La alacena mexicana está llena de tradición y ciencia
Datos curiosos

La alacena mexicana está llena de tradición y ciencia

Por Kiwilimón - Septiembre 2020
¿Qué es lo que nunca falta en tu alacena? ¿Una lata de atún, unos chilitos en escabeche, un puré de tomate para hacer una pasta? Estos productos son casi con seguridad parte de todas las alacenas mexicanas en la actualidad, pero la historia de los productos envasados tiene alrededor de cuatro siglos.

Para la hora del desayuno, la comida o la cena, siempre contamos con una lata de vegetales para preparar un omelette con champiñones, un puré de tomate para hacer una tinga de pollo, o una salsa verde para acompañar nuestras sincronizadas gracias a que, en 1809, Nicolas Appert consiguió conservar alimentos como sopas, verduras, jugos e incluso productos lácteos en botellas o frascos.

Estos alimentos envasados fueron aprovechados durante la guerra, tiempo después se patentó el enlatado y años más tarde, los métodos europeos de envasado llegaron a Estados Unidos, donde se estableció una base científica sobre el envasado al describir los requisitos específicos de calentamiento de tiempo y temperatura para esterilizar alimentos.

Es así como ahora mismo, en tu alacena tienes productos mexicanos listos para usarse, desde champiñones en todas sus presentaciones, hasta flor de calabaza, garbanzos, salsas listas para servirse, pues empresas como Herdez® se han insertado en la industria del envasado elaborándolos con amor y cuidado, ofreciéndole a las familias mexicanas los más altos estándares de calidad, innovación y confianza que los ha caracterizado desde la fundación de la Comercializadora hace más de 100 años.

Con tanta tradición a cuestas, no han dejado de renovarse y su nueva imagen e identidad visual reflejan sus valores en todos sus productos y categorías, como el sabor, cuidado al medio ambiente y campo mexicano.

Para Dafne Maya Beristain, Grouper de Mercadotecnia Herdez®, “nuestro país está lleno de sabores que nacen en el corazón del campo y que Herdez® selecciona cuidadosamente para que las familias mexicanas puedan usarlos con toda confianza. Este legado y compromiso, que nos enorgullece, es la fuerza que nutre la nueva imagen”.

Es así como cuentas con un pedacito de campo y frescura en tu alacena, y con sólo abrir la puerta puedes ubicar fácilmente la línea de productos Herdez® o cualquiera de sus latas de vegetales que necesitas para preparar ese platillo que tanto te gusta, de la manera más sencilla.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La pandemia llegó para cambiar nuestra vida diaria, pues la enfermedad por Covid-19 ha llevado a millones de personas a adoptar estilos de vida más saludables, así como una mejor alimentación. Cabe señalar que, aunque no existen fórmulas milagrosas para evitar contraer el virus, un estudio reciente indica que las personas que siguen la dieta plant-based tienen menos probabilidades de contraer el virus y de experimentar síntomas graves.¿Qué es la dieta plant-based?La dieta basada en plantas, conocida como plant-based en inglés, es un régimen alimenticio que se basa, en su mayoría, en el consumo de alimentos de origen vegetal, sin embargo, no es lo mismo que el vegetarianismo o el veganismo. Este tipo de dieta es rica en frutas, verduras, nueces, semillas, granos enteros, leguminosas y aceites, sin embargo, algunas personas también consumen productos de origen animal en pequeñas cantidades. La dieta mediterránea es el ejemplo perfecto de una dieta basada en plantas. También puedes leer: ¿Qué alimentos debes comer si tienes covid-19?La dieta basada en plantas vs. Covid-19Según el estudio científico, la buena alimentación es clave antes y durante la infección por Covid-19, aquí te explicamos por qué. Después de analizar los hábitos alimenticios de las 592,571 personas que participaron en el estudio, los expertos encontraron ciertas diferencias entre aquellos que consumían alimentos más saludables y los que seguían una dieta menos nutritiva. En comparación con las personas que llevaban dietas menos saludables, aquellos que se alimentaban de mejor manera tenían "9% menos de probabilidades desarrollar Covid-19 y un 41% menos de desarrollar Covid-19 grave". Por otro lado, los científicos explicaron que, aunque es indispensable que todos se vacunen y usen cubrebocas, el estudio reciente sugiere que “los individuos pueden reducir, potencialmente, su riesgo de contraer Covid-19 o de tener un resultado poco alentador al poner atención en sus dietas”.También puedes leer: Nutrición en tiempos de Covid¿Cómo puedo adoptar una dieta plant-based?Si quieres adoptar la dieta basada en plantas y mejorar tu salud, estos consejos te serán de mucha ayuda: 1. Incorpora todo tipo de vegetales en tus comidas y llena al menos la mitad de tu plato con vegetales de diversos colores. 2. Reduce la cantidad de carne que ingieres. Por ejemplo, como un bistec pequeño y sírvete el doble de ensalada o verduras. 3. Anímate a cocinar recetas vegetarianas o veganas al menos una vez a la semana. 4. Es momento de incorporar grasas saludables en tus comidas: aceite de oliva, nueces, semillas y aguacate. 5. Recuerda que la fruta es ideal para la hora del postre o para un antojo.También puedes leer: ¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con covid y cómo recuperarlo?
La gastronomía mexicana es rica, variada y consta de sabores muy complejos, es tan maravillosa que fue nombrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Sin embargo, no debemos confundir la comida mexicana con la comida prehispánica, pues la primera se refiera a nuestra cocina actual, la cual es el resultado del mestizaje entre los nativos y los colonizadores españoles, así como la influencia de migrantes de todas partes del mundo. En el caso de la comida prehispánica, esta se refiere a recetas de comida creadas por los pueblos originarios, las cuales se consumen desde hace cientos o miles de años. Aunque parezca difícil de creer, hoy en día existen platillos prehispánicos que sobrevivieron a la colonización y al surgimiento de nuevas técnicas y recetas, aquí te contamos cuáles son.Platillos de comida prehispánica que aún disfrutamosComo seguramente ya sabes, la cocina prehispánica se basaba en tres principales ingredientes: maíz, el chile y el frijol. Estos alimentos no solo eran nutritivos y accesibles, también tienen una infinidad de beneficios y propiedades. Aunque no todos los platillos prehispánicos se preparaban con estos tres ingredientes, si eran los más populares. A continuación, te contamos sobre las recetas de comida prehispánica que aún disfrutamos hasta nuestros días, ¡te sorprenderás!También puedes leer: El pipián, un platillo prehispánico con mucha historiaChileatoleEl chileatole es un atole salado que se prepara con masa de maíz, elote, chiles verdes y epazote. Aunque este platillo data de la época prehispánica, hoy en día existen nuevas versiones, las cuales incluyen carne y verduras.PozoleEl pozole es otro de los platillos prehispánicos que sobrevivió a la colonización. La palabra proviene del náhuatl pozolli, que significa “espumoso”. Durante la época prehispánica, este caldo se preparaba con carne de itzcuintlis, un roedor que hoy conocemos como tepezcuintle. Los expertos también señalan que, en algunas ocasiones, los aztecas preparaban pozole con carne humano, aunque cabe señalar que esta no era una práctica común. Con la llegada de los colonizadores, también llegó la carne de cerdo a nuestro territorio, por lo que el pozole comenzó a prepararse con maíz cacahuacintle y este tipo de carne. Años más tarde, surgieron recetas de pozole rojo, verde y blanco, los cuales se acompañan con pollo, mariscos y carne de cerdo.TlacoyoEste delicioso antojito también data de la época prehispánica. La palabra tlacoyo proviene del náhuatl nacatlaoyo. De acuerdo con Fray Bernardino de Sahagún, “usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera della se llaman tianquiztlacualli; quiere decir 'tortilla o tamal que se vende en el tiánguez'. Otra manera del tiánguez, que se llama íztac tlaxcalli etica tlaoyo, quiere decir 'tortilla muy blanca que tiene de dentro harina de frijoles no cocidos'”. Hoy en día se preparan con masa de maíz azul o blanca, para luego rellenarse con requesón, frijoles, haba o chicharrón. Suele acompañarse con ensalada de nopales, queso fresco, requesón y salsa.También puedes leer: Bebidas prehispánicas: delicias de maíz y cacaoTamalesEl tamal, del náhuatl tamalli, que significa envuelto, es otro de los platillos de origen prehispánico. Según los expertos, los nativos comenzaron a preparar tamales alrededor del año 250 a. C. y solían disfrutarse durante fastuosos banquetes. En la época prehispánica, los tamales se preparaban con masa de maíz y chile, pero a veces también se rellenaban con frijoles o camarones, para luego envolverse en hojas de maíz y cocerse al vapor.Pipián¿Sabías que el pipián era uno de los platillos favoritos de Moctezuma? Esta receta de comida prehispánica se preparaba a base de pepitas de calabaza tostadas, chile y pescado o gallina. Con los años, comenzaron a añadirse especias y carne de cerdo al guiso, pero este es 100% de origen prehispánico.MemelaLa memela es otra receta de comida prehispánica que aún disfrutamos hoy en día. La palabra proviene de los términos tlaxcalmimilli y mimilli en náhuatl, lo que se traduce como tortilla larga. Según Fray Bernardino de Sahagún, las memelas prehispánicas se preparaban masa de maíz y chile. Hoy en día, las memelas se preparan con muchas maneras, aunque es común comerlas con un poco de manteca de cerdo, frijoles, salsa y queso.También puedes leer: 7 recetas fáciles de comida mestizaRecetas de comida prehispánica para preparar en casaSi quieres experimentar los sabores auténticos de nuestros ancestros, pon manos a la obra y prepara estas recetas de comida prehispánica que kiwilimón tiene para ti:Chileatole Fácil7 formas diferentes de preparar pozole3 Bebidas Prehispánicas3 Tlacoyos MexicanosTamales3 Recetas con Pipián
Del estrés tóxico “nuestro de todos los días” casi nadie escapa. Y es que en los tiempos que corren, en donde todo es urgente, con una pandemia que no parece tener fin, con las tareas “normales” en casa que nunca terminan y, para muchos, una difícil cuesta de enero, mantener un balance emocional puede resultar difícil.Si bien el estrés nos ayuda a reaccionar en situaciones de riesgo, pues nos mantiene alertas, cuando nos sobrepasa pueden aparecer problemas de insomnio, síntomas estomacales, pérdida de apetito, irritabilidad, ansiedad, entre otros.Por fortuna podemos limitarlo. Las estrategias van desde realizar actividades relajantes como yoga, leer un libro o hacer meditación, realizar ejercicio de forma regular, seguir una adecuada higiene del sueño, establecer prioridades, evitar sobredimensionar los problemas, hasta terapias muy particulares indicadas por el médico especialista.Junto con ello, llevar una dieta balanceada y adecuada contribuye de forma muy efectiva a que te sientas bien; y mejor aún si incluyes alimentos que contienen ciertos compuestos activos que pueden influir en tu estado de ánimo, es decir, que actúan positivamente sobre el estrés, señala la nutrióloga Nathalie Pernicone, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.Además de estos alimentos que contienen sustancias muy particulares, hay otros que pueden ayudar de manera indirecta, por sus efectos reconfortantes, como los dulces o carbohidratos; sin embargo, es muy importante cuidar y evitar el “comer emocional”, es decir, comer para sentirnos mejor, porque a largo plazo puede crear una relación distorsionada con la comida.A continuación te presentamos 10 alimentos que podrías incluir en tu dieta diaria si le quieres echar una manita a tu organismo en el manejo del estrés:1. Pescados de agua fría. Nos referimos al salmón, atún, sardinas o anchoas, ya que son ricos en ácidos Omega 3, un tipo de grasa poliinsaturada que puede ayudar a mantener los niveles de cortisol (mejor conocida como la hormona del estrés) dentro de la normalidad. La Asociación Americana del Corazón recomienda comer, por lo menos, dos raciones (de 100 g) a la semana.2. Acelgas. Estos vegetales de grandes hojas tienen un alto contenido de magnesio, el cual juega un papel protector contra la ansiedad. Investigaciones como las publicadas por la Academia Americana de Neurología, sugieren incluir una ración de verduras de hoja verde, como las acelgas, todos los días, porque esto contribuye, además, a detener el deterioro cognitivo.3. Almendras y frutos secos. Al igual que los pescados, estos alimentos tienen un alto contenido de Omega-3 y magnesio, una excelente combinación para ayudar a relajar la tensión y la ansiedad. El magnesio, cabe señalar, estimula la producción de serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”, así que si quieres prevenir estrés o situaciones de insomnio, como se señala en un estudio publicado en la revista Nature, incluye estos alimentos en tu dieta. Puedes comer un puñito diario (de 4 a 10 piezas).4. Cacao. Además de contener magnesio, también es rico en triptófano, un aminoácido que puede influir de manera positiva en el estado del ánimo al ser precursor de serotonina y melatonina (hormona que contribuye a regular nuestro reloj biológico). ¡Una excelente noticia para los amantes del chocolate! Si sabes que tendrás un día estresante, no olvides llevar contigo una barra de unos 40-50 gramos, como sugiere el médico especialista en medicina del trabajo, Víctor Vidal Acosta, en su libro, Estrés Laboral.5. Kiwi. La vitamina C contribuye a mejorar el estado de ánimo, por eso el kiwi, que contiene una cantidad importante de ella, es una excelente opción. Esto lo confirma el estudio “Beneficios nutricionales y sanitarios asociados al consumo de kiwi”, publicado en la revista científica Nutrición Hospitalaria. Los resultados indican que su consumo diario –uno o dos kiwis– puede ser “una estrategia efectiva para la promoción de la salud y prevención de enfermedades”, porque además tiene un alto poder antioxidante y efectos en la función inmune.6. Naranja y cítricos en general. Por ser ricos en triptófano y vitamina C, ayudan a combatir la sensación de ansiedad. De hecho, la falta de Vitamina C hace que las personas se sientan fatigadas o deprimidas. Puedes consumir una o dos naranjas al día.7. Avena. Este cereal integral también es buena fuente de triptófano. Al ser un hidrato de carbono, contienen serotonina, que ya hemos visto que es una excelente aliada para sentirnos bien. Puedes comer unos 25 g al día.8. Leche. Sobre todo tibia, antes de acostarse. Se ha visto que el calcio ayuda a fortalecer y relajar el sistema nervioso, por lo que alivia la tensión, ayudando con ello a regular los niveles de estrés. Con un vaso es suficiente. Elige la descremada y deslactosada, en caso de que sea intolerante a la lactosa.9. Yogur natural. Este es otro lácteo aliado de la tranquilidad, ya que también favorece la producción de serotonina, además de las propiedades provenientes del calcio. Come o bebe de dos a tres lácteos al día; uno de ellos puede ser yogur.10. Infusión de lechuga. Contiene una sustancia llamada lactucina, que ayuda a relajar el sistema nervioso. En este rubro, podemos incluir infusiones como valeriana, pasiflora, tila, que tienen propiedades relajantes. Toma una taza cuando te sientas estresado.Si bien la alimentación es coadyuvante del bienestar emocional, no olvides:● Llevar un estilo de vida saludable y activo.● Tener un descanso adecuado para mantener regulados los niveles de cortisol.● Hacer ejercicio, ya que tiene efectos antidepresivos muy importantes, además de disminuir estrés y ansiedad. ● Cuidar y priorizar la salud mental tanto como la física.● Acudir al psicólogo/a en caso de que no puedas hacerle frente al estrés.¡Aliméntate en serio con Santander!
Las vitaminas C y D han sido las estrellas en estos años de pandemia, cuando todos hemos buscado la forma de resguardarnos de la manera más natural posible del COVID-19. Pero ¿cómo funcionan y en qué alimentos podemos encontrar vitaminas para fortalecernos contra el coronavirus?La vitamina C es un antioxidante del cual podríamos decir que desde siempre ha sido promovido como un benefactor en la función inmunológica saludable, mientras que la vitamina D saltó a la fama en años recientes, con sus posibles efectos positivos sobre la función inmunológica.Lo que la ciencia ha podido investigar hasta el momento respecto del consumo de vitaminas como suplemento y el nuevo COVID-19 es que existe la posibilidad de que los suplementos puedan ser efectivos. Por ejemplo, algunos estudios observacionales vinculan los niveles más bajos de vitaminas en la sangre con un mayor riesgo de dar positivo por el virus que causa el COVID-19, sin embargo, estudios como estos no pueden probar que la vitamina D proteja a las personas contra las infecciones.De acuerdo con información del sitio de la Universidad de Harvard, un estudio de 2021 sobre zinc y vitamina C tampoco demostró beneficios para las personas con COVID-19 leve. En este estudio, las personas cuyos síntomas no requirieron hospitalización fueron asignadas al azar para recibir sólo vitamina C, 8.000 mg/día, o sólo zinc, 50 mg/día, o ambos suplementos en las dosis anteriores o ninguno de ellos.A pesar de las dudas sobre el beneficio general de estos suplementos, muchos médicos comenzaron a recetarlos de forma rutinaria en los primeros días de la pandemia de COVID-19, probablemente por la falta de conocimiento sobre cómo tratar esta nueva infección y el historial de seguridad que tienen los suplementos de estas vitaminas.Mientras que las personas con deficiencias nutricionales sí deben recibir suplementos y las deficiencias de zinc o vitamina D son comunes y pueden contribuir a una función inmunológica deficiente, lo mejor siempre será poder adquirirlos de una dieta nutritiva y adecuada para cada persona. A continuación, te contamos más sobre las vitaminas C y D, además de en qué alimentos encontrarlas.La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua, un antioxidante y eliminador de radicales libres que tiene propiedades antiinflamatorias, influye en la inmunidad celular y la integridad vascular, y sirve como cofactor en la generación de sustancias que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina.Cuando una persona se encuentra en un estado de estrés oxidativo, como cuando está atravesando alguna enfermedad que cause incluidas infecciones graves y sepsis, por ejemplo el COVID-19, puede que requiera más vitamina C, pero aún se está estudiando el papel potencial de altas dosis para mejorar la inflamación y la lesión vascular en pacientes con este tipo de coronavirus.Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C, en especial las frutas cítricas, los tomates, el jugo de tomate y las papas. Otras buenas fuentes de alimentos con vitamina C incluyen:pimientos rojos y verdeskiwibrócolifresascoles de Bruselasmelón Muchas de las mejores fuentes alimenticias de vitamina C, como frutas y verduras, generalmente se consumen crudas. Consumir cinco raciones variadas de frutas y verduras al día puede aportar más de 200 mg de vitamina C.Por otro lado, la vitamina D es un nutriente importante que el cuerpo necesita para construir y mantener los huesos fuertes, entre otros beneficios. La fuente principal de esta vitamina es la luz solar, pues la piel absorbe los rayos ultravioletas del sol y los convierte en vitamina D.Sin embargo, muchas personas no obtienen la suficiente y esto ocurre especialmente si eres mayor, no comes alimentos saludables o tienes un tono de piel más oscuro. Si bien la vitamina D estimula el sistema inmunológico y alivia la inflamación, los expertos señalan que se necesita más investigación sobre sus propiedades antivirales.Aunque hay varios estudios sobre la relación entre la vitamina D y el COVID-19 que señalan que los niveles bajos de ella sí pueden aumentar la probabilidad de dar positivo, otros sugieren que los niveles más altos de vitamina D no reducen el riesgo de infección viral, hospitalización o gravedad de la COVID-19. La mejor forma de adquirir vitamina D es más luz solar, de 15 a 20 minutos tres días a la semana, y alimentos como:Pescado azul (como el salmón o las sardinas)carne rojaYemas de huevoAlimentos con vitamina D añadida, como la leche
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD