7 ingredientes para sustituir el huevo en recetas horneadas
Te Cuida

7 ingredientes para sustituir el huevo en recetas horneadas

Por Eloísa Carmona - Mayo 2021
El huevo es un ingrediente base para muchos platillos, sobre todo para ciertas recetas horneadas, a las que les da estructura, textura, humedad y volumen. Una vez que sabes cuál de estas características aporta el huevo a tu receta, es más fácil sustituirlo.

Una vez que hayas descubierto el propósito del huevo en tu platillo, entonces también deberás tener en cuenta el sabor, para que el sustituto que elijas no domine el sabor de lo que estés horneando.

Cómo hornear sin huevo
Al elegir un reemplazo de huevo, es importante saber que el producto terminado probablemente no será una réplica exacta. Sin embargo, una vez que sabes qué aportan los huevos a la receta y qué resultado deseas lograr, tienes ganado el primer paso para un intercambio exitoso.

El huevo proporciona estructura, textura, humedad y volumen a los productos horneados de tres maneras principales:
  • Aglutinante: ayuda a mantener unidos los ingredientes secos y proporciona humedad.
  • Emulsionante: Actúa como espesante y aporta cuerpo a una receta.
  • Leudante: Esto significa que da “elevación” y crea bolsas de aire para ayudar a que los productos horneados se eleven.
Por ejemplo, si reemplazas el huevo con plátanos machacados, obtendrás el efecto aglutinante y emulsionante, mientras que si usas bicarbonato de sodio con vinagre, te proporcionará el efecto levadura.

7 ingredientes fáciles para sustituir el huevo
Existen suplementos de huevo especiales que puedes encontrar en supermercados, pero estos ingredientes caseros también pueden funcionarte.

1. Puré de manzana. La pectina que se encuentra en el puré de manzana actúa como aglutinante y ya que las manzanas tienen un alto contenido de azúcar, es una opción ideal para panes rápidos, muffins y panqués.

Las manzanas no son leudantes, por lo que los productos horneados serán más densos y húmedos con cada huevo que reemplace. Cómo usar puré de manzana para reemplazar un huevo: usa ¼ de taza de puré de manzana.

2. Plátanos machacados. Los plátanos funcionan de manera similar al puré de manzana y también unen los ingredientes secos y agregan humedad. La dulzura natural de la fruta la hace ideal para productos horneados más dulce, pero si necesitas un sabor más neutro, puedes probar otra fruta en puré, como aguacate triturado. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de puré de plátano.

3. Yogurt. El yogur natural o el suero de leche pueden reemplazar los huevos para agregar humedad y riqueza a una receta. Funcionan mejor en horneados con masa, como brownies, pasteles o galletas de caída. Debido a que el yogur y el suero de leche contienen ácido, se pueden usar como leudantes si añades bicarbonato de sodio o polvo para hornear. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de yogur o suero de leche. Como tip extra, agrega ¼ de cucharadita de polvo de hornear si necesitas un poco de levadura.

4. Agua mineral. El agua mineral actúa como leudante atrapando las burbujas de aire. También puede agregar humedad a una receta y se puede usar junto con otros sustitutos del huevo, particularmente opciones más densas, como purés de frutas. Esta técnica funciona en masa para cupcakes y pasteles, y también puede funcionar con panqués, waffles y panes rápidos. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de agua mineral.

5. Bicarbonato y vinagre. La reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre libera dióxido de carbono y agua, lo cual puede agregarle fuerza a los panqués, pasteles y masas de pan rápido. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de vinagre con una cucharadita de bicarbonato de sodio.

6. Chía molida. Las diminutas semillas de la planta de chía están repletas de ácidos grasos omega-3 y fibra, y también se pueden usar como aglutinante para panes, galletas y panqués sin agregar ningún sabor notable. Para emular la riqueza de un huevo, puedes agregar una pizca de aceite vegetal. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de chía molida con dos cucharadas de agua tibia y una cucharada de aceite vegetal.

7. Semillas de linaza molidas. Al igual que las semillas de chía, la linaza molida mezclada con agua tiene una propiedad gelatinosa que le permite mantener juntos otros ingredientes, como unir pasteles de carne o de cangrejo. La linaza se puede comprar previamente molida, o puedes optar por molerlas en un molinillo de café. Estas aportan un sabor a nuez más fuerte que puede ser una excelente adición al pan de plátano o las galletas de avena. Para reemplazar un huevo, agrega una cucharada de semillas de linaza molidas con dos o tres cucharadas de agua y deje reposar durante 10 minutos.
Califica esta receta
Calificaciones (6)
Raven TH
17/01/2022 22:50:46
muchas gracias por estos tips
Barbara R.
11/11/2021 12:20:42
graciaas, mucha gracias...
SELENE M DOMINGUEZ
02/07/2021 16:43:29
excelente! yo he probado con la semillas de linaza para hacer galletas de avena y frutos secos y ha sido un exito. gracias por los otros tips.
Martha Elva Campuzano
08/06/2021 03:08:43
Excelente
Georgina Cano
12/05/2021 16:56:01
excelente
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El horno de microondas es básico en todas las cocinas, pues nos ayuda a calentar la comida, a cocinar de manera más rápida y hasta hacer postres de manera muy sencilla. Debido a que es uno de los electrodomésticos más usados, es imprescindible que siempre esté limpio, pues la higiene dentro de la cocina es muy importante. Si tu microondas está sucio por dentro y por fuera, está guardando malos olores o hay comida pegada en el interior, no te preocupes, en kiwilimón te decimos como limpiarlo a fondo en un dos por tres. Lo mejor de todo es que tu horno de microondas quedará rechinando de limpio después de utilizar ingredientes que ya tienes en casa.¿Cómo limpiar el horno de microondas?La clave para mantener el microondas impecable es limpiarlo al menos una vez a la semana, pues de esta manera la suciedad no se acumulará y alargarás la vida útil de tu electrodoméstico. Si quieres limpiarlo de fondo empleando productos naturales, no te pierdas los consejos que te daremos a continuación.También puedes leer: Reglas básicas para saber qué sí y qué no cocinar en el horno de microondasAntes de limpiar tu microondasLa compañía General Electric hace las siguientes recomendaciones para limpiar tu microondas:Usa jabón líquido para trastes para limpiar el microondas.Emplea bicarbonato de sodio para limpiar el interior.Si hay comida muy pegada en el interior, calienta una taza de agua, pues el vapor ayudará a remover la suciedad más fácilmente.No emplees cloro o productos abrasivos para limpiar el horno de microondas, ya que este tipo de productos pueden dañar el electrodoméstico.Limpia tu microondas en un dos por tresAhora que ya sabes cuáles son los productos que puedes utilizar para limpiar tu horno de microondas, es hora de poner manos a la obra.¿Cómo limpiar el interior del microondas?1. Mezcla 1 taza de agua y dos cucharadas de vinagre de manzana en un traste apto para microondas. 2. Coloca el recipiente dentro del horno y calienta la mezcla por alrededor de 5 minutos o hasta que comience a hervir y suelte vapor. 3. Deja que la mezcla de vinagre y agua se enfríe y retira del horno de microondas. 4. Emplea una mezcla de agua con jabón líquido para limpiar el interior con una esponja. 5. Usa un trapo limpio y seco para secar el electrodoméstico.También puedes leer: 3 postres que no sabías que se pueden hacer en microondas¿Cómo limpiar las puertas del microondas?Si las puertas del horno de microondas están llenas de grasa y cochambre, no te preocupes, en kiwilimón tenemos la solución. 1. Mezcla un poco de agua con carbonato, sumerge una esponja en el líquido y remueve el exceso. 2. Talla la puerta, por dentro y por fuera, cuidadosamente, sin utilizar demasiada agua. 3. Emplea un trapo limpio y seco para remover los restos de la mezcla. 4. Si la puerta del microondas tiene cochambre, mezcla 1/3 de taza de agua con 1/3 de taza de vinagre y aplica sobre la grasa. 5. Deja reposar por alrededor de 10 minutos y limpia con un trapo húmedo.¿Cómo eliminar malos olores del microondas?Sabemos que los malos olores pueden ser muy molestos, por eso te enseñamos a deshacerte de ellos fácilmente. 1. Lo único que tienes que hacer es poner un poco de bicarbonato en un tazón y colocarlo dentro del microondas para que absorba los malos olores.
Las vitaminas C y D han sido las estrellas en estos años de pandemia, cuando todos hemos buscado la forma de resguardarnos de la manera más natural posible del COVID-19. Pero ¿cómo funcionan y en qué alimentos podemos encontrar vitaminas para fortalecernos contra el coronavirus?La vitamina C es un antioxidante del cual podríamos decir que desde siempre ha sido promovido como un benefactor en la función inmunológica saludable, mientras que la vitamina D saltó a la fama en años recientes, con sus posibles efectos positivos sobre la función inmunológica.Lo que la ciencia ha podido investigar hasta el momento respecto del consumo de vitaminas como suplemento y el nuevo COVID-19 es que existe la posibilidad de que los suplementos puedan ser efectivos. Por ejemplo, algunos estudios observacionales vinculan los niveles más bajos de vitaminas en la sangre con un mayor riesgo de dar positivo por el virus que causa el COVID-19, sin embargo, estudios como estos no pueden probar que la vitamina D proteja a las personas contra las infecciones.De acuerdo con información del sitio de la Universidad de Harvard, un estudio de 2021 sobre zinc y vitamina C tampoco demostró beneficios para las personas con COVID-19 leve. En este estudio, las personas cuyos síntomas no requirieron hospitalización fueron asignadas al azar para recibir sólo vitamina C, 8.000 mg/día, o sólo zinc, 50 mg/día, o ambos suplementos en las dosis anteriores o ninguno de ellos.A pesar de las dudas sobre el beneficio general de estos suplementos, muchos médicos comenzaron a recetarlos de forma rutinaria en los primeros días de la pandemia de COVID-19, probablemente por la falta de conocimiento sobre cómo tratar esta nueva infección y el historial de seguridad que tienen los suplementos de estas vitaminas.Mientras que las personas con deficiencias nutricionales sí deben recibir suplementos y las deficiencias de zinc o vitamina D son comunes y pueden contribuir a una función inmunológica deficiente, lo mejor siempre será poder adquirirlos de una dieta nutritiva y adecuada para cada persona. A continuación, te contamos más sobre las vitaminas C y D, además de en qué alimentos encontrarlas.La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua, un antioxidante y eliminador de radicales libres que tiene propiedades antiinflamatorias, influye en la inmunidad celular y la integridad vascular, y sirve como cofactor en la generación de sustancias que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina.Cuando una persona se encuentra en un estado de estrés oxidativo, como cuando está atravesando alguna enfermedad que cause incluidas infecciones graves y sepsis, por ejemplo el COVID-19, puede que requiera más vitamina C, pero aún se está estudiando el papel potencial de altas dosis para mejorar la inflamación y la lesión vascular en pacientes con este tipo de coronavirus.Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C, en especial las frutas cítricas, los tomates, el jugo de tomate y las papas. Otras buenas fuentes de alimentos con vitamina C incluyen:pimientos rojos y verdeskiwibrócolifresascoles de Bruselasmelón Muchas de las mejores fuentes alimenticias de vitamina C, como frutas y verduras, generalmente se consumen crudas. Consumir cinco raciones variadas de frutas y verduras al día puede aportar más de 200 mg de vitamina C.Por otro lado, la vitamina D es un nutriente importante que el cuerpo necesita para construir y mantener los huesos fuertes, entre otros beneficios. La fuente principal de esta vitamina es la luz solar, pues la piel absorbe los rayos ultravioletas del sol y los convierte en vitamina D.Sin embargo, muchas personas no obtienen la suficiente y esto ocurre especialmente si eres mayor, no comes alimentos saludables o tienes un tono de piel más oscuro. Si bien la vitamina D estimula el sistema inmunológico y alivia la inflamación, los expertos señalan que se necesita más investigación sobre sus propiedades antivirales.Aunque hay varios estudios sobre la relación entre la vitamina D y el COVID-19 que señalan que los niveles bajos de ella sí pueden aumentar la probabilidad de dar positivo, otros sugieren que los niveles más altos de vitamina D no reducen el riesgo de infección viral, hospitalización o gravedad de la COVID-19. La mejor forma de adquirir vitamina D es más luz solar, de 15 a 20 minutos tres días a la semana, y alimentos como:Pescado azul (como el salmón o las sardinas)carne rojaYemas de huevoAlimentos con vitamina D añadida, como la leche
La medicina es y está en uno. En la sanación energética actual, el camino es enseñar al paciente a sanarse a sí mismo, a encontrar medicina en lo que se escucha, en lo que se ve, se come y se decreta. Las tradiciones chinas milenarias afirman que es porque hay energía detrás de todo. Por eso, para ellos, el equilibrio significa salud y bienestar. Se habla mucho del Ayurveda indio como vía filosófica para curarse a través de la alimentación, pero como cultura madre, la china tiene mucho que aportar a la conversación. Regida por la filosofía tao, se explica que el cuerpo es unidad y no un compendio de partes autónomas, como se le aborda en la medicina occidental. Adicionalmente se dice que la teoría del ying y yang es intrínseca a la vida en general: está presente en los movimientos de la tierra, en las personas, en los alimentos.Bajo esa perspectiva todo tiene dos fuerzas: la positiva y negativa, el día y la noche, la luz y la sombra. A cada ying le corresponde un yang. Ni mucho, ni poco. Sólo el que equilibre. En una charla con el doctor del Instituto de Medicina China Osiris Triana, hace mención del columpio –un invento chino– como el mejor ejemplo de la sabiduría milenaria de aquel país: si te impulsas demasiado, saldrás volando. Con la inercia correcta, el juego es un disfrute. “La filosofía del yin yang surge de la observación de la naturaleza porque se considera que es el primer y el mejor maestro del hombre. Los antiguos comenzaron a entender que había ciclos en la naturaleza y que todos contaban con movimientos opuestos”, me explica Osiris.No todos necesitamos el mismo alimento. Hay que seleccionar la comida de acuerdo con la época del año, al clima particular del día, al estado de salud. “Nuestros órganos y sus afecciones o salud marcan el flujo de alimentos que necesitamos”, confirma Osiris. Como el tema es súper complejo, también hablé con José Adalberto Marín Ortiz, acupunturista y profesor de técnicas como Chi Kung y Kung Fu, quien asegura que no es casualidad que los chinos luzcan tan vigorosos y jóvenes a diferencia de los europeos, que desayunan pan y mermelada. Los chinos desayunan temprano, al alba, dice. Desayunan proteína y semillas que aumenten su energía vital.En la medicina china, el frío o el calor de las cosas y personas marca el paso: “los doctores se basan sobre todo en las manifestaciones de la naturaleza de la persona, incluso cuando tienen alguna enfermedad, se estudia la naturaleza de la enfermedad con la finalidad de regular la temperatura”, me confirma Adalberto. Adicionalmente me explica que en cada momento del día el cuerpo pide equilibrar la temperatura con los alimentos correctos. En la mañana, que hace frío, pide algo caliente; a medio día, algo que refresque, mientras que para la noche, lo mejor es elegir un guiso caliente y bajo en calorías. Osiris me cuenta que hay que observar las fluctuaciones de energía, de frío a calor, a lo largo del año: cuando la energía empieza a crecer es en la primavera; llega a su punto máximo en el verano. Cuando empieza a haber un retroceso en la energía Yang o energía de calor, comienza el otoño y, finalmente, cuando retrocede a su punto mínimo es el invierno. Esto determina el tipo de alimentos que necesitamos. La alimentación en la medicina tradicional china también observa la filosofía de los cinco elementos, en la que a cada estación le corresponde un elemento de la naturaleza: a la primavera le corresponde el elemento madera; al verano, el elemento fuego; al otoño, el metal, mientras que el invierno es el agua. A cada elemento le corresponde un órgano del cuerpo y un sabor frío o caliente que lo potencia. Por ejemplo, al elemento agua corresponde el riñón, por lo que hay que elegir alimentos que nutran y fortalezcan al riñón como el cordero o el frijol negro. Osiris lo explica así: al invierno le corresponde el elemento de agua que es un elemento ying, con una tendencia descendente fría, por lo que hay que balancear con alimentos de energía caliente. Asimismo, cada órgano tiene otra parte del cuerpo que lo fortalece o debilita. El órgano que potencia el riñón son los pulmones y su sabor es el picante, por lo que hay que consumir alimentos de esta naturaleza como cebolla, el jengibre o el ajo. “Poquito picante, porque si vamos al exceso, como en ejemplo del columpio, el movimiento va a ser demasiado fuerte y tendremos un desequilibrio”, concluye Osiris. Adalberto me indica que el hígado normalmente se congestiona o se “calienta” por estrés o por ira, por lo que personas con aflicciones en dicho órgano deben consumir alimentos amargos que lo refresquen. Los sabores dulces debilitan el vaso o sistema digestivo, en enfermedad habría que limitarlos, mientras que una persona con problemas de corazón debería evitar alimentos ácidos. Adicionalmente recomienda consumir alimentos lo más frescos posibles y masticar hasta lograr papillas, antes de engullir. Osiris, por su parte recomienda revisar qué es lo que requiere el cuerpo en cada momento del día y no guiarse por los antojos. En ello radica un amor real a nuestro cuerpo. El tema es recordar que la enfermedad es un desequilibrio de energía y que la recuperación de la salud está íntimamente relacionada con la armonización de aquello que entra al cuerpo: comida, pensamientos, estímulos y emociones.
En los últimos años, muchas personas han comenzado a buscar alternativas para reemplazar la azúcar refinada, especialmente ahora que enfermedades como la diabetes y la obesidad comenzaron a afectar a una gran parte de la población. Ahora podemos encontrar alternativas como fruta del monje, estevia, azúcar de coco y miel de agave, aunque este último es quizás el que más ha ganado popularidad, pues se cree que es 100% natural y que no daña nuestra salud, sin embargo, ¿qué tan saludable es el néctar de agave? ¡Aquí te contamos todo lo que tienes que saber sobre este ingrediente!¿Qué es la miel de agave?La miel de agave, también conocida como néctar, es un endulzante líquido que se obtiene del agave o maguey, la planta que también se utiliza para producir tequila. Este néctar tiene un color ámbar y suele ser más dulce que la miel y otros endulzantes, por lo que se requiere una cantidad menor para cocinar. A diferencia de la miel de abeja, este derivado del agave es una opción 100% vegana. También puedes leer: Los beneficios de sustituir el azúcar por monk fruit¿Es bueno comer miel de agave?Aunque las opiniones están divididas sobre este ingrediente de origen mexicano, la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard señala que “en el caso de la miel de agave, hay una diferencia en la manera en el que el cuerpo la procesa a comparación del azúcar de mesa. La miel de agave es mayormente fructuosa, la cual no incrementa los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre de manera directa. En cambio, la fructuosa se va al hígado para convertirse en glucosa”. Adicionalmente, una investigación publicada en 2014 estudió los efectos de la miel de maguey en un grupo de ratones. Los resultados indican que este endulzante de origen mexicano podría ser una opción saludable a comparación del azúcar de mesa, pues los ratones que consumieron agave tenían niveles de glucosa menores y subieron menos de peso que aquellos que consumieron azúcar refinada. A pesar de estos resultados, aún faltan más estudios para confirmar los beneficios de la miel de agave. La institución también señala que “consumir demasiada fructuosa puede causar que el hígado comience a producir grasa en forma de triglicéridos. Los niveles crónicamente altos de triglicéridos aumentan en riesgo de padecer diabetes o enfermedades del corazón”. Por lo tanto, los expertos de la universidad concluyen que no importa el tipo de azúcar que uses, pues lo “importante es limitar la cantidad total de azúcar añadida en tu dieta”. También puedes leer: 5 formas naturales de mantener tus índices de azúcar bajosLos beneficios de consumir miel de agaveSegún el portal WebMD, jarabe de agave es rico en las siguientes vitaminas:Vitamina B2Vitamina B6Vitamina B9Vitamina KLa miel de maguey tiene un índice glucémico bajoDe acuerdo con los expertos, la miel de agave tiene un índice glucémico bajo a comparación del azúcar, por lo que puede ser una opción para las personas con diabetes o para quienes buscan reducir su consumo de azúcar. Recuerda que antes de introducir alimentos a tu dieta deberás consultar a tu médico de cabecera.Razones para limitar el consumo de la miel de agaveTienes más calorías que el azúcar de mesa.El consumo excesivo de fructuosa tiene consecuencias severas en la salud, por lo que no es de todo recomendable para las personas que padecen diabetes.Aunque la miel de agave tiene un índice glucémico bajo, no es una opción 100% saludable, por lo que te recomendamos acudir a un profesional de la salud antes de incorporarla en tu dieta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD