¿De dónde es la mejor barbacoa de México?
Datos curiosos

¿De dónde es la mejor barbacoa de México?

Por Adriana Sánchez - Septiembre 2020
La barbacoa, esa deliciosa comida mexicana que se creó hace más de 500 años con la llegada de los españoles a Mesoamérica, es un platillo insignia dentro del ámbito nacional y no nos debe sorprender que existan pequeñas variaciones en su preparación, dependiendo de la región en la que se consuma pero inevitablemente, eso nos lleva a preguntarnos, ¿de dónde es la mejor barbacoa de México?

Difícilmente podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta, pues todas las versiones de barbacoa son exquisitas y existe una para todos los gustos, pero a continuación te presentamos 3 diferentes formas de hacer barbacoa para que tú nos cuentes cuál se te antoja más.



Barbacoa hidalguense

Considerada como la cuna de la barbacoa, en Hidalgo se prepara la auténtica barbacoa de borrego en horno tradicional, la cual se cocina dentro de un hoyo de 10 metros bajo tierra, envuelta en penca de maguey y acompañada con garbanzo, arroz, chile y hojas de aguacate.

Barbacoa oaxaqueña

En el estado de Oaxaca, la barbacoa se prepara en un horno cubierto con hojas de aguacate y tierra. La carne se cocina con almendras y aceitunas, y se condimenta con chile ancho, cebolla, ajo, clavo, pimienta, manteca de cerdo y sal.

Barbacoa de Veracruz

A diferencia de otros estados, la barbacoa de pollo de Veracruz, especialmente en Córdoba, es preparada con carne de pollo marinado en salsa de chile ancho, chile mulato, ajo, cebolla, comino, clavo y pimienta gorda, aunque esta versión también se cocina al vapor.

Existen infinidad de recetas diferentes para preparar barbacoa, pero si quieres saber cómo cocinarla en tu propia casa, no te pierdas el próximo episodio de Talleres de Cocina Kiwilimón con la chef Yolo, el sábado 5 de septiembre a la 1 pm, dónde aprenderás los mejores secretos para cocinar barbacoa como un experto.

¡No te lo pierdas!



Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Siempre escuchamos de la importancia de comer alimentos que nos aporten vitaminas, minerales o proteína, porque estos nutrientes son vitales para nuestro organismo, pero pocas veces le damos importancia a otro elemento primordial en nuestra dieta: los alimentos ricos en fibra.La fibra dietética se encuentra principalmente en frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, y lo más probable es que la conozcas por su capacidad para prevenir o aliviar el estreñimiento. Sin embargo, los alimentos que contienen fibra también pueden brindar otros beneficios para la salud, como ayudar a mantener un peso saludable o reducir el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas.Beneficios de comer alimentos ricos en fibraA diferencia de las grasas, las proteínas o los carbohidratos, los cuales el cuerpo descompone y absorbe, la fibra no se digiere. Es decir, la fibra pasa relativamente intacta a través de estómago, intestino delgado y colon, y sale del cuerpo.Así, la fibra se clasifica comúnmente como soluble, que se disuelve en agua, o insoluble, que no se disuelve. La primera se encuentra en la avena, los chícharos, los frijoles, las manzanas, los cítricos, las zanahorias, la cebada y la chía; mientras que la segunda está en la harina integral, el salvado de trigo, las nueces, y en verduras como la coliflor o las papas. Una dieta con alto contenido de fibra te beneficiará de la siguiente manera:Regulariza las deposiciones. La fibra dietética aumenta el peso y el tamaño de las heces y las ablanda, por lo que son más fáciles de evacuar y finalmente, esto reduce la posibilidad de estreñimiento. Ayuda a mantener la salud intestinal. Una dieta rica en fibra puede reducir el riesgo de desarrollar hemorroides y pequeñas bolsas en el colon (enfermedad diverticular). Reduce los niveles de colesterol. La fibra soluble que se encuentra en los frijoles, la avena, la linaza y el salvado de avena puede ayudar a reducir los niveles de colesterol total en sangre al reducir los niveles de colesterol "malo" o de lipoproteínas de baja densidad. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. En las personas con diabetes, la fibra, especialmente la fibra soluble, puede retardar la absorción de azúcar y ayudar a mejorar los niveles de azúcar en sangre.Ayuda a lograr un peso saludable. Los alimentos ricos en fibra tienden a saciar más, por lo que es probable que te sientas satisfecho por más tiempo y comas menos. Además, sueles tardar más en comerlos y tienden a ser menos "densos en energía", lo que significa que tienen menos calorías para el mismo volumen de alimentos.Te ayuda a vivir más tiempo. Los estudios sugieren que aumentar el consumo de fibra dietética, especialmente fibra de cereales, se asocia con un riesgo reducido de morir por enfermedades cardiovasculares y todos los cánceres.Ya conoces la importancia de la fibra en tu dieta, más allá de prevenir o ayudarte con el estreñimiento, así que ahora no dudes en incluir platillos altos en fibra en tus comidas semanales. Aquí te dejamos algunas ideas.Pan de avenaEnsalda de nopales tatemadosTortitas de coliflor en salsa de pasilla
El ginseng ha sido popular como suplemento alimenticio, pero más allá de las cápsulas, también puedes tomarlo de manera natural, en té por ejemplo, y aprovechar sus beneficios de igual forma.Un poco parecido al jengibre, el ginseng es la raíz de plantas del género Panax, las más cultivadas son el ginseng americano (Panax quinquefolius) y el ginseng asiático (Panax ginseng), caracterizadas típicamente por la presencia de ginsenósidos y gintonina, a los cuales debe sus propiedades medicinales.Para qué sirve el ginsengEl ginseng americano y el asiático varían en su concentración de compuestos activos y sus efectos en el cuerpo, pero se cree que el ginseng americano actúa como un agente relajante, mientras que la variedad asiática tiene un efecto vigorizante.Entre las propiedades del ginseng, podemos mencionar las siguientes:Antioxidante que puede reducir la inflamación. Algunos estudios han demostrado que los extractos de ginseng y los compuestos de ginsenósido podrían inhibir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante de las células. Puede beneficiar la función cerebral. El ginseng podría ayudar a mejorar las funciones cerebrales como la memoria, el comportamiento y el estado de ánimo, pues algunos estudios han mostrado que componentes como los ginsenósidos y el compuesto K, podrían proteger el cerebro contra el daño causado por los radicales libres. Además, otros estudios encontraron efectos positivos sobre la función y el comportamiento del cerebro en personas con enfermedad de Alzheimer.Puede estimular el sistema inmunológico. Algunos estudios que exploran sus efectos sobre el sistema inmunológico se han centrado en pacientes con cáncer sometidos a cirugía o tratamiento de quimioterapia.Aunque varios estudios muestran mejoras en los marcadores del sistema inmunológico en personas con cáncer y se ha estudiado el extracto de ginseng para mejorar el efecto de las vacunas contra enfermedades como la influenza, se necesita más investigación para demostrar su eficacia para aumentar la resistencia a las infecciones en personas sanas.Puede combatir el cansancio y aumentar los niveles de energía. El ginseng puede ayudar a combatir la fatiga y mejorar la actividad física al reducir el daño oxidativo y aumentar la producción de energía en las células.Té de ginsengLa raíz de ginseng se puede consumir de muchas formas, ya sea cruda o cocinada al vapor para ablandarla. La forma más fácil y común es hacer té de ginseng, simplemente agrega agua caliente al ginseng recién cortado y déjelo reposar durante varios minutos; puedes endulzar con miel, si lo deseas.También se puede agregar a recetas de sopas, por ejemplo. En cuanto al extracto, este se puede encontrar en forma de polvo, tableta, cápsula y aceite, y lo más importante es buscar uno estándar que contenga 2 a 3% de ginsenósidos totales y tomarlo antes de las comidas para aumentar la absorción y obtener todos los beneficios.
Agradecer nos conecta de forma única con la realidad: nos aleja 180° del drama y nos invita a ser observadores activos frente a lo que sucede en nuestras narices. Con un ‘gracias’ materializamos lo que somos, lo que tenemos, lo que es y no es de gratis. Y si algo hemos aprendido este año es que no todo está dado. Hay que agradecer por ocupar un lugar en el espacio; estar, aún estar.La celebración de Thanksgiving es quizá lo más envidiable de la cultura norteamericana. El tercer jueves de cada noviembre se festeja la primera cosecha de los colonos ingleses en tierras estadounidenses. El agradecer se convierte en una fiesta, en un símbolo, en una intención universal. Para los que profesan la fe presbiteriana es probablemente más importante que la Navidad. Los que profesemos cualquier otra cosa lo hacemos para elevar vibraciones, para amistarnos con el universo o hasta solo por comer rico. (Comer rico siempre de los siempre es una fiesta.)Además de sacar la vajilla heredada de la abuela, los mantelitos de bordado fino y las copas de vidrio cortado, hay que planear el menú. Sin importar que seas un iniciado en el Thanksgiving o no, que en tu mesa no falte un pavo delicadamente rostizado, un gravy sedoso hecho con los jugos del pavo, ingredientes de temporada como la calabaza de Castilla –en puré, en pay, en lo que sea–, una buena ensalada con betabel y arándanos y, claro, los vinos para acompañar todo. No te preocupes. Te dejo aquí una guía general de maridajes para el Thanksgiving. Te aseguro que si la sigues no te faltará armonización entre comida y bebida, ni la armonía. Los básicos: - Al Thanksgiving no lleves la botella más vieja de la cava ni la más tánica. Yo te recomiendo enfriar tus vinos de cepas con buena acidez y estructura media. - Si quieres hacer un brindis, lo mejor es sacar tus copas tipo flauta y rellenarlas con burbujas. El vino chileno espumoso Montes Sparkling Angel está elaborado bajo el método de champenoise, por lo que será ideal para chocar las copas y si guardas un poquito, maridará con la tarta de calabaza del postre. - En blancos, dile sí a uvas como la chardonnay con barrica o la gewurztraminer de Alsacia o Alemania. Si te inclinas por algo californiano vete por un Wente Riva Ranch Chardonnay, cuyas notas avainilladas van bien con el puré de camote o de papa. - Si prefieres los vinos tintos te recomiendo uno recién salido de la bodega como el Beaujolais Nouveau –apenas unos días antes del Thanksgiving hace su salida triunfal al mercado–. La frutalidad y acidez de la uva gamay que da origen a este vino francés le va bien a un pavo mantequilloso y jugoso.- Otro vino que hay que destapar en Thanksgiving es un pinot noir californiano. Mis favoritos para esta celebración son los de Anderson Valley, pero si no los consigues fácilmente, un Louis Jadot Bourgogne Tinto le irá perfecto a la noche. Disfrútalo especialmente junto al relleno del pavo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD