Mazapanes, delicia navideña
Recomendaciones de Cocina

Mazapanes, delicia navideña

Por Kiwilimón - Noviembre 2013
Este dulce de herencia española es una de los más socorrido en navidad por su sabor, textura sedosa y presentación única.   En España es un postre tradicional navideño desde hace mucho tiempo y gracias al lazo cultural que existe entre el país Ibérico y América Latina hemos heredado el gusto por este dulce además de su técnica de preparación. Según cuenta la historia el mazapán se creó a partir de influencias árabes durante la ocupación de lo Moros en España y el primer registro sobre haberse preparado se remonta a 1577. Según este documento su origen se llevó a cabo en Toledo, por lo que ahí se come todo el año. El mazapán es, junto al turrón, los polvorones y los churros uno de los bocadillos dulces más tradicionales de la Navidad, al menos en lo que respecta a nuestra herencia española. La base de esta elaboración tan dulce y suave es la almendra y el azúcar a la que se unen ingredientes para aromatizar como puede ser la vainilla, la canela o el limón. Es aquí donde uno se puede poner ingenioso pues la receta es tan simple que puede aumentársele desde coco hasta chocolate y crear así un tipo propio. La forma de preparar mazapán en casa es muy simple: se toma la misma cantidad de almendra cruda y pelada y azúcar. Acto seguido se mezclan y se trituran o licuan hasta conseguir una pasta de textura y color uniforme, sin grumos. Después se deja descansar la masa y posteriormente se le da forma. Para finalizar se le barniza con clara de huevo y se hornea a 180º por unos 15 minutos para obtener mazapanes doraditos por fuera y suaves por dentro. En Latinoamérica el mazapán ha cruzado fronteras y en cada lugar existen diferentes formas de prepararlo. Por ejemplo el mazapán de Amatitlán, Guatemala es famoso desde el siglo XIX pues se elabora con las semillas de la calabaza, arroz y azúcar. En Venezuela, en el Estado Bolívar, se elabora con anacardo en vez de la almendra y azúcar. En las Filipinas, el mazapán de pili se hace de nueces de pili. En México, por supuesto, es muy popular el mazapán de cacahuate que puedes encontrara a diario durante todo el año en cualquier tienda conveniencia. Un perfecto acompañamiento para un mazapán recién hecho es una taza de chocolate caliente. El complemento entre el cacao y el sabor de la almendra es un maridaje que siempre ha funcionado así que es perfecto tanto para niños como para un café con amigos en una tarde fría de épocas decembrinas.  

Recetas con Mazapán

Receta de Tronco de Mazapán y Chocolate

Ingredientes: - 125 gramos de mazapán - 50 gramos de chocolate semi-amargo - 50 gramos de azúcar glass - 1 clara de huevo Haz click aquí y encuentra como preparar estos mazapanes.  

Receta de Pastel de Frutas con Chocolate y Mazapán

Ingredientes: - 200 gramos de mantequilla - 200 gramos de azúcar morena - 100 gramos de chocolate amargo en trozos - 75 mililitros de brandy - 1 cucharada de esencia de vainilla - 250 gramos de pasa - 100 gramos de arándano - 100 gramos de ralladura de cáscara de limón - 200 gramos de harina - 100 gramos de almendra - 3 cucharadas de cacao en polvo - 3 huevos batido - 2 cucharadas de canela en polvo - 500 gramos de mazapán - azúcares glass Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

"A ti, ¿te gustan los mazapanes?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La cena de Navidad es toda una experiencia de sabores y olores, los cuales impregnarán tu casa con risas y alegría. El toque mágico y dulce de esta velada sin duda se encuentra al final de la cena y no nos referimos al intercambio, sino al bendito postre, que al igual que los platillos de las fechas, sólemos comer sólo en diciembre.Luego de comer las delicias que se acostumbran en la velada navideña como el pavo, romeritos, bacalao, ensaladas y guarniciones, aunque seguramente no nos quedará un hueco, siempre podemos hacer espacio para una rebanada de pastel, pay o gelatina para poner el toque final de la cena y seguir con el ambiente que se vive dentro de nuestros hogares.Pero entre los postres postres más tradicionales para estas celebraciones, los buñuelos de piloncillo no pueden faltar, acompañados de un buen ponche o atole. Estos buñuelos se preparan con huevo, azúcar, aceite, harina blanca, sal, canela. Ya que la masa está lista, se deberán freír con aceite. Una vez que salgan del caso se espolvorean con azúcar y canela y se bañan con miel de piloncillo.Por otra parte, aunque no es precisamente navideño, el pastel es uno de los postres más comunes y puede ser de diferentes sabores. El que más se acostumbra a comer en Navidad es el tronco navideño, un bizcocho con relleno cremoso y una deliciosa cubierta de chocolate, el cual se decora con cerezas rojas.Para los que prefieran algo más sencillo, la gelatina mosaico (mezcla de fresa, limón, mango) bañanada con una mezcla de leche y leche condensada, con cerezas es infalible. Un postre sencillo, cumplidor y muy rendidor. Esta versión de Gelatina Mosaico de Ponche de Frutas funcionará bien en tu mesa navideña.Si hablamos de postres sencillos, unas fresas con crema se pueden preparar en menos de cinco minutos; sólo necesitas un kilo de fresas, dos tazas de crema, una lata de leche condensada y una cucharada de vainilla. Además de fresas, puedes preparar este platillo dulce con cualquier otra fruta, como uvas o duraznos.Intenta con estas Fresas Navideñas como postre para tu reunión o cena.Un toque lindo y un dulce detalle suelen ser las galletas de mantequilla, las cuales puedes decorar con betún de colores navideños (verde, rojo y dorado) o con alguna figura representativa de la época como Santa Claus, renos, arbolitos, bastoncillos...Lo más importante de una cena es con quién la compartes, aunque también lo es el postre, así que esperamos que estas ideas te hayan inspirado y que puedas hacer tus propias y dulces creaciones.
Hablar de mermelada puede ser un tema que te cause gran felicidad, porque quién no le quiere poner un poco de sabor a un pan tostado, a la fruta, a los hotcakes, o simplemente comer una cucharada de dulce sabor para levantar el ánimo en un día complicado. ¡Claro, sin pensar en que estás fallándole a tu tan comprometida misión con la dieta!Por lo tanto, cuando elijas la mermelada adecuada, no sólo debes pensar en calidad, sino en que esa mermelada se convertirá en el mejor complemento para cualquier hora del día, ya sea desayunar, el snack de media tarde o la cena. Y es que hoy por hoy, lo que más se necesita en casa es tener productos prácticos, que te solucionen un día acelerado o con poco tiempo para complementar tus alimentos. Así que, cuando pienses en cómo saber cuál es la mejor mermelada, no necesitarás recorrer todo el pasillo del súper, sólo ten en la mente que el producto que coloques en tu carrito de compras debe estar elaborado con ingredientes naturales, sin conservadores, sin azúcares añadidas y que dentro del frasco encuentres la cantidad adecuada de fruta 100% natural, pero sobre todo, que la puedas tener en una variedad de sabores para ti o las personas especiales con quienes la compartes. ¿Cuál es la mejor opción? Aquellas que tienen una selecta variedad de sabores, como las Mermeladas Smucker’s, que ofrecen todo lo que necesitas en un solo frasco y que además podrás combinar perfecto con tus demás alimentos guardados en la alacena. ¡Entre más colores, más sabores!Así que, en tu próxima visita al súper, no olvides comprar alguno de los sabores de Smucker’s, que pueden ser desde fresa, mora azul, naranja, chabacano, zarzamora, cereza o frambuesa. ¿Sabías que, comprometidos con todos los estilos de vida, también tienen productos bajos en azúcar y totalmente sin azúcar? Además, asegurarte de la calidad de tus productos será fácil, pues estarás comprando una mermelada con más de 30 años de tradición.
Seguramente entre tu colección de sartenes y ollas que tienes en la cocina, se encuentran varios refractarios de vidrio, los cuales utilizas muy de vez en cuando única y exclusivamente para hacer postres o hacer uno que otro platillo que se introduzca en el horno.Sin embargo, existen algunos que soportan el fuego directo de la estufa y con ellos podrías cocinar tus alimentos y darles un mejor sabor.Las ventajas que ofrece cocinar en un refractario de vidrio es que este material no contiene metales pesados como el níquel, cromo o teflón, que a la larga perjudican nuestra salud; además ahorra tiempo y dinero, pues los alimentos se cuecen con mayor rapidez y no gastas tanta energía (eléctrica o gas), asimismo, no se rayan y se limpian muy fácil, no absorben olores ni sabores.Gratín de berenjenas en refractarioLas desventajas que nosotros encontramos al cocinar con este tipo de refractarios es que el calor con el que se cuecen los alimentos se pierde muy rápido, por lo que la comida se enfría antes de servirla. De igual forma, hay comestibles que no quedan igual, como el arroz o alimentos para freír.Con esta información te dejamos algunos tips para que saques tus refractarios de vidrio y te aventures a cocinar de una forma más rápida, económica y saludable.En caso de cocinar verduras, deberás añadirle agua o algún caldo al refractario, para que cuando se estén cociendo no se peguen en el fondo del recipiente. El líquido deberás agregarlo antes de ponerlo al fuego, pues si lo añades una vez que está caliente podría romperse debido al choque de temperaturas.Para cocinar carne, pollo, pescado o mariscos, añade una capa de mantequilla en todos los rincones de la base del refractario, esto le dará un gran sabor a tus alimentos; además servirá para que no se peguen a la hora de cocerse.Muchos de los refractarios vienen con tapas de plástico, los cuales no utilizarás mientras se cocina, pues el calor las derretiría. Estas tapas únicamente se utilizan para guardar alimentos o cuando calientes un platillo en el horno de microondas.Para cocinar a fuego directo o en el horno con la necesidad de cubrir los alimentos deberás usar papel aluminio.Espagueti tricolor en refractarioPara manipular el refractario mientras cocinas, deberás hacerlo con mucho cuidado utilizando guantes para evitar una quemadura, pues estos utensilios alcanzan una temperatura muy alta de forma rápida.Al momento de quitarlo del fuego pon tu refractario sobre una superficie de una toalla, de prioridad húmeda, pues el contacto con otro material podría hacer que se rompa. No olvides verificar que pueden usarse dentro del horno o en la estufa, y pon en práctica estos consejos para darle otro sabor a tus comidas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD