5 recetas para una cena medieval estilo Game of Thrones
Comida Vegana

5 recetas para una cena medieval estilo Game of Thrones

Por Kiwilimón - Julio 2017
El estreno de la séptima temporada de Game of Thrones está aquí y ya no sabemos si reír o llorar de emoción. Algunos incluso están haciendo maratones de horas y horas para recordar al detalle dónde se quedaron nuestros personajes favoritos en la intrigante historia de Westeros. Nosotros pensamos que la mejor manera de disfrutar este estreno es con una cena medieval que le haga honor a la serie que ha encantado a millones de personas.  

Puré de castañas y papas

Un acompañante ideal para las dos recetas anteriores es un puré de papa, pero éste tiene un toque especial de castañas que le da un sabor más terrino, como el de un bosque de la serie.  

Pollo rostizado

En los diferentes albergues que se encuentran en el Camino del Rey en GOT sirven platillos diversos, pero en ninguno falla el pollo completo. Esta receta es súper facil y muy rústica.  

Clericot

Si algo toman en GOT es vino, de hecho demasiado. Tú también puedes darte tu copita de tino o probar esta receta que es un poco más dulce.  

Bull de Cerveza 

El otro trago de preferencia en las tierras medievales es la cerveza. Aquí te dejamos la receta para un buen bull muy cargado, pero hagas lo que hagas, asegúrate de servirla en tarro.  

Pastelitos de Limón 

El postre favorito de Sansa ahora se volverá un MUST en tu recetario. ¡No podrás dejár de comerlos!  
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Se acerca Día de Acción de Gracias y seguramente te encuentras preparando el menú más delicioso para poder compartir con la familia. Sabemos que el pavo es un clásico que no puede faltar en la mesa, pero si quieres darle la vuelta a la tradicional cena, tienes que probar cualquiera de estas increíbles salsas o gravys de Día de Acción de Gracias. Salsa de arándanos para pavo 350 g arándanos frescos1 ½ taza azúcar¾ taza jugo de naranja½ cucharadita canela en polvo¼ jengibre rallado1 pizca clavo de olor rallado1 cucharada ralladura de naranjaPreparaciónAgrega en una ollita el azúcar, el jugo de naranja, la canela, el jengibre, el clavo de olor y los arándanos.Hierve a fuego medio alto y reduce para cocinar durante 10 minutos o hasta que los arándanos se deshagan.Retirar del fuego y añade la ralladura de naranja; enfría para servir.Salsa de vino blanco y jerez1/4 taza mantequilla1/3 taza echalotes, finamente picados1/4 taza harina3 tazas caldo de pavo1 taza vino tinto1 cucharada de jerez1 cucharada tomillo fresco, finamente picadoal gusto de salal gusto de pimienta negra recién molidaPreparaciónA fuego medio alto, derrite la mantequilla y agrega los echalotes durante 5 minutos o hasta que se ablanden. Bate con la harina y cocina durante 2 minutos hasta que se doren.Lentamente agrega el caldo de pavo con el vino sin dejar de batir. Lleva a punto de ebullición y continúa cocinando hasta reducir, por 10 minutos más.Agrega el jerez y tomillo y sazona con sal y pimienta. Deja enfríar y sirve.Gravy de ponche de frutas 500 gramos de fruta usada en el ponche1/2 diente ajo molido1 cucharada mantequilla, derretida10 gramos sal20 gramos piloncillo rallado PreparaciónLicua la fruta con el ajo y la mantequilla. Sazona con sal y pimienta la mezcla y endulza con piloncillo.Agrega un poco de agua si la consistencia es muy espesa y mueve hasta integrar.Cocina la salsa en un sartén durante unos minutos y verifica sazón.Salsa de pavo tradicional 30 gramos de mantequilla30 gramos de harina300 mililitros de caldo de res, concentrado1 pizca de sal1 pizca de pimienta PreparaciónFunde la mantequilla en un sartén a temperatura media. Incorpora poco a poco la harina, sin dejar de mover para que ésta no se queme y no se formen grumos. Permite que se cocine por unos minutos.Una vez que tengas una pasta, agrega el caldo de carne. Cuidando de incorporarlo poco a poco sin dejar de mover la preparación, lo ideal es que utilices un batidor en forma de globo.Sazonar con sal y pimienta. Mezcla y coloca en un tazón.¡Cuéntanos cuál se te antoja más de estas 4 salsas para pavo!
El otoño es temporada de renovación y buena cerveza, por eso les recomendamos siete estilos para chocar los tarros y celebrar en grande. 7 estilos de temporadaBrown AleDeriva del estilo histórico inglés London Brown, que se creó en 1902 y llegó a considerarse como la cerveza más dulce de Londres. Actualmente se elabora con malta caramelo. En boca es ligera y dulce. Tiene aromas a nuez, chocolate y caramelo. PorterSu origen se disputa entre Inglaterra e Irlanda. Fue una receta creada especialmente para trabajadores con faenas físicas muy pesadas, la cual combinó tres tipos de ales. Es densa, huele a pan y chocolate, y en boca es robusta. StoutCreadas en el Reino Unido, como evolución de la Porter, a la cual necesitaban subirle la graduación alcohólica para sus viajes hacia las colonias inglesas y al norte de Europa. Es de color muy oscuro, con notas a tostados y un marcado sabor a café. De este estilo, hay dos variantes que te harán el día: American StoutSon cervezas con aromas y sabor a café y chocolate oscuro. En boca son cremosas y te calientan en boca al tomarlas por su poder alcohólico. Russian Imperial Stout Esta es la joya de la corona. Es la cerveza más alcohólica de las variantes que hay del estilo y la más popular entre la corte imperial Rusa. Por lo general utiliza maltas torrefactas muy intensas, tiene notas de nueces y un final cálido y elegante que no te hará extrañar el vino caliente europeo. De hecho, los ingleses, quienes son sus principales productores, se volvieron fanáticos del estilo después de las guerras napoleónicas en las que se quedaron sin viñedos. Pruébala con un sabroso estofado, un molito o un postre con chocolate o caramelo quemado. WeizenbockEsta es la Weizen que marca la diferencia. Es una cerveza Lager, a diferencia de las alemanas de trigo que son Ale. Tiene mucho alcohol, con un sabor cremoso y un perfil fuerte, con pan y granos de trigo. Sería el equivalente a un destilado de cerveza. Perfecto para brindar en compañía de charcutería, salchichas o preparaciones BBQ. Doppelbock Es una especialidad Bávara, elaborada en Múnich por los monjes de San Francisco de Paula, quienes la consideraban “pan líquido”. Es rica, malteada y con sabores tostados (a veces, dependiendo su versión, tiene un ligero toque de chocolate).
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116