Remedio casero para quitar perrillas
Salud

Remedio casero para quitar perrillas

Por Kiwilimón - June 2015
Las perrillas son horribles y súper difíciles de ocultar, pero estos remedios de la abuela que se han pasado de generación en generación te pueden servir para deshacerte de ellas más rápido. Ponlos en práctica y despídete de tu perrilla. 1.- Calienta agua de manzanilla y con una gasa póntela en el ojo, sin dejar que se enfríe demasiado pero cuidando que no te quemes; repite esto varias veces al día con una duración de 10 minutos por cada vez. Recuerda que el calor ayuda a que desaparezca la perrilla y la manzanilla a que se desinflame. 2.- Calienta aceite de bebe en un pequeño recipiente y úsalo para humedecer un Q-tip. Frota la perrilla con el algodoncito. Repite el proceso varias veces al día. Así que ya sabes…cuando te salga una perrilla en el ojo haz los trucos de la abuela y… ¡listo! Eso sí, lo más importante es que no te la andes tocando porque podría infectarse y empeorar. Ver artículo completo.

Notas relacionadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una alimentación correcta y balanceada nos ayuda a sentirnos bien y es fundamental para tener una buena salud. Sabemos que en casa la familia es la más importante, por eso en #KiwiTeCuida tenemos una sección dedicada a recetas de comida saludable para toda tu familia, con las cuales podrás organizar tus menús semanales y sentirte bien con lo que preparas, pues están avaladas por una nutrióloga profesional y la USDA. Para inaugurar el reto de la semana que dedicaremos a cocinarle saludable a tu familia, tendremos una clase en vivo muy especial este lunes 14 de junio, a las 18 horas, con el chef Mau Eggleton, quien te enseñará a preparar unas tortitas de chayote en salsa de chipotle que son perfectas para nutrir a todos en casa. Además, en esta clase contaremos con la participación de Shadia Asencio, directora editorial de Kiwilimón, y Gina Rangel, chef y health coach, para que les preguntes todo lo que quieras saber para cocinar de forma saludable a tu familia. Algunas de las recomendaciones que nos adelantan las nutriólogas es que compres ingredientes frescos para cocinar, en lugar de alimentos procesados; que consumas frutas y vegetales de la temporada; que introduzcas semanalmente un ingrediente nuevo a la dieta familiar y, sobre todo, que cocines con toda la familia, para que los hagas conscientes de los ingredientes, los procesos y todo lo que hay detrás de cada bocado que se llevan a la boca. ¡Además te divertirás en grande con ellos! ¡Te esperamos este lunes 14 de junio en nuestra clase en vivo a través de nuestro Facebook e Instagram oficial! 
Las frutas de verano en México son la mejor excusa para llenar de sabor a tu familia y combatir el calor con los poderes del mango, la sandía, el durazno y muchas otras delicias que no se pueden perder. Descubre cuáles son las frutas de verano en México y no te las pierdas. Durazno Aprovecha los meses de junio a agosto y sácale todo el jugo al durazno, una fruta dulce que bien puede pasar como postre. El durazno está lleno de fibra, vitamina A, C, E y K, además de potasio, cobre y magnesio. Mango México es uno de los países donde mayor diversidad de mango existe, así que aprovecha esta fruta de verano y prepara las mejores ensaladas, helados, cheesecakes o bebidas con él. Algunos tipos de mangos que no debes dejar pasar con el mango ataulfo, manila, ataulfo, kent y petacón. Piña La piña sabe bien en postres dulces o botanitas saladas, así que aprovecha sus vitaminas, antioxidantes y enzimas para mejorar tu digestión mientras comes una de las mejores frutas de verano en México. Pitaya La pitaya, también conocida como el fruto del dragón, tiene propiedades diuréticas gracias a sus grandes cantidades de agua, además de ser una fuente de minerales como hierro, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E. Mamey El mamey es por excelencia la fruta de verano en México, ya que lo podemos encontrar principalmente en Chiapas, Veracruz, Tabasco y en Yucatán. Su pulpa se puede utilizar en helados, licuados y otros postres, mientras que su huesito sirve para crear cosméticos naturales. Sandía La sandía es esa fruta de verano refrescante y dulce, ideal para comer con chilito, en helado, en agua y otros postres deliciosos que pocos pueden resistir. Entre los beneficios de la sandía podemos encontrar que es que está compuesta por un 90% de agua, así que con ella te podrás saciar fácilmente. Melón El melón podría ser ese postre refrescante que te aportará fibra, potasio y vitamina C, así que prepáralo como más te guste y aprovéchalo en esta temporada de verano. ¿Cuál es tu fruta de verano favorita?
Es imposible no pensar en un buen trago durante estas temporadas de calor. Y qué mejor que con mezcal, bebida tradicionalmente mexicana, muy reconocida en el mundo y con una historia única que refleja parte de nuestra cultura.La palabra mezcal proviene del náhuatl mexcalli, compuesta de los vocablos metl (maguey) e ixcalli (cocido), que significa maguey cocido. Al existir una gran variedad de agaves, cada uno da un toque y sabor único al mezcal. Existen diversas clases de mezcal: joven o blanco, reposado, añejo y madurado en vidrio. Asimismo, y según su proceso de elaboración, puede categorizarse en ancestral y artesanal. Comparto cuatro cocteles con mezcal que sin duda debes disfrutar.Mojito de mezcal: Mezcal blanco, 5 hojas de hierbabuena, agua mineral, ½ shot de jugo de limón fresco, 1 cucharadita de miel de agave, hielo. Sirve en vaso tipo highball.Mezcalini de jamaica: Mezcal blanco, ½ shot de jugo de limón fresco, 30 ml de concentrado de jamaica, 1 cucharadita e miel de agave y escarchar con sal de gusano. Sirve en copa martinera.Poblanito: Mezcal blanco, 1 shot de jugo de piña, 60 ml de licor de chile ancho, 60 ml de jarabe de romero, 1 cucharadita de miel de agave. Decora con una rodaja de chile serrano, hielo. Sirve en vaso old fashion.Margarita de mezcal y sandía: Mezcal blanco, 1 shot de jugo natural de sandía, agua mineral, ½ shot de jugo fresco de limón, 1 cucharadita de miel de agave, escarchar con sal del Himalaya, hielo molido. Sirve en vaso old fashion.
La gastronomía española es famosa por su tradición, sus ingredientes y su gran variedad, por lo que muchos conocemos algunos de sus platillos más emblemáticos, desde la paella, hasta su botana característica: las croquetas de jamón.La historia de la cocina española tiene mucho que ver con la ubicación geográfica del país, el cual se encuentra en la Península Ibérica, rodeada de aguas casi en su totalidad, así que naturalmente, esto hace del marisco uno de los pilares de la gastronomía española y es la causa de la dieta generalmente mediterránea del país. El resto del terreno diverso de España incluye cadenas montañosas, exuberantes pastos, extensas costas y fértiles tierras de cultivo, y proporciona una variedad de productos frescos. Pero también su cercanía con otros países, como Francia, le ha heredado platillos como las croquettes o croquetas, una botana ya típica que se sirve como tapas en bares y restaurantes, rellenas de diversos ingredientes, como bacalao, jamón, espinacas o pollo, por ejemplo.Estos pequeños y deliciosos bocados nacen de las sobras, pues con ellos se aprovecha lo que quedó de cocidos y estofados anteriores. Ahora las croquetas son tan famosas y tan españolas, que incluso tienen una fecha en el calendario destinada a ellas.De acuerdo con el sitio de cocina español Cocinatis, el secreto para las croquetas está en la bechamel, pero también en 6 puntos claves de la preparación:La masa no debe tener grumos: el tip para conseguir esto es templar la leche antes de añadirla al sartén.Cuela la harina: el nombre para esto es tamizar, pero se trata de colar la harina para que queda más fina y se eviten los grumos.Usa una batidora de globo: no hay mejor forma de asegurarte de que la bechamel quedará perfecta que usando una batidora de globo para mezclarla.Fríe el jamón: este paso dará más sabor si lo haces antes de añadir la harina y la leche.Elige bien tu empanizador: para que queden muy crujientes, como debe ser, reboza tus croquetas dos veces, o prueba hacerlas con panko.Hornea en lugar de freír: si quieres una versión un poco más ligera, prueba meter las croquetas al horno, rociarlas con aceite en aerosol y cocinarlas a 200 °C por alrededor de 15 minutos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD