Los alimentos más adictivos
Dietas y Nutrición

Los alimentos más adictivos

Por Kiwilimón - Agosto 2016
No lo niegues. Tú también adoras comer. Y es que la verdad, disfrutar de una buena comida siempre es una gran experiencia. Pero, ¿qué hay de esos alimentos que son tan ricos que podrías comer sin parar? Conoce algunas de las comidas más adictivas. (¡Aguas! No son precisamente muy buenas para la salud)

Pizza

Por supuesto, en el primer lugar encontramos a la favorita, la irresistible y deliciosa pizza. Según un estudio de la Universidad de Michigan, este clásico italiano es el que más puede desencadenar tendencias adictivas en la gente. ¿Qué tal?

Chocolate

Lamentamos decírtelo, pero sí, el chocolate puede ser adictivo. Las sustancias químicas naturales que contiene el cacao afectan los receptores neuronales. O sea que su efecto energizante y estimulante puede hacerte sentir tan bien que muy probablemente te cueste dejar de comerlo.

Papas fritas (chips)

Tal vez nunca hayas oído hablar sobre el glutamato monosódico, pero esto es básicamente lo que comes cuando pruebas papas fritas. Este químico, además de “engañarnos” y hacernos creer que la comida tiene buen sabor, aumenta el apetito. ¿Antojo insaciable más buen sabor? ¡Cuidado!

Hill farmstead and chips with old bae. #snackery #nom #forkyeah #eatingnyc #nyceats #beer #beerstagram #paleale #hillfarmstead #chips

Una foto publicada por Zach Minuto (@zachary_snackery) el

Galletas

¿Te ha pasado que pruebas una galleta, pero después batallas para dejar de comer? De acuerdo con un estudio de Connecticut College las galletas oreo pueden ser tan adictivas como la cocaína o la morfina. Ojo: la investigación se hizo con ratas, pero de todos modos da qué pensar, ¿no?

Helado

No te sientas culpable si no puedes dejar de comer helado. Esta deliciosa tentación está llena de la temible triada de la adicción: grasa, azúcar y calorías. Estos tres componentes tienen la capacidad de estimular los centros de placer del cerebro.
Date un antojo con este exquisito helado de yogurt. ¿Cuál es el factor común de todos estos deliciosos platillos? Todos son alimentos procesados con altos niveles de grasa y carbohidratos refinados. Así que la próxima vez que tengas antojo, recuerda que, si eliges una comida con estas características, es muy probable que termines comiendo más.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La fecha del buen fin 2020 fue extraordinaria, como todo este año lo ha sido, por lo que este año, las ofertas han estado presentes del 9 al 20 de noviembre, con dos semanas de mucha tentación para comprar aquellas cosas que nos parecen grandes oportunidades, sin embargo, en el contexto de este año, quizá lo mejor sea considerar el bienestar de tu economía.Con el fin de tener una guía para saber si es buena idea comprar en este Buen Fin o qué ofertas valen la pena y se deben aprovechar, consultamos a Viviana Mondragón, especialista en Finanzas Personales, quien nos dio claridad sobre lo que el Buen Fin ofrece, además de que nos dio varios consejos para nuestras finanzas en tiempos de coronavirus, ofertas y temporada decembrina.Lo primero que nos aclaró fue que el Buen Fin se caracteriza por facilidades en los pagos y las promociones que las tarjetas de crédito ofrecen, como los meses sin intereses, poder pagar meses después, o puntos al doble, por lo que tienes que pensar bien en qué aprovechar este tipo de promociones.Lo más importante es considerar antes qué sí debemos comprar a meses sin intereses. De acuerdo con la experta en finanzas personales, esto es todo aquello que no pierda valor rápidamente. Viviana Mondragón señala que gastar comprar el súper, zapatos o ropa a meses sin intereses no tiene mucho sentido, pues esto pierde valor con el tiempo, pero no así muebles duraderos, como una cama, una sala o un comedor, o incluso un viaje.“Un punto muy importante es que las deudas que adquirirá la gente no deben sumar más del 25-30% de sus ingresos”, es decir, si tu ingreso mensual es de 10 mil pesos, entonces la deuda que adquieras usando tu tarjeta de crédito no debe rebasar 3 mil pesos, tomando en cuenta cualquier pago a meses que ya tengas.Así que, si aún estás considerando sacar algo a meses en el Buen Fin, toma esto en cuenta. Ahora, si lo que quieres es aprovechar a comprar regalos navideños, Viviana Mondragón, Finanzas personales con conciencia, recomienda primero hacer una lista de personas importantes con quienes quieres tener un detalle, en la cual puedes incluir o considerar no sólo a familia y amigos, sino también a clientes.Una vez que depures a quienes realmente vale la pena hacerles un regalo, ella tiene dos sugerencias para ti: aprovecha ofertas en las que puedas comprar regalos evergreen, como velas aromáticas, o hazlo tu mismo, con tus manos. Sí, muchas veces hacer galletas, regalar un frasco con tu café favorito o un pay hecho en tu horno es mejor opción que gastar en cualquier cosa.Finalmente, para este año tan complicado que hemos vivido Mondragón nos invita a no tener más de dos tarjetas de crédito, pero sobre todo, a comenzar a formar un “fondo de emergencias”, el cual no sólo te vendrá bien este 2020, sino que te permitirá estar listo para afrontar cualquier desventaja que la vida traiga.Para comenzar este fondo, debes discernir cuáles son tus gastos fijos (renta, hipoteca, crédito automovilístico, comida…) para a partir de ellos, sumar 6 meses. De esta manera, si algo llegara a suceder, como una pandemia que no te permita salir a trabajar, tendrás el dinero para pagar estos gastos fijos durante 6 meses sin problema.Un truco que Viviana nos da para ir abonando a este fondo es ahorrar el 8% de tus ingresos mensuales, así al cabo de un año, tendrás los 6 meses de gastos fijos que necesites. Si quieres ver más consejos de finanzas personales con conciencia, puedes encontrarlos en sus redes sociales, como Facebook o Instagram, donde la encuentras como Viviana Mondragón Finanzas personales con conciencia.
Incorporar ácidos grasos de omega 3 a nuestra dieta, más que ser una simple moda, puede traer diversos beneficios a la salud, principalmente para el corazón y la piel. Es por eso que aquí te mostramos qué alimentos son altos en omega 3 y cuáles son las ventajas de consumirlos. ¿Qué alimentos son altos en omega 3? Pescados como boquerones, sardinas, atún o salmón.Aceite de oliva.Aguacate.Huevos y leche.Semillas como la chía o el lino.Nueces de macadamia, pecanas y avellanas.Frutos secos.Hojas verdes como lechuga, kale y espinacas.Mariscos como langostinos, ostras, almejas y camarones.¿Cuáles son los beneficios del omega 3 en nuestro cuerpo? El omega 3 combate el colesterol alto De acuerdo a información proporcionada por el Centro Médico de la Universidad de Maryland, las personas que consumen regularmente alimentos altos en omega 3, reducen los niveles de triglicéridos y disminuyen el colesterol malo. El omega 3 previene las enfermedades cardiacas Así como el omega 3 ayudaría a disminuir el colesterol alto en el cuerpo, también reduce los niveles de grasa en la sangre y tiene propiedades antioxidantes que disminuyen el riesgo de contraer enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y mejoran la función endotelial. El omega 3 reduce las enfermedades en la piel Un estudio reciente demostró que las personas que toman suplementos de omega 3 mostrarían menos sensibilidad a los rayos UV cuando se exponen al sol y aquellas con afecciones como la psoriasis, obtuvieron mejores resultados al consumir su medicación habitual que aquellas que no consumen omega 3. Como puedes darte cuenta, el esta maravilloso ácido graso se encuentra en diversos alimentos que son fáciles de encontrar y consumir, así que no dudes en añadirlos a tu dieta para aprovechar todos los beneficios de los alimentos altos en omega 3.
Tomar agua y tomar el sol son dos cosas que no sólo las plantas necesitan para vivir, pues como el meme refiere, nosotros prácticamente somos plantas también, pero con emociones complicadas y, por ejemplo, necesitamos de los rayos ultravioleta (UV) del sol para generar nuestra propia vitamina D, pero cuando no lo hacemos, necesitamos consumir alimentos que la contengan.La vitamina D, conocida como calciferol, es una vitamina liposoluble presente de forma natural en algunos alimentos, pero que también se produce cuando los rayos UV de la luz solar inciden en la piel y desencadenan la síntesis de vitamina D.Entre sus funciones, la vitamina D promueve la absorción de calcio en el intestino, ayuda en el proceso que permite la mineralización ósea normal y previene la contracción involuntaria de los músculos que provoca calambres y espasmos. Cuando no cuentas con suficiente vitamina D, los huesos pueden volverse delgados, quebradizos o deformados, y junto con el calcio, la vitamina D también ayuda a proteger a los adultos mayores de la osteoporosis.¿Qué alimentos contienen vitamina D?Entre las demás funciones de la vitamina D en el cuerpo se incluye la reducción de la inflamación y la modulación de procesos como el crecimiento celular, el metabolismo de la glucosa y la función neuromuscular e inmunitaria, por lo que consumir alimentos ricos en vitamina D ayudará a reforzar tus defensas. Puedes encontrar vitamina D de manera natural en los siguientes alimentos:pescado azul, como salmón, sardinas, arenque y caballa o verdelcarne rojahígadoyemas de huevoalimentos fortificados, como algunos cereales para el desayunoTambién existen suplementos alimenticios con vitamina D, pero para saber si necesitas consumir uno, lo mejor es acudir con un especialista. Procura consumir estos alimentos ricos en vitamina D entre octubre y principios de marzo, pues en esta temporada no obtenemos suficiente vitamina D de la luz solar.De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS UK), en 2020 es más importante tomar vitamina D, “ya que es posible que este año hayas estado en interiores más de lo habitual”. Según información en su página, debes tomar 10 microgramos de vitamina D al día entre octubre y principios de marzo para mantener sus huesos y músculos sanos.Por otra parte, aunque algunos informes sobre la vitamina D señalan que reduce el riesgo de coronavirus (COVID-19), actualmente no hay suficiente evidencia que respalde la ingesta de vitamina D para prevenir o tratarlo.Para ayudar regular la cantidad de calcio y fosfato en el cuerpo, y mantener los huesos, dientes y músculos sanos, no olvides consumir alimentos que contengan vitamina D y tomar el sol para producirla.Anímate a comer salmón para obtener vitamina D con estas recetas:Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacateEnsalada de pasta cremosa con salmónSalmón con salsa dulce y ensalada tropical
Los retiros de silencio son una experiencia curiosa. A la hora de la comida no hay lugar para los “qué rica sopa”, los “me pasas la sal” o los “ay, esa salsa pica mucho”. Aunque parezca una obviedad no queda otra que ponerle atención al alimento. Recuerdo que mi primera vez tenía al frente una sopa de espinacas con trocitos de papa y una diminuta brunoise de zanahorias. Las instrucciones de mi guía de meditación eran claras, había que observarlo todo: la forma de cada verdura, la caprichosa distribución en la que los ingredientes se acomodaban en el plato. Los olores no se salvaban. Había que concentrarse en las notas de la espinaca cocinada, el aroma del tiempo. Y por supuesto, ya en la boca, sentir cada ingrediente, cada combinación lograda en el asar de una cucharada. La experiencia fue iniciática. Hace unos días pude repetir la emoción. Esta vez fue en un centro de medicina ancestral en el que había que comer en conciencia. Ana, la chef, lleva años confeccionando combinaciones de recetas que luego prepara de forma consciente y sirve para placer de los visitantes. Eva Solís, la Abuela, es la fundadora de este espacio y la creadora del libro ‘Comida que cura’. Y es que ya lo dice una cita bíblica en Proverbios, “las palabras amables son como la miel: dulces al alma, saludables para el cuerpo”. Para la Abuela, las plantas, las frutas, y todo lo que procede del reino vegetal tiene el poder de reaccionar frente a las energías que les ponemos a través de la intención.Quizás parezca la formulación de un pase mágico –es más, probablemente lo sea– pero hay un arte en eso de convertir los ingredientes más sencillos en manjares para el alma. Explicado de otra forma, el ritual es similar al que hacemos cuando le cantamos o le hablamos bonito a una planta: crece más y crece mejor. La Abuela explica que las palabras y la intención transforman un platillo en una medicina poderosa. ¿Salsa para estimular la felicidad? ¿Sopa de chícharo para lograr la quietud? Así, tal cual. El rezo comienza al cocinar: se agradece a cada integrante de la receta, así como a las personas que tuvieron que ver con ellos –agricultores, distribuidores, vendedores– desde el campo hasta el momento de cocinarlos. Al final, “la importancia de ofrecer una comida que cura es que podemos elevar la vibración energética y el estado de ánimo de nuestras familias”. Eso sí. Hay que ser sabios ante nuestro marchante de confianza. “La selección de los ingredientes en un platillo que lleva la intención de sanar comienza con la compra de alimentos vivos y productos no procesados como materias primas”. Luego es importante lograr las combinaciones correctas. Aquí no aplica eso de que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar. Para la Abuela –tal como también lo dicta la tradición Ayurvédica– hay que aprender sobre la química que se despierta en los alimentos al unirlos. “Combinar los alimentos de manera adecuada permite una mejor digestión, una adecuada evacuación y una desintoxicación continua. Lo contrario produce enfermedad”, afirma la Abuela en su libro.Laura Esquivel en ‘Como agua para chocolate’ hace uso de hipérboles para explicar cómo los sentimientos de la cocinera –de la entrañable Tita– se trasladan al platillo y a los comensales: desde a unas codornices con pétalos de rosas hasta a una rosca de reyes. Para la Abuela no es una exageración: “Quienes cocinamos debemos tomar consciencia de cómo estamos al momento de estar frente al fogón. Si estoy triste, enojada o con prisa, eso mismo daré de comer a mi familia”. Para ella, la vibración que tenemos le confiere al plato una emoción, así que más vale estar conscientes al momento de cocinar. Luego viene la degustación consciente. La Abuela recomienda estar en silencio y con los ojos vendados. Retomar el uso de las manos para ponernos en contacto directo con los ingredientes; percibir sus texturas, formas, tamaños y temperaturas. Así, en total atención investigar con la nariz y la boca los insumos que tenemos frente a nosotros. Probar, disfrutar, detenerse en ese dulce momento. El ejercicio meditativo tendrá una ventaja adicional: “Al degustar conscientemente, la orden de saciedad llega más pronto al cerebro y, por tanto, requeriremos comer menos. Lo contrario sucede cuando comemos leyendo, chateando o pensando en lo que tengo que hacer”. Por último, para que tu comida se convierta en un medio para curarte, purificarte y renovarte, la Abuela recomienda bendecir y agradecer por eso que terminó en un plato precisamente para ti. Esas acciones que parecen insignificantes “son los pilares que sustentan la abundancia, el flujo equilibrado entre el dar y el recibir”. Comer así, en total conexión, nutrirá más que solo tu cuerpo físico.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD