Cocteles de primavera
Bebidas

Cocteles de primavera

Por Kiwilimón - Marzo 2016
Ya es marzo y en un par de semanas llegará la primavera. Se siente un mejor clima, el frío se aleja y es momento de empezar a disfrutarlo. Tal vez hace un par de semanas no hubiera sido tan atractivo tomarse unos cocteles durante un brunch, pero ahora que el sol está saliendo más y más se puede disfrutar de algunas bebidas coquetas con las amigas. Para que se te antoje, te dejamos cinco recetas de cocteles primaverales. Mojito cubano Ahora que el ambiente se ponga más primaveral esa mezcla de azúcar, agua mineral, hierbabuena, ron y limón sin duda será ideal para una reunión con los amigos. Lo bueno de este coctel es que toma menos de cinco minutos en prepararse así que es rico, fácil y refrescante para los días soleados de primavera. Margarita de fresa Para aprovechar no sólo el clima sino también los ricos ingredientes de primavera te recomendamos empezar con unas fresas. Este clásico coctel toma otra dimensión cuando le agregas fruta fresca y un poquito de jugo de naranja para darle es e toque cítrico. La preparación se completa con tequila, hielo, sal, jugo de limón y agua helada. Es un coctel que sorprenderá a todos tus invitados. Caipiroska de uva Vodka, jarabe, jugo de limón, uvas verdes, menta y refresco de limón. Todos los ingredientes indican que este coctel es fresco, vibrante, cítrico y ligero. Puedes servirlo por la mañana para un brunch de fin de semana y también funciona para reuniones nocturnas cuando se antoje un trago dulce y no muy potente. Bebida de lychee Si lo que buscas es servir un coctel un poco más exótico y tropical te recomendamos esta preparación dulce y acidita de vodka con lychee. Este trago tiene un sabor diferente, pero sigue siendo fresco y ligero, se hace con agua mineral que le da un toque gaseoso y también lleva jugo de arándano por lo que puedes esperar que el sabor sea acidito sin perder lo dulce del lychee. Clamato con mezcal Clásico, fácil y muy mexicano. Todos hemos probado el típico clamato que es muy bueno para mañanas calurosas e incluso para mañanas de resaca. Esta receta es un poco diferente pues lleva mezcal, pero este sólo le da un sabor más terrino, un gusto más ahumado e incluso un aroma interesante. Sólo necesitarás una ramita de apio para decorar y darle textura al trago, fuera de eso puedes disfrutarlo bien frío y en compañía de tus amigos.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aquí una anécdota chocolatosa. Esa noche –la primera vez que noté que el chocolate despertaba toda clase de obsesiones– estaba en Caracas. Me encontraba supervisando la grabación de un comercial de treinta segundos que nos tomó dieciocho horas completar. A penas llegamos al hotel, mi compañera de habitación y yo aventamos las mochilas, arrojamos los tenis tan lejos como pudimos y nos abalanzamos sobre el servibar. En nuestras caras se reflejaron esos rayos dorados y brillantes que sólo los servibares y los cofres de pirata emanan cuando se abren. El pequeño refrigerador guardaba toda clase de productos: cada uno más seductor que el otro. Había champaña, frutos secos, cervezas, dulces tradicionales, sodas, botanas. “El paraíso”, dijo mi compañera de habitación cuando su mano se adentró para tomar algo en esta suerte de edén. Yo esperaba ver salir una botella de champaña; en cambio salieron unos cuadritos negros de 1x1. “¡Chocolates… de Venezuela!”. Lo dijo tan segura que le arrebaté un cuadrito. El primer mordisco me arrojó un “crack” escandaloso. En seguida noté su cremosidad: una textura mantequillosa que contrastaba con sus sabores terrosos y a frutas rojas. Mi amiga ya no hablaba. Estaba teniendo su momento con el chocolate y yo ya no existía más. ¿Qué tiene el chocolate que puede provocar esto?Puede que la historia de la obsesión por el chocolate empiece en Mesoamérica. El cacao era tan valuado que terminó siendo moneda. Al intercambiarse en forma de “almendras”, el riesgo de quedar en la ruina por antojo era improbable. Además de provocar una mala digestión –hay que fermentarlo y tostarlo antes de consumirlo–, se podía despertar la furia de los dioses: el chocolate era un ingrediente celosamente destinado a ellos y a los ricos.El cacao utilizado en la preparación de bebidas era el de menor tamaño. Moctezuma, el gran emperador azteca, echaba mano de su entramado socioeconómico para traerlo hasta la Gran Tenochtitlán desde la zona del soconusco y Tabasco. ¿Que cuál fue el “coctel de bienvenida” que ofreció a Hernán Cortés? Chocolate en una copa de oro. La bebida era ritual en bodas y ceremonias. Los nobles lo mezclaban con maíz y especias como vainilla para consumirlo. Había quién le ponía achiote. Había quién lo mezclaba con chile. Eso sí, debía servirse con mucha espuma para denotar su calidad. Durante la Conquista la cosa cambió. Alguien observó que en la química del chocolate había algo que despertaba los sentidos, que hacía reaccionar al cuerpo, que obsesionaba. Tal vez por eso Francisco Hernández, médico de Felipe II, lo recomendaba para disminuir la fiebre y aliviar los cólicos estomacales. Los franceses lo redujeron a pastillas con cualidades digestivas y estimulantes. En la Segunda Guerra Mundial llegó a ser parte de las raciones que los ejércitos mandaban a los soldados. Era algo así como mandarles endorfinas a granel. Y sí, puede que la causa detrás de la obsesión que provoca el chocolate sean sus sabores y olores (que tienen que ver con el lugar donde crece), con su juego fisicoquímico en forma de endorfinas o con todo lo anterior. Pero sobre todo con las endorfinas. Estos péptidos funcionan como neurotransmisores químicos que siempre llevan buenas noticias a nuestro sistema nervioso. Entre otras cosas alivian el dolor y provocan sensaciones de felicidad y tranquilidad. La parte estimulante le viene de su contenido de cafeína. Los ácidos grasos disminuyen el colesterol malo y aumentan el bueno en el organismo y en dosis certeras, previenen la hipertensión arterial. Además, posee más antioxidantes –flavonoides– que los afamados frutos secos, que el vino, que el té verde. En resumidas cuentas, chocolate en boca, corazón contento.Y ya que estamos en temporada, ¡qué mejor que regalar corazones felices este Día del Padre! Dale forma con estas recetas de chocolate que son las favoritas del equipo de Kiwilimón. Eso sí, hazlo como Moctezuma: utiliza chocolate amargo y en la medida de lo posible, el de mejor calidad para que la magia de este ingrediente que nos obsesiona tanto cobre vida.Delicioso pastel de chocolate sin harinaPastel de chocolate relleno de crema pasteleraTrufas de nutellaPastel de hotcake con betún de milky way
Comida y Netflix son dos de nuestras cosas favoritas, ambas son placenteras formas de pasar un rato agradable, incluso de desestrés, de aprendizaje a veces, y la segunda ya casi se ha vuelto una necesidad básica, como la primera.Además, las series y documentales sobre comida son una gran opción de entretenimiento y las propuestas nuevas de los canales de streaming como Netflix te atrapan, incluso cuando temes verlos porque te da muchísima hambre. Si sientes que ya repasaste todo el catálogo y ya no tienes más que ver, te proponemos estas 11 series y documentales deliciosas (algunos ya te los habíamos recomendado aquí), que no podrás dejar de consumir.1. Desayuno, almuerzo y cena En esta serie, el chef David Chang recorre el mundo para alimentar su insaciable curiosidad de comida, cultura e identidad, y lo hace acompañado de los invitados más divertidos. 2. The chef show Quizá recuerdes a Jon Favreau por sus papeles en el cine, pero el guionista y director también es amante de la comida, y en The Chef Show, habla sobre la comida dentro y fuera de la cocina con el chef Roy Choi y con chefs reconocidos y celebridades invitadas. 3. Chef's table Esta serie fue nominada al Emmy en ella conocerás a estrellas internacionales de la cocina que redefinen la comida gourmet con platos inovadores y postres irresistibles. 4. Hora de comer con NadiyaEn este programa, Nadiya Hussain ofrece los trucos de cocina más exquisitos, con ingredientes básicos e incluso con comida congelada y de lata, y elabora con ellos platillos sencillos perfectos para las familias cortas de tiempo. 5. ¡Nailed it!Pasteleros aficionados de dudosa experiencia buscan crear obras maestras para conseguir un premio de 10 mil dólares. 6. Las crónicas del tacoLos tacos más populares tienen una larga y rica historia detrás. Dale play y que empiece la aventura del saber con sabor. Cabe mencionar que este título fue galardonado en los premios The 2020 James Beard Media Awards (conocidos como el “Oscar” de la gastronomía).7. Sugar RushEsta es una competencia de pastelería en equipos, con un ingrediente clave que siempre falta en la cocina: el tiempo. Súper emocionante e ideal para cuando quieres ver algo entretenido, divertido y ligero.8. Restaurantes en apurosUn restaurador, una diseñadora y un chef viajan por el mundo renovando restaurantes con vistas espectaculares… y unos cuantos problemas. ¡De olvidable a memorable! Tráiler disponible aquí. 9. Sal, grasa, ácido, calor Inspirada en su libro homónimo, la cocinera y escritora gastronómica Samin Nosrat recorre el mundo en busca de claves para lograr maravillosos platillos y técnicas culinarias, comparte útiles consejos y muestra un pedacito de México. 10. Todo el mundo a la mesaEn una competición de lujo, chefs de primera categoría tratan de seducir los paladares más exigentes del mundo a través de platillos representativos de nueve países. 11. Street food: Latinamérica Esta serie apenas se va a estrenar (21 de julio de 2020), pero con ella podrás viajar a seis países y explora vibrantes escenas culinarias en lugares como Oaxaca, México, y Buenos Aires, Argentina. Tiene un formato de serie documental, así que espera varios capítulos.Ya estás listo para aprender mucho de cocina y alimentar con conocimientos a ese chef que llevas dentro. Aprovecha el fin de semana y dale una oportunidad a estas deliciosas series.
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas. Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da. Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían. México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana. ¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
Si bien es cierto que lavar la ropa ha sido casi una enseñanza básica desde edades muy tempranas en muchos hogares, la realidad es que esta sencilla tarea del hogar se vuelve cada vez más desenfadada, cómoda y hasta divertida. La tecnología no solo está presente en nuestras áreas de entretenimiento, recámaras y cocinas, sino también en las áreas de lavado de nuestra ropa.De hecho, podríamos decir que, gracias a los avances en la tecnología, ahora es más sencillo lavar, quitar manchas de la ropa y mantener las prendas en mejor estado a pesar de las lavadas. Esto lo podemos lograr con el mínimo esfuerzo y sin gastar fortunas en productos de limpieza.Lavar la ropa se ha vuelto un tema de alta tecnología, gracias a la nueva tendencia en la industria del lavado, que es el lavado inteligente y que tiene que ver con la creación e implementación de ciclos de lavado para tejidos específicos, esto ya está implementado en las lavadoras disponibles para todos nosotros; ya no es cosa de las grandes empresas dedicadas al cuidado de la ropa. Las lavadoras LG con la exclusiva tecnología AI DD, ofrecen una experiencia de lavado hiper personalizada. No te pierdas: Cómo eliminar gérmenes de la ropa de los niños Una de las mejores formas de lavar la ropa, es hacerlo con la tecnología adecuada y para eso está la magia de las lavadoras LG con tecnología AI DD, en pocas palabras, las lavadoras más inteligentes de la industria. De hecho, son las únicas podríamos decir que “saben lo que necesita el usuario” y por eso pueden detectar una carga mixta de cualquier tipo de ropa que se introduzca en la máquina y programar el ciclo de lavado con movimientos, temperaturas y tiempos personalizados ideales para las prendas. Esto se logra gracias a la ayuda de inteligencia artificial, por lo que la única tarea del usuario será poner la ropa en la lavadora y después sacarla. Probablemente, muchas personas piensen que entre más tecnología es más probable el riesgo de fallas, sin embargo, debemos decir que eso es totalmente falso; una prueba de ello es la función LG Proactive Customer Care, que es un sistema que aprovecha la inteligencia artificial avanzada para alertar inmediatamente a los usuarios sobre posibles problemas antes de que ocurran, asimismo, el usuario tiene acceso a consejos útiles de mantenimiento para que los dispositivos LG funcionen de la mejor manera, aumentando así su tiempo de vida.No te pierdas: 7 pasos para desinfectar ropa sin maltratarla Para este momento, seguramente pasará por tu mente que esto es como una escena de película, y que la tecnología ha llegado demasiado lejos y ha facilitado totalmente la vida de las personas, y sí, tienes toda la razón, porque hoy en día la forma de vida va más enfocada en tener casas inteligentes que hagan las tareas más fáciles que nunca, por lo tanto, las lavadoras LG con AI DD son clave para lograrlo, porque no sólo cuidan tu ropa, sino que te hacen la vida más sencilla hasta cuando de comprar productos de limpieza se trata.Sin duda, la mejor forma de lavar la ropa jamás volverá a ser tan clásica como solía ser muchos años antes. Ahora será eligiendo los mejores electrodomésticos que hagan de esta sencilla tarea, algo divertido y, sobre todo, cómodo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD