Ingredientes de cocina para limpiar tu casa
Datos curiosos

Ingredientes de cocina para limpiar tu casa

Por Kiwilimón - Octubre 2018
¿Se te acabaron los productos de limpieza? Con estos ingredientes de cocina puedes dejar toda tu casa reluciente.

Salsa picante para sacarle brillo a los metales

La salsa roja que usamos para las palomitas o las micheladas también sirve como limpiador de metales. Si tienes una olla de cobre que esté oxidada, pon un poco de salsa picante y frota con un paño suave. La mancha desaparecerá sin gran esfuerzo.

Vinagre como limpiador multiusos

No subestimes el poder del vinagre. Aunque cualquier tipo puede servir como limpiador, el mejor en estos casos es el vinagre blanco destilado. Úsalo para quitar manchas de la cubierta de la cocina y dejar reluciente la regadera.

Cátsup contra la joyería manchada

La cátsup tiene un efecto muy similar al de la salsa picante. Úsala para limpiar objetos de metal, como latón, plata y cobre. Para limpiar joyería manchada solo introduce las piezas en un recipiente con cátsup y déjalas ahí unos minutos. Se limpiarán prácticamente solas.

Bicarbonato de sodio para las manchas difíciles

El bicarbonato de sodio no solo ayuda a neutralizar olores, también es ideal para remover manchas de agua y grasa. Solo tienes que esparcir un poco de bicarbonato directamente sobre la superficie que quieres limpiar y después frota con un estropajo mojado en agua.

Papa en los sartenes

Cuando se forma óxido en los sartenes y ollas de hierro fundido es un poco complicado quitarlo con el estropajo normal. Evita dañar tus manos con productivos abrasivos usando una papa para remover las manchas de óxido.

Refrescos como destapadores

La acidez de los refrescos de cola ayuda a destapar el drenaje. Cuando tengas problemas de este tipo en la cocina o en el baño, vacía una botella por el resumidero y deja actuar durante algunos minutos. Poco a poco se irá destapando el drenaje.

Limón en superficies sucias

El jugo de limón tiene mucho ácido, el cual ayuda a acabar con bacterias, gérmenes y moho. Combínalo con un poco de agua y vinagre para limpiar azulejos, tablas para cortar y la cubierta de la cocina. Aprovecha al máximo los productos de tu cocina y comienza a limpiar tu casa de manera más natural.

Con estos mismos ingredientes puedes preparar recetas deliciosas. Aquí te damos algunas ideas:

  Fuentes:
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Dinos qué guardas en tu horno y te diremos qué tan buen cocinero eres. Si el horno de tu cocina está limpio y tiene algunos refractarios, eso significa que te gusta lucirte con tus recetas. Pero, si se parece más a una bodega de ollas viejas y tupers sin tapa, definitivamente tienes mucho por aprender.Aunque hornear es algo desafiante para muchos, esta actividad puede ser realmente sencilla y divertida. No dejes que la falta de tiempo o de experiencia ahuyente tus ganas de usar el horno. Sigue estos tips para aprender a hornear en menos de lo que esponja un pastel.Empieza con algo sencillo: Si nunca has usado el horno por tu cuenta, no intentes hacer una receta súper complicada. Mejor elige un platillo con pocos pasos y una preparación muy básica. Podrías hasta pensar en alguna receta fácil con poco tiempo de cocción, para asegurarte de estar pendiente y además, adquieras práctica. Además, así será más difícil que cometas un error.Ten pacienciaEsto es básico al momento de hornear. Necesitas paciencia para precalentar el horno y que alcance la temperatura ideal, para dejar que tus platillos estén listos sin abrir la puerta cada cinco minutos y, obviamente, para aprender de las equivocaciones. Compra los utensilios básicosNo tienes que llenar tu cocina con batidoras industriales y cuchillos profesionales, pero sí hay algunos utensilios que vas a necesitar. Espátulas, refractarios antiadherentes, tazas medidoras, báscula, termómetro y unos bowls grandes para mezclar son suficientes. Ordena todo antes de comenzarLo ideal es que antes de empezar a cocinar leas con cuidado la receta y acomodes los ingredientes y los utensilios que necesitarás. Aunque esto parezca un poquito exagerado, cuando estás horneando es muy importante que respetes los tiempos. Créenos, si te tardas cinco minutos en encontrar los trapos para sacar el pastel, las cosas pueden ponerse feas.Sigue todas las instruccionesNo es necedad del autor del recetario poner medidas o temperaturas exactas. Para que el horneado quede perfecto debes seguir al pie de la letra las instrucciones. Esto incluye el orden en que mezclas los ingredientes, la temperatura, las cantidades y, obviamente, la consistencia (a punto de nieve, crema, uniforme, líquida, con aire, etc.).Prepárate para desmoldar o reservarNo subestimes la importancia de invertir unos minutos en el molde que usarás. Cuando no lo engrasas o enharinas bien, es muy probable que el pastel termine desmoronándose o quemándose en algunas partes. Para evitar estas catástrofes lo más fácil es que untes mantequilla y después cubras el molde con papel antiadherente. ¡Anímate a prender el horno! Con estos tips y las recetas de Kiwilimón hornear será tu nueva actividad favorita. Panqué de Plátano con Betún de chocolate blancoPastel de Pan de EloteCheesecake con FlanRosca de Frutos Secos sin Glutenhttps://www.kiwilimon.com/receta/postres/rosca-de-frutos-secos-sin-gluten
El pescado es uno de los alimentos más saludables por su contenido proteico y sus efectos antienvejecimiento; pero hay que tener cuidado. Algunas variedades de pescados han tomado relevancia gracias a sus altos volúmenes de mercurio, por lo que es importante observar el contenido de este elemento, ya que, consumirlo con frecuencia, puede ocasionar daños a la salud.El mayor riesgo en el consumo de altos niveles de mercurio en pescados se presenta en las mujeres que están embarazadas o amamantando, pero los niños y adultos también deben evitarlo. Se ha descubierto que el mercurio en altas cantidades puede causar daño permanente en los riñones y cerebro, afectando en este último caso la memoria, la atención y las habilidades motoras.Si se llega a consumir durante varios años pescados de un cuerpo de agua con altos grados de mercurio, los daños a la salud pueden incluir parálisis, delirios y problemas del habla.Estos son los pescados con alto contenido de mercurio que debes evitar:Pez blanquillo del Golfo de México Tiburón Pez espada Macarela rey AgujaCorvina del PacíficoMarlín Atún de aleta negra Pez mero Bacalao negroAlgunos de estos peces, como son el tiburón, el atún, el pez marlín y el pez vela, adquieren altos grados de mercurio debido a su dieta, que consiste en comer peces de menor tamaño, los cuales ingieren el metal a través del plancton. Otros adquieren el mercurio del medio en el que habitan. Lo que es seguro es que todos pueden ser dañinos en cantidades altas.Peces con bajos niveles de mercurioSi sueles consumir los peces antes mencionados, reemplázalos con algunos de la siguiente lista, ya que estos son los pescados con menor grado de mercurio y, por lo tanto, los más saludables.BagrePescado de corvina del AtlánticoPalometaSalmónSardinasTilapiaTruchaAbadejoMerluzaSi prefieres mariscos, puedes comer almejas, anchoas, camarones, cangrejo de río u ostras, todos estos tienen cantidades menores de mercurio que no dañaran tu organismo.
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Aprovecha las bondades de la naturaleza y consume frutas de temporada. Descubre cuáles son las frutas que debes comer en primavera:Piña: esta delicia aromática suele crecer naturalmente en climas cálidos húmedos, sin embargo, también puede sembrarse todo el año si se usan sistemas de riego. Además de tener muchos nutrientes, las piñas ayudan a mejorar la digestión y pueden reducir el riesgo de cáncer.Cheesecake sin horno de piña coladaKiwi: el kiwi debe ser plantado en regiones con climas templados y subtropicales. La temperatura óptima para este cultivo es entre 25 y 30° C. Las maravillas del kiwi no se limitan a su alto contenido de vitamina C, sino que además es un aliado natural en el tratamiento de la presión sanguínea y ciertos tipos de enfermedades del corazón.Mango: este fruto dulce requiere clima cálidos y secos para crecer. Los lugares en los que se cultiva naturalmente el mango se registra una precipitación promedio de 1000 a 1500 mm. Esta fruta se caracteriza por tener altos niveles de vitamina A y C, las cuales ayudan a mantener en buen estado la piel y el cabello.Camarones en salsa de mango y chipotleMelón: aunque el melón es en realidad una hortaliza, se le considera como fruta por su consumo. El cultivo de melón se desarrolla mejor en climas cálidos y no muy húmedos. Uno de los grandes beneficios de comer melón es la conservación de la salud de los huesos, gracias a sus aportes de vitamina K y magnesio.Papaya: la papaya tiene que sembrarse en lugares húmedos y cálidos. No se aconseja plantar el árbol del papayo en zonas propensas a las heladas porque se puede morir la planta. El consumo frecuente de betacaroteno (nutriente presente en la papaya) está relacionado con un menor riesgo de desarrollar asma, así como ciertos tipos de cáncer.Sandía: la sandía, al igual que el melón, es una hortaliza, pero es considerada como fruta. Al ser una fruta tropical crece mejor en zonas con temperaturas que oscilan entre los 23 y los 28° C. Los electrolitos y la gran cantidad de agua que contiene la sandía ayudan a mantener la hidratación y prevenir golpes de calor.Sandía locaFresa: el desarrollo de la planta de la fresa requiere un equilibrio entre altas y bajas temperaturas, así como entre días largos y cortos. Las fresas son una fuente natural rica en ácido fólico, por lo que su consumo es muy recomendable durante el embarazo.Mojito de fresa bajo en caloríasTamarindo: si bien se conoce comúnmente como una fruta, el tamarindo es una leguminosa carnosa con un sabor agridulce. Se produce generalmente en climas cálidos semisecos. El tamarindo tiene propiedades laxantes y ayuda a acelerar la digestión. De igual manera, al contener altos niveles de hierro combate la anemia.¿Qué fruta usarás hoy en la cocina?
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD