Los 7 cócteles más populares en Latinoamérica
Datos curiosos

Los 7 cócteles más populares en Latinoamérica

Por Adriana Sánchez - Junio 2020
Latinoamérica es una región diversa y rica en cultura, caracterizada por su variedad de sabores, olores y colores que pueden verse reflejados en la gastronomía, trajes típicos y hasta en las bebidas de cada país. Por eso, no debe sorprendernos que tal como existen platillos tradicionales, también hay deliciosas bebidas exóticas que se replican en todas partes del mundo para disfrutar del sabor latino.

En caso de que no sepas de qué tragos coquetos estamos hablando a continuación, te presentamos los 7 cócteles más populares en Latinoamérica.

Margarita mexicana

Comenzamos nuestro conteo con el clásico cóctel mexicano, las margaritas. Si bien México destaca por tener una amplia variedad de alcohol como el mezcal, el pulque y el rompope, ninguna se compara con el tequila, ingrediente principal de las famosas margaritas, que se acompañan con jugo de limón y sal, aunque también existen sus variaciones. Aquí puedes conocer algunas recetas por si te animas a probarla.

Daiquiri y mojito cubano

Además de la cuba libre, existen dos bebidas muy queridas provenientes de Cuba: el daiquiri y el mojito cubano. Por un lado, el daiquiri es una bebida un tanto seria, que se prepara con ron blanco, azúcar al gusto y jugo de limón, mientras que el mojito, este cóctel cubano bastante popular alrededor del mundo, lleva ron, limón, menta o hierbabuena, azúcar y agua mineral. ¿Tú cuál prefieres?



Caipiriña de Brasil

Ahora nos trasladamos a Brasil para explicarte cómo se prepara el cóctel latino más solicitado durante el Carnaval de Río. La auténtica caipiriña, muy parecida al daiquiri, consta de Cachaça, bebida destilada de la caña de azúcar, jugo de limón y hielo picado. ¡Pruébala con una samba o lambada de fondo musical!

Pisco Sour peruano

El pisco sour, otro popular cóctel de Latinoamérica, es un cóctel preparado con pisco, hielo, clara de huevo y jugo de limón. Aunque Chile y Perú comparten la receta, en cada país se toma con ligeras variaciones en sus ingredientes básicos. El pisco es un aguardiente de uvas destiladas y se parece un poco al brandy y al coñac. ¡Te encantará!

Mamajuana de República Dominicana

Llena de ritmo y sabores, República Dominicana no se puede quedar sin compartir su bebida alcohólica tradicional y es así como te mostramos la mamajuana, que, si bien no es un cóctel como tal, es un licor muy fuerte que generalmente va mezclado con ron o ginebra. ¡Apto para los más valientes!

Lulada colombiana

No hay como bailar una buena cumbia acompañado de una rica lulada, un cóctel latino característico de Colombia. Este dulce cóctel colombiano se prepara con lulo, una fruta típica de la región del Valle del Cauca y puedes añadirle vodka o ron. ¿Con qué lo prefieres?

Piña Colada boricua

La piña colada, otro de los cócteles más populares en Latinoamérica, proveniente de San Juan, Puerto Rico, es una bebida dulce a base de piña, crema de coco y ron. Es tan solicitada, que prácticamente podemos encontrarla en cualquier hotel junto a la playa. ¿No se te antoja una ahora mismo?

No cabe duda de que por algo estos son algunos de los cócteles más populares en Latinoamérica. ¿Cuántos de ellos ya probaste y cuántos te faltan por saborear?
Califica este artículo
Calificaciones (3)
Cruz Rojas Miranda
27/06/2020 14:15:26
Buenísimo
Linda Isabel Montilla Sánchez
27/06/2020 04:49:29
Interesante
Edith Mg
26/06/2020 19:51:00
Muy interesante
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Usar los restos de café para abonar nuestras plantitas es una gran manera de reciclar este tipo de residuos orgánicos y de mantener tu flora casera en perfeto estado.Sin embargo, es importante saber hacerlo correctamente, pues aunque muchas veces hemos visto que basta con poner el café molido usado sobre la superficie de la tierra, hay formas de hacerlo más efectivo.Para empezar, tienes que conocer los beneficios del café como abono para las plantas. El principal y más conocido es que el café molido contiene aproximadamente 2% de nitrógeno en volumen.Además, los posos de café, como también se les conoce, no son ácidos, pues el ácido en el café es soluble en agua, así que se queda principalmente en tu café.Por otra parte, el café molido tiene un pH neutro (entre 6,5 y 6,8 pH), mejora la estructura del suelo y es una excelente fuente de nitrógeno para el compostaje.Y aunque no está comprobado, la evidencia anecdótica sugiere que los posos de café repelen a las babosas y los caracoles en el jardín.Cómo usar el café como abonoUsar el café como abono es muy sencillo, pues simplemente puedes extenderlo directamente sobre el suelo. Pero aquí te dejamos más tips para aprovecharlo en tus plantas.-Extiéndelo sobre el suelo y cubre con hojas secas o composta.-Haz una pila de composta colocando los ingredientes en capas con 1/3 de hojas, 1/3 de recortes de hierba fresca y 1/3 de café molido.-Mezcla el café molido usado con papel picado u hojas secas, para tener un equivalente de una fuente de carbono.Si incorporas café molido directamente en el suelo, agrega un fertilizante nitrogenado al mismo tiempo. Los granos de café estimulan el crecimiento de microorganismos en el suelo, que utilizan nitrógeno para su crecimiento y reproducción, mientras los granos de café se descomponen por los microorganismos, el nitrógeno adicional en el fertilizante proporcionará una fuente de nutrientes para sus plantas.También puedes añadir los filtros de café de papel a tu composta como fuente de carbono. Sólo rómpelos en pedazos pequeños para acelerar la descomposición.Lo mejor de usar café como abono es que los residuos de café no se echan a perder, por lo que puedes almacenarlos para usarlos posteriormente y aplicar estos consejos en tu pequeño jardín en casa.
El uso horario y las coordenadas geográficas pueden cambiar y, sin embargo, las mañanas del mundo entero huelen a café: a los procedentes de Etiopía, de Guatemala, de Colombia, de Brasil o de México; tierras cuyos componentes, alturas y temperaturas caen como anillo al dedo al cultivo del oro verde. Pero claro, no todos los cafés son ese placer a veces frutal, a veces terroso, que despierta a los sentidos lo mismo que al cuerpo. Si la taza está hecha en México, hay de dos: que sea soluble –el país es uno de los mayores consumidores de los llamados “instantáneos”– o que sea de grano –café procedente del comercio justo y de los microclimas que en su mayoría ofrecen una calidad inmejorable–. Lo primero que hay que saber es que la mejor taza de café mexicano no es soluble, sino de grano. ¿De qué estado en particular procede? Aquí, la respuesta se pone interesante. La tradición cafetalera nacional se importó en Veracruz a penas se descubrió que el café tenía propiedades estimulantes para el cuerpo. Desde el siglo XVIII las fincas cafetaleras proliferaron por las montañas y laderas de ese estado, de Oaxaca, de Chiapas, de Puebla, de Nayarit y de diez entidades productoras. De ahí que el mejor café de México provenga de varios orígenes y no sólo de uno. Lo importante es conocer lo que ofrece cada geografía y el “saber hacer” de cada productor (este término se emplea para hablar de las técnicas, el conocimiento y la experiencia alrededor de la producción de algo tan complejo como el café). Jesús Salazar, el Cafeólogo –doctor y filósofo que ha puesto al café de Chiapas en el ojo mundial– me cuenta que gran parte de los 500 mil caficultores nacionales pertenecen a etnias indígenas. Para él, este es un valor adicional que el café mexicano ofrece versus la competencia. ¡Conocimientos y cultura en cada taza! En Chiapas, uno de los orígenes del mejor café de México, se cultivan variedades clásicas como bourbón, typica, caturra e incluso marago en tierras de policultivos. ¿Y dónde creen que terminan los aromas y sabores de esos otros productos que crecen en la tierra? Acertaron. Todo eso le confiere características únicas al cafecito de la mañana. Tenejapa, Jaltenango, Monte Cristo son algunos de los poblados chiapanecos donde se produce café de gran calidad. Sin embargo, para el Cafeólogo no hay un área única que deba llevarse el título de La Mejor. Para él, en cada taza caben las montañas, la flora y la fauna, la gastronomía, la historia y cultura. Él dice que lo intangible le da un “valor agregado” a la taza de café perfecta.Otro estado en el que se produce el mejor café de México es Veracruz. En su territorio existe una combinación exitosa de suelos, humedad, sol y sombra que son el escenario perfecto para que las cerezas del café crezcan a sus anchas. No por nada el mayor número de medallas del concurso Taza de Excelencia México se ha quedado en la entidad. Poblaciones como Zongolica, Coatepec y Huatusco están bajo la mirada de los principales concursos de café mundiales, pues están haciendo las cosas bien desde el campo. Existen proyectos como el de Rodrigo Quirós y Carlos Juárez, de Ímpetus Café, que luchan diariamente para que, además de una buena producción, el café pase por un proceso de tostado de calidad y que su preparación en la barra sea la óptima. Si me preguntan a mí, las tazas más impresionantes que he probado en México proceden de la zona de Huatusco en Veracruz. La probé en Ímpetus Café en el puerto, junto a unas galletas recién horneadas. En la ciudad de México, Chiquitito Café tuesta e infusiona granos de Boca del Monte, en Veracruz, y de Pluma Hidalgo, en Oaxaca. Su café es excepcional. En Cucurucho, otro de mis favoritos personales, existe un café de pequeños productores llamado La Resistencia y que procede de Nayarit: una locura de notas cítricas. Sólo hay una forma de elegir el mejor café: experimentando con los granos que se tengan a la mano. Hazlo en café americano, moliendo los granos al momento, o como te guste. Sí, en pastel también se vale. ¿De dónde viene tu café favorito?
Guatemala y México son países con muchas semejanzas, ya que además de compartir una frontera, tienen expresiones culturales y costumbres muy similares tal como la música, la Civilización Maya y por supuesto, la comida. Es por eso que te invitamos a conocer estos 5 platillos tradicionales de Guatemala parecidos a la comida mexicana. La gastronomía guatemalteca tiene sus orígenes en la cultura maya, de ahí que utilice ingredientes como el maíz, el chile y los fríjoles en muchos de sus platillos y por eso, muchas veces llegue a compararse con sus homónimos mexicanos, como lo verás a continuación. Chuchitos En Guatemala, existen varios tipos de tamales, entre los que destacan los chuchitos, unos tamales pequeños hechos de masa de maíz y rellenos de carne que se sirven con salsa de tomate y queso. En México podrían ser el equivalente a los tamales rojos. ¿Cuáles se te antojan más? Enchiladas guatemaltecas Otro de los platillos típicos de Guatemala, son sus ricas enchiladas, que consisten en unas tostadas de carne picada con queso, un toque de huevo, salsa y betabel, el cual les un vivo color característico. Totalmente diferentes a las enchiladas mexicanas, las enchiladas guatemaltecas más bien podrían compararse con las morelianas o unas tostadas de salpicón. Kaq’ik El Kaq’ik es un platillo tradicional de Guatemala propio de la región q'eqchi'. Se trata de un caldo con carne de “chunto”, mejor conocido como pavo; diferentes verduras, especias y mucho chile. Si se acompaña con arroz, lo podemos relacionar con un rico caldito de pollo, pero si se come solo, podría ser como un pozole mexicano, ¿no te parece? Pepián Una de las comidas tradicionales de Guatemala más antiguas es el pepián, un guiso proveniente de la fusión de las culturas española y maya. El pepián es un caldo especiado lleno de sabor que se acompaña con pollo, carne de res o cerdo y verduras. Se come con tortillas y es muy similar al mole de olla mexicano. Hilachas Las hilachas son un platillo tradicional de Guatemala cuyo ingrediente principal es la carne de res; ésta se cocina a fuego lento en salsa de tomate y se desmenuza. Además, va acompañada de papas, zanahorias, arroz y tortillas de maíz. Es un guisado muy parecido a lo que en México conocemos como ropa vieja. ¿Qué opinas de estos 5 platos tradicionales guatemaltecos? ¿Te atreves a probarlos o te quedas con las versiones mexicanas?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD