¿Ajo negro para mejorar las defensas?
Datos curiosos

¿Ajo negro para mejorar las defensas?

Por Eloísa Carmona - Septiembre 2020
¿Conoces ya el ajo negro, para qué sirve o cómo se toma o tan siquiera qué es? En realidad, el ajo negro no es más que un ajo común (allium sativum), pero que ha pasado por un proceso de fermentación, con mucha humedad y calor, lo cual cambia el color del ajo y le da una textura gelatinosa.

El ajo negro es un condimento muy usado en la comida asiática, en especial en Corea, pero se ha vuelto muy popular en Estados Unidos de América desde el 2005, cuando un famoso restaurante de San Francisco comenzó a venderlo. Su sabor es ligeramente dulce, un poco ácido y comparado con el ajo fresco, el ajo negro no tiene un sabor tan fuerte porque en el proceso, se reduce el contenido de alicina.

A pesar de que se dice que las propiedades del ajo negro se encuentran más concentradas o potenciadas, aún no hay suficiente investigación científica para poder afirmarlo, sin embargo, sí conserva varias ventajas del ajo fresco.

Propiedades del ajo negro

El ajo negro posee una gran cantidad de compuestos antioxidantes, como polifenoles, flavonoides, derivados de tetrahidro-β-carbolina y compuestos orgánicos de azufre, que incluyen S-alil-cisteína y S-alil-mercaptocisteína, en comparación con el ajo fresco.

Durante el proceso de calor y humedad que se lleva a cabo para obtener el ajo negro, no solo se alteran los componentes nutricionales y los atributos sensoriales, sino que también mejora la bioactividad del ajo negro.

Algunas de las investigaciones han obtenido evidencias que demuestran los efectos terapéuticos del ajo negro, como que ayuda contra la obesidad, con inmunomoduladores, hipolipidémicos, antioxidantes, hepatoprotectores y neuroprotectores, sin embargo, aún no hay suficientes pruebas.

Lo cierto es que el proceso tipo fermentación del ajo negro restaura los nutrientes y reduce el fuerte sabor y olor de cuando está crudo, por lo que el ajo negro es más fácil de consumir y así puedes aprovecharte de los beneficios del ajo, que está cargado de antioxidantes.

El ajo negro es excelente para la salud, ya que ayuda a combatir los radicales libres y previene el daño oxidativo, que conduce a varias enfermedades, e incluye vitaminas y minerales como:

Manganeso: ideal para ayudar a construir una estructura ósea saludable y la creación de enzimas clave para la formación de huesos.
Vitamina B6: ayuda a proteger el sistema inmunológico. La vitamina también beneficia el metabolismo del cuerpo, el control hormonal y previene las afecciones de la piel y los trastornos renales, por nombrar algunos.

Vitamina C: La vitamina C ayuda a proteger contra deficiencias del sistema inmunológico, enfermedades cardiovasculares y oculares, problemas de salud prenatales e incluso arrugas de la piel.

Selenio: este mineral es clave para el funcionamiento cognitivo y la fertilidad.

Fósforo: una de sus tareas clave es el mantenimiento de huesos y dientes sanos.

Cobre: ayuda a desarrollar colágeno dentro del cuerpo, refuerza la absorción de hierro y la producción de energía.

Vitamina B1: también conocida como tiamina, esta vitamina juega un papel importante en la salud del sistema nervioso y cardiovascular.

Calcio: el calcio es ampliamente conocido por formar y mantener huesos fuertes. Pero el calcio también es esencial para mantener saludables el corazón, los músculos y el sistema nervioso del cuerpo.

Aunque tenga una apariencia extraña para ti, el ajo negro tiene muchas propiedades buenas, potenciadas, pero con un sabor mucho más amable que el del ajo crudo, así que no dudes en probarlo cuando tengas oportunidad.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La harina de avena es una opción sin gluten para hacer pasteles, hot cakes, wafles, panqués o cupcakes que además les dará más sabor, añadirá una carga de nutrientes y una textura extra suave a tus recetas de repostería y lo mejor de todo es que puedes hacer harina de avena casera.La harina de avena es una harina integral hecha de cualquier tipo de avena, es decir, puedes usar granos de avena enteros, copos de avena (más finos que el grano entero) e incluso puedes avena de cocción rápida, aunque la avena en granos enteros lo hará más fácil.La harina de avena tiene una textura sedosa y proporciona un sutil sabor a avena. Es similar a la harina de trigo, excepto que no contiene gluten, además de que es un producto saludable porque tiene más proteínas y fibra que la harina común. También es más bajo en carbohidratos. Básicamente, la harina de avena tiene todos los beneficios nutricionales de la avena.Aunque la puedes comprar en el súper, también puedes hacer harina de avena casera de manera sencilla, con la ventaja de que será más económica y que podrás tenerla disponible cualquier día, si eres de las personas que siempre tienen avena en casa.Cómo se hace la harina de avenaHacer harina de avena casera no podría ser más fácil y todo lo que necesitas son 2 tazas y media de copos de avena enteros (para que sea más fácil) y un procesador de alimentos o una licuadora de alta velocidad. (Una taza y un cuarto de copos de avena te dará como resultado 1 taza de harina.)Coloca la avena en la licuadora (o procesador) y licúa hasta que se forme un polvo fino, esto solo tomará unos segundos en una licuadora de alta velocidad y un poco más en un procesador de alimentos. Para guardar tu harina de avena, deposítala en un recipiente hermético y colócala en un lugar fresco y seco por hasta 3 meses.¿Se puede sustituir la harina para todo uso por harina de avena?La respuesta es no, porque una sustitución de harina de avena por harina para todo uso no funcionará. Lo que puedes hacer es buscar recetas para hornear que requieran harina de avena específicamente. Si no, puedes usar una mezcla de harinas, para dar un toque de sabor y textura diferente.Listo, ya sea que la uses para hacer tus panqués o que la mezcles con harina de trigo, te será muy útil saber hacer tu propia harina de avena.Aquí te dejamos algunas recetas con harina de avena:Mini Pastel de Zanahoria en microondasHot Cakes de plátano con avenaPanqué de Linaza, Mamey y Cítricos
¿Cuáles son los bocados perfectos que siempre recuerdas? Ese sabor que al viajar empiezas a extrañar. En México, por ejemplo, es común extrañar la tortilla. En lo personal, mi primera parada, al regresar de un largo viaje, es por unos ricos tacos. La comida es parte de nuestra identidad. Nos enorgullece, nos reconforta y sobre todo nos vuelca a una memoria colectiva llena de antojos típicos de nuestra cultura. Latinoamérica es reconocida por su forma de compartir la mesa, por diferentes platillos que han conquistado al mundo entero y que hoy ya pueden encontrarse en otras geografías pero nada será como el sabor de casa y de nuestra tierra. Por ello, platicamos con diferentes personas de Latinoamérica para que nos compartieran las garnachas o antojitos típicos de su país que son sus consentidos, ¡descúbrelos!Tortas fritas de UruguayMaría del Rosario Canale Ramírez, originaria de Montevideo, Uruguay, declara que sus favoritos son las tortas fritas. Estas pelotitas típicas de los mercados y las ferias que se elaboran con harina de trigo, grasa y sal, algunas veces coronadas con azúcar. Las tortas fritas se suelen consumir en Uruguay a cualquier hora, pero algo distintivo para María es que se disfrutan más en los días de lluvia. “Tenemos el dicho de que si llueve, el día es para tortas fritas y las preparamos en casa como por obligación”. Además, son muy populares en las playas, donde puedes encontrar carritos que te las fríen al momento y en las canchas de fútbol. Se dice que llegaron a Uruguay en el siglo XIX, cuando los alemanes las introdujeron y los gauchos uruguayos preparaban la masa con agua de lluvia. También hay historias de que llegaron con los españoles. Lo importante, más allá de su origen, es que si estás en Uruguay y llueve, una tortita frita y un maté has de probar.Arepas de Venezuela Adriana Olivero y Leysi Rodríguez nacieron en Caracas, Venezuela. Hoy radican en la Ciudad de México, pero no pasa un día sin que recuerden con cariño las arepas. Éstas se desayunan, comen y cenan. Se comen con las manos y son populares las 24 horas en Caracas, pues hay restaurantes de arepas que se mantienen abiertos toda la noche. Estas tortas están hechas a base de harina y se rellenan con múltiples sabores. Las más populares son la Reina Pepiada (rellena de ensalada de pollo, aguacate, cilantro y mayonesa); la Pelua (con carne deshebrada y queso amarillo rallado), la Tatira (con queso gouda) y la Sifrina (que va con pollo aunque su nombre significa fresa). Una de sus favoritas es la Rueda de Camarón, que es una arepa gigante. Se acompañan con guasaca, salsa venezolana similar al guacamole sólo que más salsoso, con perejil, cebolla y aceite. Sea cual sea la arepa que pruebes, la recomendación es disfrutarla con jugo fresco de maracuyá, que en Venezuela conocen como parchita. Yuquitas de Perú Álvaro Vásquez, cocinero de origen limeño, es un aventurero gastronómico por naturaleza. Él recomienda probar los ceviches (plato insignia del Perú), los anticuchos (brochetas de corazón de res que venden en algunos restaurantes y afuera de los mercados o en las paradas de los autobuses por las noches), el choclo (maíz) con queso y las papas con quesos de la Sierra. Una de sus consentidas es la yuquita rellena, muy popular en Lima y en las ciudades de la serranía, que también son una masa pero con yuca, que encuentras en puestos y ante tus ojos avientan a freír y te dan en una bolsita de papel.En Latinoamérica amamos comer bien y la masa nos representa. ¡Compártenos cuáles son tus antojitos favoritos!
La noche le da un toque nostálgico al Centro Histórico de la Ciudad de México. A las calles las iluminan los reflectores de las iglesias y las luces amarillas de los puestos trasnochados. En Bolívar, casi esquina con República del Salvador, hay un fulgor más brillante que los otros. Es el de Los Cocuyos, legado culinario del ombligo de México. “Deme dos campechanos”, le digo a mi taquero, tratando de guardar la línea. De tomar pido agua porque traigo un vasito con vino mexicano para acompañar mis tacos de lengua y longaniza. No es que no me guste el Boing de guayaba, es que el vino potencia bien los sabores de la carne frita, el maíz y la salsa roja –mi favorita– de este puesto con poco más de 50 años. Eso de que el vino sólo va en las mesas elegantes es fantasía. El maridaje le da watts a casi cualquier comida (digo “casi” porque no es fácil encontrar el vino ideal para sopas y caldos o guisos a base de jitomate). El chiste de unir el jugo fermentado de la uva con comida es hacer brillar a ambos; sacar a relucir lo bello de uno con lo sabroso de otro, en un bocado. En general las reglas del maridaje entre los antojitos y el vino mexicano son las básicas. Si no quieres complicaciones, lo mejor es elegir un vino blanco para la garnacha sin carne o con pescado (como los tacos estilo Baja), y vino tinto para lo que tenga carne. Las carnes magras disfrútalas junto a tintos jóvenes y las carnes de sabores concentrados, junto a vinos de mayor complejidad. Si lo que buscas es apaciguar el picor y resaltar el guiso de los platillos condimentados como los chiles en nogada o las enchiladas mineras busca un rosado.Otra regla puede ser la del color. Aunque no lo creas, puedes elegir tu vino en base a los colores de tu antojito. ¿Qué tal unas quesadillas fritas –de queso, al estilo “Todos menos CDMX”– con un vinito blanco? Uy, no se pierdan las rosadas carnitas de cerdo o de atún con un rosé, ni la comida oscura, como el mole, con un tinto. Mi regla favorita sin embargo es la de optar por vinos de la misma región que los platillos. Casi nunca va mal; cada ecosistema biológico y social está conectado. No hay mejor amigo de la pizza o la pasta que los vinos italianos, así como de la garnacha y el antojito, lo son los vinos mexicanos. Pero como dicen: en gustos se rompen géneros.Este quince de septiembre te invito a experimentar, a probar con tus propias reglas. Si te da miedito o simplemente quieres gozar sin curiosear te dejo algunos maridajes ganadores entre vinos mexicanos y antojitos, garnachas y comida callejera. Seguro los vas a disfrutar, siempre y cuando los apliques con medida.Tacos al pastor y Vinaltura roséNada acompaña mejor al taco predilecto de chilangolandia que este rosado elaborado con uvas queretanas de tempranillo y syrah. Destacarás el sabor de la carne especiada sin perder acidez ni estructura.Barbacoa dominical y Norte 32 etiqueta blancaLa carne de borrego hecha al hoyo por largas horas merece un acompañamiento con acidez y una estructura que no se pierda tras el fuerte sabor del cordero. Este 100% cabernet le irá al hilo. Taco de chile relleno y Arrebato tintoMe gusta lo que hacen uvas como la syrah, la petit syrah y el cabernet con lo picante del chile. Eso sí, que venga relleno de carne molida para que el vino no sobresalga demasiado.Tacos de lengua y Ala rotaPicadita o entera, los tacos de lengua son textura y sabor asegurados. Junto a esta mezcla expresiva y especiada de cabernet y petit syrah, se convierten en un manjar. Tostadas de tinga de pollo y ForzaEl hit número uno de los quinces de septiembre merece estar bien acompañado. Esta mezcla de merlot y cabernet sauvignon de la bodega Concierto Enológico no opacará su sutil encanto. Huarache de bistec en salsa y Montefiori Cabernet MontepulcianoLa res, la salsa y el maíz ya son una combinación ganadora. Y si además se le añade este cabernet montepulciano ligero y de buena acidez, todos los elementos resaltarán.Pambazos y EntrelíneasLa malbec, la nebbiolo y la syrah de terruños hidrocálidos le dan soporte a la grasa del pan y al chorizo. ¡El resultado será el mejor pambazo que te has comido! Tacos de costillita y Plata .925El carbón es el ingrediente esencial de los tacos de costilla. Junto con la salsa y el limón cantarán al mismo son que los tostados de este tempranillo, grenache y syrah de la familia Plata Chavarría.Cochinita pibil y El Cielo SeleneEl plato insignia de la cocina yucateca se caracteriza por los sabores especiados y cítricos; destácalos con la frutalidad y frescura de este vino rosado hecho con grenache y syrah.
El té verde es una popular bebida debido a que muchas personas lo toman caliente para poder bajar de peso, sin embargo, te vamos a demostrar que los beneficios del té verde son mucho más que ése y que existen muchas otras formas de consumirlo, como estas 3 maravillosas bebidas que puedes hacer con té verde. Para poder adentrarte en el impresionante mundo del té, entrevistamos a Debby Ditcher, creadora y fundadora de Zoma Tea Collection, quien asegura que el té verde es su bebida predilecta para comenzar el día porque se trata de una poderosa fuente de antioxidantes, cafeína y teanina, los cuales ayudarían a reducir el estrés, controlar la ansiedad y mejorar la capacidad de concentración. Jugo verde con té verde La tea sommelier certificada por la Escuela Argentina del Té cuenta también que el té verde es ideal para combinar con otros ingredientes, ya que potencializaría sus beneficios, dando como resultado bebidas muy saludables, como este jugo verde con té verde, para el cual necesitas: 1 manzana verde2 limones2 tallos de apio¼ jengibre¼ de pepino¼ manojo de perejil½ taza kale½ taza de espinacas½ taza de infusión de té verdeLicúa todos los ingredientes y asegúrate de mezclar bien con el té verde para disfrutar de una bebida saludable y deliciosa, que además de ayudarte a metabolizar grasa, azúcares y colesterol malo, te ayudará a mejorar tu digestión. Green tea gin and tonic Otro de los beneficios del té verde, es que te podría ayudar a alcanzar un alto nivel de relajación, especialmente si lo disfrutas acompañado de un gin tonic, ya que como explica Debby, se pueden hacer miles de combinaciones con el té verde y qué mejor que este rico cóctel. Para el green tea gin and tonic sólo necesitas mezclar un poco de infusión de té verde con los siguientes ingredientes: 60 ml de ginebra 90 ml de agua tónica Suficientes hielosInfusión de té verde con menta Ahora que, si lo que buscas es un té de media mañana o algo caliente después de comer para quitarte el antojo del postre, la empresaria mexicana experta en té recomienda prepararte una infusión de té verde y menta. 2 hojas de menta1 cucharada de hojas de té verde, o una bolsita de té1 taza de aguaPara esta bebida sólo necesitas calentar los ingredientes y dejar enfriar levemente. Debby también aconseja experimentar con los diferentes sabores que se perciben cuando la tisana cambia de temperatura, para lo cual debes evitar añadir endulzantes. Recuerda no exceder las 2 tazas al día. Como puedes darte cuenta, las posibilidades con el té verde son infinitas, su sabor es maravilloso y sus efectos muy buenos para la salud, así que te invitamos a experimentar con este ingrediente sagrado, así como también probar estas 3 diferentes bebidas con té verde. ¿Cuál se te antoja más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD