7 bebidas latinas para mantenerte calientito  en temporada de frío
Bebidas

7 bebidas latinas para mantenerte calientito en temporada de frío

Por Adriana Sánchez - Octubre 2020
En temporada de frío, nada se antoja más como un café o chocolate caliente pero, por suerte, América Latina cuenta con una diversa variedad de bebidas calientes para que pruebes algo diferente. Por eso, para olvidarte de los días fríos o lluviosos, te invitamos a probar estas 7 bebidas latinas calientes.

Mate

El mate es una infusión hecha con hierbas originarias de Paraguay y Uruguay, pero bastante popular en la mayoría de países de Sudamérica. Su sabor es fuerte y concentrado y contiene diversas propiedades diuréticas y antioxidantes. 

Ponche mexicano

México es conocido por presentar un amplio catálogo de bebidas calientes, pero ninguna se compara al ponche de frutas, una preparación tradicional para las épocas decembrinas con manzana, caña de azúcar, guayaba y tejocotes.



Api

El api es una bebida caliente que proviene de regiones altas como Argentina, Bolivia y Perú. Está elaborada granos de maíz morado, maíz amarillo, azúcar, canela, clavo de olor y frutas.

Cola de Mono

Si quieres darle la vuelta al clásico carajillo, tienes que probar la cola de mono, una bebida caliente originaria de Chile. Este cóctel se prepara con aguardiente, café, leche, canela, cáscara de naranja, clavo de olor y azúcar.

Chocolate de maní

Prueba el chocolate caliente como nunca de la mano de esta bebida tradicional de República Dominicana, hecha a base de cacahuates, especias, leche y azúcar. ¿Será como una mezcla entre atole y champurrado o a qué te suena a ti?

Canelazo

Otro cóctel que se toma caliente es el canelazo, el cual podemos encontrar en Ecuador, Colombia y Perú. Esta bebida caliente es una mezcla de aguardiente, canela, jugo de frutas y panela, un azúcar derivado oscuro de la caña.

Champurrado

El champurrado es una bebida mexicana calientita ideal para apaciguar la sensación de frío y generalmente se toma por las mañanas. El champurrado está hecho de cacao con maíz, piloncillo y otros ingredientes como anís, vainilla y a veces, hasta un piquetito de alcohol.

¿Qué bebida caliente elegirás para pasar los días fríos?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
La Navidad está a la vuelta de la esquina, por lo que este es el momento perfecto para comenzar a planear tu cena navideña, pues así podrás organizarte mejor y cocinar en menor tiempo. Por otro lado, sabemos que además de tu sazón tan especial, es importante cocinar todos tus platillos de manera correcta, pues de esta manera los disfrutarás al máximo. Si elegiste platillos navideños tradicionales como pavo, pierna o lomo, en kiwilimón tenemos los mejores consejos para cocinar estos platillos a la perfección y que queden jugosos y deliciosos. Recuerda, no hay mejor manera de demostrar tu amor hacia tu familia y amigos que con una cena de Navidad casera.Cómo preparar un pavo jugoso para NavidadPara que el pavo quede increíblemente jugoso, todo lo que necesitas es un poco de agua con sal. Esta técnica consiste en sumergir el pavo en una mezcla de agua con sal, ya que de esta manera, el pavo tendrá más líquido y la carne no se secará demasiado en el horno. Para remojar tu pavo y que quede muy jugoso, solo necesitas:4 litros de agua¾ de taza de salHierbas de olor, clavo de olor, pimienta o especias al gustoInstruccionesCalienta el agua hasta que esté tibia, añade la sal y disuelve. Deja que la mezcla se enfríe.Coloca el pavo descongelado dentro de un recipiente grande, añade las especias y hierbas de olor y después vierte el agua con sal.El pavo debe estar cubierto con agua por completo. Tapa el recipiente y guárdalo en el refrigerador.Deja reposar entre 12 a 24 horas.Una vez que haya pasado este tiempo, tira el agua y usa una toalla de papel para quitar el exceso de agua del pavo.El pavo estará listo para el horno, solo debes añadir especias, mantequilla, aceite de oliva y vegetales. Recuerda ya no agregar más sal al pavo.También puedes leer: 10 consejos para hacer el mejor puré de papaCómo cocinar un pavo a la perfecciónPrecalienta el horno a 232 °C y cuando pongas el pavo en el horno, cocina a 176 °C.Hornea el pavo dependiendo de su peso. Para un pavo jugoso, deberás hornear por alrededor de 13 minutos por cada ½ kilo, es decir, si tu pavo pesa 4 kilos, tendrás que hornear por alrededor de 1 hora con 45 minutos.Una vez que el pavo esté listo, déjalo reposar por lo menos 15 minutos antes de cortar y servir.¿Cómo cocinar un lomo navideño?Precalienta el horno a 200° C, estoy ayudará a que el lomo retenga el jugo de la carne.Prepara una mezcla de especias para el lomo, pues incluir sal, pimienta, aceite de oliva, ajo en polvo, cebolla en polvo, etc.Coloca el lomo en la charola para hornear, pero recuerda que la parte con más grasa debe colocarse hacia arriba, pues de esta manera la carne no perderá su jugo.Una vez que el lomo esté dentro del horno, baja la temperatura a 175 °C y cocina 20 minutos por cada medio kilo.Cuando el lomo de cerdo esté listo, cúbrelo con aluminio y deja reposar por al menos 20 minutos.También puedes leer: 8 formas de usar el pavo para el recalentadoConsejos para preparar una pierna jugosaMarina la carne con una mezcla de especias, chiles, ajo, cebolla y cualquier otro ingrediente, ya que entre más tiempo se marine, mejor sabor tendrá.Precalienta el horno para que la carne se dore y después baja la temperatura para que se cocine de manera perfecta, pero sin perder su jugosidad.Las mejores recetas de pavo, lomo y pierna para NavidadAhora que ya sabes cómo hacer que la carne quede muy jugosa, solo necesitas inspiración para encontrar la receta perfecta de pavo, lomo o pierna.Pavo a la MostazaPavo Relleno de Manzanas y Trenzado de Jamón SerranoPavo al Vino Tinto y Compota de UvasLomo de Cerdo con Salsa Cremosa de ChipotleLomo de Cerdo Relleno de Manzanas y ArándanosLomo de Cerdo HojaldradoPierna de Cerdo Glaseada en Salsa de PiñaPierna de Cerdo a la CervezaPierna de Cerdo Adobada con Naranja
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD