Té Helado Long Island: el té más fuerte
Datos curiosos

Té Helado Long Island: el té más fuerte

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
Existe una bebida que, aunque no consiste en hervir hierbas, flores o raíces, es llamado té helado y casi con seguridad, es el más fuerte de todos.

Para celebrar el Día Mundial del Té Helado (10 de junio), el cual tiene origen gracias al calor de San Louis, Misuri, y al comerciante Richard Blechynden, quien popularizó la bebida fría, te contaremos un poco sobre este coctel, perfecto para una tarde de verano.

En realidad, el Long Island Iced Tea, o té helado Long Island, ¡no contiene té!, es más bien una mezcla coctelera bastante fuerte que incluye alcoholes como ron, vodka, tequila, ginebra y triple seco.

No existe una historia confirmada sobre su origen, pero la más conocida lo sitúa, por supuesto, en Long Island, un barrio de Tennessee, durante la ley seca (en la década de los 20). Quizá te puedes imaginar un poco de la historia: un té que en realidad es una bomba de alcohol, en los años en los que este estaba prohibido, suena muy probable, ¿no?

En efecto, se dice que era una bebida clandestina creada por un barman llamado Bishop; en el Long Island Iced Tea original, el whiskey era el ingrediente principal, pero después, este elemento desapareció.

Desde ese momento, esta bebida tuvo muchas versiones, pero la final llegó a finales de la década de los 70, en Long Island, Nueva York y de la mano del barman Robert Buttu, llegó también su fama. Buttu fue quien cambió el whisky por el triple seco.

Así, este té se ha convertido en el más fuerte y en uno muy popular, pues ha tenido menciones en varias series de televisión, como Sex and the City o The Big Bang Theory.

Ahora que conoces este té helado, aquí te dejamos la receta para que puedas hacerlo en casa y disfrutes del Día Mundial del Té Helado con el más fuerte de ellos.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El pozole es ese tradicional platillo mexicano que pocos pueden resistir, hecho a base de maíz cacahuazintle y acompañado con carne de cerdo o pollo. Si este plato es una de tus comidas mexicanas favoritas, a continuación te explicamos todo lo que debes saber si estás aprendiendo a cocinar pozole. El origen del pozoleLa receta del pozole se originó en la época prehispánica, ya que el maíz era una planta sagrada para los aztecas y la utilizaban para celebrar rituales especiales, pero fue gracias a la llegada de los españoles que pudieron combinarlo con carne de puerco. Es así como surge uno de los platillos de especialidad mexicana que no sólo es trascendental para celebrar las fiestas patrias, sino que también sirve para dar identidad a las diferentes regiones de México. Tipos de pozole en MéxicoPozole rojoAunque se dice que el pozole rojo originalmente proviene de Jalisco, es quizás el más consumido en todo el país, ya que está hecho con una combinación de chile ancho y chile guajillo, que se combina con carne de cerdo. ¿No se te hace agua la boca?Pozole blancoPor su parte, el pozole blanco también es uno de los platillos mexicanos favoritos, ya que la receta original viene de Guerrero y se prepara con maíz cacahuazintle seco y carne cabeza de cerdo y carne de res, y en este caso, se condimenta con jugo de limón, sal y se deja variar la sala al gusto de las personas. Pozole verdeGuerrero también es el padre del pozole verde, el cual se prepara a base de pepita de calabaza, tomate verde y epazote. En la mayoría de los casos, esta receta de pozole se acompaña con trozos de chicharrón y aguacate, ¡es una verdadera delicia!Además de conocer nuestras recetas de pozole en el sitio, no te puedes perder nuestra Master Class de Pozole, ya que en Kiwilimón reconocemos a este platillo insignia mexicano y por eso te vamos a compartir 2 recetas en vivo el próximo viernes 11 de septiembre en Facebook a las 4 pm.Aprenderás a preparar un delicioso pozole estilo Jalisco y un sabroso pozole vegetariano con hongos, ¡no te la pierdas!
Las propiedades de la papaya, junto con su refrescante sabor, la han convertido en una fruta muy popular, pero al consumirla, muchos tiran las semillas porque las consideran un desperdicio. Pues resulta que además de la pulpa, las semillas de la papaya tienen muchos beneficios para la salud que tienes que aprovechar. Semillas de papaya para la digestión De acuerdo a estudios realizados por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, las semillas de papaya trituradas sirven para fortalecer el sistema inmune y digestivo, ya que contienen altos niveles de fibra y otras propiedades antibacterianas que ayudan a combatir microorganismos dañinos para los intestinos. Desintoxica hígado y riñones con semillas de papaya En un estudio realizado por el African Journal of Health Sciences, se menciona que las semillas de papaya contienen propiedades antibacterianas que ayudan a eliminar toxinas del organismo, principalmente en hígado y riñones. Las semillas de papaya contra las enfermedades crónicas En un artículo publicado por The American of Clinical Nutrition se explica que el alto contenido de fenólicos y flavonoides en las semillas de papaya las convierten en poderosos antioxidantes que podrían retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades crónicas. Disminuye el exceso de grasa con semillas de papaya Otro maravilloso beneficio de las semillas de papaya sería que ayudan a acelerar la digestión, mejorando el metabolismo y eliminando el exceso de grasa y azúcares del sistema. Además, tienen un sabor ahumado que podría sustituir a la pimienta en la comida. Las semillas de papaya para los hongos e infecciones Consumir semillas de papaya también podría combatir infecciones causadas por hongos y parásitos, ya que, según explican expertos del Indian Journal of Pharmaceutical Sciences y la Universidad de Obafemi Awolowo en Nigeria, contienen altos niveles de enzimas antiparasitarias. Para consumirlas, puedes masticar las semillas de papaya limpias o molerlas y agregárselas a los alimentos de manera moderada. Recuerda que a la par debes de mantener una alimentación saludable y una vida activa.
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
La barbacoa, esa deliciosa comida mexicana que se creó hace más de 500 años con la llegada de los españoles a Mesoamérica, es un platillo insignia dentro del ámbito nacional y no nos debe sorprender que existan pequeñas variaciones en su preparación, dependiendo de la región en la que se consuma pero inevitablemente, eso nos lleva a preguntarnos, ¿de dónde es la mejor barbacoa de México? Difícilmente podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta, pues todas las versiones de barbacoa son exquisitas y existe una para todos los gustos, pero a continuación te presentamos 3 diferentes formas de hacer barbacoa para que tú nos cuentes cuál se te antoja más. Barbacoa hidalguense Considerada como la cuna de la barbacoa, en Hidalgo se prepara la auténtica barbacoa de borrego en horno tradicional, la cual se cocina dentro de un hoyo de 10 metros bajo tierra, envuelta en penca de maguey y acompañada con garbanzo, arroz, chile y hojas de aguacate. Barbacoa oaxaqueña En el estado de Oaxaca, la barbacoa se prepara en un horno cubierto con hojas de aguacate y tierra. La carne se cocina con almendras y aceitunas, y se condimenta con chile ancho, cebolla, ajo, clavo, pimienta, manteca de cerdo y sal. Barbacoa de Veracruz A diferencia de otros estados, la barbacoa de pollo de Veracruz, especialmente en Córdoba, es preparada con carne de pollo marinado en salsa de chile ancho, chile mulato, ajo, cebolla, comino, clavo y pimienta gorda, aunque esta versión también se cocina al vapor. Existen infinidad de recetas diferentes para preparar barbacoa, pero si quieres saber cómo cocinarla en tu propia casa, no te pierdas el próximo episodio de Talleres de Cocina Kiwilimón con la chef Yolo, el sábado 5 de septiembre a la 1 pm, dónde aprenderás los mejores secretos para cocinar barbacoa como un experto. ¡No te lo pierdas!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD