Las 10 escenas de 50 sombras de Grey que queremos ver en la película
Tips y Consejos

Las 10 escenas de 50 sombras de Grey que queremos ver en la película

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Estamos exactamente a 18 días del estreno de Cincuenta sombras de Grey y aunque sabemos que los libros no son precisamente obras de arte, confesamos que nos da mucha curiosidad ver cómo adaptaron finalmente la novela al film. Para este momento ya sabemos que algunas escenas no pasaron la prueba y fueron eliminadas por considerarlas no aptas para cine (como la famosa escena del tampón), sin embargo, tras releer el primer libro, encontramos que hay al menos 10 escenas que DEBEN aparecer para satisfacer las expectativas de millones de fanáticas de la trilogía de E.L. James Aquí un recuento de las 10 escenas del libro que queremos ver en la película:

1. La escena del elevador

Esta escena la hemos visto en el tráiler, pero esperamos que sea tan sensual como la pintan en el libro. Anastasia aún no ha firmado el acuerdo de confidencialidad y ni siquiera sabe todo lo que le espera al lado de Christian, quien en un arrebato (raro en él) decide besarla mientras sostiene sus manos por encima de la cabeza. Este es su primer beso y sin duda la primera escena que desata nuestra imaginación.

2. La primera vez que Christian ata a Anastasia con la corbata gris

Para que Anastasia se dé una idea de lo que vivirá en el "cuarto rojo del dolor" Christian utiliza la corbata gris para atarle las manos y darle una buena dosis de sexo oral. De hecho, cuando terminan, la madre de Christian irrumpe en su departamento y Ana debe ponerse la chamarra para evitar que su suegra vea las marcas en sus muñecas.

3. La primera visita de Ana al cuarto rojo del dolor

De esto trata casi todo el libro (o la trilogía) así que realmente esperamos con ansías ver la cara de Ana al entrar al cuarto. Así como queremos ver a Jamie Dornan en los jeans deslavados y semi rotos para darle vida al dominante Christian Grey.

4. "La primera vez" de Ana

Cuando Christian se entera que Ana es virgen decide hacer por ella algo que no ha hecho con NADIE: "hacer el amor", jajaja suena ridículo, lo sabemos... pero es la primera vez que Christian como todo un "caballero" decide llevar a Ana a su cuarto y hacer de su primera experiencia sexual algo maravilloso y digno de recordar.

5. La escena de la tina

Si la escena del tampón fue censurada, no sabemos cómo esta escena podría pasar la prueba, pero no existe un momento más erótico que cuando Anastasia descubre el poder de los genitales del súper billonario y logra volverlo loco en la tina (ajá, tragándose su semen de por medio, iugh!)

6. La primera vez que Christian castiga a Ana

Esta es definitivamente la primera ocasión que cualquiera se puede identificar con Ana y su miedo a lo desconocido y al dolor. Christian le propina 18 nalgadas. No una ni dos ¡dieciocho! Después ella misma reconoce que no le dolió tanto como esperaba, pero ese momento de tensión es imposible no llevarlo a la pantalla, ¿no creen

7. La borrachera de graduación

Estamos convencidas de que esta escena no pasará desapercibida, pero en serio lograrán hacer vomitar a Dakota de la manera tan textual que sucede en el libro, ¡ojalá no!

8. La primera vez que Ana toma un condón

Nuestra virginal protagonista jamás había puesto un condón, así que esto le resulta todo un reto, especialmente tratándose de Christian Grey y sus enormes ojos grises que la miran con atención.

9. El texting entre Ana y Christian

Dado que no hay muchos diálogos cuando Anastasia y Christian están juntos, esperamos que la película muestre la interminable lista de correos que se escriben. Especialmente los "títulos" de sus correos, porque son divertidísimos.

10. La negociación

Si bien Ana no está muy familiarizada con muchos términos del BDSM, nos identificamos con su pena al escuchar que Christian también ha probado la penetración anal. ¿O sea, cuántos chicos conocen que confiesen eso a la segunda o tercera cita? Esperamos que esta como otras conversaciones incómodas no sean sacadas de la cinta.

¿A ustedes qué otras escenas les gustaría encontrar?

Ver nota completa aquí.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La sal realza sabores, es casi con seguridad el condimento que nunca falta en la cocina y podría ir en todo lo que cocinas, desde ensaladas hasta helados y bebidas como micheladas o margaritas. La sal es maravillosa, pero la química de los alimentos es tan basta, que provee de otras formas de condimentar sin usarla.Por ejemplo, podrías usar salsa de soya al cocinar carnes o pescados y esta también destacaría el sabor de tu comida y aportaría otros toques, porque puedes sazonar la comida con ella. Esto puede que te vuele la mente (a mí sí me pasó, luego de descubrirlo en el documental de Netflix ‘Sal, grasa, ácido, calor’), porque piénsalo, la sal es básica al preparar comidas y ¿realmente alguna vez te habías planteado condimentar con algo más que no fuera sal?Hay muchos ingredientes y condimentos cercanos a la sal que no sólo sacarán lo mejor de los alimentos, sino que también aportan sus propios sabores únicos. Ya sea que los usemos además o directamente en lugar de sal, estos potenciadores de sabor se pueden convertir en una parte indispensable de tu cocina una vez que aprenda a usarlos.Salsa de soya La salsa de soya, hecha de soya fermentada, está llena de sal y un profundo y oscuro sabor a umami, por lo que le da un sabor profundo e inconfundible a todo lo que toca, desde arroz frito hasta brochetas de pollo marinado. Con ella, por ejemplo, podrías sazonar un pollo asado antes de meterlo en el horno, unas verduras asadas, o incluso usar un poco para sazonar el líquido para estofar costillas.Pescados curados en salSi te gustan las sardinas o las anchoas enlatadas, puedes triturarlas para hacerlas una pasta e integrarlas en un aderezo para ensaladas, de igual forma puedes incluirlo en salsas caseras para pastas. Lo mejor de los pescados curados en sal es que puedes hacerlos menos salados si por ejemplo, los enjuagas bajo el chorro de agua o los remojas en agua fría unas cuantas veces.MisoEl miso es una mezcla fermentada de frijoles de soya y koji (un tipo de moho totalmente seguro que crece en el arroz) que puede diluirse y extenderse a las carnes, mezclarse en adobos y salsas, o en aderezos. Puedes usarlo en casi todas las sopas o estofados que te imagines, desde uan clásica sopa de fideos con pollo hasta un chili de carne de res. Lo mejor es que hay varios tipos diferentes para elegir, con perfiles de sabor que van desde suaves y dulces hasta oscuros y amargos, así que puedes buscar uno que se adapte mejor a lo que sea que quieras condimentar.Salsa de pescadoEsta salsa es como una mezcla entre la salsa de soya y el pescado curado, pero con un sabor más grande y audaz. La salsa de pescado está hecha de pescado salado y fermentado, y aporta a la mesa una salinidad como de mar, junto con muchos sabores a pescado y caramelo. Es común encontrarla en platillos al estilo tailandés, pero puedes usarla en aderezos para ensalada César, platos simples de pasta e incluso en salsa de pizza. Vegetales fermentados o en salmueraLa mayoría de las verduras fermentadas se envasan en una mezcla de sal, agua y especias mientras se someten a su transformación, lo que significa que tanto las verduras como el líquido en el que están pasando son muy saladas. Cortar las partes sólidas y echarlas en una ensalada de granos o revolverlas en una sopa es una excelente manera de agregar condimento y un toque de escabeche. Y una vez que has usado o comido los encurtidos puedes usar la salmuera como cualquiera de los condimentos líquidos anteriores, en un adobo, en un aderezo para ensaladas o en un estofado.Ten en consideración que todas estas opciones son alternativas para condimentar que contienen sal, así que a excepción de la salsa de soya elaborada naturalmente, no serán una forma de reducir tu ingesta de sal, si eso es lo que buscabas, pero sí una manera diferente de darle sabor a tu comida.
Hacer pan de zanahoria es quizá una de las formas más accesibles de empezar a hornear. Los ingredientes son sencillos, zanahorias, vainilla, huevo, aceite, canela, azúcar, polvo para hornear, sal y harina es todo lo que necesitas para prepara este postre que ya es un clásico.Los orígenes del pastel de zanahoria no están del todo claros, pues hay una receta en inglés para hacer “pudín en una raíz de Carret (sic)” que data de 1951, pero esta es esencialmente una zanahoria rellena que incluye muchos elementos comunes al postre moderno.Desde ahí, ha evolucionado mucho y se ha vuelto muy popular en sus versiones caseras, porque es una forma de comer pan dulce controlando el azúcar que lleva, por ejemplo.Pero aunque es una receta sencilla, si eres primeriza lo más seguro es que tengas huecos del proceso que pueden ser llenados perfectamente por estos tips y así tendrás como resultado el pan de zanahoria perfecto.1. No tengas miedo al hornoCada horno es diferente. Si tu receta, por ejemplo, dice que hornees tu pan durante 30 minutos pero a los 20 ya huele a que algo se quema, no temas a abrir el horno, meter un palillo y asegurarte de que todo va bien con tu pan. Sigue tu olfato y tu intuición, las posibilidades de que tu horno explote si lo abres son mínimas. 2. Engrasa bien el moldeEl miedo aquí es usar demasiada mantequilla porque es una grasa, pero recuerda que el engrasado sirve para crear una barrera entre el molde y la mezcla, no te preocupes, tu pan no lo absorberá por completo. Para que esta barrera funcione, la mejor técnica es untar con suficiente mantequilla el molde (no tengas miedo a dejar una buena capa) y después enharinarlo. 3. Elige ingredientes de calidadExiste una gran diferencia de sabor al usar extracto de vainilla y saborizante de vainilla, así que no te limites cuando de elegir un ingrediente de calidad se trata. Piensa que este ingrediente puede ser costoso, pero te rendirá para otros platillos o para muchos panes de zanahoria. Además, el extracto suele tener mucho menos contenido de azúcar que los saborizantes.4. Las medidas sí importanLa repostería es caprichosa y añadir más o menos de algún ingrediente siempre tendrá un resultado súper diferente, así que si estás comenzando a hornear, intenta ser muy estricta con las medidas, para que la mezcla quede como idealmente debería.5. Invierte en herramientasUna batidora, unas tazas medidoras e incluso un molde de silicón podrían ser la clave para que tu pan de verdad quede perfecto. Si inviertes en un molde de silicón, esto te ahorrará el paso de engrasar tu molde. Así que si hornear panqué o cupcakes o cualquier otro bizcocho te ha gustado mucho, estas compras valdrán mucho la pena.Es probable que una vez que hagas tu primer pan de zanahoria no quede perfecto, pero no dejes de intentar y de buscar tus propios trucos y adaptarlos a tu receta. La práctica hace al maestro y los resultados llegarán a ser deliciosos. Te lo aseguramos.Recuerda que además de pan o pastel, hay muchas variaciones de pasteles de zanahoria que puedes hacer, como unos hot cakes, por ejemplo, la mezcla de zanahoria con harina puede ser muy versátil.
Las recetas de ceviche de pescado no suelen variar mucho en sus ingredientes y su paso a paso, pero lo que sí puede ser diferente es el tipo de pescado que se puede usar.El ceviche es un platillo con mucha historia, perfecto para el verano y muy fácil de hacer, originario de Perú, aunque también tiene versiones en Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, incluso México, pero sólo en Perú es considerado patrimonio cultural.Para preparar este fresco platillo que no se cocina con calor, se requiere de marinar el pescado (aunque también se hace ceviche de mariscos) en cítricos como limón y lima ácida, y se llegó a usar naranja agria también. La mayoría de las versiones lleva además chile, cilantro, cebolla y tomate.Por ejemplo, nuestra receta de ceviche tradicional señala en los ingredientes una taza de filete de pescado, 1/2 tazas de jitomate, dos cucharaditas de cebolla, dos cucharadas de chile serrano, tres cucharadas de cilantro fresco, una cucharadita de pimienta negra molida, el jugo de 5 limones y una cucharada de sal.¿Pero qué pescado es el que se requiere comprar? Los tipos de pescados para comer son varios, por ejemplo, hay pescados azules (como el atún, las sardinas y el salmón), pescados blancos (como el bacalao, la merluza o el cazo) y pescados semigrasos (como la trucha). A continuación, te explicamos cuáles son los ideales para hacer ceviche.Qué pescado comprar para hacer cevicheDe acuerdo con Yamilette González, coordinadora de chefs de Kiwilimón, los mejores pescados para hacer ceviche son el filete de mojarra, mero, tilapia, huachinango, corvina o blanco del Nilo.Cualquiera que elijas, lo más importante es que compres el pescado lo más fresco posible, pues esto hará que tu ceviche tenga un sabor fresco. Otro punto importante es que marines el pescado ya cortado en cubos, que lo dejes reposar en el marinado por lo menos 20 minutos y que lo hagas en refrigeración.Todo esto te asegurará un ceviche delicioso, perfecto para comer en verano y con todo el sabor del pescado que elijas.Pon a prueba estos consejos y prepara uno de estos ceviches en casa:Ceviche de pescado  Ceviche de pescado al tamarindoCeviche de pescado con naranja
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD