¿Camote y yuca son lo mismo?
Datos curiosos

¿Camote y yuca son lo mismo?

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
El camote y la yuca son dos tubérculos nativos de América con un gran aporte nutrimental, usados desde la época prehispánica tanto en la cocina como en la medicina y que, a veces, para quienes no los conocen bien, pueden confundirse por su apariencia.

Sin embargo, una vez que los distingues, tanto por fuera como por sus beneficios nutrimentales, querrás comenzar a incluir ambos en tu dieta, ya sea como puré de camote o como yuca frita, pues son deliciosos y le brindarán diversidad a tus comidas.

Tipos de camote

El camote, también conocido como batata, papa dulce o patata dulce, cuenta con tres tipos diferentes: el camote amarillo, el blanco (el cual puede confundirse más a menudo con la yuca) y el camote morado, cuyas propiedades incluyen proteger la salud del hígado, ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el ácido úrico.

El camote amarillo, también llamado camote naranja, es quizá el más conocido. Por fuera, su cáscara tiene un color amarillo y por dentro, su pulpa es anaranjada. Tiene un sabor dulce, aunque sólo contiene 3% de azúcares, y entre sus beneficios nutrimentales tenemos su contenido de vitamina c como el más importante, pero también es fuente de proteína vegetal, vitamina a y k, y ácido fólico.

El camote blanco tiene una apariencia como de papa alargada, con un color crema por fuera y por dentro y es muy rico en almidón y es muy útil para mejorar la digestión.

¿Qué es la yuca?

La yuca es un tubérculo también conocido como mandioca, casabe, aipim, guacamota o lumu, originaria de Bolivia y muy consumida en América del Sur, en países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Puerto Rico, Perú e incluso México.

De las propiedades de la yuca sobresale que es muy rica en hidratos de carbono y azúcares, vitamina c, complejo B, y también puede ser blanca o amarillenta. Tiene varias similitudes con la papa y el camote, pero esta destaca por su contenido de potasio y de almidones.
Quizá es raro encontrarla en supermercados, pero en mercados locales es más frecuente su venta y como dato importante y curioso, nunca debe comerse cruda, pues contiene cianuro de hidrógeno que sólo al cocerla se elimina.

En países como República Dominicana, tradicionalmente se hace harina de yuca, llamada cativía o catibía, pero también conocida como tapioca en otros lugares, con la cual se elaboran empanadas, por ejemplo.

Tanto la yuca como el camote son tubérculos muy nutritivos y con formas similares de uso, pues de ambos puedes hacer chips, papillas para bebé, puedes feírlos, hornearlos, y también tienen usos en cosmética y en colorantes de alimentos.

Prueba incluirlas en tu día a día y compártenos tu experiencia en los comentarios.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Guatemala y México son países con muchas semejanzas, ya que además de compartir una frontera, tienen expresiones culturales y costumbres muy similares tal como la música, la Civilización Maya y por supuesto, la comida. Es por eso que te invitamos a conocer estos 5 platillos tradicionales de Guatemala parecidos a la comida mexicana. La gastronomía guatemalteca tiene sus orígenes en la cultura maya, de ahí que utilice ingredientes como el maíz, el chile y los fríjoles en muchos de sus platillos y por eso, muchas veces llegue a compararse con sus homónimos mexicanos, como lo verás a continuación. Chuchitos En Guatemala, existen varios tipos de tamales, entre los que destacan los chuchitos, unos tamales pequeños hechos de masa de maíz y rellenos de carne que se sirven con salsa de tomate y queso. En México podrían ser el equivalente a los tamales rojos. ¿Cuáles se te antojan más? Enchiladas guatemaltecas Otro de los platillos típicos de Guatemala, son sus ricas enchiladas, que consisten en unas tostadas de carne picada con queso, un toque de huevo, salsa y betabel, el cual les un vivo color característico. Totalmente diferentes a las enchiladas mexicanas, las enchiladas guatemaltecas más bien podrían compararse con las morelianas o unas tostadas de salpicón. Kaq’ik El Kaq’ik es un platillo tradicional de Guatemala propio de la región q'eqchi'. Se trata de un caldo con carne de “chunto”, mejor conocido como pavo; diferentes verduras, especias y mucho chile. Si se acompaña con arroz, lo podemos relacionar con un rico caldito de pollo, pero si se come solo, podría ser como un pozole mexicano, ¿no te parece? Pepián Una de las comidas tradicionales de Guatemala más antiguas es el pepián, un guiso proveniente de la fusión de las culturas española y maya. El pepián es un caldo especiado lleno de sabor que se acompaña con pollo, carne de res o cerdo y verduras. Se come con tortillas y es muy similar al mole de olla mexicano. Hilachas Las hilachas son un platillo tradicional de Guatemala cuyo ingrediente principal es la carne de res; ésta se cocina a fuego lento en salsa de tomate y se desmenuza. Además, va acompañada de papas, zanahorias, arroz y tortillas de maíz. Es un guisado muy parecido a lo que en México conocemos como ropa vieja. ¿Qué opinas de estos 5 platos tradicionales guatemaltecos? ¿Te atreves a probarlos o te quedas con las versiones mexicanas?
Usar los restos de café para abonar nuestras plantitas es una gran manera de reciclar este tipo de residuos orgánicos y de mantener tu flora casera en perfeto estado.Sin embargo, es importante saber hacerlo correctamente, pues aunque muchas veces hemos visto que basta con poner el café molido usado sobre la superficie de la tierra, hay formas de hacerlo más efectivo.Para empezar, tienes que conocer los beneficios del café como abono para las plantas. El principal y más conocido es que el café molido contiene aproximadamente 2% de nitrógeno en volumen.Además, los posos de café, como también se les conoce, no son ácidos, pues el ácido en el café es soluble en agua, así que se queda principalmente en tu café.Por otra parte, el café molido tiene un pH neutro (entre 6,5 y 6,8 pH), mejora la estructura del suelo y es una excelente fuente de nitrógeno para el compostaje.Y aunque no está comprobado, la evidencia anecdótica sugiere que los posos de café repelen a las babosas y los caracoles en el jardín.Cómo usar el café como abonoUsar el café como abono es muy sencillo, pues simplemente puedes extenderlo directamente sobre el suelo. Pero aquí te dejamos más tips para aprovecharlo en tus plantas.-Extiéndelo sobre el suelo y cubre con hojas secas o composta.-Haz una pila de composta colocando los ingredientes en capas con 1/3 de hojas, 1/3 de recortes de hierba fresca y 1/3 de café molido.-Mezcla el café molido usado con papel picado u hojas secas, para tener un equivalente de una fuente de carbono.Si incorporas café molido directamente en el suelo, agrega un fertilizante nitrogenado al mismo tiempo. Los granos de café estimulan el crecimiento de microorganismos en el suelo, que utilizan nitrógeno para su crecimiento y reproducción, mientras los granos de café se descomponen por los microorganismos, el nitrógeno adicional en el fertilizante proporcionará una fuente de nutrientes para sus plantas.También puedes añadir los filtros de café de papel a tu composta como fuente de carbono. Sólo rómpelos en pedazos pequeños para acelerar la descomposición.Lo mejor de usar café como abono es que los residuos de café no se echan a perder, por lo que puedes almacenarlos para usarlos posteriormente y aplicar estos consejos en tu pequeño jardín en casa.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD