Cómo mejorar tus horas de sueño en la noche
Datos curiosos

Cómo mejorar tus horas de sueño en la noche

Por Kiwilimón - August 2019
Si hay algo de lo que hemos escuchado ya mucho, los superfoods, sus propiedades y lo bien que le hacen al organismo para combatir las reacciones de una mala alimentación y la pobre calidad de los alimentos que consumimos está entre los temas principales.

Hoy en día nos enfrentamos a alimentos procesados, sustancias nocivas que causan problemas graves como el sobrepeso, la obesidad, diabetes y problemas en el sistema circulatorio.

El ritmo de vida que se vive actualmente es muy vertiginoso y estresante, y esto influye en la calidad de sueño, lo cual a la vez, tiene repercusiones en la salud.

Quizá muchas personas no lo sepan, pero dormir bien es igual de importante que una correcta alimentación. Un mal descanso puede dañar seriamente tu bienestar, influir en el humor y tener otras repercusiones negativas, como cansancio, somnolencia, déficit de atención y concentración, irritabilidad y lentitud de pensamiento.

Además, un mal sueño puede propiciar desórdenes y enfermedades como la ansiedad y la depresión, e incluso derivar en problemas mucho más severos como hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

Así que para mejorar la calidad de tu sueño por la noche y evitar todos estos problemas te tenemos estos consejos.

Cuida lo que comes y tomas antes de dormir: Hay que limitar las bebidas con cafeína como refrescos, cafés y tés. Tampoco consumas alcohol por las noches, ni comidas irritantes ni grasosas, ya que esto puede generarte indigestión e interrumpir tus horas de sueño.

Crea hábitos saludables: Acuéstate en un horario regular todas las noches para crear una rutina y acostumbrar a tu cuerpo a las horas de descanso. También trata de despertarte siempre a la misma hora.

Realiza ejercicio habitualmente: Realizar alguna actividad física, además de ser bueno para tu salud, favorece el descanso durante la noche; sin embargo, procura hacerlo durante el día y no antes de dormir.

Limita el uso de tu celular antes de dormir: La luz del celular y otros dispositivos, además de las emociones y pensamientos que provocan las redes sociales, correo electrónico y mensajería instantánea, hacen que sea difícil conciliar el sueño.

Trata de meditar un poco: Prepara el cuerpo para descansar y realiza cosas relajantes antes de acostarse. Puedes hacer meditación, respiraciones profundas, estiramientos, leer un libro o tomar un baño de agua tibia como antesala para dormir.

Limita las actividades en la cama: No es bueno que utilices la cama para realizar otras actividades además de dormir, te recomendamos no trabajar, ver la tele o comer en la cama.

Mantén ordenado y limpio tu cuarto: Dicen que el caos llama al caos, y si tienes un desastre en tu cuarto, no podrás tener paz y descansar de manera adecuada. Tener orden y limpieza tranquilizará tu mente.

No hagas siestas de más de 30 minutos: Si bien las siestas son muy benéficas para la salud, hacerlas por un tiempo prolongado puede ser contraproducente y “espantarte” el sueño por las noches.

Intenta seguir estos consejos y verás como te despiertas fresco, descansado y feliz.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Irma A Mayuscula
10/08/2019 16:50:35
Muy interesante.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El vinagre es, como la sal y el azúcar, uno de esos ingredientes que siempre está en la cocina, pero que usamos en muy pocas ocasiones. No lo dejes arrumbado en el fondo de tu alacena. Mejor, sácale provecho a este popular líquido, con estos 6 usos del vinagre que jamás imaginaste. Acondicionador para el cabelloUno de los usos del vinagre que rara vez escuchamos, es que puede ayduarte a mantener suave tu cabellera. Aunque parezca difícil de creer, usar vinagre en la ducha puede hacer que tu cabellera quede más sedosa y brillante. Después de lavarlo como lo haces tradicionalmente, vierte un poco de vinagre de manzana diluido en agua. Déjalo actuar unos minutos y después enjuágalo. Tu cabello quedará súper suave y radiante.Suavizante para ropaMuchos de los productos que usamos en la limpieza del hogar contienen químicos que terminan contaminando el ambiente. Una alternativa natural y ecológica para lavar la ropa es el vinagre. Agrega media taza de vinagre blanco directamente al agua de enjuague y programa el ciclo normal. El vinagre eliminará por completo los residuos de jabón haciendo que tu ropa quede más suave. Claro, seguamente no tendrá ese grandioso olor a rosas o a chocolate, pero es una gran opción. Removedor de manchasOtro de los usos del vinagre es que puede ser un gran ingrediente para quitar manchas, tanto en la ropa como en superficies de la cocina o el baño. Haz una pasta mezclando vinagre con bicarbonato de sodio y aplícala directamente sobre la mancha. Deja actuar unos 15 minutos y después talla suavemente. Cuando lo utilices en la cocina, podrás despedirte de cualquier residuo de grasa o cochambre. Tratamiento para el dolor de gargantaCuando tu garganta está irritada o sientes malestar, puedes tratarla usando vinagre de sidra de manzana. Combina agua tibia (ten mucho cuidado de que no esté muy caliente) con vinagre y una cucharadita de manzana. Haz gárgaras con esta mezcla y verás cómo te sientes mejor en poco tiempo.Limpiador multiusosHay que recordar que el vinagre es básicamente ácido acético. Esto hace que sea ideal para limpiar manchas y residuos de grasa. Si además lo combinas con jugo de limón y bicarbonato de sodio, obtendrás un limpiador muy efectivo.Tonificante para el cutisAlgunas personas afirman que el vinagre de sidra de manzana tiene propiedades antibacterianas. Por esta razón recomiendan su uso para el cuidado de pieles grasosas. De hecho, se ha llegado a mencionar que lo mejor para aplicarlo es mezclarlo con agua y aplicar directamente con un algodón suave. Esto te ayudará a limpiarlo a profundidad y deshacerte de las impurezas. Recuerda que todo depende de tu tipo de piel y de la sensibilidad de la misma. Tampoco uses este remedio casero con tanta frecuencia. ¿Conoces algunos otros usos del vinagre? ¡Compártenos tus tips en los comentarios! Recetas que pueden interesarte:Pechugas de Pollo con Salsa de Mostaza y MielCordero en reducción de vinagre balsámicoPasta Alfredo con Espárragos
Después de hacer unas papas fritas o empanizar un pescado, ¿qué se puede hacer con el aceite? ¿Tirarlo al drenaje, ponerlo en una botella de plástico y echarlo a la basura, o usarlo un par de veces más? Aunque te parezca raro, la opción más recomendable es, irónicamente, la última. Pero cuando ya finalmente el aceite deba desecharse, tienes que tener mucho cuidado en la manera en que lo haces para no perjudicar el medio ambiente. Aquí te contamos cómo puedes desechar correctamente el aceite de cocina. ¿Por qué no puedo tirar el aceite por el desagüe?Esta es probablemente la solución más sencilla y “lógica”, ya que se trata de un alimento líquido. Sin embargo, el vaciar el aceite de cocina por la tubería acarrea varios problemas. Por un lado, la grasa puede acumularse en las paredes de la tubería, provocando atascos o, peor aún, la diseminación de bacterias. Otra de las razones por las cuales no debes tirar el aceite por el drenaje es que ese aceite puede perjudicar el agua residual. Tan solo un litro de aceite puede contaminar miles de litros de agua. ¿Por qué no puedo tirar el aceite a la basura?Algunas personas, con tal de evitar la contaminación del agua, almacenan el aceite en bolsas o recipientes de plástico para tirarlo a la basura. En un principio esta podría ser una solución efectiva, ya que de alguna manera se evita el contacto inmediato del aceite con el agua. No obstante, a la larga, el aceite puede derramarse y contaminar el agua o permanecer intacto, lo cual contribuye a la acumulación de basura y residuos. ¿Qué puedo hacer con los residuos de aceite de cocina?Una vez que tienes claro por qué no debes tirar el aceite al drenaje o a la basura, es más fácil que optes por soluciones ecológicas y efectivas. A continuación, te presentamos algunas para desechar el aceite de cocina. Reutilización del aceite. Lo primero que debes saber es que el aceite se puede reutilizar un par de veces antes de desecharlo. Espera a que se enfríe y con ayuda de un colador o filtro de café, elimina los residuos de comida. Úsalo un par de ocasiones más, cuidando de no combinar el aceite que usaste para freír pescado con carne o postres, por ejemplo. Reciclaje en casa. Cuando ya el aceite haya pasado por varios procesos de calentamiento, puedes usar los residuos para hacer velas caseras. Lo único que necesitas es el aceite usado, cera, aceite esencial y mecha para velas. Recuerda que también debes filtrar el aceite antes de hacerlas. Recolección especializada. Finalmente, la opción más profesional para deshacerse del aceite de cocina usado es recurrir al servicio de empresas que se dedican a su recolección. De igual manera, algunas ciudades cuentan con contenedores especiales. Investiga si en tu municipio tienen este servicio. Podrías tener un contenedor de aceite de cocina usado justo a la vuelta de tu casa.Recetas que te recomendamos:Dedos de pollo con cheetosAlitas adobadas Nopales capeados rellenos de queso Enmoladas de chorizo de soya
¿Te has fijado que de repente todo mundo está tomando jugo de apio? Después de ser un ingrediente casi exclusivo de las ensaladas y ciertas recetas, el apio se ha convertido en uno de los alimentos favoritos para convertirse en bebida. Si aún no te sumas a esta saludable moda, aquí descubrirás por qué tienes que comenzar a tomar jugo de apio ya. El apio posee poderosas características antioxidantes. Esto significa que su consumo puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer.Este vegetal aporta muchos nutrientes, entre ellos minerales como potasio, manganeso, calcio, magnesio, así como vitaminas K, C y B6. Incluir apio de manera regular en la alimentación garantiza la ingesta de componentes esenciales para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. Consumir apio en forma de bebida es mucho más práctico, ya que te permite disfrutar los beneficios de este fabuloso vegetal mientras tomas un vaso por la mañana.El jugo de apio puede ayudar a alcalinizar los intestinos. El sodio presente en este vegetal promueve la eliminación de toxinas en el cuerpo, incluyendo los intestinos. Por esta razón, beber todos los días jugo de apio puede curar y regenerar el revestimiento del estómago.Aunque aún no se investiga a profundidad esta propiedad, se cree que el extracto de la semilla de apio puede influir en los niveles de glucosa e insulina, lo cual podría ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.Se ha comprobado que el extracto obtenido a partir de las hojas de apio tiene la capacidad de reducir la presión sanguínea, así como los triglicéridos y el colesterol malo.El apio tiene altos niveles en calcio y vitamina K. Estos nutrientes son los encargados de regenerar y fortalecer los huesos, así que tomar jugo de apio también puede beneficiar la salud del sistema óseo. La tendencia hacia el jugo de apio está relacionada con dos necesidades básicas hoy en día: practicidad y buena alimentación. Muchas personas han experimentado los beneficios de consumir apio regularmente, y al hacerlo en forma de bebida pueden disfrutar sus propiedades de una manera rápida y fácil.Beber jugo de apio es más sencillo que comer una ensalada o preparar un platillo con este. Solo recuerda que, al consumir el vegetal de esta manera, estás eliminando la fibra presente en el apio. Para aprovechar todos sus beneficios puedes alternar su consumo en forma de bebida con la ingesta de apio en su forma natural. Recomendaciones para tomar jugo de apio:Trata de no eliminar la fibra del apio. Aunque seguramente la textura de la bebida sea más espesa, al incluir todas las partes del apio te aseguras de aprovechartodos sus beneficios.Un vaso de más o menos medio litro es suficiente para comenzar a experimentar las propiedades benéficas del apio. Lo mejor es tomar el jugo de apio muy temprano por la mañana antes de comer tu desayuno. Si no puedes hacerlo, espera aproximadamente media hora después de consumir alimentos para beber el jugo. Siempre es mucho mejor tomar jugo de apio fresco. Si lo haces con anticipación y lo almacenas en el refrigerador, procura que no pase más de 24 horas antes de que lo ingieras.
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD