Recomendaciones de Postres

Postres fáciles que puedes preparar en casa
Recomendaciones de Postres
¿A tu quincena le sobran muchos días? ¡No te preocupes! Con estas recetas podrás consentir a tu familia sin tener que invertir mucho dinero. Échale un vistazo a estosPostres fáciles que puedes preparar en casa.Galletas de jengibre con especiasEstas galletas están hechas básicamente con harina, huevo, mantequilla y azúcar, ingredientes muy económicos que seguramente ya tienes en tu cocina. Para darles el sabor característico solo necesitas unos gramos de unas cuantas especias, así que tampoco tienes que invertir mucho en eso tampoco.Turrón de chocolateEl postre perfecto para regalar es este delicioso turrón de chocolate. Puedes hacer las combinaciones que quieras con diferentes tipos de chocolates y sustituir el pistache, la nuez y la almendra por cacahuates o semillas de girasol para preparar una versión más económica.PolvoronesSolo necesitas cinco ingredientes para hacer estos exquisitos polvorones. Y para decorarlos puedes usar la misma azúcar. Solo revuélcalos y espolvoréalos cuando aún estén calientes para que se fije mejor el azúcar.Helado fácil de cocoTu bolsillo y tu paladar amarán esta receta. Combina leche condensada, crema para batir y leche de coco para preparar un delicioso helado de coco. Ojo: NO necesitas máquina para preparar helados. Con tu refrigerador y plástico antiadherente es más que suficiente.Pastel de zanahoria sin hornoPara esos días en los que no quieres ni prender el horno para no gastar gas esta receta es perfecta. Sin necesidad de hornear nada puedes preparar un pastel con el sabor característico de la zanahoria y la nuez moscada. Decóralo haciendo un betún con queso crema, jugo de limón y azúcar glas.Ahora sí: la falta de presupuesto nunca volverá a ser una razón para quedarte sin postre. Conoce más recetas para preparar postres económicos AQUÍ
Postres en licuadora
Recomendaciones de Postres
Si crees que necesitas cientos de aditamentos y herramientas en la cocina para preparar postres increíbles, estás en un gran error. Con estas recetas te demostramos que lo único que necesitas para cocinar platillos dulces es una licuadora. Pastel de chocolate y nuez Con esta receta no necesitas cernir ingredientes o batir claras de huevo a mano. Basta con que tengas una licuadora para disfrutar de este delicioso pastel de chocolate y nuez.   Fresas con crema fácil Cuando tengas antojo de algo dulce recuerda que con solo 3 ingredientes y tu licuadora puedes preparar un exquisito postre de fresas con crema en menos de media hora.   Cupcakes de 3 leches Consiente a tu familia con unos esponjosos cupcakes. Agrega la mezcla de 3 leches cuando los cupcakes aún estén tibios. Así absorberán más el sabor.   Flan de queso crema Nunca había sido tan sencillo preparar el clásico flan de queso. Saca tu licuadora, flanera y olla express para hacer un flan de queso sin horno.   Smoothie de frambuesa y yogurt No todos los postres tienen forma de pastel o pay. Este smoothie puede ser el cierre dulce que le hace falta a tu comida. Recuerda triturar un poco los hielos antes de licuarlos.   Pay helado de limón y galleta La sencillez no está peleada con el sabor. Prepara este delicioso pay helado con pocos ingredientes y tan solo usando tu licuadora.   Gelatina de queso con duraznos La fruta que se usa en esta receta está en almíbar, así que puedes elegir la de tu preferencia: duraznos, mangos, piña, etc. Sirve cada rebanada con un chorrito de rompope.   Crepas con cajeta No te compliques con recetas súper elaboradas. Para preparar estas ricas crepas con cajeta solo hace falta una licuadora y algunos ingredientes que seguramente ya tienes en tu cocina.   Mermelada de piña casera Si lo tuyo es más de acompañar un trocito de panqué con un poco de tu mermelada favorita, te recomendamos esta receta. Elige tu fruta preferida y disfruta una rica mermelada casera.   ¿Cuál de todos estos postres es tu favorito? Déjanos tus comentarios.
Si AMAS el queso, estas 10 recetas fáciles son para ti
Recomendaciones de Cocina
¿El queso crema es uno de los imprescindibles en tu lista de la compra? Aprende a usar este delicioso y versátil ingrediente en recetas dulces y saladas.Te presentamos las 10 recetas fáciles con queso que te harán amar aún más este alimento que tiene tantos sabores y texturas. Pastel de Pasta y QuesoEste pastel de pasta y queso es nuestra versión de mac and cheese. El gratinado del queso te va a encantar, tiene más de lo normal lo cual le da una consistencia especial que te va a encantar.Crepas rellenas de queso crema y chocolate Aunque lo ideal es comer este postre con las crepas recién hechas, también puedes optar por preparar las crepas antes. Aprovecha el fin de semana para dedicarte a hacer las crepas, y entre semana rellénalas para ese antojo dulce.Espagueti con camarones en salsa cremosa Para que te sea más sencillo mezclar todos los ingredientes, te sugerimos dejar el queso crema un rato a temperatura ambiente y, cuando ya esté más blandito, acremarlo con una batidora. La salsa quedará más homogénea y deliciosa.Pastel de queso de crema de cacahuate Si te gustan los postres, pero este pastel te parece demasiado dulce, te recomendamos sustituir el jarabe de chocolate por chocolate amargo. Derrite las chispas de chocolate y viértelo sobre el pastel cuando aún esté frío.Queso crema con mermelada de chabacano y chile Olvídate de los cacahuates y las chips de papa. Este queso crema es la botana que necesitas para todas tus reuniones. Puedes hacer diferentes versiones de esta receta usando chile habanero con mermelada de mango o chipotle con mermelada de fresa.Crema de champiñones con nuez Esta crema queda muy bien con champiñones frescos, pero si no encuentras, puedes usar champiñones enlatados. Decora con una bolita de queso crema y ajonjolí y sumerge otro par dentro de cada bol de crema. ¡Serán una deliciosa sorpresa!Blintz Una de las grandes ventajas del queso crema es que combina con casi cualquier ingrediente que tengas en tu cocina. Prepara unos blintz con mermelada, ate, cajeta o, simplemente, con pedacitos de fruta fresca.Pay de limón con crepas ¿Tienes antojo de pay de limón, pero te da flojera prender el horno? Tienes que probar este riquísimo postre. Para darle más textura a las crepas, puedes agregar un poco de galletas molidas a la mezcla antes de vaciarla en el sartén.Cupcakes rojos con betún de queso crema La receta perfecta para reuniones grandes. Olvídate de estar sirviendo porciones individuales y mejor pon los cupcakes en una base y decóralos con el betún de queso crema. Además de ser más práctico, hará que tu mesa se vea increíble.Pechugas rellenas de queso crema y espinacas Aunque el resultado final de esta receta es realmente espectacular, la preparación es bastante sencilla. Como acompañamiento, te recomendamos hacer una ensalada o verduras al horno.Ahora sí ya tienes excusa para comprar esas 10 barras de queso crema. Prepara cualquiera de estas recetas y cuéntanos qué tal te quedó.
Prepara tus calaveras de azúcar con estas recetas maravillosas
Halloween y Día de Muertos
Las calaveras de azúcar forman parte de la tradición mexicana de rendir tributo a nuestros difuntos. Son una tradición que lleva muchos años de historia y que al día de hoy sigue vigente generación tras generación. Ante ello, hemos recopilado algunas recetas para preparar calaveritas de azúcar (y otros ingredientes) de forma fácil en casa. Calaveritas de amaranto con chocolate Sorprende a tu familia con estas ricas calaveritas de amaranto con chocolate este día de muertos. Son el dulce perfecto, rico y colorido. Lo mejor de todo es que las puedes hacer con anticipación. Calaveritas de amaranto ¿Te gusta el amaranto? Estas calaveritas son una opción diferente a las tradicionales de azúcar para honrar a los difuntos con un toque muy mexicano. Calaveritas de chocolate blanco Las calaveritas llegaron para adornar el altar de muertos en estas fechas. Prepara esta receta de calaveritas de chocolate blanco, un postre que les gusta a los chicos y grandes. Calaveritas de chocolate Las calaveritas de chocolate llegaron para adornar tu altar de muertos, deliciosas calaveritas para preparar en este día. Calaveritas de chocolate obscuro Típico postre mexicano para celebrar este día de muertos, las calaveritas de chocolate obscuro son el elemento principal para adornar el altar de muertos. Galletas de calaveritas Prepara con tus niños estas galletas de mantequilla con betún de colores para el Día de Muertos ¡Sera fácil y divertido!   ¿Cuál es tu receta de calaverita favorita? Para conocer más recetas haz clic aquí.      
7 recetas deliciosas de pan de muerto para preparar en tu casa
Halloween y Día de Muertos
El pan de muerto es de los primeros alimentos que se vienen a la mente una vez que la llegada del Día de Muertos o Halloween está muy cerca. Éste pan es de los más preferidos por los mexicanos que celebramos éstas fechas. El pan de muerto originalmente fue creado en la época de la Conquista y al paso del tiempo ha venido modificándose con diferentes ingredientes extras. Aquí te dejamos 7 deliciosas recetas de pan de muerto que puedes preparar en casa y compartas con tus seres queridos: Pan de muerto tradicional El pan de muerto tradicional es una receta típica de México para el día de muertos, es fácil de hacer y queda deliciosa. Ya no tienes que comprar el pan de muerto cuando puedes hacerlo desde tu casa. Pan de muerto relleno Prepara esta temporada un delicioso pan de muerto relleno de chocolate. Es la combinación perfecta para esta temporada no dejes de probarla te encantará. Pan de muerto con chocolate En este día de muertos prepara un rico pan de muerto sabor chocolate. Esponjosito y suave por dentro, barnizado con mantequilla y revolcado en azúcar. No lo dejes pasar. Pan de muerto fácil Prepara este esponjosito y azucarado pan de muerto fácil. Te enseñamos paso a paso cómo hacerlo para que deleites a todos en casa con su incomparable sabor. Nunca fue más fácil hacer un delicioso pan de muerto casero. Pan de muerto de yema Este delicioso pan de muerto de yema puedes prepararlo para el día de muertos o simplemente para un día de frío cuando quieras comerlo con un chocolatito caliente. Pan de muerto con rayadura de naranja Prepara este tradicional y esponjosito pan de muerto para las fiestas de día de muertos con rico sabor a naranja y escarchado de azúcar que te encantará. Pan de muerto típico mexicano El pan de muerto es un pan delicioso típico de mexico parecido a la rosca de reyes. Esta receta de pan de muerto la tienes que probar.    
8 deliciosas recetas con elote
Recomendaciones de Cocina
El maíz está presente casi todos los días en nuestra alimentación. Y, aunque la verdad las tortillas y los tamales son deliciosos, el maíz es más que eso. Aprovecha todo el potencial del elote y descubre maneras increíbles de disfrutar esta delicia nacional: Elote a la parrilla Este es el pretexto ideal para prender el asador, pero si no tienes uno ¡no hay problema! Puedes preparar unos deliciosos elotes a la parrilla asándolos directamente en un comal. No olvides su respectivo chilito y limón para cerrar con broche de oro la botana. Flan de elote  El elote es de esos increíbles ingredientes que saben bien en platillos dulces y salados. Y para muestra, un botón: el flan de elote. Puedes prepararlo con elote enlatado, pero si consigues elote fresco, mucho mejor. Pan de elote con rompope  Lo más genial de este pan es que, además de tener pedacitos de elote, está bañado en rompope. Puedes servirlo al centro para compartir o en platitos individuales con una bola de nieve de vainilla. Cupcakes de elote Una opción muy original a los tradicionales cupcakes que sueles preparar de vainilla o chocolate. Como se usa harina de hot cakes, tienes la opción de cocerlos en una sartén y ahorrarte el horneado. Solo recuerda hacerlos delgados para que no quede cruda la masa del centro. Pan de elote individual  Estos panecitos de elote quedan súper esponjositos y con un sabor muy rico, similar al de un pay de queso. Si tienes el tiempo encima, puedes prepararlos en el microondas. Usa una taza resistente al calor y vacía la mezcla hasta la mitad. Pan de elote con amaranto Si te quieres ver más profesional y preparar un pan de elote con un toque gourmet, tienes que probar esta receta. El amaranto le da un sabor muy especial al pan, además de agregarle unas pizcas crujientes a su consistencia esponjosa. Pastel de elote  Este pastel es delicioso así solito, pero si lo quieres decorar para un cumpleaños puedes preparar un betún de vainilla. Puedes darle un toque rústico aplicando el betún con una espátula y dejando la superficie con picos ligeros. Pan de elote fácil sin harina  ¿Se te acabó la harina? Entonces esta receta te puede servir. Disfruta un delicioso pan de elote usando solo 4 ingredientes. Aunque la verdad no necesita más cosas, puedes decorarlo con cajeta y nuez picada. La próxima vez que vayas al súper, compra unas latas de granos de elote o, mejor aún, unos elotes frescos y consiéntete con cualquiera de estas increíbles recetas. Cuéntanos, ¿qué más te gusta preparar usando elotes?
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
Tener una buena licuadora en casa es la mejor decisión, pues este electrodoméstico se ha convertido en un básico para las cocinas ya que nos ayuda a acortar tiempos en las mañanas, para el desayuno; en las tardes, a la hora de la comida, o hasta cuando queremos hacer un postre.Por ejemplo, si lo tuyo es lo práctico y nutritivo, los smoothies serán tu mejor aliado por la mañana, solo necesitas una licuadora que sea efectiva para picar el hielo de manera óptima y rápida.Pero además de picar hielo, los beneficios de elegir una buena licuadora llegan hasta adecuarse a los ingredientes que estás licuando y mantener una velocidad ideal para que todo quede perfectamente bien mezclado.Así que si quisieras hacer un postre, como este cheesecake sencillo de yoghurt con mandarina en menos de una hora, una licuadora como la KitchenAid K150 sería muy útil, pues con su función Soft Start el motor arranca a una velocidad más lenta para llevar los gajos de mandarina hacia las cuchillas, sin salpicar la leche y el yoghurt mientras los mezcla.Por otra parte, su control de motor Intellispeed detecta en automático el contenido, para así mantener la velocidad adecuada y darte como resultado una mezcla para cheesecake tersa y homogénea que sólo necesitará de un rato en el refrigerador para cuajar y estar lista.Esta licuadora KitchenAid K150 tiene muchas cualidades que la distinguen del resto, como su jarra resistente de policarbonato que rinde para 1.4 litros, muy útil si estás preparando algo para toda la familia, o su vaso individual para que no tengas que lavar toda la jarra en las mañanas, después de solo hacerte un licuado o smoothie, además de que cuenta con una función de ajuste para triturar hielo en menos de 10 segundos.Ya sea que busques el frappé casero perfecto o quieras tener mezclas, para sopas, salsas o postres, perfectas, esta licuadora podría ser la mejor elección para ti, encuéntrala hoy en Liverpool.
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD