La nueva experiencia de ir a un restaurante después de la cuarentena
Datos curiosos

La nueva experiencia de ir a un restaurante después de la cuarentena

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
Después de casi tres meses de mantenernos en casa, (en una cuarentena eterna) para evitar que la pandemia del covid-19 sea aún más terrible, poco a poco, en México y alrededor del mundo, estamos comenzando a retomar la vida en las calles.

Sin embargo, no podemos regresar a la vida normal de antes, pues aún hay una vacuna para asegurarnos de que estaremos a salvo del virus. Conciertos, fiestas como bodas, parques de diversiones y, algo que considerábamos muy común, la experiencia de ir a comer a un restaurante, todo será prácticas completamente nuevas.

Aunque en México continúa la suspensión de actividades en gimnasios, centros de masaje, cines, teatros, museos, auditorios, centros comerciales, iglesias, mezquitas, sinagogas, conciertos, bares, cantinas y comer de manera regular en restaurantes, conforme avance el semáforo establecido para medir la baja de los casos de contagio, podremos entrar en la llamada “nueva normalidad”.

Ahí, en esa tan esperada nueva normalidad, la forma en que comemos, dónde comemos y qué comemos seguramente cambiará como resultado del coronavirus.

Conforme se han levantado las restricciones en países de todo el mundo, los dueños de restaurantes, chefs y personal restaurantero están buscando formas de llevar a cabo la experiencia gastronómica de manera segura, adecuándose a las recomendaciones de los gobiernos.

Puede que se requieran controles de temperatura o se agreguen bloqueos de vidrio entre comensales, mientras tanto, estos son algunos de los ejemplos que los restaurantes de todo el mundo han puesto en práctica con mucha creatividad a la hora de cumplir con las medidas de distanciamiento social.

Robots para tomar la temperatura

En Países Bajos, los restaurantes y bares regresaron a tener servicio presencial en junio, pero en lugar de exponer a los meseros y meseras, el restaurante Dadawan usa robots que toman la temperatura de cada cliente para asegurarse de que no tienen ningún síntoma, y luego llevarlos a sentar en una mesa. Una vez en una mesa, los comensales pueden hacer sus pedidos y otro robot les sirve su comida.

Casas de cristal para mantener la distancia

Fuera de Mediamatic Eten en Ámsterdam, se colocaron cinco pequeños invernaderos o casas de cristal, que funcionan como cubículos que permiten el distanciamiento social en un entorno hermoso.

Además de los invernaderos, los camareros usan protectores faciales y sirven comida en una tabla de madera para evitar cualquier contacto directo entre los comensales y el personal.

Pantallas de plástico como escudo personal

En Francia, Christophe Gernigon diseñó el Plex'Eat para proteger a las personas de contagiarse mientras comen, que consiste en pantallas de plástico y que se están utilizando en H.A.N.D., un restaurante en París, Francia.

Además de estas innovadoras formas de mantener la distancia, muchos otros lugares han probado con barreras plásticas en las mesas, sombreros grandes para distanciar a las personas o incluso maniquíes viejos, para marcar los lugares que se deben mantener alejados los comensales.

Quizá pronto pongamos en práctica algunas de estas nuevas formas de comer en restaurantes y así se conforme nuestra nueva normalidad, después del coronavirus covid-19.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aunque Malini Seetharam llegó a México en abril de 2018, su emprendimiento de cocina del norte y del sur de la India comenzó a provocar sonrisas a los citadinos desde mayo. Pero que no se piense que Malini aterrizó en el país siendo una cocinera novata. El sabor súper construido de sus platillos ya lo anuncia. Su camino profesional comenzó varios años antes, en Nueva Delhi, con el servicio personalizado que esta chef hacía posible en la cocina de su propia casa.Malini afirma que, “cocinar y servir siempre ha sido mi interés y un motivo de alegría”. Eso puede sentirse en los curries, en las phulkas y las dosas que ella misma confecciona diariamente, en los chutneys que varían cada día de sabor. “Mi objetivo ha sido el de explorar la armonía entre la cocina mexicana y la india, especialmente en la rica abundancia de especias que ambas utilizan, ya sea en el curry y en las salsas, así como en el popurrí de dulce-picante, picante-dulce”. Las notas especiadas de su cocina son adictivas para un mexicano. Lo dice su servidora quien, al menos una vez por semana, pide uno de los cuatro menús que Malini ofrece bajo pedido, con un día de anticipación. Eso sí: cada vez que me enfrento a sus menús debo investigar en San Google para obtener una imagen, una descripción, que me prevenga del banquete que recibiré vía UBER. La propuesta gastronómica de Malini no se limita a los platillos comodín de la cocina india. Ya saben, los típicos chicken tikka masala –que en realidad es creación inglesa y no india– o las samosas. Sus combinaciones son un viaje, que, sin conocer su país, te hacen imaginar paisajes, atardeceres, recuerdos a un lugar lejano y excitante. “Quiero llevar a mis comensales a una expedición culinaria a través de las delicias regionales de la India y brindarles una perspectiva completamente nueva sobre la amplia gama de opciones disponibles en mi cocina, mostrando también algunos platos tradicionales como dosas, idlis o vadas”. ¿Autenticidad? ¿Cultura comestible? Claro. Todo eso cabe en los tuppers que te llegan a tu casa antes de la hora de la comida.La cocina india puede ser tan golosa y sana como el cinturón mande. Por eso en su menú, Malini propone algunas opciones ligeras o vegetarianas en las que el dal fry o los garbanzos en curry brillan por el elegante balance entre sus especias. Ni quién se acuerde de la carne. “Me gusta también ofrecer una experiencia de comida casera sana y saludable para mis clientes, pero sin comprometer el sabor”. Vegetariano o con pollo, del norte o del sur de la India: el sabor de la cocina de Malini es un bordado preciso y alegre del producto mexicano y las sazones de su tierra.
Lavar las verduras puede parecer una tarea sencilla y sin muchas complicaciones, pero limpiar adecuadamente algunas de las más complicadas es algo que nos lleva a buscar cómo lavar el brócoli para no enfermarnos.Hay muchas formas en las que las verduras pueden contaminarse, pues conforme crecen, entran en contacto con animales, suelo, agua y trabajadores agrícolas, todos los cuales pueden introducir sustancias nocivas. Además, una vez que se cosechan las verduras, pasan por varios pares de manos (a medida que se empacan, envían, compran, preparan y almacenan), lo cual también tiene el potencial de contaminar los alimentos con bacterias y gérmenes dañinos.A pesar de que muchas verduras se pueden lavar con agua fría y no es necesario usar jabones ni detergentes, hay algunas que requieren especial atención a la hora de limpiarlas, como el brócoli, por ejemplo.Cómo lavar el brócoliComo primer paso para antes de lavar brócoli (o cualquier otra verdura), lava primero tus manos con agua y jabón, antes y después de preparar verduras frescas, en general, así evitarás contaminarlas tú mismo.Otra recomendación útil es que no laves el brócoli hasta justo antes de prepararlo. Cuando estés listo para usarlos, entonces recorta la parte dura del tallo aproximadamente a dos centímetros de la parte inferior y enjuágalo con agua corriente fría. El brócoli, como la coliflor, tiene muchos lugares donde los gérmenes pueden esconderse, así que para asegurarte de eliminarlos por completo, remójalo después de enjuagarlo en un recipiente con agua fría durante dos minutos y posteriormente, enjuaga bajo el chorro de agua fría nuevamente.También puedes remojar el brócoli en una mezcla de 4 partes de agua por 1 de vinagre blanco por 20 minutos, para después enjuagarlo bajo el chorro de agua, de esta manera, puedes reducir los residuos de pesticidas en las verduras.Aunque parece complicado, lavar el brócoli correctamente tampoco tiene mucha ciencia, pero es importante que lo hagas, para evitar bacterias y gérmenes en tus comidas.
La gastronomía colombiana es uno de los tesoros más grandes de Latinoamérica y es que nadie puede resistirse a las tradicionales arepas, sancocho, empanadas y todas esas delicias hechas con maíz o arroz. Por eso, en esta ocasión te mostramos algunos platos típicos de Colombia que no podrás resistir. Arepas Al igual que en Venezuela, las arepas son un platillo muy común en tierras colombianas. Las arepas son unas tortitas hechas con harina de maíz y cocinadas a la parrilla; pueden prepararse muy sencillas, desde sólo un poco de mantequilla hasta de carne con queso y más ingredientes. En Cartagena destacan las arepas de huevo, ¿a ti de qué se te antojan? Ajiaco Si de sopas se trata, no podrás resistir el tradicional ajiaco, la cual se prepara con pollo desmenuzado, diferentes tipos de papas, maíz y guasca. No te dejes llevar por su esencia de sopa, ya que más que una entrada principal, el ajiaco cuenta como un platillo completo. Picada Otra joya de la gastronomía colombiana es la picada, un exquisito plato con diferentes cortes de carne que se acompaña con papas, elotes, patacones, aguacate y las siempre presentes arepas. Generalmente se come en reuniones para disfrutar con los amigos. Pargo frito y arroz de coco El pargo frito se trata de un tipo de pescado que se cocina frito, con plátanos machos cortados en rodajas, aplastados y fritos, además de un delicioso arroz dulzón con coco, un clásico de las costas colombianas. Arroz atollado El arroz atollado es un plato delicioso hecho de arroz con pollo, carne de cerdo y res, acompañado de cebolla, papa y pimientos. Es un plato tradicional colombiano que simplemente no te puedes perder. Patarasca La patarasca es un platillo típico del sureste de Colombia, cerca del Amazonas y se trata de un pescado sazonado con azafrán criollo, envuelto en hoja de plátano y cocinado a las brasas. ¡Un verdadero manjar! Sobrebarriga santandereana La sobrebarriga es un corte de carne del lateral del estómago de la res que se hornea con jitomate, ajo y diversos condimentos y se acompaña con papa y yuca, una especie de camote muy rico. Este plato es tradicional de Satander, departamento andinos al nororiente de Colombia. ¿Qué platillo tradicional de Colombia se te antoja más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD