¿Cómo se preparan las empanadas en distintas partes del mundo?
Datos curiosos

¿Cómo se preparan las empanadas en distintas partes del mundo?

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Las hay dulces y saladas, hechas con masa de harina, con pasta hojaldrada o con masa de maíz, rellenas de carne o de queso, horneadas o fritas, pero ¿sabes cómo se preparan las empanadas en distintas partes del mundo?

Las empanadas se comen tanto en Rusia como en Venezuela y Argentina. En México tenemos aglunas versiones en Hidalgo y en Veracruz. Por lo que si te preguntabas de dónde son las empanadas, te contamos que no se conoce con exactitud su origen; sin embargo, cada país tiene su propia versión y froma de prepar sus deliciosas empanadas. Aquí te contamos como se preparan las empanadas en distintas partes del mundo.

¿De dónde son las empanadas?

De acuerdo con la etimología de la palabra empanada, esta viene del castellano 'empanar', que implica poner algo entre pan o masa para cocerlo en el horno.

Los pastores y viajeros solían rellenar panes con comida o vegetales, con el fin de comerlos después, durante la jornada laboral o en el camino.

Tiempo después, las carnes o rellenos terminaron por cocerse junto con la masa para empanadas y tadán, tenemos las empanadas como las conocemos.

Desde la Edad Media, en España se rellenaban con carnes de caza, con pescado, o con sobras de otros guisos, y se hacían con harina de trigo o de centeno.

Así que, aunque no podemos saber exactamente de dónde son las empanadas, podemos decir que su origen están en Europa y Oriente Medio, y de ahí se difundieron a América.




En España, las empanadas más famosas son las de Galicia y el relleno más común es el atún, pero también se hacen con otros ingredientes muy mediterráneos, como sardinas, mejillones o incluso pollo.

También existen las empanadas conocidas como hornazo, típicas de Salamanca y Ávila, que van rellenas de chorizo, jamón u otros embutidos. 

En América, quizá las empanadas más famosas son las argentinas, cuyo relleno se conoce como recado o carbonada. Las formas más comunes de rellenarlas son con carne de vaca, pollo, jamón, queso y espinacas o acelgas, estas suelen ir acompañadas de una salsa blanca.

En Bolivia, por ejemplo, las conocidas salteñas se preparan como una parte extra del desayuno y se hacen con masa dulce, que se pinta ligeramente de rojo o anaranjado y van rellenas de carne o pollo.

Por su parte, Chile tiene en las empanadas un alimento icónico para su país, al grado de que han sido parte de la historia, pues el presidente Salvador Allende se refirió a la revolución chilena como una con "sabor a vino tinto y olor a empanada".

La masa de estas empanadas está hecha con harina de trigo y las que más se comen van rellenas de mariscos y otra más de carne picada y cebolla, conocidas como empanadas de pino.

En México, usualmente rellenamos las empanadas de carne, queso o pollo, pero también nos encanta hacerlas con guisados típicos de aquí, como rajas con queso o delicioso pollo con mole.

Mientras que en Veracruz tenemos los volovanes, en Hidalgo tenemos los pastes. En otras partes del país, como en Sinaloa, las empanadas son dulces y van rellenas de guayaba o cajeta.

Las empanadas también se comen en Perú, Uruguay, Venezuela y en otros continentes, como Europa y Asia. 

No pierdas la oportunidad de probar este delicioso platillo y prepáralo como se hace tradicionalmente en tu país, o como en otra parte del mundo.


 



Califica este artículo
Calificaciones (4)
Gary Pancha
23/05/2020 10:00:18
10
Lydia Suazo
20/05/2020 12:36:46
Intresante
Letty Maza
20/05/2020 11:17:34
Buena información acerca de los orígenes y diversidad de esta delicia.
Paty Lu
20/05/2020 09:48:16
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En esta ocasión, la carta editorial madruga 24 horas porque la Navidad no se hace esperar. En las bocinas suenan los villancicos. La casa ya huele a las preparaciones del horno. Todo es felicidad, pero ¿ya sabes qué servirás de beber? Casi siempre pensamos en los brebajes hasta el último momento. No importa lo que te guste –o lo que tengas a la mano–, queremos que disfrutes tu cena al máximo con algunos consejos de maridajes prácticos.¿Maridaje sólo con vino?No hay comida sin bebida y viceversa. Pero la bebida tampoco es sinónimo de alcohol. El maridaje puede hacerse con el líquido que más te guste. El sommelier Marcos Flores, presidente de la Alianza Panamericana de Sommeliers, dice que, en caso de abstinencia, el mejor aliado de la cena navideña son los tés, los ponches y las aguas frescas. Él recomienda acompañar los romeritos con un té pu-erh o té rojo; el típico bacalao a la Vizcaína con un té oolong; la pierna enchilada con agua de jamaica y jengibre y los ponches, con el pavo ahumado.Si prefieres las cervezas, la regla básica es maridar las claras o ámbar con platillos de menor estructura –ensaladas, purés, bacalao– y elegir cervezas oscuras y densas para platillos con mayor fuerza o que hayan pasado por el horno como los romeritos con mole, el lomo o la pierna. En ambas partes se resaltarán las notas de caramelización.A mí en lo particular me gusta combinar los vinos mexicanos de uva malbec con el lomo de cerdo. Me gusta mucho el Guanamé Malbec 2017 para un trozo de carne cubierto por gravy. Para una pasta cremosa elige un blanco con barrica como un Wente Chardonnay Riva Ranch, y para unos romeritos, un espumoso rosado que le haga frente al picor –como el cava español Roger Goulart Coral Rosé–. El rey de la mesa navideña, el pavo, sírvelo junto a una copa de tinto ligero de la uva pinot noir o merlot como el Cousiño Macul Antiguas Reservas Merlot cuyos aromas ligeros a especias y frutos rojos lo armonizarán como Mozart.Las copasSi vas a servir cerveza, lo mejor es verterla en un tarro ¬–incluso en ese Mason Jar con asa que guardas en la alacena– para no calentarla y conservarla fría por más tiempo. Las copas especiales para cerveza suelen tener un vidrio más denso y un fuste o tallo más grueso para que las manos no les transmitan calor. En el caso del vino, el tamaño de la copa influye en la cantidad de aire que entra y oxigena al vino y con ello, la potencia de los aromas y sabores cambiará. Entre más estructurado y complejo sea un vino, más amplia deberá ser la copa (como la copa borgoñona).En caso de que tengas dos tipos de copas, sirve el vino blanco en la más pequeña y el tinto, en la más grande o en la que tiene la boca más abierta. Lo ideal es servir la champaña o los vinos espumosos en una copa flauta para favorecer el desarrollo de las burbujas, pero si no tienes, en una copa de vino blanco irá perfecto. La temperatura¿Te imaginas un caldo de camarón tibio como el purgatorio? ¿Un pay de manzana gélido como el invierno? No hay de otra: debemos tomar en cuenta la temperatura en bebidas y alimentos. En las cervezas y los vinos exhiben o esconden los aromas y sabores. Por ejemplo, la forma ideal de tomar una cerveza con 4 a 6 grados de alcohol son los 3° C de temperatura. Esas que van a partir de los 7 grados, sírvelas entre 12 y 14° C. En cuanto a los vinos, a mí por lo general, me gusta que estén un poco fríos. La regla es que los espumosos vayan a 8º C para gozar su carbonatación (sus burbujas). Te recomiendo servir los blancos entre 7 y 11º C, pero si tienen barrica sírvelos a unos 10 o 12º C. Los vinos tintos ligeros y sin mucho envejecimiento, van bien con una temperatura de 13 a 14º C. Los vinos más corpulentos como una mezcla bordelesa, un riojano o uno de guarda déjalos de 17 a 18º C. ¿Tienes por ahí un vino de postre o un encabezado como el oporto? Sírvelo a 14º C para mantener ese dulce equilibrio y estructura.  Y claro, recuerda que el control lo pones tú. Vive una feliz Navidad cuidando tu cuerpo y sin excesos. ¡Esa es la mejor forma de celebrar!
Aunque su nombre refiere que los productos horneados son su forma principal de usarse, el polvo para hornear es útil en muchos otros sentidos cuando cocinas.Claro que cuando haces un panqué o un pastel lo usas para que te quede esponjoso y con la textura perfecta, pero quizá te estás perdiendo de su toque mágico en platillos que no necesariamente van al horno, como unos chiles rellenos de queso capeado, por ejemplo.El polvo para hornear es un agente leudante químico seco, es decir, es una mezcla de bicarbonato y un ácido débil que se utiliza para aumentar el volumen y aligerar la textura de tus recetas, por lo que también es perfecto para empanizar o capear.Quizá no te imaginabas que puedes obtener el rebozado perfecto para un pescado o el capeado ligero y consistente que siempre habías deseado si usas un poco de polvo para hornear, así que sigue leyendo para descubrir estos usos y sacarle todo el provecho a este ingrediente más allá de hornear.Para lograr el rebozado perfectoEl rebozado es una fritura que se aplica a carnes, pescado o verduras con la que podemos conservar el interior jugoso del alimento, pero con una textura crujiente en el exterior.Por ejemplo, para hacer unos ricos tacos de pescado rebozado perfectos, prueba hacer tu mezcla con harina, un poco de ajo en polvo y sal para darle sabor, y añade una cucharada de REXAL polvo para hornear. Luego de que agregues el líquido que prefieras, ya sea cerveza, refresco o agua mineral, notarás que tu mezcla luce espesa pero ligera y cubrirá perfectamente tu pescado, para mejores resultados, recuerda que el líquido debe estar lo más frío posible.Para capearSimilar a la técnica del rebozado, el capeado es una capa exterior crujiente que se le da a ciertos alimentos, pero esta se logra con huevo.Para que el capeado te quede muy esponjoso y cubra bien los alimentos, además de batir primero y por separado las claras de huevo, añádeles una cucharada de REXAL polvo para hornear antes de agregar una a una las yemas y te quedará más esponjoso que nunca y cubrirá a la perfección tus chiles rellenos, por ejemplo.Para freírEl polvo para hornear le da la mejor textura a platillos fritos, como unas quesadillas o unas tortitas de plátano macho. Con solo añadir una cucharadita a la masa de tus quesadillas fritas te quedarán extra crujientes y con una cucharada, tus tortitas lograrán mantener una consistencia esponjosita.También puedes aprovechar el polvo para hornear en tus recetas de pasteles al sartén, en tus hot cakes, en la masa para pizza, en la de tamales o para hacer tortillas de harina. Elige REXAL para esponjar tus platillos, un polvo para hornear que cumple 90 años en las cocinas mexicanas, lleno de historia y recetas, además de que puedes comprarlo en varios tamaños y confiar en que te dará la textura y consistencia más increíbles que puedas imaginar.
Pensar en comer más vegetales es en realidad una tarea titánica, pues la variedad es tan amplia, que se expande hasta el jardín submarino. Sí, existen algas comestibles ricas en vitamina A, C y del grupo B, además de que algunas incluso aportan proteína y grandes dosis de minerales.Si comer algas marinas te parece lo más extraño, lo más probable es que ya las hayas probado al menos en el sushi o en una sopa miso, por ejemplo, pues sin duda son los japoneses quienes han sacado provecho a los vegetales acuáticos, pero estas algas están por todos lados, desde Asia, pasando por Europa, hasta Sudamérica.En Perú, el yuyo suele comerse fresco y acompañar al ceviche y al chilcano. De hecho, han sido consumidas desde la época prehispánica, pues hay registros del consumo de esta alga en regiones de Caral y el valle de Moche.Se trata de un alga roja que habita las costas frías de este país. Esta alga tiene un alto valor nutricional, además de que es económica y pueden ser comidas hervidas, deshidratadas o frescas, como ya mencionamos.Gracias a sus propiedades, el yuyo es en especial bueno para los niños y las mujeres embarazadas, pues su contenido de ácidos grasos esenciales, es decir, omega-3 y omega-6, es mayor que el de las plantas terrestres.También posee un alto contenido de fibra y es fuente de vitaminas A, C, D, E y algunas del grupo B, así como minerales, entre los cuales podemos mencionar sodio, calcio, potasio, cloro, fósforo, yodo, hierro, zinc, y son fuente principal de yodo.En Perú se consiguen sin problemas en el mercado, pero en otros países también existen, como cochayuyo en Chile. ¿Conocías estas algas? ¿Qué otras algas se comen en tu país?Con información de Voz Populi y Andina
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD