Frutas de Otoño

Por Kiwilimón - Octubre 2014

En esta temporada (otoño- invierno), es básico que incluyas alimentos que protejan tu piel del frío, viento, humedad y lluvias. Una buena opción son las frutas ricas en vitamina A y C.

Con el objetivo de mejorar el estilo de vida y economía de los mexicanos, la Fundación Campo, Educación y Salud,  realizó un calendario de acuerdo a la temporada de cada fruta, lo que se traduce en disponibilidad, ahorro y aprovechamiento nutricional de estas 5 frutas. ¡Conócelas!

1. Guayaba. Es depurativa; elimina las toxinas de tu cuerpo. 2. Naranja. Mantiene tu organismo saludable. Es auxiliar en procesos digestivos, reumáticos y dolores de cabeza. 3. Melón. Además de ser un diurético natural, es rico en antioxidantes e hidratantes. 4. Plátano. Por su contenido en potasio es efectivo contra espasmos musculares; contiene el aminoácido triptófano, es decir, funciona como un antidepresivo natural. 5. Manzana. Es rica en fibra, lo que genera saciedad y acelera el metabolismo. También es eficaz para reducir el Colesterol Malo (LDL) y favorece la digestión.

Se recomienda que al día se ingieran 5 raciones de fruta. Cada porción es igual al  tamaño de tu puño cerrado; si es mayor, entonces podrían ser dos o más equivalencias.

Una clave para cuidar tu salud y figura, es que consumas las frutas más ricas en carbohidratos las primeras horas del día. Por ejemplo, el plátano y la naranja. Mientras que la guayaba, melón y manzana, las puedes consumir a cualquier hora.

Recuerda que en la temporada otoño-invierno se presentan más casos de gripe, tos y alergias, por lo que el consumo de estas frutas son claves en tu salud. ¡No te limites a considerar esto sólo en tú guardarropa!, las vitaminas A y C  de estas frutas refuerzan tu sistema inmunológico.

Ver artículo original

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Uno de los platillos más representativos y deliciosos de la comida mexicana es, sin duda alguna, el pozole.Con cebollita, chile, orégano, rábanos, lechuga, mucho limón y de pollo, carne, verduras o como lo prefieras, el pozole es el platillo que no puede faltar en la mesa de los mexicanos sobre todo en septiembre, el mes patrio. ¿Pero alguna vez te has preguntado de dónde viene esta tradición?La palabra pozole es una derivación del náhuatl pozolli: potzonalli, apotzontli, que significan espuma o espumoso. En sus orígenes era un plato ritual de los mexicas y se consumía durante las ceremonias nahuas a Xipe Totéc: Nuestro Señor el Desollado. Entre los años 1325 y 152, se preparaba con la carne de los prisioneros sacrificados durante la celebración y se le daba un uso ceremonial, pues era servido sólo a los nobles o sacerdotes.Xipe Totéc era una deidad mexica asociada a la guerra, al maíz y a la renovación vegetal. Para desgranar al maíz había que "desollarlo" y quitarle sus hojas. Así, de la misma forma, para preparar el pozole se tenían que desollar los granos del maíz llamado cacahuacintle. Para lograr esto, ponían los granos a reposar en agua con cal durante algunas horas. Después de la llegada de los españoles, el canibalismo se prohibió y se sustituyó la carne de humano por carne de cerdo y así, el proceso del pozole ha ido cambiado a lo largo de la historia de México. En la actualidad, el pozole es diferente de acuerdo con la región donde se prepara: en el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, que lleva esa tonalidad por el tomate verde o la pepita molida y en algunos lugares se le agrega chicharrón, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja. En algunas otras zonas costeras se le agregan mariscos y pescado. Ya sea que lo prefieras con maciza, de surtida o de pollo; rojo, verde o blanco, estas Fiestas Patrias a la hora de disfrutar un increíble pozole ya sabrás de dónde surgió esta tradición.
Según la Organización Mundial de la Salud, comer sanamente y realizar algún tipo de ejercicio contribuyen a alejar las enfermedades y aunque comida sana hay muchísima, existe un tipo de alimento que no sólo te alimenta sino que además tiene un beneficio real en tu memoria.Los hongos no sólo son uno de los alimentos más saludables en el mundo debido a su alto contenido en fibras, vitaminas, minerales, proteínas y antioxidantes. Este alimento también podría convertirse en milagroso, ya que al incluirlo por más de dos días en tu dieta diaria, podría reducir el riesgo en la pérdida de memoria y aumentaría la inteligencia, de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional de Singapur.Este estudio, el cual tuvo una duración de seis años (2001 al 2017) y en el que participaron 663 adultos mayores de 60 años, los investigadores comprobaron que las personas que ingerían más hongos presentaban un mejor desempeño en las pruebas de pensamiento, pues disminuía las posibilidades de un deterioro cognitivo leve; además, se descubrió que tenían una velocidad de procesamiento más rápida.Los hongos que los participantes estuvieron ingiriendo durante los años que duró el estudio fueron cola de pavo, ostras, shiitake, botón blanco, secos, dorados, así como estañados, con porciones de alrededor de 350 gramos dos veces por semana.Los investigadores confían en que la ergotioneina, antioxidante y antiinflamatorio que contienen los hongos y que el ser humano no genera por sí mismo, podría dar un mejor resultado combinándolo con nueces y algunos pescados, así como con verduras de hoja verde y té.Por otra parte, además recomendaron una dieta baja en azúcar y sal; asimismo, realizar ejercicio, beber con moderación y evitar el cigarro.Al parecer, de ahora en adelante los hongos podrían ser considerados un superalimento, ya que pueden inhibir la producción de toxinas, las cuales al acumularse en el cerebro pueden desarrollar enfermedades como el Alzheimer y algunas otras formas de demencia.Por último, otro de susbenfeicios es que preparar hongos es muy fácil y versátil, ya que puedes mezclarlos en ensaladas, en sándwiches, a la parrilla, en quesadillas, salteados, en caldo, cremas, a la mexicana o con pasta; incluso podrías sustituir la carne por setas.¿Necesitas ideas para comer más hongos?Caldo de Hongos con EpazoteQuesadillas Fritas de HongosLasaña Cremosa de Hongos y Espinaca
Durante la niñez, la nutrición es parte fundamental para la salud y el desarrollo de las habilidades y capacidades motrices y mentales de las personas. Si nuestros hijos tienen la alimentación adecuada, pueden evitar enfermedades como el sobrepeso, caries, anemia y hasta algunas más severas, como diabetes infantil y hasta cáncer. Pero ¿cuál es la clave de una alimentación sana? Todo se trata del balance entre cantidad y la calidad de los alimentos. Es muy importante que los niños coman de todo, pero de manera moderada y equilibrada, y que se le dé prioridad a los alimentos más naturales y sanos, como verduras y frutas, además de que se eviten los azúcares y los alimentos procesados. El Plato del Bien Comer Una buena forma de asegurarnos de que los niños ¬¬(e incluso nosotros mismos) coman correctamente es el Plato del Bien Comer, una iniciativa de la Secretaría de Salud para ayudarte a entender cómo debe ser una correcta alimentación.¿Cómo funciona el plato del bien comer?El plato del bien comer representa los tres grupos de alimentos que debes incluir en tu dieta diaria y se divide de acuerdo con sus características nutrimentales. El verde representa frutas y verduras; el amarillo representa cereales y tubérculos, y el rojo, leguminosas y alimentos de origen animal.En la zona verde podemos agrupar alimentos que se deben consumir en mayor porción, ya que son nutritivos y tienen muchos beneficios para el bienestar. En este grupo se encuentran las frutas y verduras que tienen vitaminas, minerales y fibras. Se deben consumir unas 5 piezas diarias de frutas y verduras para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.Los alimentos en la zona amarilla son los cereales y tubérculos, los cuales brindan la energía necesaria para poder realizar todas las actividades diarias. Se recomienda que la mayor parte del consumo de este grupo sean cereales integrales para aumentar la ingesta de fibra.Además, se recomienda combinar esta porción del plato con leguminosas, fuente de proteínas indispensables para la formación y reparación de los tejidos.Al final, la zona roja está formada por las carnes, los pescados, los lácteos, los huevos, que proporcionan proteínas de origen animal necesarias, y las leguminosas, a las cuales se recomienda darle preferencia a su consumo.Es importante que los niños coman alimentos de todos los grupos, ya que cada uno aporta algo necesario para el organismo, pero se debe hacer en las cantidades indicadas y combinando correctamente unos grupos con otros. Esta labor de alimentación balanceada no sólo se lleva a cabo desde casa. Existen fundaciones como Dibujando un mañana o asociaciones como Comer y Crecer, las cuales velan por el desarrollo de niños y jóvenes, su alimentación y su futuro, y a las cuales puedes apoyar con donativos aquí, para que su trabajo continúe.
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.¿Qué es el capeado?En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.BateSepara las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.AgregaTras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes. EspolvoreaAntes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.AceiteAntes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento. Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor. Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD