7 tristes realidades sobre el azúcar y por qué dejar de consumirla
Recomendaciones de Cocina

7 tristes realidades sobre el azúcar y por qué dejar de consumirla

Por Kiwilimón - Febrero 2017
El azúcar añadida que encuentras en casi todos los productos en los supermercados y en muchas comidas cotidianas es el ingrediente más dañino. El simple hecho de omitir el azúcar en cualquier alimento puede convertirlo en una opción mucho más conveniente, ya que el azúcar puede perjudicar seriamente nuestro metabolismo y además contribuye a todo tipo de enfermedades. Sabemos lo difícil que sería no consumirla, ya que todos los alimentos que comemos en nuestra vida diaria la contienen (sí, muchos alimentos salados también llevan azúcar)  y admitámoslo, ¿a quién no le encanta comer rico y disfrutar de un buen postrecito? Además, está comprobado que el azúcar tiene propiedades adictivas, por lo que dejar de consumirla parecería imposible. Aquí te dejamos 7 verdades muy convincentes que te motivarán a cambiar tu estilo de vida y reducir la ingesta de azúcar en tu dieta: 1 El azúcar refinada no contiene , pero sí muchísimas calorías. Además puede dañar tus dientes. ¿Has oído de las caries? Sí, esas son culpa del azúcar. 2 Es alta en fructuosa, que realmente no la necesitamos en grandes cantidades y además se convierte en grasa rápidamente. Esto afecta al hígado seriamente porque es muy difícil de procesar. 3 El exceso de fructuosa puede afectar el metabolismo. Al estar dañando al hígado, esto tendrá repercusiones en tu peso y salud cardiovascular. 4 Consumir azúcar en exceso puede causar resistencia a la insulina. Esto es el primer paso, y el más grande, hacia la diabetes. ¿Cuánto es “exceso”? La OMS recomienda no más de 25 gramos al día. Sólo para darte una idea, una latita de refresco tiene 40 gramos…. Haz las cuentas de lo que comes al día. 5.- La fructuosa no manda una señal de saciedad al cerebro ni reduce la hormona de gherlin (que provoca el hambre), por lo que podemos seguir comiendo sin saciarnos. Esto nos hace subir de peso. 6.-  Es adictiva al provocar que nuestro cuerpo produzca dopamina excesivamente. Por eso es tan difícil dejar de consumirla. 7.- No es la grasa, el azúcar es el verdadero enemigo que provoca obesidad infantil, problemas cardiovasculares. Y aumenta los niveles de colesterol en la sangre. Hoy en día existen sustitutos de azúcar por si no quieres sacrificar tus deliciosos postres o tu café endulzado tosas las mañanas. Aquí te dejamos lo que necesitas saber sobre éstos:    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
Septiembre es un mes muy importante para todos los mexicanos, pues se celebran las fiestas patrias, fecha relevante que es un buen pretexto para reunirnos con nuestros familiares o amigos y comer rico.Una gran opción para pasarla bien es hacer una noche mexicana, así tienes la oportunidad de celebrar en una casa, lo cual resulta más económico que salir a un restaurante o bar, además de que no tendrás límites de tiempo ni espacio.Y para que todo salga de maravilla, te damos los mejores tips para disfrutar de una gran noche mexicana.Haz una lista con todo lo que necesitas, desde decoraciones, comida, bebida, invitados, qué traerá cada quién.Planea una decoración muy colorida y mexicana, procura que los motivos sean verde blanco y rojo, puedes utilizar varias banderas, collares para las mujeres, sombreros para los caballeros, papel picado, manteles multicolores, o materiales reciclados y hacer tus propios adornos.¡Lo principal es la comida! El eje más importante de la noche mexicana son los platillos, lo más típico es pozole, pero también los pambazos, sopes, mole, chiles en nogada, quesadillas o tostadas. Podrías organizarte con tus invitados para que cada uno lleve un platillo, así todos pueden comer sus favoritos. Arma una barra de postres con dulces mexicanos, eso le dará un toque increíble a tu noche mexicana. En esta barra puedes incluir merengues, palanquetas, mazapanes, cocadas, alegrías, obleas, dulces de leche, arroz con leche, flan napolitano, gelatina tricolor, ates con queso... Ofrece aguas frescas a tus invitados. Lo típico son aguas de limón, jamaica, horchata, incluso puedes jugar con eso y contribuir a tu decoración tricolor. Organiza juegos típicos como lotería, serpientes y escaleras, canicas o pirinola; para hacerlo más interesante puedes hacer castigos con shots de tequila o tener premios como muñequitas típicas de tela, bolsas de dulces, o alguna artesanía mexicana. La música también es muy importante, arma una lista con canciones muy mexicanas, en la que no falte el mariachi, el norteño, la banda y también incluye música para bailar.Las bebidas alcohólicas también son una parte fundamental en una noche mexicana, lo típico es el tequila, el mezcal, el pulque; además con el tequila puedes preparar ricos cócteles como el charro negro, tequila sunrise, margaritas y palomas. Ahora que ya tienes todos los elementos para hacer una gran noche mexicana, recuerda divertirte con responsabilidad y procura no abusar de la comida, de los postres ni del alcohol. ¡Viva México!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD