Esta polémica bloguera cambiará tu forma de contar calorías
Datos curiosos

Esta polémica bloguera cambiará tu forma de contar calorías

Por Kiwilimón - Febrero 2018
  Bajar de peso es más que simplemente llevar un régimen estricto y sentirse culpable por comer cosas ricas. La bloguera de fitness Lucy Mountain nos muestra con simples fotografías que el concepto de dieta saludable puede incluir una gran cantidad de alimentos que seguramente nunca consideraste como los mejores para bajar de peso. ¿Alguna vez te has puesto a contar las calorías de tus alimentos? Te presentamos el método de Lucy para que puedas hacer una mejor elección de tu comida: Si no conocieras el contenido calórico de estos dos snacks, ¿qué escogerías? Es obvio que las almendras aportan más nutrientes, pero si esos dulces te encantan, ¿por qué no darte ese gusto de vez en cuando? Las papas fritas son el eterno enemigo de las dietas, pero afortunadamente existe una opción más saludable: las chips de vegetales… o por lo menos eso creíamos. Antes de acabarte una bolsa entera de chips de camote, investiga cuántas calorías tiene. Tanto hemos escuchado sobre los beneficios de los alimentos libres de gluten o sin leche, que cuando los vemos automáticamente pensamos que son menos calóricos. La realidad es que poco importa si tienen gluten o no, lo relevante son las calorías. Es cierto que el chocolate oscuro tiene mayores niveles de antioxidantes, sin embargo, es posible que también contenga más calorías. No te dejes llevar por el cliché, y antes de comprar una barra lee la información nutrimental. Tal vez creas que comer fruta deshidratada es lo mismo que comer fruta fresca, pero la verdad es que no. Al deshidratarse, los azúcares de la fruta se concentran, además de que su tamaño disminuye considerablemente. En pocas palabras: come fruta fresca. Que un alimento sea líquido no significa que tenga menos calorías. Antes de emocionarte y echarle a tu smoothie todo lo que te encuentres en el refri, considera que cada ingrediente está aportando calorías a la bebida. Básicamente, lo que Lucy nos propone es ver la alimentación desde una nueva perspectiva. Olvídate de los prejuicios y empieza a disfrutar una dieta más equilibrada. Recuerda que muchas veces el problema no es el alimento, sino la cantidad. Si comes en exceso, hasta las frutas te pueden hacer subir de peso. Si lo que quieres es cuidar tu salud y alcanzar tu peso ideal, lo más importante es llevar una alimentación balanceada acompañada de una rutina de ejercicios para que puedas gastar más calorías de las que consumes. ¡Comienza a disfrutar la hora de la comida sin remordimientos con estas recetas!  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mangos son una de las frutas más dulces y ricas que se producen en países como México, India y Brasil; la temporada de mango abarca los meses de febrero a agosto, lo cual los hace estar en su punto y ser menos caros, por eso debemos aprovechar estos meses para probar esta popular fruta tropical y qué mejor manera de hacerlo que comenzando por conocer 4 tips para elegir el mejor mango. Aplica estos consejos a la hora de escoger tus mangos favoritos en el mercado y disfruta de los mejores jugos y postres con mango para el verano. 1. Siente la superficie del mango Recuerda que las frutas como el durazno o el aguacate se ablandan a medida que van madurando y lo mismo pasa con el mango, de modo que si deseas comértelo lo más pronto posible, debes verificar que se sienta suave al tacto. Por el contrario, si te gustaría reservar tus mangos para días después, es mejor escogerlos con la cáscara más firme y dejar que maduren en casa. 2. Observa los detalles del mango No te enfoques únicamente en el color del mango, ya que no es el único indicio de maduración; también debes fijarte en las pequeñas manchas o puntos de color café, ya que estos detalles indican si el mango está prácticamente listo para consumirse. De igual manera puedes escoger los mangos gorditos y redondos, ya que mientras más delgados o planos se encuentren, más fibrosos estarán y si eliges aquellos con cáscara arrugada o reseca, probablemente no madurarán correctamente. 3. Huele el mango Puedes identificar un mango listo para ser consumido también a través de su aroma; los mangos maduros poseen un olor fuerte y dulce en el área del tallo. Si el olor de tu mango es rico e irresistible, seguro tienes un buen mango. 4. Compara su peso con otros mangos Cuando un mango está maduro, pesa considerablemente con respecto a su tamaño, cosa que no sucede cuando todavía no está listo. Se necesita ser un experto para juzgar esta característica, pero puedes dominarla si lo comparas con otros mangos. Si realizas estos tips para elegir el mejor mango, te aseguramos que te convertirás en un experto en poco tiempo. Ahora cuéntanos, ¿qué recetas con mango se te antoja preparar?
Sabemos que nuestro cuerpo se nutre de vitaminas y minerales, pero cuáles y en qué comidas están no es algo que tengamos tan claro.Las vitaminas y minerales se encuentran en casi todos los alimentos que consumimos, pero hay unos que los contienen más que otros. Las vitaminas las encontramos en productos animales o vegetales, mientras que los minerales son inorgánicos y están en la tierra o el agua que absorben las plantas o que ingieren los animales.Para empezar con los minerales, te proponemos analizar el magnesio, un nutriente que funciona en procesos vitales del cuerpo como la regulación de la función muscular y nerviosa, los niveles de azúcar en la sangre y la presión arterial y la producción de proteínas, huesos y ADN, por ejemplo.El magnesio se encuentra naturalmente en muchos alimentos y se agrega a algunos alimentos fortificados, y puedes encontrarlo en una variedad de alimentos como los siguientes:- Legumbres, nueces, semillas, granos enteros y vegetales de hoja verde (como las espinacas)- Cereales fortificados para el desayuno - Leche, yogurt y otros productos lácteosLa cantidad de magnesio que necesitamos depende de la edad y el sexo, por ejemplo, las cantidades diarias promedio recomendadas para un hombre adulto es de 400 a 420 miligramos, mientras que para una mujer adulta, es de 310 a 320 miligramos.Y para que tengas ideas de cómo incluirlo en tus comidas, te dejamos estas recetas que incluyen ingredientes con magnesio para mantenerte saludable.Aguacates rellenos de ceviche con habaneroUn aguacate mediano proporciona 15% de la ingesta diaria recomendada de magnesio y además, te ayudan con la inflamación, mejoran los niveles de colesterol, aumentan la sensación de estar satisfecho y contienen muchos otros nutrientes. Mira aquí el paso a paso para preparar aguacates rellenos de ceviche.Tortitas de frijoles negrosLas legumbres son alimentos ricos en magnesio y, por ejemplo, una 1 taza (alrededor de 170 gramos) de frijoles negros contiene 30% de la ingesta diaria recomendada de magnesio. Una opción para que los comas además de en caldo pueden ser estas deliciosas tortitas que se hacen en menos de 40 minutos.Pescado con costra de frutos secosLa costra de este pescado lleva semillas como pepita de calabaza y de girasol, las cuales son grandes fuentes de este mineral; de hecho, la mayoría de las semillas son ricas en magnesio y una porción de 28 gramos de semillas de calabaza contiene 37% de la ingesta diaria recomendada.
Hemos escuchado muchas recomendaciones para usar los residuos orgánicos en nuestras plantitas, pero a veces, no estos consejos pueden resultar contraproducentes.Por ejemplo, ¿sabías que lo mejor es triturar las cáscaras de huevo para ponérselas a las plantitas en lugar de sólo colocarlas encima y completas? Los beneficios de este tipo de fertilizantes naturales son increíbles, no cuestan nada y con ellos, reutilizas los restos de comida para nutrir el suelo en macetas o en el jardín, así que usados correctamente, verás mejorar el crecimiento de tus plantas.Cáscaras de huevoLas cáscaras de huevo están llenas de calcio, útil para que las plantas necesitan desarrollen una estructura celular fuerte. También contienen pequeñas cantidades de hierro, fósforo y magnesio, que son esenciales para su crecimiento. Sin embargo, las cáscaras de huevo pueden tardar años en descomponerse y liberar los nutrientes a las plantas, a menos que las muelas muy bien. La mejor manera de aprovechar sus nutrientes en nuestras plantas interior es remojar las cáscaras en agua hirviendo durante al menos 24 horas. Luego sólo tienes que usar esta agua para regar tus plantas de interior. Si quieres usar las cáscaras directamente, asegúrate de limpiarlas bien con agua tibia para que no tengan huevo crudo o membrana que pueda oler mal o atraer moho, tritúralas y colócalas sobre sobre la tierra para macetas para ayudar a retener un poco de humedad.Restos de café y téLos granos de café, las hojas de té usadas y las bolsas de té hechas de material natural y sin grapas son excelentes adiciones al compost, pero debido a que la descomposición tiene que ocurrir para liberar los nutrientes que las plantas pueden usar, es mejor compostar estos elementos primero que agregarlos directamente a las plantas. De lo contrario, pueden alentar el crecimiento de moho y si se coloca una capa demasiado gruesa, pueden dificultar la absorción de agua.Cáscara de plátanoMuchas personas recomiendan por experiencia propia usar las cáscaras de plátano como solución milagrosa de la naturaleza para cualquier problema de las plantas, como repeler los pulgones o eliminar el polvo de las plantas de interior. Aunque algunos estudios científicos han encontrado que las cáscaras pueden ser un fertilizante natural efectivo, si decides usar las cáscaras, ten en cuenta que si bien no es probable que dañen tus plantas de interior, las plagas como las moscas de la fruta abundarán.Cáscaras de naranjaPuedes usar las cáscaras de las naranjas y otras frutas cítricas para mantener a las mascotas alejadas de tus plantas, pues muchos gatos y perros evitan el olor. Para usarlas adecuadamente, corta la cáscara en trozos de aproximadamente dos o tres centímetros cuadrados y déjalas en la superficie de la maceta. Si están frescas, suelen funcionar mejor, así que puedes reemplazarlas cuando estén secas.Agua de cocciónAl cocinar verduras o huevos en agua, algunos nutrientes se hierven y se quedan en esa agua. Una vez que esta agua se enfríe, puede usarla para regar tus plantas. Si deseas hacer de esto una práctica constante, espere a salar los alimentos hasta después de cocinarlos, porque el agua salada podría quemar sus plantas.Cáscaras de nuecesCáscaras de pistaches e incluso de cacahuates pueden usarse para ayudar con el drenaje del suelo de una planta. Después de enjuagarlas para eliminar la sal agregada, cubre el fondo de la maceta con cáscaras vacías para ayudar a que el exceso de agua se drene de las raíces. O si lo que quieres es mantener húmeda una planta, usa las cáscaras como una capa de mantillo sobre la tierra para evitar que se sequen rápidamente.Reutilizar estos restos orgánicos de la cocina no sólo te ayudará a ahorrar en fertilizantes, sino que también será una forma más natural y ecológica de cuidar tus plantas de interior mientras reduce el desperdicio.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD