diferencia de otros productos químicos en los productos para el cabello, la sábila no daña el cabello mientras lo limpia.Fortalece y repara el cabelloLa sábila contiene vitaminas A, C y E, las cuales contribuyen a la renovación celular y promueven un crecimiento celular saludable y un cabello brillante. Este gel también contiene vitamina B12 y ácido fólico, componentes que pueden evitar que el cabello se caiga.Puede promover el crecimiento del cabelloHay muchas personas que afirman que la sábila hace que el cabello crezca mucho más rápido, sin embargo, aún hay poca evidencia clínica para probar o refutar esas afirmaciones.Lo cierto es que si decides darle una oportunidad en tu melena, primero debes probar cómo reacciona tu piel al gel, para comprobar que no eres alérgica a la sábila o aloe vera. También debes tener cuidado si estás usando crema de hidrocortisona en la piel al mismo tiempo, pues el aloe vera puede aumentar la cantidad de cortisona que absorbe la piel cuando se usan juntas.
Fortalecer el sistema inmunitario se ha convertido en uno de los principales objetivos de las personas para reducir los síntomas de algunas enfermedades, como gripas y resfriados. Para lograrlo, es necesario mantener una dieta balanceada rica en alimentos altos en vitaminas, minerales y antioxidantes como los que te mostramos a continuación. ¡No te pierdas 10 alimentos para reforzar tu sistema inmunitario! Ajo El ajo es bueno para fortalecer el sistema inmunológico debido a su considerable concentración de alicina y otros compuestos nutritivos. Estos lo convierten en un eficaz alimento antibacteriano y antiviral, ideal para combatir infecciones y resfriados. Jengibre El jengibre es un excelente alimento con grandes efectos antiinflamatorios y antioxidantes gracias al gingerol, su principal componente bioactivo. El jengibre ayuda a reducir inflamaciones, náuseas y dolros musculares. Cítricos Los cítricos como los limones, naranjas, toronjas y mandarinas tienen alto contenido en vitamina C, el cual estimula la producción de glóbulos blancos, ayudando a evitar infecciones. Arándanos Los arándanos son excelentes alimentos para fortalecer la salud gracias a un compuesto flavonoide mejor conocido como atocianina, el cual posee propiedades antioxidantes que ayudan al sistema de defensa del tracto respiratorio. Brócoli El brócoli es un poderoso alimento alto en minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. ¡Si lo consumes crudo, será mucho más beneficioso para tu salud! Pimientos rojos Aunque suelen pasar desapercibidos, los pimientos rojos son buenísimos para la salud ya que aportan grandes cantidades de vitamina C al cuerpo, incluso por encima de los cítricos. Kiwi El kiwi es un alimento muy saludable debido sus altos niveles de folato, potasio, vitamina K y C, los cuales ayudan a combatir infecciones. Champiñones Si quieres aumentar tus defensas, los champiñones serán tus mejores aliados gracias a que contienen selenio, vitamina B y polisacáridos, unas moléculas que disparan la función inmune. Espinacas Las espinacas son buenísimas para reforzar el sistema inmunitario, ya que además de tener vitamina C y antioxidantes, también poseen beta carotenos, los cuales ayudan a combatir infecciones, favorecen la división celular y reparan el ADN. Salmón De acuerdo a expertos de la Facultad de Medicina David Geffen de University of California, pescados como el salmón son una grandiosa fuente de vitamina D, la cual ayuda al cuerpo a eliminar bacterias. Lo ideal es consumir pescado mínimo 2 días a la semana. ¿Cuántos de estos alimentos ya están en tu dieta para reforzar tu sistema inmunitario?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD