Tips de la semana

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Te dejamos los tips de la semana. Esperamos que te ayuden de mucho en tu cocina:
  • Hacer hervir en proporción de 2 cucharadas de azúcar por 6 de leche, pintando las pastas al retirarlas del horno.
  • En los preparados de harina y leche no se puede especificar con exactitud la cantidad de leche necesaria, pues según la calidad de harina absorbe más o menos.
  • Conviene desmoldar los flanes cuando están fríos, para evitar que pierdan la forma de molde.
  • Para evitar que se formen los “ojitos” en el flan, colocar en la asadera en que va el agua (la que no debe hervir) y debajo del molde un papel doblado en cuatro.
  • El pan del día anterior parecerá fresco si antes de introducir un momento al horno se moja con un poquito de leche o agua fría. Para dar color a las salsas se le agregará caramelo liquido.
  • Cuando las sopas y guisos resultan demasiado salados agregarle un poco de agua, algunas papas o un poquito de azúcar.
  • Para hacer ensalada de remolacha resultan más sabrosas cocinadas o asadas al horno. No deben pelarse y se dejará siempre parte del tallo para que no pierdan su color, como tampoco deberán pincharse.
  • El jugo de espinacas crudas, para preparar los tallarines o darcolor a los purés, cremas, etc., después de bien lavadas. se pueden pasar por la máquina de picar carne, picar con una cuchilla, pasar por un cedazo de alambre o mortero, ponerlas en una muselina y exprimirlas.
  • Para que la miel no forme grumos debe guardarse en sitio oscuro o en recipiente de barro cocido.
  • Para que el puré resulte blanco se cocinan las papas peladas y para que resulte esponjoso se le agregará la leche caliente de a poco y batiendo sobre el fuego, por último la manteca y condimento.
  • Para que la cebolla no se oscurezca cuando se pica con anticipación se pasa primero por agua caliente y después por agua fría.
  • Para desflemar la cebolla se corta en rodajas finas, se pasa por agua caliente (no hirviendo) y después por agua fría.
  • Para calcular el arroz por persona, si se ha de hervir solo, se calculará un pocillo, y si va acompañado (pollo, pescado, etc.), Y4 de pocillo. La cantidad de liquido que absorbe es el doble del arroz El líquido que se le agrega debe ser caliente.
Recetas recomendadas de la semana:Menu con Chile PoblanoUn Menu de PrimaveraUn Menu Suculento de Italia      
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Durante la niñez, la nutrición es parte fundamental para la salud y el desarrollo de las habilidades y capacidades motrices y mentales de las personas. Si nuestros hijos tienen la alimentación adecuada, pueden evitar enfermedades como el sobrepeso, caries, anemia y hasta algunas más severas, como diabetes infantil y hasta cáncer. Pero ¿cuál es la clave de una alimentación sana? Todo se trata del balance entre cantidad y la calidad de los alimentos. Es muy importante que los niños coman de todo, pero de manera moderada y equilibrada, y que se le dé prioridad a los alimentos más naturales y sanos, como verduras y frutas, además de que se eviten los azúcares y los alimentos procesados. El Plato del Bien Comer Una buena forma de asegurarnos de que los niños ¬¬(e incluso nosotros mismos) coman correctamente es el Plato del Bien Comer, una iniciativa de la Secretaría de Salud para ayudarte a entender cómo debe ser una correcta alimentación.¿Cómo funciona el plato del bien comer?El plato del bien comer representa los tres grupos de alimentos que debes incluir en tu dieta diaria y se divide de acuerdo con sus características nutrimentales. El verde representa frutas y verduras; el amarillo representa cereales y tubérculos, y el rojo, leguminosas y alimentos de origen animal.En la zona verde podemos agrupar alimentos que se deben consumir en mayor porción, ya que son nutritivos y tienen muchos beneficios para el bienestar. En este grupo se encuentran las frutas y verduras que tienen vitaminas, minerales y fibras. Se deben consumir unas 5 piezas diarias de frutas y verduras para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.Los alimentos en la zona amarilla son los cereales y tubérculos, los cuales brindan la energía necesaria para poder realizar todas las actividades diarias. Se recomienda que la mayor parte del consumo de este grupo sean cereales integrales para aumentar la ingesta de fibra.Además, se recomienda combinar esta porción del plato con leguminosas, fuente de proteínas indispensables para la formación y reparación de los tejidos.Al final, la zona roja está formada por las carnes, los pescados, los lácteos, los huevos, que proporcionan proteínas de origen animal necesarias, y las leguminosas, a las cuales se recomienda darle preferencia a su consumo.Es importante que los niños coman alimentos de todos los grupos, ya que cada uno aporta algo necesario para el organismo, pero se debe hacer en las cantidades indicadas y combinando correctamente unos grupos con otros. Esta labor de alimentación balanceada no sólo se lleva a cabo desde casa. Existen fundaciones como Dibujando un mañana o asociaciones como Comer y Crecer, las cuales velan por el desarrollo de niños y jóvenes, su alimentación y su futuro, y a las cuales puedes apoyar con donativos aquí, para que su trabajo continúe.
Uno de los materiales más contaminantes en el mundo es el plástico y según el Informe Estado del Plástico 2018 de ONU Ambiente, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.Además, de acuerdo con estos datos, para el 2030 la producción de plásticos se duplicará a 619 millones de toneladas por año. Por otra parte, se dice que 80% de la basura es plástico de un solo uso, por lo que cada vez más empresas y personas se preocupan por buscar alternativas, con el fin de cambiar nuestros hábitos y así evitar seguir dañar el medio ambiente.Una de estas alternativas son las envolturas de cera de abeja reutilizables, que se han popularizado cada vez en más hogares.¿Cómo son estas envolturas?Esta opción se trata de una envoltura hecha con tela de algodón orgánico cubierta de cera de abeja, aceite de jojoba y resina de árbol que puede usarse una y otra vez, por lo que lo hace un gran sustituto al plástico para proteger alimentos. El revestimiento de sus ingredientes hace que la tela sea hermética, impermeable, flexible y lo suficientemente pegajosa como para comportarse como una envoltura de plástico. La cera de abejas y el aceite tienen cualidades antibacterianas que ayudan a mantener los alimentos frescos y permiten usar la envoltura varias veces. Así se usanUsarlas es lo más sencillo y práctico, sólo hay que moldear la envoltura de cera de abeja en la parte superior del alimento o envase utilizando el calor de las manos y haciendo presión para crear un sello. Para volver a usarlo nada más tienes que lavarla con agua fría y jabón para platos y está listo para utilizarse por todo un año.Después de un año de uso, la tela comienza a perder la cera de abeja y el aceite de jojoba, pero una vez que esto sucede no se convierte en desecho, sino en alimento para la tierra, pues es biogegradable. Actualmente hay muchas alternativas en el mercado, sobre todo en tiendas de productos orgánicos o zero waste, así que te invitamos a probarlas y así reducir tus residuos para cuidar al planeta.
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD