5 Recetas de Cheesecake para tu Colección
Recomendaciones de Cocina

5 Recetas de Cheesecake para tu Colección

Por Kiwilimón - Junio 2012
Si eres amante de los postres, gustas de hacerlos y/o degustarlos, los cheesecake son básicos en esta lista de recetas que debes tener en casa. El cheesecake es un postre muy conocido en todo el mundo y es uno de los más consumidos. ¿Por qué no tener una lista de recetas de cheesecake para deleitar a tus amigos o familiares cuando lo desees? Aquí te dejamos algunas y que las disfrutes. (para conocer más detalles de las recetas haz click en el título de las mismas) Cheesecake Marmoleado Los pasteles de queso, o cheesecakes, son un postre delicioso. Este cheesecake es una mezcla de cheesecake de vainilla y cheesecake de chocolate. El efecto marmoleado se le da con una espátula al darle movimientos circulares a las dos mezclas. Cheesecake sin Hornear Esta rica receta de cheesecake no requiere de un horno ya que va congelado. Queda buenísimo decorado con frambuesas y acompañado de mermelada de fresas. CheeseCake De Pasion (Maracuya) Un postre sofisticado, dulce y relativamente difícil pues requiere de tiempo y atención para lograr la textura ideal. Cheesecake con Chocolate Este cheesecake sabe delicioso y luce muchísimo gracias a la decoración del chocolate encima. Como muchos postres, este sabe mejor el día de después. Cheesecake de Queso Ricotta Este pastel de queso o cheesecake lleva queso ricotta y se sirve frío. Idealmente se debe preparar con un día de anticipación.  
Para conocer más recetas de cheesecakes, haz click aquí
 
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Actualmente, el ritmo de vida nos obliga a ser prácticos, además de que la tendencia saludable es una cosa de todos los días. Queremos como snacks comida que sea fácil de transportar y que, sobre todo, nos ayude a mantener nuestro estilo de vida. Por eso, te contamos algunos de los grandes beneficios de comer almendras.La gente ha volteado a ver como gran opción, las nueces y las almendras, que son una excelente fuente de energía y además, han estado en la alimentación del hombre desde siempre. De hecho, entre los beneficios de las almendras encontramos que son ricas en fibra, que te ayudará a tener una mejor digestión y absorción de nutrientes; también ayudan a darte saciedad para no caer en antojos dulces.Si agregas un puño de almendras en alguna de tus colaciones o un par de veces a la semana, estarás consumiendo una cantidad considerable de proteína vegetal y al mismo tiempo, podrías estar cuidando tu presión arterial.Además, es un snack con vitamina E y antioxidantes, que pueden ayudarte a alentar el envejecimiento. Claro, esto acompañado de una dieta saludable, de buenos hábitos alimenticios. No olvidemos la integración de almendras como ingrediente clave para muchas recetas. En tus platillos ellas aportarán el toque crujiente para que tus recetas queden deliciosas. Su sabor neutro combina a la perfección con recetas dulces como un panqué de almendra o en preparaciones saladas, como unas almendras a los tres chiles. La facilidad de molerlas sin que pierdan sus propiedades, las hace perfectas para salsas o aderezos.Aunque la forma más fácil de comer almendras es como snack, ingerirlas entre comidas te puede ayudar a que te sientas satisfecho más tiempo, lo que provocará que no te de tanta hambre y reduzcas un poco la cantidad de alimentos, así consumas los necesarios de acuerdo a tus necesidades.
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes.(Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte).Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno.De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús.Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país.Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares.Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra.Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México.Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano.¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta.Pavo al pastorPavo jugoso con mantequilla y vino blancoPavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso 
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD