Top 5: míticas rutinas de ejercicio que en realidad no funcionan

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
¿Haz hecho repetición tras repetición de varios tipos de sentadillas, abdominales y lagartijas para no ver resultados? Probablemente sea porque no has estado haciendo los ejercicios correctos. Resulta que muchas clases de movimientos aeróbicos y de fuerza no tienen el efecto que creemos y en realidad son casi una pérdida de tiempo. Aquí te decimos cuáles son los más famosos y por cuáles debes reemplazarlos. Abdominales Así es, puede que ésta sea la más sorprendente. Todas esas abdominales que nos tuvieron tirados en el piso por horas puedes hacer más mal que bien. De hecho, entrenadores certificados dicen que pueden dañar la espalda baja, los glúteos y causar tensión en el cuello. Una mejor alternativa es hacer planchas, simplemente mantenerte sobre las puntas de tus pies y codos de manera recta. De esta forma trabajarás todo tu tronco de una forma más sana. Receta recomendada: La dieta de la proteína Lagartijas de rodillas Muchas personas creen que cuando no aguantan hacer lagartijas regulares, una alternativa es hacer las lagartijas con las rodillas al suelo, pues es más fácil. Resulta que, aunque si trabajas un poco de bíceps y tríceps, estás ignorando tu tronco completamente y la tensión en tus brazos es mínima. Es mucho mejor hacer cinco lagartijas completas bien hechas que 20 de las medias. Receta recomendada: Smoothie verde Maquinas de abdominales Todas, ya sea el medio círculo que te hace girar hacia delante y hacia atrás o aquellas máquinas que te empujan desde la espalda para resistir el peso con tu área abdominal, ninguna sirve del todo y pueden lastimarte. Lo mejor para los abdominales es hacer ejercicios de cuerpo completo que te hagan quemar calorías del estómago como sentadillas con peso e incluso correr con tu estómago apretado. Receta recomendada: Ensalada de sardina Polea tras la nuca Si vas a un gimnasio sabes bien a cuál nos referimos, es ese cable metálico que jalas detrás de los hombros para sostener cierto peso. Para lograr bien este ejercicio hay que ser bastante flexibles o uno puede lastimarse. Lo mejor es echar el cuerpo un poco hacia atrás y bajar el cable hacia el pecho, haciendo más esfuerzo pectoral y sin ningún riesgo de daño. Receta recomendada: Avena especial Mantenerte en la zona de “quema de calorías” Si eres un poco más entusiasta del deporte puede que tengas un reloj o sensor que cuenta las calorías que quemas y normalmente esos aparatos te dicen cuándo estás en un ritmo cardiovascular alto, donde quemas grasa. Es un error quedarse en ese ritmo por mucho tiempo pues el cuerpo se acostumbra. Trata de llegar ahí y luego bajar de ritmo para después regresar y hacer intervalos. Ya sea corriendo o en bicicleta el secreto de bajar de peso es la variación de la velocidad e intensidad. Receta recomendada: Licuado energético
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La Navidad está a la vuelta de la esquina, por lo que este es el momento perfecto para comenzar a planear tu cena navideña, pues así podrás organizarte mejor y cocinar en menor tiempo. Por otro lado, sabemos que además de tu sazón tan especial, es importante cocinar todos tus platillos de manera correcta, pues de esta manera los disfrutarás al máximo. Si elegiste platillos navideños tradicionales como pavo, pierna o lomo, en kiwilimón tenemos los mejores consejos para cocinar estos platillos a la perfección y que queden jugosos y deliciosos. Recuerda, no hay mejor manera de demostrar tu amor hacia tu familia y amigos que con una cena de Navidad casera.Cómo preparar un pavo jugoso para NavidadPara que el pavo quede increíblemente jugoso, todo lo que necesitas es un poco de agua con sal. Esta técnica consiste en sumergir el pavo en una mezcla de agua con sal, ya que de esta manera, el pavo tendrá más líquido y la carne no se secará demasiado en el horno. Para remojar tu pavo y que quede muy jugoso, solo necesitas:4 litros de agua¾ de taza de salHierbas de olor, clavo de olor, pimienta o especias al gustoInstruccionesCalienta el agua hasta que esté tibia, añade la sal y disuelve. Deja que la mezcla se enfríe.Coloca el pavo descongelado dentro de un recipiente grande, añade las especias y hierbas de olor y después vierte el agua con sal.El pavo debe estar cubierto con agua por completo. Tapa el recipiente y guárdalo en el refrigerador.Deja reposar entre 12 a 24 horas.Una vez que haya pasado este tiempo, tira el agua y usa una toalla de papel para quitar el exceso de agua del pavo.El pavo estará listo para el horno, solo debes añadir especias, mantequilla, aceite de oliva y vegetales. Recuerda ya no agregar más sal al pavo.También puedes leer: 10 consejos para hacer el mejor puré de papaCómo cocinar un pavo a la perfecciónPrecalienta el horno a 232 °C y cuando pongas el pavo en el horno, cocina a 176 °C.Hornea el pavo dependiendo de su peso. Para un pavo jugoso, deberás hornear por alrededor de 13 minutos por cada ½ kilo, es decir, si tu pavo pesa 4 kilos, tendrás que hornear por alrededor de 1 hora con 45 minutos.Una vez que el pavo esté listo, déjalo reposar por lo menos 15 minutos antes de cortar y servir.¿Cómo cocinar un lomo navideño?Precalienta el horno a 200° C, estoy ayudará a que el lomo retenga el jugo de la carne.Prepara una mezcla de especias para el lomo, pues incluir sal, pimienta, aceite de oliva, ajo en polvo, cebolla en polvo, etc.Coloca el lomo en la charola para hornear, pero recuerda que la parte con más grasa debe colocarse hacia arriba, pues de esta manera la carne no perderá su jugo.Una vez que el lomo esté dentro del horno, baja la temperatura a 175 °C y cocina 20 minutos por cada medio kilo.Cuando el lomo de cerdo esté listo, cúbrelo con aluminio y deja reposar por al menos 20 minutos.También puedes leer: 8 formas de usar el pavo para el recalentadoConsejos para preparar una pierna jugosaMarina la carne con una mezcla de especias, chiles, ajo, cebolla y cualquier otro ingrediente, ya que entre más tiempo se marine, mejor sabor tendrá.Precalienta el horno para que la carne se dore y después baja la temperatura para que se cocine de manera perfecta, pero sin perder su jugosidad.Las mejores recetas de pavo, lomo y pierna para NavidadAhora que ya sabes cómo hacer que la carne quede muy jugosa, solo necesitas inspiración para encontrar la receta perfecta de pavo, lomo o pierna.Pavo a la MostazaPavo Relleno de Manzanas y Trenzado de Jamón SerranoPavo al Vino Tinto y Compota de UvasLomo de Cerdo con Salsa Cremosa de ChipotleLomo de Cerdo Relleno de Manzanas y ArándanosLomo de Cerdo HojaldradoPierna de Cerdo Glaseada en Salsa de PiñaPierna de Cerdo a la CervezaPierna de Cerdo Adobada con Naranja
Durante la temporada invernal predominan las enfermedades de las vías respiratorias porque las defensas tienden a debilitarse, lo que le da la oportunidad a virus y bacterias de hacer de las suyas. Para evitar que aparezcan padecimientos como resfriados, faringitis, neumonía o influenza, es muy importante [b]mantener fuerte el sistema inmunológico[/b]. La buena noticia es que esto se puede lograr siguiendo ciertas pautas de alimentación y buenos hábitos. Las nutriólogas Karen Eloísa García Godínez y Mariana Salazar Reyes, asistentes de investigación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, señalan que las [b]frutas y verduras de temporada[/b] [b]aportan los nutrimentos –vitaminas y minerales[/b]– necesarios para reforzar el sistema inmune y resistir el efecto del frío en nuestras defensas, ¿de cuáles hablamos? [b]Vitamina C[/b], que se encuentra principalmente en los cítricos como [b]mandarina[/b], [b]naranja[/b], [b]limones[/b], [b]tejocotes[/b] y [b]guayabas[/b], así como en otros que podemos encontrar durante todo el año como [b]pimientos[/b], [b]jitomate[/b], [b]chile[/b] [b]poblano[/b], [b]col[/b] [b]rizada[/b], [b]brócoli[/b], [b]kiwi[/b], [b]fresas[/b], [b]frambuesas[/b], [b]lichis[/b], entre otros. [b]Vitamina D[/b], presente en los [b]hongos[/b],[b] yema de huevo[/b], [b]leche[/b] [b]adicionada[/b] y [b]pescados[/b] [b]de agua fría como trucha[/b], [b]atún[/b] y [b]salmón[/b], en especial. [b]Vitamina A[/b], que es probablemente uno de los nutrimentos más importantes para lograr un sistema inmunológico fuerte, debido a su papel en el mantenimiento de la piel y mucosas. También tiene poder antiinflamatorio. Se encuentra en la [b]yema de huevo[/b] e [b]hígado[/b], y su precursor, que son los betacarotenos, en el [b]camote[/b], [b]zanahorias[/b],[b] col rizada[/b], [b]espinacas[/b], [b]pimientos[/b] [b]rojos[/b] y [b]chabacanos[/b]. Los minerales como [b]selenio[/b] y [b]zinc[/b] fortalecen igualmente la función inmunológica. El selenio se encuentra en [b]leguminosas[/b] y [b]nueces[/b], y el zinc en [b]alimentos de origen animal[/b] como [b]carnes[/b], [b]vísceras[/b], [b]huevo[/b], [b]pescado[/b], [b]moluscos como ostiones[/b] y [b]cereales[/b] [b]de desayuno adicionados[/b]. [b]No te olvides de la hidratación[/b] Además, es conveniente [b]que mantengas una adecuada hidratación en esta temporada de frío y en todo momento[/b], ya que ello asegura un buen funcionamiento celular y, por lo tanto, del sistema inmune. Además de tomar agua natural puedes beber: Tés e infusiones Caldos y sopas Agua de fruta natural sin azúcar Gelatina Bebidas calientes Licuados Si bien llevar una buena nutrición con los alimentos arriba mencionados y mantenerte hidratado es esencial, el sistema inmunológico necesita, adicionalmente, que: Tengas salud emocional, ya que esto te conduce a lograr una óptima calidad de vida con hábitos saludables. Sigas un descanso adecuado, es decir, que duermas de 7 a 8 horas, y que estas sean de calidad –dormir sin interrupciones–. Realices alguna actividad física. Vacunarte contra la influenza –y en este tiempo de pandemia, contra el SARS-CoV-2. Para finalizar, las nutriólogas nos recuerdan que una dieta correcta debe tener las siguientes características: [b]Adecuada[/b] a las características personales –edad, sexo, peso, estatura, enfermedades, actividades diarias–. [b]Variada[/b], es decir, debes elegir distintos alimentos de todos los grupos –incluye alimentos de todos los colores en tus platillos–. [b]Completa[/b]. Al contener todos los grupos de alimentos –cereales y tubérculos, frutas y verduras, leguminosas y alimentos de origen animal– esta será capaz de nutrirte y cumplir con tus requerimientos diarios. [b]Equilibrada[/b], para que tenga los diferentes nutrimentos en una proporción correcta. [b]Inocua[/b], que no cause algún daño a tu salud, tanto a corto como a largo plazo –por ejemplo, debes lavar y desinfectar perfectamente las frutas y verduras–. Ahora ya sabes cómo mantenerte sano en época de frío y disfrutar la temporada lejos de una molesta congestión nasal, picor en la garganta, tos o cualquier otro síntoma que incluso podría ser de mayor gravedad. Haz de la alimentación tu “medicina preventiva”. [url=https://www.recompensas.santander.com.mx/#/home]¡Aliméntate en serio con Santander! [/url]
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.      Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD