Viste tu hogar de un ambiente navideño
Consejos de Hogar

Viste tu hogar de un ambiente navideño

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
Se acerca el mes de diciembre y con ello NAVIDAD, una época que esperamos con ansia a que llegue durante todo el año; es en este mes cuando nos llenamos de un espíritu festivo que queremos compartir con nuestros seres queridos y que mejor que en nuestro hogar. Sabemos lo importante que es el que exista una decoración adecuada que logre el ambiente cálido y de convivencia que buscas, por eso te dejamos estos prácticos consejos para decorar tu espacio: 1.- Colores Es importante el manejo de los colores de temporada: los marrones y rojos, los verdes obscuros, el blanco y el dorado son los tonos que te darán el efecto navideño que buscas. 2.- El Arbolito Es casi imposible pensar en navidad sin imaginar un pino adornado en tu sala; el arbolito es una parte muy importante y hay muchas variedades para todos los gustos. Hay naturales, artificiales, verdes, de colores, con escarcha, con luz integrada; todo es cuestión de decidir cual es el adecuado para el interior de tu casa y claro, tu personalidad. 3.- Adornos En este hay que tomar en cuenta que serán de tres tipos: para el interior de tu casa, para el árbol y para el exterior de tu casa. Para el interior de tu casa las botas de fieltro y tela son los protagonistas, además de la escarcha, las coníferas y ornamenta con detalles de pino y nieve. Para el exterior las series de luz, las coníferas y pino, además de inflables y estatuas con motivo navideño fijas son perfectas. Mientras que para el árbol la creatividad es el límite, ya que puedes elegir las tradicionales esferas, elementos creados por tu imaginación, ya sea de fieltro, cartón u otro tipo de tela; e incluso las series y el infalible nacimiento. Todo es cuestión de tus ganas de celebrar y el entusiasmo que le pongas a esta fecha de acuerdo a tus gustos e ingenio.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cómo calmar la tos es una de las preguntas más frecuentes en temporada de frío, especialmente cuando las enfermedades de las vías respiratorias afloran y la tos seca persistente se convierte en un verdadero problema. Pero no te preocupes, porque podrías encontrar una gran solución con estos remedios caseros para aliviar los síntomas de la tos. Miel caliente con limón La miel caliente con limón para la tos es un remedio natural recomendado por las abuelitas y su eficacia se debe a que la miel es un demulcente y sus propiedades recubren y calman la zona irritada de la garganta, tal como menciona un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania. El limón contiene altos contenidos de vitamina C y te ayudará a afianzar tu sistema inmunológico.Té de jengibre El jengibre para la tos es un remedio casero realmente maravilloso, ya que esta increíble raíz posee propiedades expectorantes y antiinflamatorias, las cuales ayudan a reducir las flemas producidas durante la gripe. ¡Disfruta de una infusión de jengibre bien caliente! Tomillo Otro de los grandes remedios naturales para aliviar los síntomas de la tos es el tomillo, ya que además de ser una deliciosa hierba de olor, el tomillo tiene antioxidantes que podrían ser los responsables de aliviar la tos e irritación de garganta. Puedes prepararte un té de tomillo y así disfrutar de sus beneficios. Té de pimienta negra Aunque podría sorprenderte, la pimienta negra es un remedio natural contra la tos debido a que estimula la circulación y el flujo de flemas, aliviando de esta manera la garganta. Puedes preparar té de pimienta negra y agregarle una cucharada de miel para darle mejor sabor. Jugo de piña La piña es una fruta dulce y llena de nutrientes, tal como la bromelina, enzima con propiedades antiinflamatorias y mucolíticas que pueden reducir la mucosa de la garganta y eliminar la tos. Caldo de pollo Un caldo de pollo calientito podría ayudarte a aliviar los síntomas de la tos, además de ayudarte a fortalecer tu sistema ya que contiene proteína y vitaminas si lo combinas con verduras como zanahoria, papa, brócoli, ejote y hasta jengibre. Si le añades jugo de limón, tendrás más vitamina C. Recuerda que antes de tomar cualquier remedio natural para aliviar los síntomas de la tos, debes consultar a tu médico para una mejor valoración.
El té de manzanilla no falta en las casas para cuando alguien se siente mal del estómago, mientras que un té jengibre nunca falla para cuando estamos resfriados. No hay duda de que los tés herbales son excelentes remedios caseros.Pero además de estos que son muy comunes, existen otros tés herbales con muchos beneficios que puedes considerar tener en casa, pues pueden ayudarte con síntomas como las náuseas, dolores menstruales, o incluso aliviar la ansiedad, descúbrelos a continuación.Té de mentaEl té de menta es uno de los más utilizados en el mundo y estudios científicos han confirmado los efectos beneficiosos de la menta en el tracto digestivo. En específico, puede ayudar a aliviar la indigestión, las náuseas y el dolor de estómago, por lo tanto, el té de menta es un excelente remedio natural para estos síntomas.Té de equináceaLa equinácea es una planta medicinal cuyo té funciona como un remedio extremadamente popular para prevenir y acortar el resfriado común. La razón que da la evidencia científica es que la equinácea puede ayudar a estimular el sistema inmunológico y por eso podría ayudar al cuerpo a combatir virus o infecciones, además de disminuir la gravedad de los síntomas o incluso prevenirlo. También esta bebida herbal tibia puede ayudar a calmar el dolor de garganta o aclarar la congestión nasal cuando sientes que se acerca un resfriado.Té de rooibos o té rojoEl de rooibos es un té de hierbas que proviene de Sudáfrica, está hecho de las hojas del rooibos o arbusto rojo, por lo que también se conoce como té rojo. Los sudafricanos lo han utilizado históricamente con fines medicinales, pero hay muy poca investigación científica sobre el tema.Sin embargo, un estudio ha demostrado que el té de rooibos puede beneficiar la salud ósea, el cual sugiere que, junto con el té verde y negro, podría estimular las células involucradas en el crecimiento y la densidad ósea, pues reducen los marcadores de inflamación y toxicidad celular. Té de salviaEl té de salvia es bien conocido por sus propiedades medicinales y la investigación científica ha comenzado a respaldar varios de sus beneficios para la salud, especialmente el que está enfocado a la salud del cerebro, pues la salvia es beneficiosa para la función cognitiva, así como potencialmente eficaz contra los efectos de las placas implicadas en la enfermedad de Alzheimer.Además, la salvia también parece proporcionar beneficios cognitivos para adultos sanos, pues varios estudios encontraron mejoras en el estado de ánimo, la función mental y la memoria.Té de pasifloraLas hojas, tallos y flores de la pasiflora se utilizan para hacer té de pasiflora, el cual se usa tradicionalmente para aliviar la ansiedad y mejorar el sueño. Lo mejor de todo es que varios estudios han comenzado a respaldar estos usos. Por ejemplo, un estudio encontró que beber té de pasiflora durante una semana mejoró significativamente los puntajes de calidad del sueño, mientras que dos estudios en humanos encontraron que la pasiflora fue efectiva para reducir la ansiedad. Sin duda, tener estas hierbas en casa será una gran opción para hacer tés medicinales, como remedios caseros para diversas afecciones.
La diosa del chile era Tlatlauhqui cihuatl ichilzintli o ‘Señora roja del respetable chile’. A nadie le cabía duda: al chile había qué rendirle respeto. El chile, originario de la zona andina o de la selva amazónica, ha sido el alma de muchas cocinas del mundo y sin duda, el fuego artificial de la cocina mexicana. ¿Qué sería de nosotros si faltara este fruto que lastima lo mismo que entretiene la lengua? Los españoles lo llevaron a Europa como souvenir. Allá se declararon sensibles a su picor. En cambio, los paladares árabes, asiáticos y africanos lo recibieron como revelación. Muy pronto lo incorporaron a sus cocinas y comenzaron a producirlo. Ahora el extranjero que se declare intolerante a él, padecerá su influjo en más de un tercio del mundo. En Asia se perdería de cremosos currys de la cocina india, del pad thai de la cocina tailandesa, de las barbacoas de la cocina coreana con kimchi fermentado y guindillas o de las sopas agripicantes de la cocina sichuanesa. Ni qué decir del taco mexicano. El no iniciado se llevará a la boca un sencillo amasijo de carne y maíz sin su bendición de salsa verde. Que momento tan anticlimático tendrá al comer una torta de milanesa sin una mordida intermitente a un chile en escabeche. No hay platillo local donde no se le pueda hacer un huequito. Ya Cristóbal Colón hablaba de él como “una planta tan picante como la pimienta que los nativos consumen en todas las comidas”. Al chile sólo se le deja cuando el estómago lo pide o cuando se emprende ruta a tierras más occidentalizadas. En cada ocasión se le extraña. Todo es culpa de la capsaicina, una sustancia que responde al dolor y que libera opioides y endorfinas que lo neutralizan. Por ella, el chile es motor de placer y adicción.El uso del chile es antiguo. Se cree que las culturas mesoamericanas lo comenzaron a cultivar tan pronto se volvieron sedentarias. La altura y el clima favorecieron su esparcimiento. En las culturas nacionales fue alimento sagrado y leyenda. Aún hoy es signo que aleja el “mal de ojo” a penas se pone un collar vigilante en la puerta. Es sinónimo de fiesta cuando armoniza los alimentos; es suspiro, lágrima y silencio para los que toma desprevenidos.En Perú, la otra gran gastronomía latinoamericana, es una constante. Está presente en la sazón del ceviche, en el rocoto relleno arequipeño. En el sudeste asiático aporta balance a los guisos junto a la lima kafir y el coco. En los restaurantes mexicanos –los finos, los de calle– es cortesía y el centro de mesa más bello junto a un par de bolillos o totopos.Marea porque para mitigar su calor dan ganas de inspirar y con ello se sobre oxigena el cuerpo. Calienta la garganta lo mismo que la mente, por eso es albur y jolgorio del lenguaje –un deambular entre el respeto y la burla–. El o la que aguanta mucho es ‘macho’. El o la que aguanta poco es ‘gallina’. El chile se convierte en dulce cuando se le añade azúcar; en mole, cuando se le añade magia. Hace algunos siglos era correctivo para los niños maleducados y hoy es correctivo cuando se quiere tapar una mala técnica culinaria. El chile es el éxito de muchos negocios, un objeto del deseo en la cultura pop mexicana y erotismo en la poesía urbana. Está presente en rimas leyendas y canciones, como aquella que asegura que es picante pero sabroso. ¡Gracias, chile, por existir!Para terminar de rendirle un homenaje como se debe, te dejamos este compilatorio de salsas que, sin importar del país que seas, le darán alegría a tu comida.
Seguro conoces el árnica como pomada para cuando tienes dolores por golpes, para bajar la inflamación e incluso para tratar moretones, pero esta hierba medicinal también se puede beber en té de árnica y tiene muchos beneficios.El secreto para que el árnica funcione como desinflamatorio es que contiene helenalina, el elemento activo que no sólo le da el efecto antiinflamatorio, sino también antitumoral. ¿Para qué se toma el té de árnica?El árnica es usada sobre todo en tratamientos homeopáticos para desinflamar, aliviar dolores musculares o dolor de garganta. Además de té de árnica, esta hierba se usa para saborizar bebidas, postres lácteos congelados, dulces, productos horneados, gelatinas y pudines, y también se usa en productos cosméticos, como tónicos para el cabello.Existen varios medicamentos homeopáticos de árnica que se comercializan como un tratamiento eficaz para la osteoartritis, la neuralgia posterior al herpes, la neuropatía diabética, el dolor posquirúrgico, la cicatrización de heridas e incluso el cáncer, pero la evidencia científica que respalde su uso en el tratamiento de cualquier afección médica aún es limitada.El té de árnica se debe tomar muy diluido y sólo se deben usar las hojas, pues la flor tiene un nivel de toxicidad mayor. Para preparar té de árnica, calienta una taza de agua y una vez que hierva, añade una pizca de hojas de árnica, si lo deseas, puedes endulzar con miel o mezclar con otras hierbas, como manzanilla.Los químicos activos en el té de árnica pueden reducir la hinchazón, disminuir el dolor y actuar como antibióticos. Sin embargo, no se recomienda su uso con otros medicamentos o productos a base de hierbas que puedan diluir la sangre, como la aspirina, por ejemplo, pues algunos estudios han evidenciado que estos mismos químicos pueden limitar la capacidad de una persona para formar coágulos de sangre.Se dice también que el té de árnica funciona para prevenir el ardor que causa la gastritis y aliviar dolores y síntomas del resfriado, pero estos beneficios no están respaldados por suficiente investigación científica.Recuerda que si estás tomando árnica como medicamento homeopático, debes informar a tu doctor para que te oriente sobre su uso.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD