7 errores más comunes al cocinar pasteles

Por Kiwilimón - Marzo 2017
¿Estás pensando seriamente en desistir en tus intentos por usar el horno? Si después de muchas pruebas, tus pasteles siguen pareciendo un ejemplo desastroso de lo que NO debe hacerse en la cocina, probablemente estés cometiendo alguno de estos errores.

Deja de hacer esto en la cocina y obtendrás los mejores pasteles caseros:

  1. Prescindes del papel encerado.
Si alguna vez has llegado al final de la receta y has encontrado que te falta papel encerado, podrías pensar que no puede hacer mucha diferencia usarlo o no, pero la verdad es que sí, ¡y mucha! Nunca pases por alto el papel encerado, así como el engrasado y enharinado de los recipientes. http://giphy.com/gifs/baking-olll0Om4LT9zG
  1. Te olvidas de darle unos golpecitos al recipiente antes de meterlo al horno.
Este es un paso muy sencillo, pero primordial si quieres hornear un pastel perfecto. Por lo general, al vaciar la masa se forman pequeñas burbujas de aire. Esto ocurre sobre todo con las mezclas más espesas. Con unos golpecitos puedes sacar el aire y evitar que se formen huecos en el pastel.
  1. No usas ingredientes a temperatura ambiente.
Tal vez creas que no es importante (o te da flojera esperar a que los ingredientes se tibien), pero usar ingredientes que estén a la misma temperatura hace que sea mucho más sencillo mezclarlos y, por lo tanto, tener una masa más homogénea. via GIPHY
  1. No combinas primero los ingredientes secos.
Lees las instrucciones y vas agregando los ingredientes conforme los encuentras en la receta. ¿Te suena familiar? Bueno, la próxima vez que vayas a preparar un pastel mezcla primero los ingredientes secos, y después los líquidos. Así evitarás grumos o masas mal mezcladas. via GIPHY
  1. Abres la puerta del horno.
Te gana la curiosidad y abres (aunque sea un poquito) la puerta del horno. Si haces esto frecuentemente o antes de que el pastel esté horneado, el cambio en la temperatura del horno hará que la masa quede cruda o mal cocida en algunas partes.
  1. No ciernes la harina.
Cuando ciernes la harina (y en general los ingredientes secos) te aseguras de que no quedarán grumos para que la mezcla sea mucho más suave. Si tus pasteles te quedan pastosos o duros, prueba cerniendo la harina. Verás cómo te quedarán más esponjosos. via GIPHY
  1. Sacas el pastel del horno muy rápido.
Al igual que el abrir el horno, sacar el pastel inmediatamente puede afectar el resultado final. Los cambios de temperatura, en este caso, al final del horneado, pueden hacer que tus creaciones se desinflen.

Te invitamos a probar estos consejos con unos deliciosos pasteles:

 
Califica este artículo
Calificaciones (5)
yudith miranda
14/01/2020 09:22:43
muy buenos consejos
2623780481182233
27/11/2019 23:16:06
Gracias por los consejos bastante útiles
Iliana Aguilar
01/11/2019 08:22:11
Gracias por las recetas todo delicioso
Martha Vicencio
19/10/2019 08:44:22
Gracias por las recomendaciones, me fueron muy útiles.
Lucy Lara
13/10/2019 11:40:30
Exelente todo lo que hacen mis favoritos.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La mayoría de mexicanos relacionábamos el camote con el chiflido del carrito que recorría las calles, pero de un tiempo para acá lo hemos visto en todo tipo de platillos y formas de preparalo, ya que es uno de los tubérculos más deliciosos que podemos encontrar en el mercado, además de que es muy rico en vitaminas, minerales y antioxidantes.La forma más popular de disfrutar del camote es horneado a la leña, bañado con miel, leche evaporada, canela y piloncillo, pero no es la única forma de comerlos, motivo por el cual aquí diremos cuáles son sus beneficios y propiedades; además te mostraremos algunas formas de preparar este tubérculo.AntidiabéticoLa ingesta de este tubérculo le ayuda a algunas personas a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, asimismo aumenta la sensibilidad a la insulina, por lo que es un buen antidiabético.Cuida tu pielComer camote en tu dieta regular retrasa el envejecimiento en la piel, debido a que este alimento contiene compuesto fenólicos, betacaroteno y algunas otras sustancias antioxidantes.Ayuda en el deterioro visualEn algunas personas este tubérculo ayuda a prevenir un tipo de ceguera llamada xeroftalmina, la cual es asociada en la vitamina A. No es un alimento milagroso, pero por el betacaroteno previene el deterioro visual y cataratas.Puré de camoteNecesitarás dos camotes grandes, un cuarto de leche, dos cucharadas de mantequilla, sal y pimienta al gusto y una cucharadita de curry amarillo.Cuece los tubérculos en una olla con sal. Una vez que estén tiernos colócalos en un refractario y comienza a aplastarlos con un tenedor. Poco a poco le agregas la leche, la mantequilla, el curry, sal y pimienta para que se mezclen a la perfección. Este puré podrás servirlo con pollo o carneCrema de camoteEsta sopa es muy fácil de preparar y si deseas darle un mejor sabor podrías agregarle zanahoria. Mientras pones a hervir el camote, en un sartén sofríe cebolla picada, posteriormente le agregas jengibre, curry, comino, nuez y ajo, esto deberá estar sobre el fuego por un minuto. Luego esta mezcla agrégala al caldo donde se cocina el tubérculo y déjalo al fuego por 15 minutos, recuerda estar revolviendo constantemente. Una vez que el camote esté blandito agrega la leche únicamente para que se caliente (no dejar hervir). Licua la mezcla y déjala reposar un par de horas antes de servirla.Como ves, este alimento es versátil, delicioso y muy saludable, vale la pena que lo incorpores a tu dieta y disfrutes de su sabor y sus beneficios. Ensalada de camote con frutos secos
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
Uno de los grandes aliados de la cocina, sin duda alguna es el horno de la estufa. Sin embargo, a veces preferimos no usarlo y existen dos grandes motivos por los cuales no lo aprovechamos al máximo: el principal es que no tienes tiempo para cocinar, y el segundo es porque desconoces cómo usarlo correctamente o qué alimentos puedes preparar sin ocasionar un desastre total. Ante esta situación, te mostraremos cómo usar el horno de forma fácil y sencilla.1.- Al abrir la puerta del horno te darás cuenta que tiene dos rejillas, las cuales sirven para colocar los refractarios, sin embargo, debes saber que su función principal es distanciar los recipientes con los alimentos del calor, por lo que si quieres gratinar algo deberás colocarlo en la parte más alta, pues es donde se más concentra el calor.2.-Poner tu platillo a la mitad de las rejillas te dará una cocción pareja, pues el calor inundará tu platillo por todas partes, así que es la distancia perfecta para cocinar; y si tan solo deseas recalentar tus alimentos deberás ubicarlos en la parte más baja, ya que la temperatura en menor.CÓMO COCINAR PAPAS AL HORNO CON TOCINO3.-Los hornos modernos ya cuentan con distintas funciones, por lo que girando una perilla puedes escoger la forma de cocinar tu platillo, ya sea grill (asar cortes de carne o gratinar), cocción lenta (cocer piezas de carne en un recipiente abierto), función pizza o simplemente descongelar. Además, si tu horno no es tan moderno y aún no cuenta con la tecnología, puedes calcular la cocción con un termómetro que puedes encontrar en cualquier supermercado. 4.-Para deshidratar alimentos, lo ideal es colocarlos a una temperatura de 80 grados centígrados para que de esa forma conserven sus propiedades. Además, para que la temperatura no se eleve demasiado y afecte el resultado final de tus platillos,  te recomendamos no cerrar por completo el horno, es decir, dejar una rendija para que circule el aire, pues de esa forma se mantendrá nivelada la temperatura. El tiempo de deshidratación será variable dependiendo del grosor de los alimentos, pero entre siete y ocho horas estarán listos.5.- En caso de que desees ponerte creativa y hacer postres como unas galletas, recuerda que la temperatura ideal para hornearlas deberá ser de 130 grados centígrados y aún así, te recomendamos tomar en cuenta que todo horno tiene una potencia variable. Además, puede verse afectado por el grosor de la harina, pero entre 30 a 35 minutos estarán listas.6.- Para preparar guisados, tu horno deberá estar a 150 grados centígrados. Por ejemplo: una lasaña, la cual está compuesta por pasta, quesos y crema, estará lista en 30 minutos. En caso de realizar lomo de cerdo deberás  dejarlo en el horno aproximadamente 25 minutos para que de esa forma la carne absorba los sabores de los ingredientes con los que lo cocinas; mientras que un pollo relleno deberá estar cocinándose por 30 minutos. Recuerda que estos tiempos pueden variar dependiendo la potencia de cada horno. RECETA DE LASAÑA BOLOÑESA7.-Para los postres, panques, pasteles, cupcakes, etc, tu horno deberá estar a una temperatura de 180 grados centígrados, esto sin importar si es de chocolate, vainilla, fresa, etc. El refractario con la harina deberá estar dentro del horno por aproximadamente 40 minutos, una vez que esté cocido y ligeramente dorado, podrás sacarlo y antes de retirarlo, dejarlo enfriar por 15 minutos para desmoldar con éxito.  Una vez que esté a temperatura ambiente, podrás decorarlo.8.-Si vas a cocinar carne o pescado en el horno, este deberá estar a 200 grados centígrados. En caso de que tu carne lleve hueso este deberá quedar abajo. Si se trata de un corte con bastante grasa, esa parte deberá estar arriba, para que así pueda escurrir y darle mejor sabor al corte. La a carne y el pescado se sellarán (dorar por fuera y mantiene su jugo) de 5 a 10 minutos. Una vez que se cumpla este tiempo baja la temperatura a 180 grados y déjala unos 10 minutos más para que no pierda su sabor.RECETAS DE PIERNAS AL HORNO9.- Cuando cocines con niños, te recomendamos elegir una receta como pizza, ya que es divertida, pero al mismo tiempo servirá para que los niños conozcan la dificultad de amasar, crear la salsa y colocar los ingredientes (queso, peperoni, jamón, piña, etc). Antes de meterla al horno, este deberá estar precalentado a 250 grados, posteriormente tendrás que bajar la temperatura a 220 grados e introduce la pizza, la cual estará lista entre 5 y 10 minutos.10.- La clave de oro para que muchos platillos logren una coción perfecta es: nunca abrir el horno mientras se esté cocinando algo o al menos no durante los primeros 20 minutos. Y es que recuerda que la temperatura en el interior se transforma y los golpes de aire dañarán tus platillos; la carne se desangra, los pastelillos se achatan, etc. Esta maniobra (abrir la puerta) únicamente es válida cuando estás gratinando algún alimento.En caso de que tu horno no tenga un termómetro integrado deberás adquirir uno, el cual podrás colgar o poner de pie dentro de tu horno para así estar observando la temperatura.Una vez que le pierdas el miedo y aprendas cómo usar el horno, verás todas las ventajas, beneficios y platillos que puedes preparar ahí y se volverá tu aliado para preparar comida deliciosa.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD