Frutas de Otoño

Por Kiwilimón - Octubre 2014

En esta temporada (otoño- invierno), es básico que incluyas alimentos que protejan tu piel del frío, viento, humedad y lluvias. Una buena opción son las frutas ricas en vitamina A y C.

Con el objetivo de mejorar el estilo de vida y economía de los mexicanos, la Fundación Campo, Educación y Salud,  realizó un calendario de acuerdo a la temporada de cada fruta, lo que se traduce en disponibilidad, ahorro y aprovechamiento nutricional de estas 5 frutas. ¡Conócelas!

1. Guayaba. Es depurativa; elimina las toxinas de tu cuerpo. 2. Naranja. Mantiene tu organismo saludable. Es auxiliar en procesos digestivos, reumáticos y dolores de cabeza. 3. Melón. Además de ser un diurético natural, es rico en antioxidantes e hidratantes. 4. Plátano. Por su contenido en potasio es efectivo contra espasmos musculares; contiene el aminoácido triptófano, es decir, funciona como un antidepresivo natural. 5. Manzana. Es rica en fibra, lo que genera saciedad y acelera el metabolismo. También es eficaz para reducir el Colesterol Malo (LDL) y favorece la digestión.

Se recomienda que al día se ingieran 5 raciones de fruta. Cada porción es igual al  tamaño de tu puño cerrado; si es mayor, entonces podrían ser dos o más equivalencias.

Una clave para cuidar tu salud y figura, es que consumas las frutas más ricas en carbohidratos las primeras horas del día. Por ejemplo, el plátano y la naranja. Mientras que la guayaba, melón y manzana, las puedes consumir a cualquier hora.

Recuerda que en la temporada otoño-invierno se presentan más casos de gripe, tos y alergias, por lo que el consumo de estas frutas son claves en tu salud. ¡No te limites a considerar esto sólo en tú guardarropa!, las vitaminas A y C  de estas frutas refuerzan tu sistema inmunológico.

Ver artículo original

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Al día de hoy, existen montones de fotografías en Instagram que muestran el hashtag #AvocadoToast. Y es que, admitámoslo, esta receta fascina a cualquiera por ser indulgente y nutritivo. Prepararla es sumamente sencillo, únicamente se necesita pan tostado, Aguacates de México y sal. Lo fascinante de este platillo es que no existe una sola manera de prepararlo y disfrutarlo. Básicamente todo depende de nuestra creatividad (o de las ideas que encontremos en Instagram). Es justo en esta red social donde podemos hallar combinaciones osadas, ya sea con langosta, queso, rábano, Sriracha, fresas o hasta chapulines. ¿Por qué sigue en boca de todos?Que un platillo como este siga de moda, no solo se debe a su sencillez y antojable apariencia, sino también a lo nutritivo que son los aguacates para nosotros, con casi 20 vitaminas y minerales. Es por eso que la gran ventaja de los avocado toasts es que, sin importar cómo decidas prepararlos, puedes estar seguro de que incorporarlos a tu dieta será un cambio saludable.Los aguacates pueden actuar como un “elevador de nutrientes” porque contienen grasas buenas, las insaturadas, y pueden ayudar a aumentar la absorción de nutrientes solubles en grasa de otros alimentos consumidos con la fruta, tales como las vitaminas A, D, K y E. Por un lado, el aguacate contiene 8 g de grasa por cada porción de 50 g, de los cuales más del 75% son grasas buenas. De hecho, el aguacate es prácticamente la única fruta con grasas buenas. Por eso, el consumo de platillos hechos a base de aguacate, como los avocado toasts, puede ser una decisión saludable y muy nutritiva. Es muy probable que las cifras en Instagram que tienen que ver con avocado toast sigan creciendo; es un platillo que llegó para quedarse en los corazones de gastrónomos y nutriólogos. ¿Quién podría decirle que no? Consigue algunos Aguacates de México y anímate a inventar tus propias versiones. Quién sabe, tal vez algún día tu invención marcará una nueva tendencia.
Después de hacer unas papas fritas o empanizar un pescado, ¿qué se puede hacer con el aceite? ¿Tirarlo al drenaje, ponerlo en una botella de plástico y echarlo a la basura, o usarlo un par de veces más? Aunque te parezca raro, la opción más recomendable es, irónicamente, la última. Pero cuando ya finalmente el aceite deba desecharse, tienes que tener mucho cuidado en la manera en que lo haces para no perjudicar el medio ambiente. Aquí te contamos cómo puedes desechar correctamente el aceite de cocina. ¿Por qué no puedo tirar el aceite por el desagüe?Esta es probablemente la solución más sencilla y “lógica”, ya que se trata de un alimento líquido. Sin embargo, el vaciar el aceite de cocina por la tubería acarrea varios problemas. Por un lado, la grasa puede acumularse en las paredes de la tubería, provocando atascos o, peor aún, la diseminación de bacterias. Otra de las razones por las cuales no debes tirar el aceite por el drenaje es que ese aceite puede perjudicar el agua residual. Tan solo un litro de aceite puede contaminar miles de litros de agua. ¿Por qué no puedo tirar el aceite a la basura?Algunas personas, con tal de evitar la contaminación del agua, almacenan el aceite en bolsas o recipientes de plástico para tirarlo a la basura. En un principio esta podría ser una solución efectiva, ya que de alguna manera se evita el contacto inmediato del aceite con el agua. No obstante, a la larga, el aceite puede derramarse y contaminar el agua o permanecer intacto, lo cual contribuye a la acumulación de basura y residuos. ¿Qué puedo hacer con los residuos de aceite de cocina?Una vez que tienes claro por qué no debes tirar el aceite al drenaje o a la basura, es más fácil que optes por soluciones ecológicas y efectivas. A continuación, te presentamos algunas para desechar el aceite de cocina. Reutilización del aceite. Lo primero que debes saber es que el aceite se puede reutilizar un par de veces antes de desecharlo. Espera a que se enfríe y con ayuda de un colador o filtro de café, elimina los residuos de comida. Úsalo un par de ocasiones más, cuidando de no combinar el aceite que usaste para freír pescado con carne o postres, por ejemplo. Reciclaje en casa. Cuando ya el aceite haya pasado por varios procesos de calentamiento, puedes usar los residuos para hacer velas caseras. Lo único que necesitas es el aceite usado, cera, aceite esencial y mecha para velas. Recuerda que también debes filtrar el aceite antes de hacerlas. Recolección especializada. Finalmente, la opción más profesional para deshacerse del aceite de cocina usado es recurrir al servicio de empresas que se dedican a su recolección. De igual manera, algunas ciudades cuentan con contenedores especiales. Investiga si en tu municipio tienen este servicio. Podrías tener un contenedor de aceite de cocina usado justo a la vuelta de tu casa.Recetas que te recomendamos:Dedos de pollo con cheetosAlitas adobadas Nopales capeados rellenos de queso Enmoladas de chorizo de soya
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD