Cómo hacer rendir el dinero para una fiesta mexicana
Ideas para Fiestas

Cómo hacer rendir el dinero para una fiesta mexicana

Por Kiwilimón - Septiembre 2019
Ya viene la fiesta en la que todos los mexicanos nos sentimos especiales, la noche más mexicana de todas, en la que comemos delicioso, tomamos bebidas tradicionales como aguas frescas y, ¿por qué no?, un buen tequila o mezcal. Sin embargo, es fácil dejarnos llevar por la euforia y que las cosas se nos salgan del presupuesto.

Planear una fiesta no es nada sencillo y más si es una fiesta que se hace cada año, por lo que tenemos hacerlo apegándonos a un presupuesto. Aquí te presentamos unos tips para hacer rendir el dinero, pero festejando como se debe.

En una noche mexicana, hay varias cosas que tenemos que tomar en cuenta para que el ambiente sea el ideal.

Decoración

Lo que puedes hacer es buscar decoraciones de años anteriores para no generar gasto ni desechos, si no hay algo que hayas podido rescatar, te decimos qué hacer para no derrochar el dinero.

En lugar de comprar decoraciones desechables, puedes ir a comprar a las tiendas de telas alguna alusiva al tema y comprarla por metro, así puedes aprovechar para poner mantel, hacer moños para las paredes, servilletas y además de gastar menos, podrás reusar y harás un solo gasto para futuras ocasiones.

También puedes decorar con los elementos de la fiesta y en lugar de comprar rehiletes, serpentinas y globos, puedes utilizar las botellas y los dulces típicos como decoración.

Comida

Planea con anticipación, pues al tener un control de lo que necesitas no vas a hacer compras desesperadas y podrás buscar el mejor precio.

Ir a los mercados o tiendas locales para comprar los ingredientes de la comida que se va a preparar también es una gran idea para estirar el presupuesto, pues encontrarás mejores precios que en otros establecimientos.

Música

Una fiesta sin música no es fiesta, sin embargo, no es necesario que gastes de más para poder divertirte. No necesitas contratar un mariachi, puedes armar un gran playlist con música mexicana y también con música, para bailar para que nadie se quede sentado y disfruten como se debe.

Ya tienes todo para disfrutar sin salirte del presupuesto, así que lo que tienes que hacer es divertirte y gritar a todo pulmón: ¡Viva México!
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Alma Gómez
30/11/2019 08:57:39
Muy buenos consejos lástima que los estoy viendo hasta finales de noviembre
demetrio ballesteros paoletti
26/09/2019 21:02:32
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley. La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo? Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa. En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan? La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.Ensalada de nopal con frijolesSalmón a la parrila con salsa de aguacateSalmón al pibil
Cuando hablamos de chiles en nogada nos ponemos muy serios y tradicionalistas: siempre queremos saber cuáles son los mejores, dónde los preparan con los ingredientes originales, debatimos sobre si van capeados o no, pero como todo, la receta del chile en nogada no se ha quedado quieta ni siquiera desde su origen y actualmente ya no sólo tenemos chiles, sino muchos otros platillos en nogada, ¡como una hamburguesa!Así que esta temporada de chiles en nogada no sólo trae consigo los clásicos poblanos, sino que ahora viene en presentaciones de cemita, de lasaña o de enchiladas. Ha sido la Fonda Santa Clara, restaurante de gran tradición en Puebla, la que ha innovado con un par de platillos que no son chiles en nogada tradicionales este 2020.Tan sólo en 2019 esta fonda preparó alrededor de 19 mil chiles en nogada, pues es un lugar referente en el estado originario de este platillo, pero no han querido dejar de preparar creaciones nuevas y para el inicio de la temporada de chiles en nogada 2020, que es atípica por estar enmarcada en una pandemia mundial, presentaron una cemita y una hamburguesa de chile en nogada.Imagen tomada de Instagram @fondastaclaraDe acuerdo con Rubén Araujo, de la Fonda Santa Clara, la hamburguesa Licha es una reinterpretación del chile en nogada, al igual que la cemita. La hamburguesa está hecha con pan de centeno, su carne está marinada en salsa de chile poblano dulce, lleva aros de chile poblano capeados con nogada y por supuesto, granada y cilantro.Pero no sólo ellos han querido probar diferentes formas de presentar este platillo tan típico de las fiestas patrias, pues aquí en Kiwilimón también encontrarás versiones para todos los gustos, como una lasaña, un rollo de pollo o unas enchiladas.Para Yamilette González, coordinadora de chefs en Kiwilimón, innovar con los chiles en nogada es una forma de “tener una mayor visión de la gastronomía mexicana y lo versátil que puede llegar a ser”, al grado de poder “fusionarse con otras cocinas”.Lasaña de NogadaPor ejemplo, “en el caso de la lasaña, si bien es un plato de origen italiano, la versatilidad de una lasaña es como la de los tacos, es decir, le puedes agregar a la pasta infinidad de ingredientes y darle un estilo único para hacerla un platillo muy versátil, con las crepas sucede algo muy similar, ya que por sí solas conservan un sabor neutro que permite jugar con los diferentes rellenos”.No hay ni siquiera sentido en cuestionar la regencia de los chiles en nogada en esta temporada, pero si se te presenta la oportunidad de preparar o probar una de las increíbles formas alternativas que existen de este platillo, ya sea una hamburguesa en nogada o un rollo de pollo, recuerda que en realidad este platillo ha cambiado mucho desde su ‘origen’, pues de hecho este platillo existía desde antes de Iturbide y no se comía como plato fuerte, sino como postre.Esta temporada de chiles en nogada, prueba estos otros platillos en nogada que no son chiles, pero que sin duda te dejarán un gran sabor de boca.
La comida tradicional mexicana es tan maravillosa que en 2010 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y es que además de ser exquisita, es un reflejo de la historia por la que ha atravesado México, desde la época prehispánica hasta la conquista española, de donde surgieron maravillosas combinaciones conocidas como platillos mestizos. Es por eso que hoy vamos a hablar de los mejores platillos mexicanos con influencia española. Estos platillos mestizos tienen sus raíces en las culturas prehispánicas, que utilizaban ingredientes típicos como el maíz, la calabaza, el epazote, los aguacates, los chiles o los nopales y se mezclaron con productos españoles como el ajo, algunas especias o la carne de cerdo, formando así una sinergia culinaria llena de sabor y cultura. Chiles en nogada La comida tradicional mexicana de las fiestas patrias, es sin duda, el sabroso chile en nogada, hecho con ingredientes mexicanos como el chile poblano, pero combinado con ingredientes españoles, tal como las nueces de Castilla y la carne de puerco, traída por los conquistadores a nuestras tierras. Pozole No debe sorprendernos que el pozole mexicano también tenga influencia española, ya que a pesar de que el maíz cacahuazintle era un manjar para los gobernantes y sacerdotes en la época prehispánica, la carne de cerdo de los españoles llegó para sustituir otros ingredientes, dando como resultado este maravilloso potaje que se popularizó en todos los estados de México. Mole rojo El mole es uno de los más grandes ejemplos de comida mestiza, porque, aunque sus ingredientes más importantes son los chiles y el cacao, está hecho con almendras, ajonjolí, especias y otros elementos traídos desde España. Barbacoa La llegada de ingredientes del Viejo Mundo trajo consigo la importación de algunos vacunos, cabras, cerdo y corderos, que específicamente la cultura tlaxcalteca supo aprovechar bastante bien al aprender a envolverlos en pencas asadas de maguey y cocerlos en hoyos bajo la tierra, dándonos como resultado la deliciosa barbacoa que nadie se puede resistir. Enchiladas Otro platillo con influencia española versátil y muy rico, son las enchiladas, hechas con maíz y salsa de chiles endémicos y rellena de carnita o queso, cuyas raíces vienen de las guarniciones hispanas que trajeron los conquistadores. Con estos platillos mestizos definitivamente podemos afirmar que la gastronomía mexicana no sería igual sin la herencia culinaria de España, ¿estás de acuerdo?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD