Fruta o verdura: ¿a qué clasificación pertenecen estos alimentos?
Datos curiosos

Fruta o verdura: ¿a qué clasificación pertenecen estos alimentos?

Por Eloísa Carmona - June 2020
¡¿Qué edad tenías cuando descubriste que el aguacate no es una verdura, sino una fruta?! Esta confusión no es única del aguacate, sino de muchas otras ‘verduras’, que en realidad resultan ser botánicamente una fruta.

Diferenciarlas, por suerte, no es tan complicado porque en términos de estructura, sabor y nutrición, existen muchas distinciones entre frutas y verduras. Así que veámoslas primero, para después ver estos casos conflictivos.

Diferencias entre frutas y verduras

Hay dos formas en las que las frutas y verduras se diferencian, desde el punto de vista botánico y desde el culinario.

Botánicamente, una fruta se desarrolla a partir de la flor de una planta, mientras que las otras partes de la planta se clasifican como vegetales. La principal diferencia es que las frutas contienen semillas, mientras que las verduras pueden ser raíces, tallos y hojas.

Por otra parte, desde la perspectiva culinaria, las frutas y verduras se clasifican según el sabor. Las frutas generalmente tienen un sabor dulce o agrio y se pueden usar en postres, bocadillos o jugos, mientras que las verduras tienen un sabor más suave o sabroso y generalmente se comen como parte de una guarnición o plato principal. Sin embargo, la cocina se trata de creatividad e innovación, así que estos no son usos restringidos.

Ahora, muchos nos hemos preguntado si la calabaza es fruta o verdura o qué hay de la zanahoria, ¿fruta o verdura?, y ¿el limón? De acuerdo con las características botánicas de frutas y verduras, la calabaza es una fruta, al igual que el limón, y la zanahoria, una verdura.

Hay muchas plantas que técnicamente son frutas, aunque por su sabor, se clasifican como vegetales, por ejemplo, los tomates, que incluso han creado controversia, pues en 1893, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que deberían clasificarse como vegetales en lugar de frutas, de acuerdo con las regulaciones aduaneras de Estados Unidos.

Pero si recordamos que las frutas contienen semillas, entonces, botánicamente hablando, los tomates son una fruta, pero en este caso, se clasifican desde el punto de vista culinario.

Algunos otros ejemplos comunes de frutas que se confunden con vegetales con frecuencia son las calabazas, los aguacates, los pepinos, los pimientos y las berenjenas.

Lo más curioso de todo esto es que casi siempre son frutas las que se confunden por verduras, pero pocas veces ocurre lo contrario, como en el caso del camote, que por su sabor dulce, es una verdura que suele confundirse por fruta.

Ahora ya tienes las herramientas para diferenciar frutas de verduras, sólo tienes que recordar que las primeras tienen semillas.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando te comes un mango con chile o tomas un vaso de agua de mango, ¿te has preguntado qué es lo que lo hace tan delicioso? Pues resulta que hay una gran variedad de mangos que se utilizan para diferentes platillos; dependiendo de qué tipo de mango se trate, existe un uso específico para explotar mejor su sabor. ¡Conoce los mangos más consumidos en México y para qué puedes usarlos! El mango es una fruta tropical que proviene de Asia, pero llegó para quedarse en México a través de la conquista española. Desde entonces, además de convertirse en parte importante de la gastronomía mexicana, también se volvió en una de las frutas favoritas de las personas, ¿tú qué tipo de mango prefieres? Mango manila Existen más de mil especies de mangos en el mundo y sin duda el mango manila es uno de los favoritos. Esto se debe principalmente a su sabor dulce y poca fibra en pulpa, que además es tierna y suave. El mango manila es ideal para preparar postres, hacer agua y si lo compras verde, su sabor acidito puede servirte para los ceviches de pescado. Mango Kent Si buscas un mango de pulpa suave y poca fibra, el mango kent es el ideal. Este mango lleno de sabor y jugo, es el ingrediente perfecto para preparar ensaladas o comer con yoghurt y granola. Su forma es más redonda que los primeros y su cáscara puede variar entre el verde oscuro y tintes de rojo intenso.Mango ataúlfo El mango ataúlfo es de los mangos más suaves y cremosos que las personas disfrutan de comer en rebanadas. Su forma es pequeña y ovalada pero un tanto puntiaguda y a diferencia del manila, éste si tiene consistencia fibrosa. Este tipo de mangos son los que usualmente venden con chile y limón en las esquinas.  Mango Tommy Atkins En este mango predomina el color rojo oscuro sobre su cáscara, pero su sabor no es tan dule ni intenso; tiene bastante fibra y esto provoca que su pulpa sea más tenue. El mango Tommy Atkins soporta más la manipulación y tiene alta resistencia a los golpes, por ello que tenga una vida más larga que el resto de los mangos en la tiendita. Este mango es ideal para preparar adobos o salsas para pescado, pollo y carnes. Mango Champagne El mango champagne suele confundirse con el mango manila porque su forma y color son muy parecidos, sólo que éste tiene la piel más gruesa y sabor no es tan dulce, por lo que es perfecto para platillos salados y conservas, siempre y cuando esté bien maduro. ¿Habías probado todos estos tipos de mangos? ¿Cuál es tu favorito y para qué lo utilizas comúnmente?
Pasar mucho tiempo en casa nos ha hecho querer adaptar, embellecer y hacer más nuestros los espacios que habitamos y una forma natural y hermosa de hacerlo es con plantas colgantes, que además suelen ser de cuidados fáciles.Tener plantas en casa no sólo es una gran forma de darle vida a tus paredes y espacios, sino que además pueden ayudar a relajarte y purificar el aire, de acuerdo con la NASA (aquí te contamos de estas plantas purificadoras de aire).Pero tener plantas en casa es casi como adoptar una mascota, pues requieren de atención y cuidados también. Si buscas adornar tu casa con una, te recomendamos plantas colgantes de interior que requieren de cuidados fáciles, para que no te conviertas en un asesino de plantas tan rápido.¿Por qué plantas colgantes? Porque gracias a que sus ramas crecen largas y caen son más vistosas, además de que las plantas colgantes de interior tienen otros beneficios, por ejemplo, si no tienes mucho espacio o mesas o estantes disponibles, lucen más colgadas del techo. Por otra parte, son una opción útil si tienes mascotas a las que les gusta morder las plantas de interior o niños pequeños.Estas sólo son 5 opciones de las plantas colgantes de interiores más fáciles de cuidar, pero si te gustaron mucho, puedes luego consultar estas opciones de plantas para tener en la cocina, o cómo puedes abonarlas con residuos orgánicos.Cinta o ‘mala madre’El nombre científico de esta planta es chlorophytum comosum, pero es más conocida como cinta, mala madre, araña o lazo de amor. Tiene hojas largas en forma de tiras y tallos arqueados con pequeñas plántulas en los extremos, que se pueden cortar para hacer nuevas plantas bebés. Aunque se adaptan bien a condiciones de poca luz, lo mejor es tenerla en una habitación donde haya luz brillante. En cuanto a su riego, sólo tienes que hacerlo cada que el suelo esté ligeramente seco.Teléfono o planta de pothoEsta planta es muy resistente, por lo que es perfecta para los principiantes. Su nombre científico es epipremnum aureum y es extremadamente tolerante, tanto que puede sobrevivir semanas sin agua ni luz. Colócala en un lugar con luz moderada y deja que se seque su tierra por completo entre riegos.Planta rosario o bolitas colgantesEsta suculenta tiene forma de pequeñas bolitas que cuelgan de un tallo largo, por lo que tiene un aspecto como de cascada. Su nombre científico es senecio rowleyanus y como es parte de la familia de las suculentas, no necesita riegos continuos, sólo deja que la tierra se seque casi por completo entre riegos, pero eso sí, debe estar en una habitación donde reciba mucha luz de manera indirecta.Cola de burroOtra suculenta perfecta para principiantes que tiene ramas que cuelgan son las sedum morganianum, burrito o cola de burro, que tiene una textura interesante y muy llamativa. Sus largos tallos cuelgan a los lados de la maceta, así que se verá muy bien en un lugar alto o colgada del techo. Sus cuidados son iguales a los de las otras suculentas, necesita luz brillante y debe secarse el suelo completamente entre riegos.Foto de Diego Delso, delso.photo, Licencia CC-BY-SACollar de corazones o rosario de corazonesAunque no es una suculenta, esta planta cuyo nombre científico es ceropegia woodii funciona similar a ellas, pues tiene raíces en donde almacenan agua. Sus tallos son delgados y sus hojas son carnosas y tienen forma de corazón. Lo mejor es tenerla cerca de una ventana y que tenga mucha luz solar, pero no directa. No necesita riegos frecuentes, sino hasta que la tierra esté completamente seca. Además, puede florecer y sus tallos medir hasta 4 metros de largo.Foto de Ivan I. Boldyrev, licencia CC-BY-SA-2.5
Pocas son las personas que pueden resistirse a un delicioso antojito mexicano, ya que además de tener un sabor inigualable, también se pueden comer a cualquier hora del día y en cualquier lugar, de ahí que los puestos de comida callejera sean un rotundo éxito. Así que si estás pensando en incrementar tus ganancias y poner un negocio de comida, no te pierdas estos antojitos mexicanos fáciles y deliciosos para vender. Quesadillas fritas Con queso o sin queso, las quesadillas son uno de los antojitos mexicanos que más disfrutan las personas y lo más increíble es que puedes mejorarlas mucho si las haces fritas. Para comenzar puedes ofrecer las clásicas quesadillas fritas con hongos y guisados típicos, pero si quieres darle un giro, atrévete a preparar quesadillas de plátano macho con mole. ¡A todos les encantarán! Tamales Hacer tamales para vender puede ser un negocio bastante redituable ya que los insumos para prepararlos son bastante económicos y su preparación es muy sencilla, además nadie puede resistirse a una rica tortita de tamal verde. Tu menú de tamales puede incluir desde los más tradicionales hasta los más originales como un asombroso tamal de habanero. ¿Cuántos se lleva, güerito? Sopes y gorditas Los sopes y las gorditas son esos antojitos mexicanos que siempre podemos encontrar en las esquinas, al menos en la Ciudad de México, con una gran variedad de guisados. Prepararlos es súper fácil y rápido y puedes ponerle tu ingenio para hacerlos mucho más deliciosos con recetas diferentes como estos sopes de tuétano o estas gorditas de chicharrón caseras.Pambazos Sabemos que los pambazos tradicionales de papa con chorizo son una garnachita que nadie resiste, pero te aseguramos que, si vendes también pambazos de suadero, la gente abarrotará tu negocio. ¡Lo mejor de lo antojitos mexicanos es que puedes reinventarlos con mucha creatividad! Tacos de canasta Los tacos de canasta son ese amigo con el que siempre puedes contar para comer rápido y rico cuando llevas prisa, además de que puedes venderlos a precios muy bajos y la gente siempre acabará con ellos. Si ofreces tacos de canasta con salsa verde cruda, hasta tú querrás comértelos. Como puedes darte cuenta, los antojitos mexicanos fáciles y deliciosos para vender son una gran alternativa para ganar un dinerito extra en tiempos de crisis, así que no pierdas tiempo y dales una oportunidad.
El uso horario y las coordenadas geográficas pueden cambiar y, sin embargo, las mañanas del mundo entero huelen a café: a los procedentes de Etiopía, de Guatemala, de Colombia, de Brasil o de México; tierras cuyos componentes, alturas y temperaturas caen como anillo al dedo al cultivo del oro verde. Pero claro, no todos los cafés son ese placer a veces frutal, a veces terroso, que despierta a los sentidos lo mismo que al cuerpo. Si la taza está hecha en México, hay de dos: que sea soluble –el país es uno de los mayores consumidores de los llamados “instantáneos”– o que sea de grano –café procedente del comercio justo y de los microclimas que en su mayoría ofrecen una calidad inmejorable–. Lo primero que hay que saber es que la mejor taza de café mexicano no es soluble, sino de grano. ¿De qué estado en particular procede? Aquí, la respuesta se pone interesante. La tradición cafetalera nacional se importó en Veracruz a penas se descubrió que el café tenía propiedades estimulantes para el cuerpo. Desde el siglo XVIII las fincas cafetaleras proliferaron por las montañas y laderas de ese estado, de Oaxaca, de Chiapas, de Puebla, de Nayarit y de diez entidades productoras. De ahí que el mejor café de México provenga de varios orígenes y no sólo de uno. Lo importante es conocer lo que ofrece cada geografía y el “saber hacer” de cada productor (este término se emplea para hablar de las técnicas, el conocimiento y la experiencia alrededor de la producción de algo tan complejo como el café). Jesús Salazar, el Cafeólogo –doctor y filósofo que ha puesto al café de Chiapas en el ojo mundial– me cuenta que gran parte de los 500 mil caficultores nacionales pertenecen a etnias indígenas. Para él, este es un valor adicional que el café mexicano ofrece versus la competencia. ¡Conocimientos y cultura en cada taza! En Chiapas, uno de los orígenes del mejor café de México, se cultivan variedades clásicas como bourbón, typica, caturra e incluso marago en tierras de policultivos. ¿Y dónde creen que terminan los aromas y sabores de esos otros productos que crecen en la tierra? Acertaron. Todo eso le confiere características únicas al cafecito de la mañana. Tenejapa, Jaltenango, Monte Cristo son algunos de los poblados chiapanecos donde se produce café de gran calidad. Sin embargo, para el Cafeólogo no hay un área única que deba llevarse el título de La Mejor. Para él, en cada taza caben las montañas, la flora y la fauna, la gastronomía, la historia y cultura. Él dice que lo intangible le da un “valor agregado” a la taza de café perfecta.Otro estado en el que se produce el mejor café de México es Veracruz. En su territorio existe una combinación exitosa de suelos, humedad, sol y sombra que son el escenario perfecto para que las cerezas del café crezcan a sus anchas. No por nada el mayor número de medallas del concurso Taza de Excelencia México se ha quedado en la entidad. Poblaciones como Zongolica, Coatepec y Huatusco están bajo la mirada de los principales concursos de café mundiales, pues están haciendo las cosas bien desde el campo. Existen proyectos como el de Rodrigo Quirós y Carlos Juárez, de Ímpetus Café, que luchan diariamente para que, además de una buena producción, el café pase por un proceso de tostado de calidad y que su preparación en la barra sea la óptima. Si me preguntan a mí, las tazas más impresionantes que he probado en México proceden de la zona de Huatusco en Veracruz. La probé en Ímpetus Café en el puerto, junto a unas galletas recién horneadas. En la ciudad de México, Chiquitito Café tuesta e infusiona granos de Boca del Monte, en Veracruz, y de Pluma Hidalgo, en Oaxaca. Su café es excepcional. En Cucurucho, otro de mis favoritos personales, existe un café de pequeños productores llamado La Resistencia y que procede de Nayarit: una locura de notas cítricas. Sólo hay una forma de elegir el mejor café: experimentando con los granos que se tengan a la mano. Hazlo en café americano, moliendo los granos al momento, o como te guste. Sí, en pastel también se vale. ¿De dónde viene tu café favorito?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD