Fruta o verdura: ¿a qué clasificación pertenecen estos alimentos?
Datos curiosos

Fruta o verdura: ¿a qué clasificación pertenecen estos alimentos?

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
¡¿Qué edad tenías cuando descubriste que el aguacate no es una verdura, sino una fruta?! Esta confusión no es única del aguacate, sino de muchas otras ‘verduras’, que en realidad resultan ser botánicamente una fruta.

Diferenciarlas, por suerte, no es tan complicado porque en términos de estructura, sabor y nutrición, existen muchas distinciones entre frutas y verduras. Así que veámoslas primero, para después ver estos casos conflictivos.

Diferencias entre frutas y verduras

Hay dos formas en las que las frutas y verduras se diferencian, desde el punto de vista botánico y desde el culinario.

Botánicamente, una fruta se desarrolla a partir de la flor de una planta, mientras que las otras partes de la planta se clasifican como vegetales. La principal diferencia es que las frutas contienen semillas, mientras que las verduras pueden ser raíces, tallos y hojas.

Por otra parte, desde la perspectiva culinaria, las frutas y verduras se clasifican según el sabor. Las frutas generalmente tienen un sabor dulce o agrio y se pueden usar en postres, bocadillos o jugos, mientras que las verduras tienen un sabor más suave o sabroso y generalmente se comen como parte de una guarnición o plato principal. Sin embargo, la cocina se trata de creatividad e innovación, así que estos no son usos restringidos.

Ahora, muchos nos hemos preguntado si la calabaza es fruta o verdura o qué hay de la zanahoria, ¿fruta o verdura?, y ¿el limón? De acuerdo con las características botánicas de frutas y verduras, la calabaza es una fruta, al igual que el limón, y la zanahoria, una verdura.

Hay muchas plantas que técnicamente son frutas, aunque por su sabor, se clasifican como vegetales, por ejemplo, los tomates, que incluso han creado controversia, pues en 1893, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que deberían clasificarse como vegetales en lugar de frutas, de acuerdo con las regulaciones aduaneras de Estados Unidos.

Pero si recordamos que las frutas contienen semillas, entonces, botánicamente hablando, los tomates son una fruta, pero en este caso, se clasifican desde el punto de vista culinario.

Algunos otros ejemplos comunes de frutas que se confunden con vegetales con frecuencia son las calabazas, los aguacates, los pepinos, los pimientos y las berenjenas.

Lo más curioso de todo esto es que casi siempre son frutas las que se confunden por verduras, pero pocas veces ocurre lo contrario, como en el caso del camote, que por su sabor dulce, es una verdura que suele confundirse por fruta.

Ahora ya tienes las herramientas para diferenciar frutas de verduras, sólo tienes que recordar que las primeras tienen semillas.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los frijoles y la carne de cerdo son parte del platillo más emblemático de la gastronomía de Brasil, pero esta es tan amplia y extraordinaria, que abarca muchísimos ingredientes, como el arroz, los cortes vacunos, pescado, yuca, ñame y frutas como el açaí, cupuaçu, mango, papaya, guayaba, naranja y piña.Como en muchos otros países de América Latina, la comida de Brasil tiene una fuerte influencia de Europa, pero también de África y de sus raíces indígenas. Ya sea que tengas la oportunidad de viajar al increíble país o que visites un restaurante con su gastronomía, estas son las comidas más icónicas de Brasil que no te puedes perder.FeijoadaEste es el platillo nacional y tradicional de Brasil y consiste en un plato con frijoles negros caldosos con carne de cerdo deshidratada, que casi siempre se sirve con arroz y naranjas. Como dato curioso, es un platillo que no se sirve todos los días en restaurantes, sino que por lo general se ofrece los miércoles y los sábados.ChurrascoArgentina y Brasil son famosos por sus cortes de carne y cada país tiene un enfoque diferente para su carne, pero en Brasil, los cortes se sazonan con no más que una generosa capa de sal gruesa, antes de asarlos a la perfección sobre carbón. Así, en las churrascarías (asadores al estilo barbacoa), se asan todo tipo de carnes en brochetas, desde cerdo hasta cordero y jabalí, y los cortes más populares son la picaña o gorra de rabadilla, que se sirven directamente de la brocheta a tu plato.MoquecaEste es un guisado cocido hecho con mariscos y pescado, cuya preparación en olla de barro está repleta de tradición. En su versión más simple, el pescado y los mariscos se guisan con tomate, cebolla y cilantro picados, y el plato suele ir acompañado de arroz, farofa (harina de yuca tostada) y pirão (una papilla de pescado picante hecha con harina de yuca).TacacáEste es un caldo que se come muy caliente hecho a partir de yuca y de hojas de jambú con camarones. Además, el tacacá suele ser vendido en las calles por mujeres conocidas como tacacazeiras.Pan de quesoEste pan de queso es típico de la cocina brasileña y se elabora a base de harina de yuca o mandioca y queso de meia cura, es decir, medio curado, originario de un poblado llamado Minas Gerais. Son crujientes por fuera y suaves por dentro y a veces también están rellenos de queso crema o varios rellenos de carne.AcarajéTípico de la cocina de Bahía, en la Región Nordeste de Brasil, el acarajé es una empanada frita de frijoles machacados, aceite de palma y cebollas en puré, frita en más aceite de palma antes de ser abiertas para rellenarse de camarones secos y vatapá, un puré rico y picante de gambas, pan, anacardos y otros ingredientes. Si vas a probar acarajé, hazlo recién salido del aceite y con mucha salsa.Esta sólo es una probadita de todo lo que la comida de Brasil es y puedes empezar por intentar hacer tu propia versión de pan de queso con nuestra o investigar dónde puedes probar un poco de su gastronomía.
El home office puede ser una bendición muchas veces, pero en este contexto en el que probablemente además de trabajar desde casa tienes que ayudar a los pequeños a estudiar desde casa, hacer todo junto y en el mismo lugar puede resultarte complicado.Si además sientes que todos están constantemente hambrientos y temes que no estén consumiendo alimentos nutritivos, estos consejos te ayudarán con ideas de comidas saludables y fáciles para que todos coman bien.1. Planea las comidasLa planeación de comidas es una forma de configurar las comidas de modo que estén bajo tu control y no hagas comidas al azar porque tienes poco tiempo o ingredientes.Para planificar las comidas de manera controlada para sus días laborales, date un tiempo los domingos para planear el menú, comprar los ingredientes y comienza a preparar la comida la noche anterior o el día antes de regresar al trabajo en tu oficina en casa.2. Come un platillo un día, cénalo al siguienteCocina comidas de las que puedas consumir la mitad y guardar la otra mitad para la cena, especialmente si estás haciendo más de lo que crees que necesitas. Así podrás relajarte en el momento que termine la jornada laboral, abrir el refri y simplemente calentar la cena que ya está preparada. Puedes hacer esto guardando la comida de un día para otro como cena.3. Haz de la cocina una actividad agradableSi trabajar desde casa te orilló a comenzar a cocinar o si estás tratando de que te guste hacerlo, puedes probar ciertos tips para disfrutarlo más. Por ejemplo, cocina con un compañero, puede ser tu pareja, tu compañero de departamento o tus hijos. Incluso puedes cocinar mientras tu perro o gato te hace compañía.También puedes hacerlo en compañía de un excelente video de cocina en YouTube, para que estés motivado y también aprendiendo, mientras picas cebollas y salteas el ajo.4. Si no te gusta cocinar, piensa en comidas cortas Busca y descubre recetas de cocina que te inspiren y con las que puedas experimentar creativamente con los ingredientes normales de la despensa que tienes en casa. Hay muchos alimentos que pueden ser bastante prácticos si no te gusta pasar mucho tiempo en la cocina, además de muchas recetas mexicanas cortas y rendidoras.5. Establece un horario de comidas para tu día de trabajo desde casaTrabajar desde casa no necesariamente incluye la rutina de cuando estás en la oficina, en la que todos comen aproximadamente a la misma hora, o terminan el día laboral más o menos a la misma hora.Si esto te ha ocurrido y ya no tienes una rutina qué seguir, dicta tú mismo un horario de comidas que coincida con tu nuevo horario de trabajo. Por ejemplo, si solo quieres comer tres veces al día, podrías programar tus descansos para comer en tu calendario. 6. Ten una reserva de productos y alimentos enlatados saludablesTener comida enlatada en la alacena siempre te salvará si no alcanzaste a planear la comida del día o si simplemente no tienes ganas de cocinar. Como tip saludable, compra enlatados que no tengan mucha sal agregada. Por ejemplo, garbanzos enlatados, frijoles negros o puré de tomates triturados y no olvides que las recetas con atún enlatado siempre son una buena opción.7. Si trabajas desde casa con tu pareja, dividan las responsabilidadesCuando trabajas desde casa como pareja, ambos tienen responsabilidades posteriores al trabajo. Pueden repartirlas equitativamente, por ejemplo, si uno cocina, entonces el otro limpia. Esto hará que la rutina se sienta eficiente y que no se cargue el trabajo en una sola persona.
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
¿Has escuchado hablar del café de especialidad? El término puede no ser tan familiar para ti, pero no te preocupes, porque nosotros te contaremos qué es un café de especialidad.El café de especialidad es un término utilizado por primera vez por Erna Knutsen, de Knutsen Coffee Ltd., durante una conferencia internacional del café en Francia, en 1978. Ese primer uso englobaba un concepto simple, donde 'cafés especiales' se refería a aquellos granos producidos en microclimas geográficos especiales con perfiles de sabor únicos.Detrás de esta idea se encontraba la premisa fundamental de que los granos de café especiales siempre estarían bien preparados, recién tostados y elaborados correctamente. Así, la Asociación de Cafés Especiales de América (SCAA) sigue definiendo café de especialidad en este contexto y se basa en ella.¿Qué caracteriza al café de especialidad?Un café de especialidad requiere de un trabajo de mucha calidad durante todo su proceso, desde su siembra, su recolección, hasta pasar por su tostado y molido. Además de mucho conocimiento, hay ciertas claves para que el café sea de especialidad.La primera clave es el potencial, pues hasta el momento en que el café tostado se elabora y se transforma en una bebida, el concepto de café de especialidad es sólo una posibilidad, solo una experiencia gustativa potencialmente maravillosa. En cuanto a esto, hay que considerar que una variedad de café a la altitud incorrecta o en el suelo incorrecto podría no producir ningún producto especial, y así, no tener potencial de calidad. En última instancia, el cultivo de plantas es esencial para la preservación del potencial.El siguiente concepto clave es la preservación. Una cereza de café madura en una planta sana de ascendencia adecuada, plantada en el suelo adecuado, bendecida con las condiciones climáticas adecuadas y cuidada adecuadamente, debe recogerse en la cima de la madurez para preservar el potencial de grandeza que tiene. Es decir, debe cosecharse sólo cereza madura. Desde el punto de la cosecha surge una nueva ronda de trampas. La cereza del café debe someterse a un procesamiento inicial desde la cosecha, pues el tiempo que transcurre entre la cosecha y el inicio del procesamiento puede tener un impacto dramático en los resultados finales del café. El café de especialidad depende de una entrega rápida al molino para conservar el potencial.Después de que el café sea despulpado y procesado, debe reposar antes de pasar por las últimas etapas de procesamiento crudo y preparación para su envío. En este momento, son puntos clave también la humedad relativa, la temperatura y los contenedores y las condiciones de almacenamiento. Para, finalmente, llegar a la selección del empaque o las condiciones de almacenamiento.En específico, un café de especialidad debe cumplir con tres reglas básicas: Los granos deben ser 100% arábicosLas cerezas deben ser cosechadas sólo cuando están madurasConseguir una puntuación de más de 80 puntos en la evaluación de calidad basada en los estándares de la SCAPara todos los amantes del café, saber reconocer qué es un café de especialidad comienza por informarse y después podrán disfrutarlo con toda la calidad que lo caracteriza.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD