5 recetas virales que ya todos hicimos esta cuarentena
Datos curiosos

5 recetas virales que ya todos hicimos esta cuarentena

Por Eloísa Carmona - May 2020
Este momento es histórico e increíble: el mundo globalizado parece haber bajado su ritmo y nuestra mejor forma de mantenernos sanos ha sido distanciarnos socialmente. Así que nos adaptamos a trabajar en casa, a no abrazar a nuestros seres queridos y a evitar lo más que se pueda el contacto humano.

Aunque la situación nos puede tener ansioso, por la incertidumbre, también nos ha arrojado aún más hacia el infinito contenido de las redes sociales, en donde hemos encontrado que la cocina es una de las formas más gratificantes –y virales al parecer– de pasar el tiempo en nuestras casas.

Así, durante casi dos meses y medio de confinamiento, hemos visto que muchas personas ya le perdieron miedo al horno, se han puesto creativas al momento de hacerse el desayuno, o se han vuelto los mejores reposteros.

Si tú aún no lo has intentado, te dejamos aquí las 5 recetas que se volvieron virales esta cuarentena, para que elijas la tuya, te aseguramos que habrá una que te robe el corazón y te quede deliciosa.

Panqué de plátano

Quizá por la sencillez de su receta y sus ingredientes, este ha sido EL panqué de la cuarentena. Para hacerlo sólo se requiere de plátanos, harina, mantequilla, huevo y azúcar, y un molde para panqué y listo. El pan perfecto para acompañar con tu café o para la tarde.



Mira aquí una receta de panqué de plátano con nuez para hacer el tuyo.

Café Dalgona

Esta versión de café frío nos sorprendió a todos por su facilidad para hacerse y su presentación esponjosa y cremosa. Sólo necesitas hielos, azúcar y café soluble para preparalo.



¿Aún no te has preparado un café dalgona? Aquí te dejamos el paso a paso.

Cereal de mini hot cakes

Aún no sabemos por qué, pero lo mini se ha puesto de moda y así, a alguien se le ocurrió llevar dos desayunos clásicos más allá y hacer un cereal con mini hot cakes. Gran aporte para el mundo en cuarentena. Además, también hay cereal de mini galletas, de donas y de muchas cosas más.

Pastel de zanahoria

Otro pan muy fácil de hacer, con ingredientes sencillos que siempre están en el refri. Además, este se puede hacer también en sartén, así que es una gran opción si quieres tener un pastelito casero.



Si no tienes horno, no te preocupes, este pastel de zanahoria se hace en sartén.

Carlotas

La carlotas ya son un postre clásico y popular, pero esta cuarentena, todos aprovecharon a hacer una y no sólo de limón, sino de fresa, de mango y de toda fruta deliciosa que se les ocurrió.

Aquí hay una compilación de deliciosas carlotas, para que pruebes todas.

La cocina resultó ser un gran aliado para pasar el tiempo en casa y sobrellevar estos tiempos complicados de una manera muy sabrosa. ¿Cuál de estas recetas ya preparaste o te vas a animar a preparar?

Califica esta receta
Calificaciones (3)
Emma Maldonado
13/06/2020 15:42:21
Me gustan gracias 😊
Maria Rodriguez
13/06/2020 07:48:19
Sabrosa resetas Sobre todo el pastel de zanahoria
Carmen Santiago
13/06/2020 07:01:03
Gracias 🙏
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Después de pasar casi 3 meses en cuarentena, una de las cosas que sin duda más extrañamos son las garnachas. Es por eso que no podemos dejar de imaginar el glorioso momento en que volveremos a probarlas y así recordamos los 10 antojitos mexicanos que más extrañamos. Barbacoa del tianguis Desayunar los domingos temprano no es lo mismo sin unos ricos taquitos de barbacoa acompañados de un buen consomé con limón y salsita. Definitivamente la barbacoa es uno de los antojitos mexicanos que más falta nos hace. Tacos al pastor Los tacos al pastor son EL antojito mexicano por excelencia y aunque también nos hacen falta tacos de suadero, de tripa y de enchilada, no hay cómo llenar el vacío de unos ricos tacos de esquina al pastor, con su piñita y su salsita bien rica. Gorditas de chicharrón Otro clásico de la comida callejera son las gorditas de chicharrón, que usualmente van rellenas de algún guisado como bistec, carnitas o suadero, y se acompañan de queso, salsa y cebolla. ¿Apoco no se te antojaron? Tortas banqueteras Tortas cubanas, hawaianas, de asado o también conocidas con estrafalarios nombres de mujeres artistas como La Tatiana, La Gloria o La Yuri, las tortas banqueteras son un antojito mexicano necesario para probar después de la cuarentena. Carnitas Nada supera el suculento aroma que se desprende de una cazuela gigante de cobre, resguardando en su interior las ricas carnitas de cerdo, fritas en manteca y listas para ser servidas en una tortilla con cebolla y salsa verde. ¡Qué ricas garnachas! Pambazos Los pambazos mexicanos, ese rico antojito callejero tan similar a la torta, puede ir relleno de muchos guisados, pero el típico en Ciudad de México, va adobado y acompañado de papa con longaniza, mucho queso, crema y lechuga. Tampoco podemos esperar para volver a probarlos. Tacos de canasta Estos taquitos sudados eran los fieles compañeros a la hora de sacarnos del apuro en la ciudad, ya que podíamos encontrar un puesto en cada esquina. Sin duda los tacos de canasta son un antojito callejero que morimos por comer otra vez. Esquites Aunque cocinar esquites caseros no es nada complicado, la experiencia de formarte frente al carrito, elegir el tamaño de tu vaso deseado, observar el sagrado ritual de preparación y escoger la decisión más importante, con chilito del que pica o del que no pica, es algo que todos extrañamos. Tamales y guajolotas Cómo olvidar esas mañanas en las que nos formábamos para desayunar un tamalito verde o de dulce, o pedirlo para llevar dentro de un bolillo y así disfrutar de nuestra guajolota con un rico champurrado. ¡El clásico desayuno godín! Quesadillas fritas Otro de los antojitos mexicanos que más abunda en las esquinas, son las quesadillas fritas, que pueden ir con queso o sin queso, y no por eso dejan de ser sumamente deliciosas. ¿Cuál es la que más extrañas? Cada vez estamos más cerca de volver a probar estos ricos antojitos mexicanos, pero mientras tanto cuéntanos, ¿cuáles son tus favoritas? ¿Has intentado cocinar alguna en casa?
¿Has escuchado del lunes sin carne? Se trata de una campaña internacional de salud organizada por Monday Campaigns Inc. en asociación con el Centro de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg School for a Livable Future, con el fin de que quienes la lleven a cabo mejoren su salud y la salud del planeta.Porque comer menos carne a la semana tiene beneficios para ti y si tienes la consciencia sobre lo que conlleva la producción de carne en el mundo, también será un buen inicio para tomar acciones en pro del planeta tierra.En específico, hay investigación sobre patrones dietéticos semi-vegetarianos que ha mostrado beneficios como un menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer colorrectal, presión arterial baja y una mejor calidad de la dieta.Por eso, empezar por el lunes sin carne podría ser una gran idea si quieres cambiar a una dieta semi vegetariana, sin dejar por completo la carne. Aquí te damos otras 7 razones para hacerlo.Bajar tu consumo de grasas saturadasLa carne roja es rica en grasas, especialmente grasas saturadas, lo cual puede llevar a niveles altos de colesterol en la sangre, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor. El colesterol alto, a su vez, puede provocar enfermedades cardíacas.Evitar la fatiga o la deshidratación Comer demasiada carne roja o procesada también puede causar efectos secundarios como deshidratación, pues procesarla a través del sistema digestivo puede tomar una gran cantidad de agua del cuerpo.Por otra parte, la digestión de una comida rica en carne no solo desvía energía del cerebro y causar fatiga, sino que algunos tipos de carne como la carne de res y el pavo también son ricos en triptófano, un aminoácido asociado con la producción de melatonina, que puede causar somnolencia o regular su ciclo de sueño.Menor riesgo de enfermedades cardiacasSegún una revisión sistemática de 20 estudios de 2010 en la que se analizó el vínculo entre el consumo de carne roja y procesada y el riesgo de enfermedad coronaria incidente, los investigadores encontraron que consumir carne procesada, pero no roja, parecía aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca en 42 por ciento.Evitar ganar pesoEl consumo de carne tiene una serie de beneficios que pueden conducir a un peso y estilo de vida más saludables, pues ayudan a reducir el apetito reducido, a una mayor retención de masa muscular y a incrementar el metabolismo.Sin embargo, varios estudios han relacionado la ingesta superior a la recomendada de carne roja y procesada con la obesidad, pues cuando no se maneja correctamente, el consumo elevado de carnes rojas y procesadas también puede conducir a un consumo general de calorías más alto.No tienes que dejar de comer carne por completo, de hecho, el consumo de alrededor de 85 gramos de carne magra cocida al día para mantener una dieta saludable es recomendado por algunas autoridades de salud. Simplemente se trata de comer estos productos con moderación, algo que puedes poner en práctica con un lunes, o el día que tú elijas, sin carne. No olvides consultar nuestras recomendaciones vegetarianas y sin carne para lograrlo o date ideas con estas recetas:Tostadas de tinga de nopalesSándwich de aguacate, queso de cabra y espinacasEnchiladas mineras
Aquí una anécdota chocolatosa. Esa noche –la primera vez que noté que el chocolate despertaba toda clase de obsesiones– estaba en Caracas. Me encontraba supervisando la grabación de un comercial de treinta segundos que nos tomó dieciocho horas completar. A penas llegamos al hotel, mi compañera de habitación y yo aventamos las mochilas, arrojamos los tenis tan lejos como pudimos y nos abalanzamos sobre el servibar. En nuestras caras se reflejaron esos rayos dorados y brillantes que sólo los servibares y los cofres de pirata emanan cuando se abren. El pequeño refrigerador guardaba toda clase de productos: cada uno más seductor que el otro. Había champaña, frutos secos, cervezas, dulces tradicionales, sodas, botanas. “El paraíso”, dijo mi compañera de habitación cuando su mano se adentró para tomar algo en esta suerte de edén. Yo esperaba ver salir una botella de champaña; en cambio salieron unos cuadritos negros de 1x1. “¡Chocolates… de Venezuela!”. Lo dijo tan segura que le arrebaté un cuadrito. El primer mordisco me arrojó un “crack” escandaloso. En seguida noté su cremosidad: una textura mantequillosa que contrastaba con sus sabores terrosos y a frutas rojas. Mi amiga ya no hablaba. Estaba teniendo su momento con el chocolate y yo ya no existía más. ¿Qué tiene el chocolate que puede provocar esto?Puede que la historia de la obsesión por el chocolate empiece en Mesoamérica. El cacao era tan valuado que terminó siendo moneda. Al intercambiarse en forma de “almendras”, el riesgo de quedar en la ruina por antojo era improbable. Además de provocar una mala digestión –hay que fermentarlo y tostarlo antes de consumirlo–, se podía despertar la furia de los dioses: el chocolate era un ingrediente celosamente destinado a ellos y a los ricos.El cacao utilizado en la preparación de bebidas era el de menor tamaño. Moctezuma, el gran emperador azteca, echaba mano de su entramado socioeconómico para traerlo hasta la Gran Tenochtitlán desde la zona del soconusco y Tabasco. ¿Que cuál fue el “coctel de bienvenida” que ofreció a Hernán Cortés? Chocolate en una copa de oro. La bebida era ritual en bodas y ceremonias. Los nobles lo mezclaban con maíz y especias como vainilla para consumirlo. Había quién le ponía achiote. Había quién lo mezclaba con chile. Eso sí, debía servirse con mucha espuma para denotar su calidad. Durante la Conquista la cosa cambió. Alguien observó que en la química del chocolate había algo que despertaba los sentidos, que hacía reaccionar al cuerpo, que obsesionaba. Tal vez por eso Francisco Hernández, médico de Felipe II, lo recomendaba para disminuir la fiebre y aliviar los cólicos estomacales. Los franceses lo redujeron a pastillas con cualidades digestivas y estimulantes. En la Segunda Guerra Mundial llegó a ser parte de las raciones que los ejércitos mandaban a los soldados. Era algo así como mandarles endorfinas a granel. Y sí, puede que la causa detrás de la obsesión que provoca el chocolate sean sus sabores y olores (que tienen que ver con el lugar donde crece), con su juego fisicoquímico en forma de endorfinas o con todo lo anterior. Pero sobre todo con las endorfinas. Estos péptidos funcionan como neurotransmisores químicos que siempre llevan buenas noticias a nuestro sistema nervioso. Entre otras cosas alivian el dolor y provocan sensaciones de felicidad y tranquilidad. La parte estimulante le viene de su contenido de cafeína. Los ácidos grasos disminuyen el colesterol malo y aumentan el bueno en el organismo y en dosis certeras, previenen la hipertensión arterial. Además, posee más antioxidantes –flavonoides– que los afamados frutos secos, que el vino, que el té verde. En resumidas cuentas, chocolate en boca, corazón contento.Y ya que estamos en temporada, ¡qué mejor que regalar corazones felices este Día del Padre! Dale forma con estas recetas de chocolate que son las favoritas del equipo de Kiwilimón. Eso sí, hazlo como Moctezuma: utiliza chocolate amargo y en la medida de lo posible, el de mejor calidad para que la magia de este ingrediente que nos obsesiona tanto cobre vida.Delicioso pastel de chocolate sin harinaPastel de chocolate relleno de crema pasteleraTrufas de nutellaPastel de hotcake con betún de milky way
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD