La verdadera historia sobre las posadas
Datos curiosos

La verdadera historia sobre las posadas

Por Kiwilimón - Noviembre 2016

Entren santos peregrinos, peregrinos, reciban este rincón. Y aunque es pobre la morada, la morada, se las doy de corazón…

¿Cuántas veces hemos cantado estos versos? Sin duda, buena parte de nuestra infancia transcurrió entre pastorelas y posadas, pero ¿alguna vez te has detenido a pensar por qué celebramos estas fiestas?

Aquí te lo decimos.

El origen de las posadas está en el peregrinaje de José y María quienes, de acuerdo con la tradición cristiana, caminaron desde Nazaret hasta Belén para dar a luz a Jesús. El camino hasta Belén duró largos nueve días y, al llegar a su destino, tuvieron que recibir al bebé en un establo, ya que no les daban asilo en ningún otro lugar. https://www.instagram.com/p/BLjXQlig0Ao Crédito: leirbag11gabriel En el siglo XVI, los españoles iniciaron un proceso de conversión para que los indígenas siguieran la tradición católica. Para que fuera más sencillo que los indígenas dejaran sus celebraciones paganas, los sacerdotes realizaban fiestas divertidas y muy llamativas. Con el objetivo de sustituir los festejos a los dioses Quetzalcóatl y Huitzilopochtli – que se organizaban en torno al solsticio de invierno – los misioneros comenzaron a preparar sus propias fiestas en las mismas fechas. https://www.instagram.com/p/BFHDWMoEHt3/ Crédito: cabillo_villegas Se cree que fue en 1587 cuando Fray Diego de Soria, superior del convento de San Agustín de Acolman en el Estado de México, obtuvo un permiso del Papa Sixto V para celebrar unas misas “de aguinaldo” durante nueve días, previo al 25 de diciembre. https://www.instagram.com/p/-Z9NSFI3BD/ Crédito: concepcionrgz En estas misas, se intercalaban pasajes bíblicos referentes al peregrinaje de José y María con rezos, cantos y representaciones de estos eventos. Durante estas celebraciones, era común que se quebrara una piñata hecha de barro. Los picos de la piñata representaban los 7 pecados capitales y el hecho de golpearla con los ojos vendados simbolizaba el acto de fe en la religión. https://www.instagram.com/p/_lj-9xvFS4/ Crédito: romerogiorgio Cuando estos festejos terminaban, los sacerdotes repartían frutas y dulces entre los asistentes. Con el tiempo, estas celebraciones llegaron hasta las casas y, en la actualidad, son las propias familias quienes las organizan. Aunque el sentido de estas fiestas haya cambiado con el tiempo, las posadas son una excelente oportunidad para agradecer y celebrar con familia y amigos.

Prepara tu posada con estas deliciosas recetas:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aunque la pasta es italiana, el Día Mundial de la Pasta se celebra a lo grande en todo el mundo, y es que cada país le ha ido dando un toque especial con salsas, guarniciones y hasta con formas.El Día Mundial de la Pasta se festeja el 25 de octubre y es oficial desde 1995, fecha en la que en un Congreso Mundial de la Pasta en Roma, la cuna de la pasta, sus fabricantes acordaron que este producto merecía un reconocimiento anual y mundial.La pasta está hecha de una preparación a base de trigo y agua, y tiene una larga historia, pues se dice que su origen se remonta hasta la época del famoso explorador Marco Polo, y que fue él quien introdujo la forma de hacerla y comerla en la península itálica.Aunque esta historia es sólo una anécdota, hoy en día, existen muchísimas formas de comer este alimento y, por ejemplo, marcas como La Moderna cuentan con una gran variedad de tipos y figuras de pasta.Además, la pasta hecha en México por La Moderna está elaborada 100% con sémola de trigo durum, el cual le da el color natural amarillo a la pasta y contiene vitaminas y proteínas.Entre las razones para amar comer pasta, podemos mencionar grandes bondades como que es súper práctica y se cocina de forma rápida, puedes transportarla con facilidad para la hora del lunch, de la comida o incluso para sorprender a alguien con una exquisita cena. También es un ingrediente que combina con todo: ensalada, carne, verduras, camarones o algunos mariscos, mantequilla, una salsa picosita… y muchas opciones más. Lo mejor de todo es su versatilidad, ya que la pasta puede servirse como plato fuerte, guarnición o sopa, e incluso es ideal para la comida de los pequeños por sus divertidas figuras como munición, moñito o corbata, y hasta los clásicos coditos. Con La Moderna puedes elegir entre pastas cortas, largas o fideos, todas funcionarán para tus platillos.¿Y tú cómo celebrarás el Día Mundial de la Pasta?Aquí te dejamos algunas opciones:Fettuccine en Salsa de NuezPluma con Pollo y Brócoli, Estilo AlfredoPasta con Albóndigas al ChipotleSopa Aguada con Queso Panela
Uno de los materiales más contaminantes en el mundo es el plástico y según el Informe Estado del Plástico 2018 de ONU Ambiente, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.Además, de acuerdo con estos datos, para el 2030 la producción de plásticos se duplicará a 619 millones de toneladas por año. Por otra parte, se dice que 80% de la basura es plástico de un solo uso, por lo que cada vez más empresas y personas se preocupan por buscar alternativas, con el fin de cambiar nuestros hábitos y así evitar seguir dañar el medio ambiente.Una de estas alternativas son las envolturas de cera de abeja reutilizables, que se han popularizado cada vez en más hogares.¿Cómo son estas envolturas?Esta opción se trata de una envoltura hecha con tela de algodón orgánico cubierta de cera de abeja, aceite de jojoba y resina de árbol que puede usarse una y otra vez, por lo que lo hace un gran sustituto al plástico para proteger alimentos. El revestimiento de sus ingredientes hace que la tela sea hermética, impermeable, flexible y lo suficientemente pegajosa como para comportarse como una envoltura de plástico. La cera de abejas y el aceite tienen cualidades antibacterianas que ayudan a mantener los alimentos frescos y permiten usar la envoltura varias veces. Así se usanUsarlas es lo más sencillo y práctico, sólo hay que moldear la envoltura de cera de abeja en la parte superior del alimento o envase utilizando el calor de las manos y haciendo presión para crear un sello. Para volver a usarlo nada más tienes que lavarla con agua fría y jabón para platos y está listo para utilizarse por todo un año.Después de un año de uso, la tela comienza a perder la cera de abeja y el aceite de jojoba, pero una vez que esto sucede no se convierte en desecho, sino en alimento para la tierra, pues es biogegradable. Actualmente hay muchas alternativas en el mercado, sobre todo en tiendas de productos orgánicos o zero waste, así que te invitamos a probarlas y así reducir tus residuos para cuidar al planeta.
Uno de los platillos más representativos y deliciosos de la comida mexicana es, sin duda alguna, el pozole.Con cebollita, chile, orégano, rábanos, lechuga, mucho limón y de pollo, carne, verduras o como lo prefieras, el pozole es el platillo que no puede faltar en la mesa de los mexicanos sobre todo en septiembre, el mes patrio. ¿Pero alguna vez te has preguntado de dónde viene esta tradición?La palabra pozole es una derivación del náhuatl pozolli: potzonalli, apotzontli, que significan espuma o espumoso. En sus orígenes era un plato ritual de los mexicas y se consumía durante las ceremonias nahuas a Xipe Totéc: Nuestro Señor el Desollado. Entre los años 1325 y 152, se preparaba con la carne de los prisioneros sacrificados durante la celebración y se le daba un uso ceremonial, pues era servido sólo a los nobles o sacerdotes.Xipe Totéc era una deidad mexica asociada a la guerra, al maíz y a la renovación vegetal. Para desgranar al maíz había que "desollarlo" y quitarle sus hojas. Así, de la misma forma, para preparar el pozole se tenían que desollar los granos del maíz llamado cacahuacintle. Para lograr esto, ponían los granos a reposar en agua con cal durante algunas horas. Después de la llegada de los españoles, el canibalismo se prohibió y se sustituyó la carne de humano por carne de cerdo y así, el proceso del pozole ha ido cambiado a lo largo de la historia de México. En la actualidad, el pozole es diferente de acuerdo con la región donde se prepara: en el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, que lleva esa tonalidad por el tomate verde o la pepita molida y en algunos lugares se le agrega chicharrón, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja. En algunas otras zonas costeras se le agregan mariscos y pescado. Ya sea que lo prefieras con maciza, de surtida o de pollo; rojo, verde o blanco, estas Fiestas Patrias a la hora de disfrutar un increíble pozole ya sabrás de dónde surgió esta tradición.
¿Te acuerdas de Popeye, ese marinero que se ponía grande y fuerte para vencer al villano y lo único que necesitaba eran espinacas?Quizá gracias a esa caricatura crecimos pensando que las espinacas eran súper poderosas y nos creímos el mito de que tienen más hierro que ningún otro alimento, pero como muchas otras cosas de nuestra infancia, no es cierto. En realidad, las espinacas no son la gran fuente de hierro que pensamos, así lo revela José Miguel Mulet, doctor en Bioqiuímica y Biología molecular, en su libro ¿Qué es comer sano?, y asegura que ninguna verdura es una gran fuente de hierro, aunque eso no quita que las espinacas son un alimento muy sano y con muchas propiedades. ¿Necesitas ideas para el desayuno? Prueba estas Espinacas a la Crema con Huevo¿Cómo comenzó el mito de las espinacas? Toda esta creencia se debe a un error tan simple, que es difícil de creer. A finales del siglo XIX Erich von Wolf, químico alemán, se puso a analizar los beneficios nutricionales de las verduras y todo apunta a que puso mal una coma al apuntar el contenido en hierro de las espinacas, y donde debía decir 3,5 miligramos decía 35. Y, claro, eso es mucho hierro.Además de no tener tanto hierro, las hojas de espinaca tienen altos niveles de unas sales, conocidas como oxalatos, que dificultan la absorción de éste y otros nutrientes, como el calcio, en el intestino. Pero no hay por qué satanizar a las espinacas pues, aunque no sean lo que pensábamos, son muy sanas y sí son fuente de varios nutrientes: tienen muchísimo potasio y magnesio, dos electrolitos fundamentales para nuestra salud. Por otra parte, las espinacas son una fuente importantísima de vitamina K y precursores de la vitamina A, esencial para nuestro sentido de la vista. Y también son unas verduras ricas en sales de ácido fólico.No cabe duda, todos los días se aprende algo nuevo y ahora sabes que si Popeye se ponía fuerte, seguramente era porque comía algo más que espinacas en lata.3 opciones para incluir espinacas en tus comidas:Crema de Espinaca con PoblanoPechugas Rellenas de Queso Crema y EspinacasCrepas de Espinca Rellenas de Champiñones
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD