Una guía ÚTIL para convertir cualquier receta en VEGANA

Por Kiwilimón - Enero 2017
Aunque el veganismo es un término que se conoce desde los años cuarenta, ha sido en los últimos años que esta práctica alimentaria ha cobrado mayor importancia. Las personas que siguen una dieta vegana se abstienen de comer cualquier producto de origen animal.
Si nos ponemos a pensar en la premisa del veganismo, puede resultar un poco complicado imaginar un menú semanal, ya que prácticamente todo en la lista diaria de alimentos incluye productos de origen animal. Sin embargo, esto es más sencillo de lo que parece.

Una foto publicada por Fawilla Vegan (@fawilla) el

Ya sea que sigas esta tendencia por cuestiones de salud, por principios éticos o por conservación del medio ambiente, te invitamos a probar estos sustitutos de productos alimenticios de origen animal. Con estos alimentos podrás convertir cualquier receta en vegana: Sustituye un huevo con:
  • 1 cucharada de semillas de linaza licuada en seco más 3 cucharadas de agua. Mezcla y deja que espese.
  • 1 yoghurt de soya.
  • 2 cucharadas de harina de coco más 5 cucharadas de agua. Deja reposar 5 minutos.
  • 1 cucharada de lino molido más 3 cucharadas de agua. Deja reposar.
  • 1 cucharada de agar agar más 2 cucharadas de agua caliente. Mezcla hasta que se disuelva.
  • ¼ de taza de harina de garbanzos más ¼ de taza de agua.
  • 1 cucharada de semillas de chía más 3 cucharadas de agua. Mezcla y deja reposar 15 minutos.
  • ¼ de taza de puré de manzana casero.
  • 2 cucharadas de crema de cacahuate.
  • 3 cucharadas de harina de avena más 3 cucharadas de agua. Mezcla y deja reposar.
  • ½ plátano maduro machacado.
Sustituye la mantequilla con:
  • Margarina vegetal
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
Sustituye la miel con:
  • Melaza
  • Jarabe de maple
  • Jarabe de agave
  • Dátiles batidos con agua
Sustituye la leche con cualquier leche vegetal (almendras, coco, soya, etc.).

Una foto publicada por Véro (@mao_joousama) el

Como puedes ver, convertir una receta tradicional en vegana es muy sencillo, y los productos son, en algunos casos, incluso más económicos que los de origen animal. ¿Conoces alguna otra manera de sustituir los alimentos derivados de los animales para convertir las recetas en veganas? Compártenos tus tips en los comentarios.

Con estos deliciosos platillos veganos, no extrañarás los productos de origen animal:

Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El romero, esa maravillosa plantita que utilizaban las abuelitas para arreglar cualquier malestar, resulta ser un poderoso aliado para salud, además de poseer un rico sabor que ayuda a sazonar los alimentos y sus propiedades también aportan a los artículos de belleza. ¡Conoce todos los beneficios del romero!Propiedades del romero De acuerdo a la editorial científica Elsevier, el romero posee alto contenido de glucósidos flavónicos, diterpenos y alcaloides que lo convierten en un excelente carminativo, digestivo y antiespasmódico, además de destacar por sus propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Beneficios del romeroGracias a sus maravillosas propiedades, el romero tiene grandes beneficios, tal como:Alivia los síntomas de las enfermedades respiratorias y malestares estomacales.Su efecto carminativo ayuda a disminuir los gases intestinales y cólicos menstruales.Gracias a sus propiedades antioxidantes, combate los radicales libres y es sumamente útil en tratamientos rejuvenecedores de belleza.Su alto contenido en hierro puede ayudar a tratar la anemia.Posee un poderoso efecto antibactericida, antiséptico, fungicida y balsámico.Para uso externo, el romero puede ayudar a dolores musculares y calambres, así como para desinflamar piernas y pies.Los masajes con aceite de romero en el cuero cabelludo mejoran la circulación y propician el crecimiento del cabello.Refuerza las uñas y evita que se quiebren y se maltraten.¿Cómo se consume el romero? Además de ser un excelente condimento que ayuda a potenciar el sabor de los alimentos, éste se puede consumir en té de romero, cápsulas, aceite esencial o extracto fluido, dependiendo el uso para el que esté destinado. Recuerda que el uso excesivo de esta plantita te podría llevar a una intoxicación o traerte consecuencias más severas, así que ya sabes, consulta a un experto antes de aprovechar todos los beneficios del romero.
Esa mañana callejoneamos por las áridas calles de la capital de Veracruz. El ambiente ya no olía a mar, o sí, pero de lejos. Erik Guerrero y yo esperamos en la mesita de lámina que por mantel llevaba el logo de una cerveza. La promesa eran los mariscos que, según uno de los chefs más importante del puerto y fundador de Nuestra Pesca, no tenían competencia. “Aquí viene hasta Enrique Olvera”, me aseguró. A los quince minutos, salió de la cocina de Ay Apá un tazón de barro grueso y humeante con arroz a la tumbada. A cada meneada de la cuchara salían las papas y los mariscos suspendidos en esa suerte de océano rojo con aromas a epazote. Recuerdo que, tras la quemada de lengua, el caldo me dio información sobre el sabor del mar, sobre la justicia que le hace a sus frutos una buena preparación. Esa no fue la única vez. Esa sensación vino con los cocteles de pulpo que me presentó Jonatán Gómez Luna en Tulum, o las almejas chinas que el chef Nico Mejía nos dio a probar en la laguna de Cuyutlán, Colima. Años antes también lo sentí frente a la Quebrada en Acapulco. No tenía ni cuatro años cuando supe que los mariscos de México son para hacerles un poema en endecasílabas. Los 1,592.77 km2 que mide el litoral mexicano son espacio suficiente para hacer una fiesta interminable de platos regionales que combinan los frutos del mar de formas únicas. El norteño, el costeño o el chilango sabe que una copa bombacha desbordada en camarones o una mesa de plástico con salcitas vinagrosas al centro, son la antesala de un placer reservado para los no novatos, para los que conocen la gastronomía nacional desde sus profundidades.Hay que sentirse plenamente mexicano y en confianza para jugarse la vida en un puesto de mariscos frente al metro en la Ciudad de México –y aún así es probable el hallazgo sea exitoso–. Y si eso sucede en el centro del país, a kilómetros del mar, el viaje por los dos flancos de las costas mexicanas amerita abrocharse los cinturones para luego desabrocharlos.La primera parada sería en Mazatlán, donde hay que pedirse un burrito de marlín tupido en frijoles frente a un chiringuito playero. En Tampico el viaje se hace corto cuando de por medio hay unas jaibas rellenas de Los Curricanes, que pueden llevarse de souvenir en su versión congelada y debidamente guardada en hielerita.Los aguachiles verdes del norte despiertan el sudor y las ganas de apagarlo a fuerza de cheves tan frías como las corrientes de Humboldt mientras que los negros de Yucatán nos cautivan con los sabores cenizos de su recado. ¿Ceviches, alguien? Hay tanta variedad como cocinas tradicionales. Ya saben, no es lo mismo el ceviche de Nayarit que uno de Jalisco o de Guerrero. ¿Un mole rojo con camarones? Hay que tocar base en el istmo oaxaqueño.De ostiones los de Sonora y mejor que tengan queso Parmesano. A Rosarito hay que llegar por las langostas al vapor que luego van fritas y arropadas en tortillas de harina recién hechas. Frijolitos, salcita y mantequilla, ¡pum! Directo al mar, y también al cielo. De ahí por almejas chocolatas a La Paz o por todo tipo de conchas a la Baja: sobre unas suculentas tostadas, a la Guerrerense; sobre platos con toques Baja-Med y técnicas pulcras a Fauna, Deckman’s o Villa Torél. Erik Guerrero dice que lo más rico del Golfo es su pescado, y del Pacífico, mariscos como el camarón, las conchas, el pulpo, el caracol, los calamares y las langostas. Nos invita a aventuramos fuera del puerto para ir por una recompensa única: los mariscos de Doña Tella en Alvarado. Sospecho que le haré caso. Después de su recomendación de Ay apá le creería que la luna es de Veracruz.Si no puedes viajar este año, no importa. La Cuaresma ya inició, y con ella una temporada gastronómica en la que no deben faltar las preparaciones frescas, las recetas picositas ni los mariscos que te van a llevar a las playas mexicanas en un par de ingredientes. ¿Listo para el tour?
“¿Qué hacer de comer hoy?” es una de las dudas existenciales que acechan a todos los adultos funcionales. Pero, en realidad, responderla no tiene porqué convertirse en un tormento, especialmente con estas deliciosas recetas de comida mexicana. ¡Disfruta de las siguientes opciones, arma tu menú semanal y cuéntanos cómo te quedaron! Entradas La comida mexicana tiene entre sus mejores platillos un sinfín de sopas y caldos que podemos preparar fácilmente en casa. Por eso, a continuación te presentamos una pequeña lista de sopas mexicanas de sencilla preparación pero delicioso sabor, ¡y qué decir de sus nutrimentos!Sopa Azteca Fácil Arroz Rojo a la Mexicana Sopa de Calabacitas con Chile Poblano Sopa de Letras con Verduras Sopa de Pollo con Nopales Guarniciones Antes de presentarte el plato principal, te mostramos unas cuantas guarniciones fáciles de hacer que puedes acompañar perfectamente con cualquier platillo mexicano. Son tan ricas, que es común encontrarlas en cualquier menú de comida corrida en las fonditas en la calle. Ensalada de Nopales Tatemados Ensalada Alta en Vitamina C Frijoles Charros con Chorizo Ensalada de Lentejas con Betabel y Queso de Cabra Plato fuerte Estos platillos son muy conocidos dentro de la cocina mexicana y es que además de tener un sabor maravilloso, son fáciles de preparar y rinden para toda la familia. ¡Atréveta a preparar cualquiera de estas deliciosas recetas mexicanas y olvídate del "¿qué hacer de comer hoy?"Tinga de Pollo Picadillo a la Mexicana Pescado a la Veracruzana con Chiles GüerosPastel Azteca Vegetariano Chile Relleno No olvides compartir con quien más quieras estas sabrosas y fáciles recetas de comida mexicana.
¿A qué sabe la comida tailandesa? ¿Cuáles son los ingredientes que más usan en este país que siempre se pinta como el destino más exótico que podrías conocer? En realidad, entre su gastronomía hay varios elementos reconocibles, como el arroz, los camarones o los fideos, pero también te sorprenderá la forma en la que mezclan lo salado, lo ácido, lo picante y lo dulce en sus comidas.Con platillos muy popularizados, como el pad thai, y el uso de jengibre azul, esta es una probadita de los ingredientes y platillos populares de la comida tailandesa.ArrozUsado en sopas o servido como plato secundario, el arroz nunca falta en la oferta de la comida de Tailandia. Puede ser que simplemente venga cocido, pero también se come frito o en sopas.GalangalConocido también como jengibre azul, el galangal o galangala es una especia muy utilizada en la comida tailandesa, que tiene un sabor y aroma similar al del jengibre. Añadido al arroz o en sopas, aporta un sabor picante y aromático.Curry verdePrincipalmente usado en la cocina tailandesa, el curry verde es una variedad de curry hecho a base de leche de coco, berenjena, azúcar, jengibre azul o galangal, salsa de pescado y albahaca tailandesa, entre otros. El curry verde con pollo es una de las formas más comunes de comerlo.Pad thaiEl pad thai es la comida tailandesa más famosa, su nombre significa “fideos salteados al estilo tailandés” y lleva una combinación de ingredientes como huevo, tofu, cacahuate y germen de soya. En su sabor se encuentra la salsa de pescado y los camarones secos, la acidez de la pasta de tamarindo fresco y jugo de limón, lo dulce del azúcar de palma y es ligeramente picante, pues la comida tailandesa también usa chiles.Tom Yum Esta es una sopa hecha con hierba de limón, raíz de galanga, hoja de lima kaffir, chiles ojo de pájaro y otros ingredientes, pues hay muchas variaciones de esta sopa, que puede llevar camarones (Tom Yum Goong), pollo (Tom Yum Gai), pescado (Tom Yum Pla) o mariscos mixtos (Tom Yum Taleh) y champiñones.Tom Kha GaiOtra sopa popular entre los tailandeses, esta se prepara con la especia galanga (kha) y leche de coco, como sus sabores principales y base.Som TamEste platillo es una ensalada de papaya picante, que se come en el noreste de Tailandia. Lleva una combinación de sabores: el picante del chile rojo, un toque salado de la salsa de pescado, la acidez del limón o el tamarindo, y la dulzura del azúcar de palma. Se puede mezclar con cangrejo, cacahuate, camarones secos y fideos de arroz, y el ingrediente principal pueden ser mangos, pepinos u otras verduras en lugar de papaya verde.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD