Las mejores formas de conservar frutas y verduras en buen estado
trucos de cocina

Las mejores formas de conservar frutas y verduras en buen estado

Por Kiwilimón - May 2019
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.

Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.

Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del
refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.

El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.
Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.

La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.

Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.

Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol.

Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Califica este artículo
Calificaciones (7)
Irma Chilan
05/07/2020 08:15:25
Excelente
Shura Shut Up
26/06/2020 10:09:26
Por eso me interesa mucho las publicaciones de kiwilimon.
Maribel Olvera
23/05/2020 23:19:44
Gracias por el tic
Ana Huerto
29/04/2020 12:42:48
Por eso entre a kiwilimon me encanta comer sano
Marleni Figueroa
11/04/2020 21:08:26
Gracias, me ayudan a saber que los tomates y otras frutas y verduras no necesitan refrigeración.
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El camote y la yuca son dos tubérculos nativos de América con un gran aporte nutrimental, usados desde la época prehispánica tanto en la cocina como en la medicina y que, a veces, para quienes no los conocen bien, pueden confundirse por su apariencia.Sin embargo, una vez que los distingues, tanto por fuera como por sus beneficios nutrimentales, querrás comenzar a incluir ambos en tu dieta, ya sea como puré de camote o como yuca frita, pues son deliciosos y le brindarán diversidad a tus comidas.Tipos de camoteEl camote, también conocido como batata, papa dulce o patata dulce, cuenta con tres tipos diferentes: el camote amarillo, el blanco (el cual puede confundirse más a menudo con la yuca) y el camote morado, cuyas propiedades incluyen proteger la salud del hígado, ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el ácido úrico.El camote amarillo, también llamado camote naranja, es quizá el más conocido. Por fuera, su cáscara tiene un color amarillo y por dentro, su pulpa es anaranjada. Tiene un sabor dulce, aunque sólo contiene 3% de azúcares, y entre sus beneficios nutrimentales tenemos su contenido de vitamina c como el más importante, pero también es fuente de proteína vegetal, vitamina a y k, y ácido fólico.El camote blanco tiene una apariencia como de papa alargada, con un color crema por fuera y por dentro y es muy rico en almidón y es muy útil para mejorar la digestión.¿Qué es la yuca?La yuca es un tubérculo también conocido como mandioca, casabe, aipim, guacamota o lumu, originaria de Bolivia y muy consumida en América del Sur, en países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Puerto Rico, Perú e incluso México.De las propiedades de la yuca sobresale que es muy rica en hidratos de carbono y azúcares, vitamina c, complejo B, y también puede ser blanca o amarillenta. Tiene varias similitudes con la papa y el camote, pero esta destaca por su contenido de potasio y de almidones. Quizá es raro encontrarla en supermercados, pero en mercados locales es más frecuente su venta y como dato importante y curioso, nunca debe comerse cruda, pues contiene cianuro de hidrógeno que sólo al cocerla se elimina.En países como República Dominicana, tradicionalmente se hace harina de yuca, llamada cativía o catibía, pero también conocida como tapioca en otros lugares, con la cual se elaboran empanadas, por ejemplo.Tanto la yuca como el camote son tubérculos muy nutritivos y con formas similares de uso, pues de ambos puedes hacer chips, papillas para bebé, puedes feírlos, hornearlos, y también tienen usos en cosmética y en colorantes de alimentos.Prueba incluirlas en tu día a día y compártenos tu experiencia en los comentarios.
Usar los restos de café para abonar nuestras plantitas es una gran manera de reciclar este tipo de residuos orgánicos y de mantener tu flora casera en perfeto estado.Sin embargo, es importante saber hacerlo correctamente, pues aunque muchas veces hemos visto que basta con poner el café molido usado sobre la superficie de la tierra, hay formas de hacerlo más efectivo.Para empezar, tienes que conocer los beneficios del café como abono para las plantas. El principal y más conocido es que el café molido contiene aproximadamente 2% de nitrógeno en volumen.Además, los posos de café, como también se les conoce, no son ácidos, pues el ácido en el café es soluble en agua, así que se queda principalmente en tu café.Por otra parte, el café molido tiene un pH neutro (entre 6,5 y 6,8 pH), mejora la estructura del suelo y es una excelente fuente de nitrógeno para el compostaje.Y aunque no está comprobado, la evidencia anecdótica sugiere que los posos de café repelen a las babosas y los caracoles en el jardín.Cómo usar el café como abonoUsar el café como abono es muy sencillo, pues simplemente puedes extenderlo directamente sobre el suelo. Pero aquí te dejamos más tips para aprovecharlo en tus plantas.-Extiéndelo sobre el suelo y cubre con hojas secas o composta.-Haz una pila de composta colocando los ingredientes en capas con 1/3 de hojas, 1/3 de recortes de hierba fresca y 1/3 de café molido.-Mezcla el café molido usado con papel picado u hojas secas, para tener un equivalente de una fuente de carbono.Si incorporas café molido directamente en el suelo, agrega un fertilizante nitrogenado al mismo tiempo. Los granos de café estimulan el crecimiento de microorganismos en el suelo, que utilizan nitrógeno para su crecimiento y reproducción, mientras los granos de café se descomponen por los microorganismos, el nitrógeno adicional en el fertilizante proporcionará una fuente de nutrientes para sus plantas.También puedes añadir los filtros de café de papel a tu composta como fuente de carbono. Sólo rómpelos en pedazos pequeños para acelerar la descomposición.Lo mejor de usar café como abono es que los residuos de café no se echan a perder, por lo que puedes almacenarlos para usarlos posteriormente y aplicar estos consejos en tu pequeño jardín en casa.
La gastronomía italiana, es sin duda, un mundo de sabores, aromas y texturas que a todas las personas nos fascinan y es que cómo resistirnos a la pizza italiana, a la pasta en sus diversas presentaciones y a los postres como el gelatto o la panna cotta.. Por esas y más razones, a continuación te presentamos los 7 platillos típicos de Italia más populares en el mundo. Espagueti a la boloñesa La pasta también es parte imprescindible de la gastronomía italiana y entre todas sus opciones, el espagueti a la boloñesa es una de las populares. Esta receta de pasta se acompaña con una salsa de especiada de tomate y un poco de rica carne picada. Lasaña La lasaña es uno de los platillos típicos de Italia más deliciosos que podemos encontrar. Aunque la preparación ha cambiado a lo largo del tiempo, lo más común es cocinarla con láminas de pasta, salsa bechamel, queso y carne. ¿Con qué otro ingrediente te gusta acompañarla? Ravioles Otra receta italiana realmente asombrosa son los ravioles, esas diminutas porciones de pasta rellena que han conquistado al mundo entero y tan es así, es que gracias a la migración de italianos, son un plato nacional también en Argentina. Pizza italiana Sin temor a equivocarnos la pizza es quizás el platillo italiano que más presencia tiene a nivel mundial y es que esta irresistible variación del pan es tan versátil, que se puede combinar con ingredientes para cualquier tipo de gustos. La pizza se originó en Nápoles en el siglo XVII pero a partir del XIX se empezó a preparar con queso.Risotto El risotto es un platillo típico de Italia proveniente de la región norte del país que conforma Piamonte, Lombardía y Verona. Es un arroz de mucho almidón que generalmente se combina con setas, quesos, espinacas y mariscos. ¿No se te antojó? Ensalada Capresse Además de la pasta, en Italia también destaca la ensalada capresse, la cual se prepara con jitomate, queso mozzarella, albahaca y un chorrito de aceite de oliva. No te dejes llevar por su simpleza, ya que aunque parece ser bastante sencilla, es súper rica. Ossobuco El ossobuco es un platillo tradicional italiano, originario de Milán, el cual consiste en un estofado de carne ternera sin deshuesar, acompañado por verduras como la zanahoria y la cebolla y sazonado con vino blanco y salsa de tomate. Tiramisú El tiramusú clásico, ese delicioso pastelito italiano, es un pastelito con queso mascarpone tradicionalmente hecho con café y licor, aunque actualmente también lo podemos encontrar con frutas, chocolate y demás combinaciones. Panna Cotta https://www.kiwilimon.com/receta/postres/panna-cotta-ligera-de-chocolateLa panna cotta es un postre italiano muy parecido a una gelatina, pero posee una consistencia más espesa. Literalmente significa “nata cocida” y está hecha de nata, leche, azúcar y frutos rojos, chocolate o caramelo. ¡Su sabor es irresistible! Gelato El gelato, el helado italiano, es un postre de consistencia más densa y sabor más fuerte que el helado tradicional. Lo podemos encontrar en cientos de sabores, pero los más comunes son chocolate, pistache, almendra, avellana, limón y frambuesa, entre otros. ¿Cuál se te antoja más? La gastronomía italiana es tan diversa como deliciosa, así que cuéntanos, cuál es tu platillo típico de Italia favorito y qué postre te gusta más.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD