Grasas buenas para tu cuerpo
Dietas y Nutrición

Grasas buenas para tu cuerpo

Por Kiwilimón - Junio 2019

Terminaron las dietas donde las grasas estaban prohibidas. Para que tu cuerpo funcione correctamente, es necesario incluir grasas saludables en las comidas. Sin embargo, hay que entender que no todas las grasas son iguales. Sigue leyendo para que sepas qué grasas saludables necesitas incluir en tu dieta.

La coagulación sanguínea, el buen funcionamiento del sistema nervioso y la construcción de membranas celulares, son sólo algunos ejemplos de los procesos en los que intervienen las grasas dentro de cada cuerpo. Las grasas están divididas en dos bloques, que pueden ser saturadas o insaturadas, dependiendo de su composición química.
Dentro de esta clasificación, hay que poner especial atención en las grasas monoinsaturadas. Estas son grasas que se encuentran en frutas, verduras, granos, frutos secos, semillas y pescado. Las grasas saludables son líquidas a temperatura ambiente, aunque hay algunas excepciones. Puedes obtenerlas de deliciosas comidas como los Aguacates de México.
Seguramente te preguntarás, ¿por qué es necesario comerlas? Estas sustancias ayudan a absorber las vitaminas A, D, K y E, lo cual se traduce en tener una mejor nutrición. Esto significa que al comer Aguacates de México tu cuerpo aprovechará más los beneficios de los otros alimentos, ya que las grasas buenas del aguacate te permitirán absorber mejor sus nutrientes.
Lo fascinante del aguacate es que es prácticamente la única fruta que contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Más del 75% de sus grasas son consideradas buenas, por lo que su consumo regular puede impactar positivamente el estado de salud de quien lo come. Su alto contenido en grasas buenas y bajos niveles de grasas saturadas, además de la ausencia de colesterol y sodio, hacen del aguacate una fruta ideal para cuidar la salud del corazón.
Por otro lado, las grasas saturadas pueden considerarse grasas neutras y son sólidas a temperatura ambiente. Una dieta alta en este tipo de grasa puede aumentar los niveles de colesterol e incluso, en algunos casos, se ha relacionado con enfermedades del corazón. Los nutriólogos sugieren limitar la ingesta de grasas saturadas a no más de 10% de su ingesta calórica total diaria.
Finalmente, las menos recomendadas son las grasas trans, también conocidas como grasas hidrogenadas. Estas grasas están relacionadas con enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos. Lo mejor es que las evites o reduzcas al mínimo su consumo.

Independientemente de los tipos de grasas que consumas o hayas consumido, es importante concentrarse en incluir grasas monoinsaturadas en tu dieta, como las que se encuentran en los Aguacates de México. Más del 75% de las grasas en los aguacates son grasas insaturadas, así que son un buen sustituto para alimentos altos en grasas saturadas. Estas grasas buenas pueden ayudar en la reducción de la presión arterial e incluso el colesterol.

Califica este artículo
Calificaciones (6)
Marina Nava
27/06/2020 23:53:43
Muy buena información
KAREN VELEZ
14/06/2020 20:34:53
Me encantó súper información gracias
Marina Flores
27/05/2020 21:23:42
Muy buena información gracias
Marleni Figueroa
11/04/2020 21:02:52
Muchísimas Gracias agradezco su informacion
Lidia Chavez
12/03/2020 23:22:47
Buenicima informacion muchas Gracias por compartir
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El caldo de pollo es ese platillo especial, nutritivo y reconfortante al que las personas acuden para llenar la pancita y reconfortar el alma. Curiosamente es un guisado muy popular en Latinoamérica, ya que existe una versión diferente para prepararlo en cada país y aunque sus ingredientes suelen ser muy diversos, el resultado siempre es delicioso. ¡Conoce cómo se prepara el caldo de pollo en diferentes países latinos! Caldo de gallina El caldo de gallina es un clásico en la cocina mexicana que hasta se considera un remedio casero contra el catarro, mal de amores y hasta para curar la cruda. Esta popular sopa de pollo se prepara con gallina, ajo y alguna hierba de olor. La mayoría de las veces se añade limón y cebolla, cilantro y, por supuesto, chile verde picado. Sancocho boricua Existen distintas variaciones del sancocho a lo largo de varias regiones de Latinoamérica, pero actualmente es un platillo tradicional de Puerto Rico. Se trata de una sopa espesa que contiene vegetales y estofado de carne o pollo. Los boricuas lo utilizan para disfrutar de un día de invierno y hasta para curar la resaca. Ajiaco con pollo El ajiaco es un platillo tradicional de Colombia hecho con pollo y tres tipos diferentes de papas, de hecho, es una variación del sancocho. La receta de ajiaco incluye una cocción distinta para cada clase de papa, pero el éxito de su sabor reside en la guasca, una hierba similar a una hoja de laurel que le da al plato su sabor distintivo. Caldo de bola ecuatoriano El caldo de bola es una sopa originaria de las costas de Ecuador, que, a pesar de ser preparado con res, es muy similar a un caldo de pollo. Este caldito contiene una bola de plátano que parece una bola de matzá (pan plano de origen judío) y un toque de cacahuates con trozos de maíz y varias especias como ajo, ají y comino. Aguadito de pollo peruano El aguadito peruano es un caldo tradicional de Perú de consistencia espesa que va acompañado de arroz, trozos de pollo, papas amarillas, ají amarillo, cebollas, chícharos, maíz, verduras y cilantro, que le da un sabor característico y un color verde muy peculiar. Los peruanos disfrutan de este caldo de pollo para reconfortarse después de una fuerte gripe. Ahora que conoces caldo de pollo de diferentes países de Latinoamérica, ¿se te antoja probar alguno o te quedas con el clásico caldo de gallina mexicano?
Sabemos que nuestro cuerpo se nutre de vitaminas y minerales, pero cuáles y en qué comidas están no es algo que tengamos tan claro.Las vitaminas y minerales se encuentran en casi todos los alimentos que consumimos, pero hay unos que los contienen más que otros. Las vitaminas las encontramos en productos animales o vegetales, mientras que los minerales son inorgánicos y están en la tierra o el agua que absorben las plantas o que ingieren los animales.Para empezar con los minerales, te proponemos analizar el magnesio, un nutriente que funciona en procesos vitales del cuerpo como la regulación de la función muscular y nerviosa, los niveles de azúcar en la sangre y la presión arterial y la producción de proteínas, huesos y ADN, por ejemplo.El magnesio se encuentra naturalmente en muchos alimentos y se agrega a algunos alimentos fortificados, y puedes encontrarlo en una variedad de alimentos como los siguientes:- Legumbres, nueces, semillas, granos enteros y vegetales de hoja verde (como las espinacas)- Cereales fortificados para el desayuno - Leche, yogurt y otros productos lácteosLa cantidad de magnesio que necesitamos depende de la edad y el sexo, por ejemplo, las cantidades diarias promedio recomendadas para un hombre adulto es de 400 a 420 miligramos, mientras que para una mujer adulta, es de 310 a 320 miligramos.Y para que tengas ideas de cómo incluirlo en tus comidas, te dejamos estas recetas que incluyen ingredientes con magnesio para mantenerte saludable.Aguacates rellenos de ceviche con habaneroUn aguacate mediano proporciona 15% de la ingesta diaria recomendada de magnesio y además, te ayudan con la inflamación, mejoran los niveles de colesterol, aumentan la sensación de estar satisfecho y contienen muchos otros nutrientes. Mira aquí el paso a paso para preparar aguacates rellenos de ceviche.Tortitas de frijoles negrosLas legumbres son alimentos ricos en magnesio y, por ejemplo, una 1 taza (alrededor de 170 gramos) de frijoles negros contiene 30% de la ingesta diaria recomendada de magnesio. Una opción para que los comas además de en caldo pueden ser estas deliciosas tortitas que se hacen en menos de 40 minutos.Pescado con costra de frutos secosLa costra de este pescado lleva semillas como pepita de calabaza y de girasol, las cuales son grandes fuentes de este mineral; de hecho, la mayoría de las semillas son ricas en magnesio y una porción de 28 gramos de semillas de calabaza contiene 37% de la ingesta diaria recomendada.
Aquí una anécdota chocolatosa. Esa noche –la primera vez que noté que el chocolate despertaba toda clase de obsesiones– estaba en Caracas. Me encontraba supervisando la grabación de un comercial de treinta segundos que nos tomó dieciocho horas completar. A penas llegamos al hotel, mi compañera de habitación y yo aventamos las mochilas, arrojamos los tenis tan lejos como pudimos y nos abalanzamos sobre el servibar. En nuestras caras se reflejaron esos rayos dorados y brillantes que sólo los servibares y los cofres de pirata emanan cuando se abren. El pequeño refrigerador guardaba toda clase de productos: cada uno más seductor que el otro. Había champaña, frutos secos, cervezas, dulces tradicionales, sodas, botanas. “El paraíso”, dijo mi compañera de habitación cuando su mano se adentró para tomar algo en esta suerte de edén. Yo esperaba ver salir una botella de champaña; en cambio salieron unos cuadritos negros de 1x1. “¡Chocolates… de Venezuela!”. Lo dijo tan segura que le arrebaté un cuadrito. El primer mordisco me arrojó un “crack” escandaloso. En seguida noté su cremosidad: una textura mantequillosa que contrastaba con sus sabores terrosos y a frutas rojas. Mi amiga ya no hablaba. Estaba teniendo su momento con el chocolate y yo ya no existía más. ¿Qué tiene el chocolate que puede provocar esto?Puede que la historia de la obsesión por el chocolate empiece en Mesoamérica. El cacao era tan valuado que terminó siendo moneda. Al intercambiarse en forma de “almendras”, el riesgo de quedar en la ruina por antojo era improbable. Además de provocar una mala digestión –hay que fermentarlo y tostarlo antes de consumirlo–, se podía despertar la furia de los dioses: el chocolate era un ingrediente celosamente destinado a ellos y a los ricos.El cacao utilizado en la preparación de bebidas era el de menor tamaño. Moctezuma, el gran emperador azteca, echaba mano de su entramado socioeconómico para traerlo hasta la Gran Tenochtitlán desde la zona del soconusco y Tabasco. ¿Que cuál fue el “coctel de bienvenida” que ofreció a Hernán Cortés? Chocolate en una copa de oro. La bebida era ritual en bodas y ceremonias. Los nobles lo mezclaban con maíz y especias como vainilla para consumirlo. Había quién le ponía achiote. Había quién lo mezclaba con chile. Eso sí, debía servirse con mucha espuma para denotar su calidad. Durante la Conquista la cosa cambió. Alguien observó que en la química del chocolate había algo que despertaba los sentidos, que hacía reaccionar al cuerpo, que obsesionaba. Tal vez por eso Francisco Hernández, médico de Felipe II, lo recomendaba para disminuir la fiebre y aliviar los cólicos estomacales. Los franceses lo redujeron a pastillas con cualidades digestivas y estimulantes. En la Segunda Guerra Mundial llegó a ser parte de las raciones que los ejércitos mandaban a los soldados. Era algo así como mandarles endorfinas a granel. Y sí, puede que la causa detrás de la obsesión que provoca el chocolate sean sus sabores y olores (que tienen que ver con el lugar donde crece), con su juego fisicoquímico en forma de endorfinas o con todo lo anterior. Pero sobre todo con las endorfinas. Estos péptidos funcionan como neurotransmisores químicos que siempre llevan buenas noticias a nuestro sistema nervioso. Entre otras cosas alivian el dolor y provocan sensaciones de felicidad y tranquilidad. La parte estimulante le viene de su contenido de cafeína. Los ácidos grasos disminuyen el colesterol malo y aumentan el bueno en el organismo y en dosis certeras, previenen la hipertensión arterial. Además, posee más antioxidantes –flavonoides– que los afamados frutos secos, que el vino, que el té verde. En resumidas cuentas, chocolate en boca, corazón contento.Y ya que estamos en temporada, ¡qué mejor que regalar corazones felices este Día del Padre! Dale forma con estas recetas de chocolate que son las favoritas del equipo de Kiwilimón. Eso sí, hazlo como Moctezuma: utiliza chocolate amargo y en la medida de lo posible, el de mejor calidad para que la magia de este ingrediente que nos obsesiona tanto cobre vida.Delicioso pastel de chocolate sin harinaPastel de chocolate relleno de crema pasteleraTrufas de nutellaPastel de hotcake con betún de milky way
La migraña no es un simple dolor de cabeza, sino que se trata de un dolor agudo, pulsante, que además trae consigo varios otros síntomas, como náuseas, vómito o sensibilidad a la luz o los sonidos.El tratamiento médico para la migraña acompañado de ciertas modificaciones al estilo de vida puede ayudar mucho a las personas que sufren este padecimiento, pero además, como un complemente para tratar los síntomas, existen varios remedios caseros y naturales que puedes hacer.A continuación, te exponemos 3 formas naturales en las que puedes combatir los síntomas de la migraña, con remedios caseros.Elige tus alimentos correctamenteLa dieta juega un papel primordial en la prevención de las migrañas. Muchos alimentos y bebidas son desencadenantes de migraña, por ejemplo:alimentos con nitratoschocolatequesos que contengan tiramina compuesta natural (azul, feta, cheddar, parmesano, suizo)alcohol, especialmente vino tintoalimentos que contienen glutamato monosódico (MSG), un potenciador del saboralimentos que estén muy fríosalimentos procesadosalimentos en escabechefrijolesfrutas secasproductos lácteos cultivados como suero de leche, crema agria y yogurtPor otra parte, una pequeña cantidad de cafeína ayuda a aliviar el dolor de migraña en algunas personas e incluso se encuentra en algunos medicamentos para la migraña, pero demasiada cafeína puede causar una migraña.Para determinar qué alimentos y bebidas desencadenan tus migrañas, puedes llevar un diario de alimentos en el cual registres todo lo que comes y cómo te sientes después.Té de matricariaLa matricaria es una hierba muy similar a la manzanilla, que puedes encontrar en forma de polvo, pastillas o como té y es un remedio muy popular para las migrañas. Aunque aún no hay pruebas suficientes de que la matricaria previene las migrañas, muchas personas afirman que ayuda a sus síntomas de migraña sin efectos secundarios.JengibreEl jengibre alivia las náuseas, por lo que puede ser muy útil para calmar este síntoma de las migrañas. También puede tener otros beneficios para la migraña, pues de acuerdo con diversas investigaciones, el polvo de jengibre disminuye la gravedad y la duración de la migraña, así como el sumatriptán de medicamentos recetados, y con menos efectos secundarios.También procura añadir magnesio a tu dieta, pues está comprobado que una deficiencia de este mineral está relacionada con dolores de cabeza y migrañas. Prueba con estos remedios caseros para la migraña y platícanos en los comentarios cuáles son los más efectivos para ti.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD