Cómo quitar los malos olores de tus utensilios de cocina
Tips

Cómo quitar los malos olores de tus utensilios de cocina

Por Kiwilimón - February 2019

Todos tenemos en nuestra cocina un tupper que quedó teñido de rojo por el chile rojo de un asado que guardamos ahí. Y aunque no se ve bonito, lo de menos es el aspecto de un refractario. El problema es cuando los utensilios de la cocina guardan olores de la comida. Si ya tienes varios platos o contenedores que huelen feo, aquí te decimos cómo quitar malos olores de vasos, platos, tuppers y todo aquel utensilio de cocina.

Remojo

Cuando cocinas con cebolla, ajo o algún otro ingrediente de olor fuerte, lo mejor que puedes hacer es dejar el plato en cuestión de remojo. Llena un balde con agua y detergente para trastes y sumerge el utensilio que huela mal. Si no está muy impregnado, un par de minutos será suficiente para quitar el olor.

Limón y sal

Cuando los olores son un poco más difíciles, puedes usar la combinación de limón y sal. Frota el refractario con la mitad de un limón y sal. El jugo de limón neutraliza los olores, mientras que la sal ayuda a extraer cualquier resto de comida que pueda estar provocando el mal olor. Solo ten cuidado con los materiales en los que aplicas esta técnica, ya que pueden rallarse los utensilios.

Vinagre y bicarbonato

Otra opción que también funciona muy bien para quitar los malos olores es mezclar vinagre con bicarbonato de sodio. En un recipiente grande pon suficiente agua (de preferencia tibia o caliente) y agrega el vinagre con el bicarbonato. Sumerge los utensilios y déjalos reposar por lo menos media hora. Después lávalos como acostumbras hacerlo.

Cloro

Esta alternativa es efectiva, pero requiere mucho cuidado. Te sugerimos usar cloro con tu jabón cuando los trastes estuvieron en contacto con alimentos crudos, como puede ser carne de pollo, mariscos o cerdo. Ten cuidado de usar solo unas gotitas porque puede ser peligroso. Enjuaga muy bien los utensilios.

Pon en práctica estos tips y cuéntanos cuáles te funcionan mejor.

Estas recetas te pueden interesar:

Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacate

Salteado de carne con brócoli

Huevos a la cazuela con poblano

Tilapia a la veracruzana

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Ruth Gonzalez
20/03/2020 17:45:57
Súper datos de higiene
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mangos son una de las frutas más dulces y ricas que se producen en países como México, India y Brasil; la temporada de mango abarca los meses de febrero a agosto, lo cual los hace estar en su punto y ser menos caros, por eso debemos aprovechar estos meses para probar esta popular fruta tropical y qué mejor manera de hacerlo que comenzando por conocer 4 tips para elegir el mejor mango. Aplica estos consejos a la hora de escoger tus mangos favoritos en el mercado y disfruta de los mejores jugos y postres con mango para el verano. 1. Siente la superficie del mango Recuerda que las frutas como el durazno o el aguacate se ablandan a medida que van madurando y lo mismo pasa con el mango, de modo que si deseas comértelo lo más pronto posible, debes verificar que se sienta suave al tacto. Por el contrario, si te gustaría reservar tus mangos para días después, es mejor escogerlos con la cáscara más firme y dejar que maduren en casa. 2. Observa los detalles del mango No te enfoques únicamente en el color del mango, ya que no es el único indicio de maduración; también debes fijarte en las pequeñas manchas o puntos de color café, ya que estos detalles indican si el mango está prácticamente listo para consumirse. De igual manera puedes escoger los mangos gorditos y redondos, ya que mientras más delgados o planos se encuentren, más fibrosos estarán y si eliges aquellos con cáscara arrugada o reseca, probablemente no madurarán correctamente. 3. Huele el mango Puedes identificar un mango listo para ser consumido también a través de su aroma; los mangos maduros poseen un olor fuerte y dulce en el área del tallo. Si el olor de tu mango es rico e irresistible, seguro tienes un buen mango. 4. Compara su peso con otros mangos Cuando un mango está maduro, pesa considerablemente con respecto a su tamaño, cosa que no sucede cuando todavía no está listo. Se necesita ser un experto para juzgar esta característica, pero puedes dominarla si lo comparas con otros mangos. Si realizas estos tips para elegir el mejor mango, te aseguramos que te convertirás en un experto en poco tiempo. Ahora cuéntanos, ¿qué recetas con mango se te antoja preparar?
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas. Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da. Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían. México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana. ¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD