Grasas buenas para tu cuerpo
Dietas y Nutrición

Grasas buenas para tu cuerpo

Por Kiwilimón - Junio 2019

Terminaron las dietas donde las grasas estaban prohibidas. Para que tu cuerpo funcione correctamente, es necesario incluir grasas saludables en las comidas. Sin embargo, hay que entender que no todas las grasas son iguales. Sigue leyendo para que sepas qué grasas saludables necesitas incluir en tu dieta.

La coagulación sanguínea, el buen funcionamiento del sistema nervioso y la construcción de membranas celulares, son sólo algunos ejemplos de los procesos en los que intervienen las grasas dentro de cada cuerpo. Las grasas están divididas en dos bloques, que pueden ser saturadas o insaturadas, dependiendo de su composición química.
Dentro de esta clasificación, hay que poner especial atención en las grasas monoinsaturadas. Estas son grasas que se encuentran en frutas, verduras, granos, frutos secos, semillas y pescado. Las grasas saludables son líquidas a temperatura ambiente, aunque hay algunas excepciones. Puedes obtenerlas de deliciosas comidas como los Aguacates de México.
Seguramente te preguntarás, ¿por qué es necesario comerlas? Estas sustancias ayudan a absorber las vitaminas A, D, K y E, lo cual se traduce en tener una mejor nutrición. Esto significa que al comer Aguacates de México tu cuerpo aprovechará más los beneficios de los otros alimentos, ya que las grasas buenas del aguacate te permitirán absorber mejor sus nutrientes.
Lo fascinante del aguacate es que es prácticamente la única fruta que contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Más del 75% de sus grasas son consideradas buenas, por lo que su consumo regular puede impactar positivamente el estado de salud de quien lo come. Su alto contenido en grasas buenas y bajos niveles de grasas saturadas, además de la ausencia de colesterol y sodio, hacen del aguacate una fruta ideal para cuidar la salud del corazón.
Por otro lado, las grasas saturadas pueden considerarse grasas neutras y son sólidas a temperatura ambiente. Una dieta alta en este tipo de grasa puede aumentar los niveles de colesterol e incluso, en algunos casos, se ha relacionado con enfermedades del corazón. Los nutriólogos sugieren limitar la ingesta de grasas saturadas a no más de 10% de su ingesta calórica total diaria.
Finalmente, las menos recomendadas son las grasas trans, también conocidas como grasas hidrogenadas. Estas grasas están relacionadas con enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos. Lo mejor es que las evites o reduzcas al mínimo su consumo.

Independientemente de los tipos de grasas que consumas o hayas consumido, es importante concentrarse en incluir grasas monoinsaturadas en tu dieta, como las que se encuentran en los Aguacates de México. Más del 75% de las grasas en los aguacates son grasas insaturadas, así que son un buen sustituto para alimentos altos en grasas saturadas. Estas grasas buenas pueden ayudar en la reducción de la presión arterial e incluso el colesterol.

Califica este artículo
Calificaciones (8)
Raquel Gonzalez
18/09/2020 18:08:50
Excelente, seguire con mis frutos secos y aguacates ;)
Veronica Martinez
01/08/2020 01:22:12
Gracias por la información
Marina Nava
27/06/2020 23:53:43
Muy buena información
KAREN VELEZ
14/06/2020 20:34:53
Me encantó súper información gracias
Marina Flores
27/05/2020 21:23:42
Muy buena información gracias
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La zanahoria (conocida como daucus carota en el mundo científico) es un tubérculo muy versátil, con tantos beneficios que hasta se dice que es el alimento perfecto para la salud, por lo que existen varios y eficaces remedios caseros con zanahoria.Son crujientes, sabrosas, muy nutritivas y pueden hacer que tú portes una piel radiante, pues las zanahorias son una fuente particularmente buena de betacaroteno y antioxidantes, además de fibra, vitamina K1, potasio.En los remedios caseros con zanahoria, el betacaroteno es la estrella pues es el que ayuda a prevenir la degeneración de las células, retarda el envejecimiento y hace que tu piel brille. Por ejemplo, cuando tomas jugo de zanahoria, la vitamina A que contiene también ayuda a mantener saludables los tejidos corporales, los ojos, los huesos y los dientes. Además, las zanahorias incluyen una gran cantidad de vitamina C, que promueve el crecimiento de colágeno, reduce el acné y las manchas oscuras. Así que si incluyes zanahorias en un vaso de jugo o en tus ensaladas, también puedes obtener sus beneficios.Remedios caseros con zanahoria para la pielSi estás buscando una forma natural de lucir una piel sana y radiante, la zanahoria es un básico de la cocina que ha demostrado tener efectos positivos en la piel.Mascarilla facial de zanahoria para piel secaYa que las zanahorias son ricas en potasio, eliminan la sequedad de la piel al penetrar en sus capas Para hacer esta mascarilla que hidrata profundamente la piel y la hace brillar, sólo ralla media zanahoria y luego muélela. Añade una cucharadita de miel y una cucharadita de leche, mezcla bien. Aplica sobre tu rostro y déjala actuar durante al menos 15 minutos. Luego enjuaga con agua fría.Mascarilla para piel grasaEste remedio casero para piel grasa funciona porque la vitamina A en las zanahorias elimina el exceso de grasa y mantiene la piel fresca y libre de toxinas. Para hacer esta mascarilla, mezcla una taza de jugo de zanahoria con una cucharada de cottage, una de harina de garbanzo y un poco de jugo de limón. Aplica en el rostro y cuello durante media hora y luego sólo lava tu cara con agua tibia.Remedio natural para glow natural en la pielPara usar la zanahoria como remedio natural para una piel iluminada y con glow natural, combina partes iguales de jugo de zanahoria, yogur y clara de huevo y aplica la mezcla en tu cara, déjala actuar 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Las zanahorias juegan un papel importante en la eliminación de las células muertas de la piel, por lo que dan lugar a una nueva capa de piel fresca.Ya sea en forma de remedio casero para la piel, en jugo o en tus ensaladas, los beneficios de las zanahorias son muchísimos, por ejemplo, si prefieres cocinarlas o comerlas crudas, tendrás como beneficio principal la saciedad de la fibra, que es ideal para controlar el peso. Por otra parte, exprimir las zanahorias puede proporcionar un mayor impacto nutricional, además de que es más fácil absorber los nutrientes y antioxidantes del jugo, así que de cualquier forma, no dejes de incluirlas en tu día.
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
Las semillas de girasol son una colación muchas veces recomendada por los nutriólogos y también son incluidas comúnmente en mezclas de frutos secos, pan de granos múltiples y barras nutritivas, así que será que sirven para perder peso.Las semillas de esta flor son ricas en grasas saludables, compuestos vegetales beneficiosos y varias vitaminas y minerales, nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud comunes, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo.Sin embargo, dado que tienen un alto contenido de grasas y calorías, eso causa confusión al momento de incluirlas en una dieta, por lo que aquí te contaremos cómo afectan las semillas de girasol al bajar de peso.Los nutrientes y calorías de las semillas de girasolLas semillas de girasol están llenas de proteínas, grasas saludables y fibra. Sus valores nutricionales varían de acuerdo con la forma en la que se cocinan, pero 28 gramos, o aproximadamente un cuarto de taza de semillas de girasol tostadas en seco y sin cáscara contienen los siguientes nutrientes: Calorías: 165Grasa total: 14 gramosGrasa monoinsaturada: 3 gramosGrasa poliinsaturada: 9 gramosGrasa saturada: 1.5 gramosCarbohidratos: 7 gramosFibra: 3 gramosProteína: 5.5 gramosLas semillas de girasol también proporcionan 21 vitaminas y minerales esenciales, lo cual incluye 49% del valor diario recomendado de vitamina E y 41% del de selenio por porción de 28 gramos.A pesar de que su contenido de grasa es alto y las semillas de girasol son ricas en calorías (165 calorías en una porción de ¼ de taza), el tipo de grasa que se encuentra en las semillas de girasol puede ser muy beneficioso para el corazón, pues se trata de grasas insaturadas, las cuales reducen los niveles de colesterol en la sangre.Cómo ayudan las semillas de girasol a bajar de pesoAunque aún falta realizar más investigaciones sobre las semillas de girasol y la pérdida de peso, los nutrientes en estas semillas sí pueden ayudar a perder peso pues aumentan la sensación de saciedad, preservan la masa muscular y te ayudarán a seguir un plan de pérdida de peso por más tiempo.Las semillas de girasol pueden mantenerte lleno y evitar comer en exceso porque comerlas como colación ayuda a reducir el hambre y así previenes comer en exceso en las comidas posteriores.Por otra parte, pueden ayudarte a mantener los músculos, pues al seguir una dieta baja en calorías, los estudios han sugerido que más de 35% de la pérdida de peso puede deberse al músculo. Sin embargo, para limitar la pérdida de masa muscular, muchos estudios sugieren comer una cantidad adecuada de proteínas y como las semillas de girasol sin cáscara contienen alrededor de 2 gramos de proteína por cucharada, son una excelente manera de aumentar el contenido de proteína de sus refrigerios y comidas.Así que sí, aunque tiene un alto contenido de calorías, las semillas de girasol son ricas en nutrientes que pueden ayudarte a bajar de peso.
El home office puede ser una bendición muchas veces, pero en este contexto en el que probablemente además de trabajar desde casa tienes que ayudar a los pequeños a estudiar desde casa, hacer todo junto y en el mismo lugar puede resultarte complicado.Si además sientes que todos están constantemente hambrientos y temes que no estén consumiendo alimentos nutritivos, estos consejos te ayudarán con ideas de comidas saludables y fáciles para que todos coman bien.1. Planea las comidasLa planeación de comidas es una forma de configurar las comidas de modo que estén bajo tu control y no hagas comidas al azar porque tienes poco tiempo o ingredientes.Para planificar las comidas de manera controlada para sus días laborales, date un tiempo los domingos para planear el menú, comprar los ingredientes y comienza a preparar la comida la noche anterior o el día antes de regresar al trabajo en tu oficina en casa.2. Come un platillo un día, cénalo al siguienteCocina comidas de las que puedas consumir la mitad y guardar la otra mitad para la cena, especialmente si estás haciendo más de lo que crees que necesitas. Así podrás relajarte en el momento que termine la jornada laboral, abrir el refri y simplemente calentar la cena que ya está preparada. Puedes hacer esto guardando la comida de un día para otro como cena.3. Haz de la cocina una actividad agradableSi trabajar desde casa te orilló a comenzar a cocinar o si estás tratando de que te guste hacerlo, puedes probar ciertos tips para disfrutarlo más. Por ejemplo, cocina con un compañero, puede ser tu pareja, tu compañero de departamento o tus hijos. Incluso puedes cocinar mientras tu perro o gato te hace compañía.También puedes hacerlo en compañía de un excelente video de cocina en YouTube, para que estés motivado y también aprendiendo, mientras picas cebollas y salteas el ajo.4. Si no te gusta cocinar, piensa en comidas cortas Busca y descubre recetas de cocina que te inspiren y con las que puedas experimentar creativamente con los ingredientes normales de la despensa que tienes en casa. Hay muchos alimentos que pueden ser bastante prácticos si no te gusta pasar mucho tiempo en la cocina, además de muchas recetas mexicanas cortas y rendidoras.5. Establece un horario de comidas para tu día de trabajo desde casaTrabajar desde casa no necesariamente incluye la rutina de cuando estás en la oficina, en la que todos comen aproximadamente a la misma hora, o terminan el día laboral más o menos a la misma hora.Si esto te ha ocurrido y ya no tienes una rutina qué seguir, dicta tú mismo un horario de comidas que coincida con tu nuevo horario de trabajo. Por ejemplo, si solo quieres comer tres veces al día, podrías programar tus descansos para comer en tu calendario. 6. Ten una reserva de productos y alimentos enlatados saludablesTener comida enlatada en la alacena siempre te salvará si no alcanzaste a planear la comida del día o si simplemente no tienes ganas de cocinar. Como tip saludable, compra enlatados que no tengan mucha sal agregada. Por ejemplo, garbanzos enlatados, frijoles negros o puré de tomates triturados y no olvides que las recetas con atún enlatado siempre son una buena opción.7. Si trabajas desde casa con tu pareja, dividan las responsabilidadesCuando trabajas desde casa como pareja, ambos tienen responsabilidades posteriores al trabajo. Pueden repartirlas equitativamente, por ejemplo, si uno cocina, entonces el otro limpia. Esto hará que la rutina se sienta eficiente y que no se cargue el trabajo en una sola persona.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD