Bebida recomendada: Michelada mango
Ideas para Fiestas

Bebida recomendada: Michelada mango

Por Kiwilimón - Diciembre 2011
Para ver más imágenes y detalles, haz click aquí.

Ingredientes

  • 2 Limones
  • 1/4 Vaso de Jugo de mango
  • 1 Cucharada de Chile piquin
  • 1 Pizca de Sal
  • 1 Lata de Cerveza clara
  • 1 Cucharada de Chamoy liquido
  • Gomitas enchiladas opcional)
  • 1 Paleta enchilada de pulpa de tamarindo (opcional)
Para conocer el método de preparación, haz click aquí.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La medicina es y está en uno. En la sanación energética actual, el camino es enseñar al paciente a sanarse a sí mismo, a encontrar medicina en lo que se escucha, en lo que se ve, se come y se decreta. Las tradiciones chinas milenarias afirman que es porque hay energía detrás de todo. Por eso, para ellos, el equilibrio significa salud y bienestar. Se habla mucho del Ayurveda indio como vía filosófica para curarse a través de la alimentación, pero como cultura madre, la china tiene mucho que aportar a la conversación. Regida por la filosofía tao, se explica que el cuerpo es unidad y no un compendio de partes autónomas, como se le aborda en la medicina occidental. Adicionalmente se dice que la teoría del ying y yang es intrínseca a la vida en general: está presente en los movimientos de la tierra, en las personas, en los alimentos.Bajo esa perspectiva todo tiene dos fuerzas: la positiva y negativa, el día y la noche, la luz y la sombra. A cada ying le corresponde un yang. Ni mucho, ni poco. Sólo el que equilibre. En una charla con el doctor del Instituto de Medicina China Osiris Triana, hace mención del columpio –un invento chino– como el mejor ejemplo de la sabiduría milenaria de aquel país: si te impulsas demasiado, saldrás volando. Con la inercia correcta, el juego es un disfrute. “La filosofía del yin yang surge de la observación de la naturaleza porque se considera que es el primer y el mejor maestro del hombre. Los antiguos comenzaron a entender que había ciclos en la naturaleza y que todos contaban con movimientos opuestos”, me explica Osiris.No todos necesitamos el mismo alimento. Hay que seleccionar la comida de acuerdo con la época del año, al clima particular del día, al estado de salud. “Nuestros órganos y sus afecciones o salud marcan el flujo de alimentos que necesitamos”, confirma Osiris. Como el tema es súper complejo, también hablé con José Adalberto Marín Ortiz, acupunturista y profesor de técnicas como Chi Kung y Kung Fu, quien asegura que no es casualidad que los chinos luzcan tan vigorosos y jóvenes a diferencia de los europeos, que desayunan pan y mermelada. Los chinos desayunan temprano, al alba, dice. Desayunan proteína y semillas que aumenten su energía vital.En la medicina china, el frío o el calor de las cosas y personas marca el paso: “los doctores se basan sobre todo en las manifestaciones de la naturaleza de la persona, incluso cuando tienen alguna enfermedad, se estudia la naturaleza de la enfermedad con la finalidad de regular la temperatura”, me confirma Adalberto. Adicionalmente me explica que en cada momento del día el cuerpo pide equilibrar la temperatura con los alimentos correctos. En la mañana, que hace frío, pide algo caliente; a medio día, algo que refresque, mientras que para la noche, lo mejor es elegir un guiso caliente y bajo en calorías. Osiris me cuenta que hay que observar las fluctuaciones de energía, de frío a calor, a lo largo del año: cuando la energía empieza a crecer es en la primavera; llega a su punto máximo en el verano. Cuando empieza a haber un retroceso en la energía Yang o energía de calor, comienza el otoño y, finalmente, cuando retrocede a su punto mínimo es el invierno. Esto determina el tipo de alimentos que necesitamos. La alimentación en la medicina tradicional china también observa la filosofía de los cinco elementos, en la que a cada estación le corresponde un elemento de la naturaleza: a la primavera le corresponde el elemento madera; al verano, el elemento fuego; al otoño, el metal, mientras que el invierno es el agua. A cada elemento le corresponde un órgano del cuerpo y un sabor frío o caliente que lo potencia. Por ejemplo, al elemento agua corresponde el riñón, por lo que hay que elegir alimentos que nutran y fortalezcan al riñón como el cordero o el frijol negro. Osiris lo explica así: al invierno le corresponde el elemento de agua que es un elemento ying, con una tendencia descendente fría, por lo que hay que balancear con alimentos de energía caliente. Asimismo, cada órgano tiene otra parte del cuerpo que lo fortalece o debilita. El órgano que potencia el riñón son los pulmones y su sabor es el picante, por lo que hay que consumir alimentos de esta naturaleza como cebolla, el jengibre o el ajo. “Poquito picante, porque si vamos al exceso, como en ejemplo del columpio, el movimiento va a ser demasiado fuerte y tendremos un desequilibrio”, concluye Osiris. Adalberto me indica que el hígado normalmente se congestiona o se “calienta” por estrés o por ira, por lo que personas con aflicciones en dicho órgano deben consumir alimentos amargos que lo refresquen. Los sabores dulces debilitan el vaso o sistema digestivo, en enfermedad habría que limitarlos, mientras que una persona con problemas de corazón debería evitar alimentos ácidos. Adicionalmente recomienda consumir alimentos lo más frescos posibles y masticar hasta lograr papillas, antes de engullir. Osiris, por su parte recomienda revisar qué es lo que requiere el cuerpo en cada momento del día y no guiarse por los antojos. En ello radica un amor real a nuestro cuerpo. El tema es recordar que la enfermedad es un desequilibrio de energía y que la recuperación de la salud está íntimamente relacionada con la armonización de aquello que entra al cuerpo: comida, pensamientos, estímulos y emociones.
La medicina es y está en uno. En la sanación energética actual, el camino es enseñar al paciente a sanarse a sí mismo, a encontrar medicina en lo que se escucha, en lo que se ve, se come y se decreta. Las tradiciones chinas milenarias afirman que es porque hay energía detrás de todo. Por eso, para ellos, el equilibrio significa salud y bienestar. Se habla mucho del Ayurveda indio como vía filosófica para curarse a través de la alimentación, pero como cultura madre, la china tiene mucho que aportar a la conversación. Regida por la filosofía tao, se explica que el cuerpo es unidad y no un compendio de partes autónomas, como se le aborda en la medicina occidental. Adicionalmente se dice que la teoría del ying y yang es intrínseca a la vida en general: está presente en los movimientos de la tierra, en las personas, en los alimentos.Bajo esa perspectiva todo tiene dos fuerzas: la positiva y negativa, el día y la noche, la luz y la sombra. A cada ying le corresponde un yang. Ni mucho, ni poco. Sólo el que equilibre. En una charla con el doctor del Instituto de Medicina China Osiris Triana, hace mención del columpio –un invento chino– como el mejor ejemplo de la sabiduría milenaria de aquel país: si te impulsas demasiado, saldrás volando. Con la inercia correcta, el juego es un disfrute. “La filosofía del yin yang surge de la observación de la naturaleza porque se considera que es el primer y el mejor maestro del hombre. Los antiguos comenzaron a entender que había ciclos en la naturaleza y que todos contaban con movimientos opuestos”, me explica Osiris.No todos necesitamos el mismo alimento. Hay que seleccionar la comida de acuerdo con la época del año, al clima particular del día, al estado de salud. “Nuestros órganos y sus afecciones o salud marcan el flujo de alimentos que necesitamos”, confirma Osiris. Como el tema es súper complejo, también hablé con José Adalberto Marín Ortiz, acupunturista y profesor de técnicas como Chi Kung y Kung Fu, quien asegura que no es casualidad que los chinos luzcan tan vigorosos y jóvenes a diferencia de los europeos, que desayunan pan y mermelada. Los chinos desayunan temprano, al alba, dice. Desayunan proteína y semillas que aumenten su energía vital.En la medicina china, el frío o el calor de las cosas y personas marca el paso: “los doctores se basan sobre todo en las manifestaciones de la naturaleza de la persona, incluso cuando tienen alguna enfermedad, se estudia la naturaleza de la enfermedad con la finalidad de regular la temperatura”, me confirma Adalberto. Adicionalmente me explica que en cada momento del día el cuerpo pide equilibrar la temperatura con los alimentos correctos. En la mañana, que hace frío, pide algo caliente; a medio día, algo que refresque, mientras que para la noche, lo mejor es elegir un guiso caliente y bajo en calorías. Osiris me cuenta que hay que observar las fluctuaciones de energía, de frío a calor, a lo largo del año: cuando la energía empieza a crecer es en la primavera; llega a su punto máximo en el verano. Cuando empieza a haber un retroceso en la energía Yang o energía de calor, comienza el otoño y, finalmente, cuando retrocede a su punto mínimo es el invierno. Esto determina el tipo de alimentos que necesitamos. La alimentación en la medicina tradicional china también observa la filosofía de los cinco elementos, en la que a cada estación le corresponde un elemento de la naturaleza: a la primavera le corresponde el elemento madera; al verano, el elemento fuego; al otoño, el metal, mientras que el invierno es el agua. A cada elemento le corresponde un órgano del cuerpo y un sabor frío o caliente que lo potencia. Por ejemplo, al elemento agua corresponde el riñón, por lo que hay que elegir alimentos que nutran y fortalezcan al riñón como el cordero o el frijol negro. Osiris lo explica así: al invierno le corresponde el elemento de agua que es un elemento ying, con una tendencia descendente fría, por lo que hay que balancear con alimentos de energía caliente. Asimismo, cada órgano tiene otra parte del cuerpo que lo fortalece o debilita. El órgano que potencia el riñón son los pulmones y su sabor es el picante, por lo que hay que consumir alimentos de esta naturaleza como cebolla, el jengibre o el ajo. “Poquito picante, porque si vamos al exceso, como en ejemplo del columpio, el movimiento va a ser demasiado fuerte y tendremos un desequilibrio”, concluye Osiris. Adalberto me indica que el hígado normalmente se congestiona o se “calienta” por estrés o por ira, por lo que personas con aflicciones en dicho órgano deben consumir alimentos amargos que lo refresquen. Los sabores dulces debilitan el vaso o sistema digestivo, en enfermedad habría que limitarlos, mientras que una persona con problemas de corazón debería evitar alimentos ácidos. Adicionalmente recomienda consumir alimentos lo más frescos posibles y masticar hasta lograr papillas, antes de engullir. Osiris, por su parte recomienda revisar qué es lo que requiere el cuerpo en cada momento del día y no guiarse por los antojos. En ello radica un amor real a nuestro cuerpo. El tema es recordar que la enfermedad es un desequilibrio de energía y que la recuperación de la salud está íntimamente relacionada con la armonización de aquello que entra al cuerpo: comida, pensamientos, estímulos y emociones.
De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud británico, es común que durante la infección por COVID-19 o la recuperación, las personas experimenten una reducción en el apetito, sin embargo, es esencial que se alimenten de una manera adecuada. Además, el NHS señala que “comer bien es importante, ya que tu cuerpo necesita energía, proteína, vitaminas y minerales para ayudarte a recuperarte. Comer bastante proteína y alimentos ricos en energía te ayudarán a reconstruir los músculos, darle mantenimiento a tu sistema inmune y a incrementar tus niveles de energía para permitirte realizar tus actividades diarias”.¿Qué debo comer si tengo COVID-19?Ahora que ya sabes por qué es importante alimentarte muy buen durante la enfermedad, aquí te decimos cuáles son algunos de los alimentos que puedes incluir en tu dieta:FrutasHuevoCarnePescadoFrijolesQuesoLentejasLecheYogurNueces y semillasBrócoliKaleEspinacasMantequilla de maní o de almendraAdemás, se recomienda comer tres comidas al día, así como una o dos colaciones saludables, recuerda que también es crucial que tomes suficiente agua y té.También puedes leer: Remedios caseros para combatir la fiebreAlimentos que debes comer si tienes COVID-19Aunque ya mencionamos algunos de los ingredientes que no pueden faltar en tu cocina si estás enfermo de COVID-19, aquí ahondamos más en porque algunos de estos alimentos son tan buenos para ti.EspinacaDe acuerdo con la Universidad Loma Linda, debemos consumir una gran variedad de alimentos antiinflamatorios durante la enfermedad por COVID-19, por lo que la espinaca no puede faltar en tus comidas. Esta hoja verde está llena de vitamina A, E y K, así como fibra, antioxidantes y carotenoides, por lo que se convierte en una excelente opción. Recuerda comer las espinacas crudas en una ensalada o en un jugo verde.Frutos rojosGracias a que son ricos en antioxidantes y otros nutrientes, los frutos rojos son ideales para ti si estás enfermo de COVID-19. Una buena opción para el desayuno o la cena sería un smoothie de yogur griego sin azúcar, frutos rojos, nueces y un poco de mantequilla de almendra sin azúcar. También puedes leer: Remedio casero con naranja para recuperar el gusto y el olfatoNueces y semillasSi estás buscando alimentos que combatan la inflamación, las nueces y semillas son una gran opción. Un desayuno ideal sería una bowl de frutas con chía, linaza, leche de vaca o vegetal y un poco de almendras y pistaches.FluidosSi tienes fiebre o te sientes muy cansado debido a la enfermedad, recuerda que es esencial que te mantengas hidratado, pues la calentura te deshidrata. Por otro lado, puedes sentirte aún más cansado debido a la deshidratación.CúrcumaEste alimento es un poderoso antiinflamatorio, por lo que no dudes en añadirlo en tu jugo o a tu té. También puedes leer: Tendencias de salud para 2022Adopta la dieta mediterráneaEsta dieta es famosa por ser una de las más nutritivas en el mundo, pues incluye alimentos con grandes propiedades para la salud, tal como pescado, aceite de oliva, leguminosas y verduras y frutas frescas.¿Por qué comer frutas y verduras durante el COVID-19?Comer de manera saludable es indispensable para todos, independientemente si tienes COVID-19 o no, pero tu dieta si juega un papel muy relevante durante la enfermedad. Un estudio publicado en septiembre de 2021 señala que una dieta vegetariana o vegana, las cuales incluyen frutas y verduras en su mayoría, disminuía las probabilidades de padecer esta enfermedad, pero también reducía la gravedad de los síntomas una vez que se contraía el virus.Si padeces COVID-19, recuerda que lo mejor es acudir con un profesional de la salud, quien te orientará sobre los cuidados y la alimentación adecuada.
El horno de microondas es básico en todas las cocinas, pues nos ayuda a calentar la comida, a cocinar de manera más rápida y hasta hacer postres de manera muy sencilla. Debido a que es uno de los electrodomésticos más usados, es imprescindible que siempre esté limpio, pues la higiene dentro de la cocina es muy importante. Si tu microondas está sucio por dentro y por fuera, está guardando malos olores o hay comida pegada en el interior, no te preocupes, en kiwilimón te decimos como limpiarlo a fondo en un dos por tres. Lo mejor de todo es que tu horno de microondas quedará rechinando de limpio después de utilizar ingredientes que ya tienes en casa.¿Cómo limpiar el horno de microondas?La clave para mantener el microondas impecable es limpiarlo al menos una vez a la semana, pues de esta manera la suciedad no se acumulará y alargarás la vida útil de tu electrodoméstico. Si quieres limpiarlo de fondo empleando productos naturales, no te pierdas los consejos que te daremos a continuación.También puedes leer: Reglas básicas para saber qué sí y qué no cocinar en el horno de microondasAntes de limpiar tu microondasLa compañía General Electric hace las siguientes recomendaciones para limpiar tu microondas:Usa jabón líquido para trastes para limpiar el microondas.Emplea bicarbonato de sodio para limpiar el interior.Si hay comida muy pegada en el interior, calienta una taza de agua, pues el vapor ayudará a remover la suciedad más fácilmente.No emplees cloro o productos abrasivos para limpiar el horno de microondas, ya que este tipo de productos pueden dañar el electrodoméstico.Limpia tu microondas en un dos por tresAhora que ya sabes cuáles son los productos que puedes utilizar para limpiar tu horno de microondas, es hora de poner manos a la obra.¿Cómo limpiar el interior del microondas?1. Mezcla 1 taza de agua y dos cucharadas de vinagre de manzana en un traste apto para microondas. 2. Coloca el recipiente dentro del horno y calienta la mezcla por alrededor de 5 minutos o hasta que comience a hervir y suelte vapor. 3. Deja que la mezcla de vinagre y agua se enfríe y retira del horno de microondas. 4. Emplea una mezcla de agua con jabón líquido para limpiar el interior con una esponja. 5. Usa un trapo limpio y seco para secar el electrodoméstico.También puedes leer: 3 postres que no sabías que se pueden hacer en microondas¿Cómo limpiar las puertas del microondas?Si las puertas del horno de microondas están llenas de grasa y cochambre, no te preocupes, en kiwilimón tenemos la solución. 1. Mezcla un poco de agua con carbonato, sumerge una esponja en el líquido y remueve el exceso. 2. Talla la puerta, por dentro y por fuera, cuidadosamente, sin utilizar demasiada agua. 3. Emplea un trapo limpio y seco para remover los restos de la mezcla. 4. Si la puerta del microondas tiene cochambre, mezcla 1/3 de taza de agua con 1/3 de taza de vinagre y aplica sobre la grasa. 5. Deja reposar por alrededor de 10 minutos y limpia con un trapo húmedo.¿Cómo eliminar malos olores del microondas?Sabemos que los malos olores pueden ser muy molestos, por eso te enseñamos a deshacerte de ellos fácilmente. 1. Lo único que tienes que hacer es poner un poco de bicarbonato en un tazón y colocarlo dentro del microondas para que absorba los malos olores.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD