10 Consejos detox para iniciar bien el año
Dietas y Nutrición

10 Consejos detox para iniciar bien el año

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
¿Quieres empezar el año más saludable y renovada? Los siguientes consejos detox podrían ayudarte a limpiar tu organismo, sobre todo si en las fiestas decembrinas te excediste en la cantidad y calidad de alimentos que comiste, lo que quizás te llevó a que tu estómago se inflamara o irritara. ¡Toma nota!
  1. Agua con el jugo de un limón
 Una receta muy conocida, y en su mayoría de casos efectiva, es tomar en ayunas, un vaso de agua natural tibia con el jugo de un limón recién exprimido. Esto mejora la digestión, e incluso puede quemar calorías.  
  1. Opta por productos orgánicos
 Están libres de aditivos que no son muy favorables para tu proceso de desintoxicación. Prepara este fácil jugo detox para el desayuno
 
  1. Disminuye los alimentos refinados y lácteos
En lugar de pastas o pan blanco, elige cereales integrales para estabilizar tus niveles de azúcar.  
  1. Di sí a los antioxidantes
 Frutas y verduras de colores brillantes como las uvas, manzanas, el tomate, el betabel, así como los vegetales de hoja verde, tienen propiedades depurativas. Desintoxícate con un jugo verde natural  
  1. Reduce el consumo de sal
         Esta podría provocar que retengas líquidos y por tanto a que tu cuerpo no deseche las toxinas.  
  1. Aumenta tu consumo de fibra
         Frutas, verduras, frutos secos, avena y semillas como la chía y la linaza, son ricas en fibra, la cual ayuda a combatir problemas de estreñimiento y mala digestión.   Para una cena saludable, avena con manzana
 
 
 
 
 
  1. Bebe té de jengibre
         No contiene cafeína, lo que te ayudaría a evitar esos dolores de cabeza y a tener más energía.  
  1. Toma 8 vasos de agua al día
         Es básico para eliminar las impurezas y mantenerte hidratada, sobre todo si ingeriste bebidas alcohólicas.   Saborea un té de especias antioxidantes
  1. Come yogur con probióticos
Estos ayudan a que se generen bacterias buenas en el intestino.
  1. Haz ejercicio
 Es una de las mejores maneras para desintoxicarte, ya que a través del sudor eliminas toxinas. Además, te quita esa sensación de pesadez y pereza. Lo que quizás no sabías sobre la desintoxicación
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los beneficios de la avena y la miel no sólo se pueden aprovechar en recetas de cocina, pues estos dos ingredientes que seguramente tienes en la alacena también tienen propiedades que ayudan a la piel de tu rostro.Mientras que la avena tiene propiedades exfoliantes y saponinas para limpiar la piel, la miel la hidrata, abre los poros de forma natural, balancea el pH y ayuda a lograr un brillo mientras combate el acné y nutre la piel envejecida. Así que además de que no tiene químicos, los beneficios de la avena y la miel en la cara son muchos y para que los pongas ya en práctica, esta mascarilla de avena y miel es muy sencilla de hacer y necesitarás:3 cucharadas de avena3 cucharaditas de mielColoca los ingredientes en un tazón y mezcla hasta que se integren bien. Entonces aplica la mezcla sobre tu rostro limpio con movimientos circulares suaves y deja actuar unos minutos hasta que se seque. Finalmente, sólo limpia la mascarilla con agua fría.Puedes usar esta mascarilla una o dos veces a la semana, antes de dormir y complementarla con tu astringente para tener mejores resultados si tienes acné. Si consigues miel cruda u orgánica, mucho mejor, pues esta miel te ayudará a equilibrar las bacterias de la piel, lo que la convierte en un excelente producto para el acné, pues acelera los procesos de curación de las células de la piel, así que será un gran aliado si tienes imperfecciones o un brote de eczema, y te ayudará a curar y reducir la inflamación. Por su parte, la avena se ha usado para el cuidado de la piel desde la antigüedad romana y en la actualidad se utilizan formulaciones especiales de avena en una variedad de productos para el cuidado de la piel, desde lociones hasta jabones de baño, así que no hay duda de sus beneficios, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y que retienen la humedad. Prueba esta mascarilla o también puedes hacer una mezcla de arroz y avena para iluminar tu rostro, y cuéntanos cómo te funcionaron.
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
México es un país orgullosamente cervecero. En todo el mundo nos reconocen por marcas elaboradas en el país y desde hace más de diez años el movimiento artesanal ha conquistado paladares en todas las latitudes. Así que si no sabes qué regalar en esta Navidad, te recomendamos estas 7 cervezas artesanales y mexicanas, perfectas para cada día de la semana. Son ricas, únicas en su categoría y cada botella contiene una historia de orgullo mexicano. Recuerda que el consumir local apoya a nuestra comunidad. Ciudad de MéxicoCaza Serpientes Si te gustan los sabores especiados y refrescantes, Caza Serpientes es para ti. Se trata de una colaboración entre la cervecería Brewschlaag y la plataforma especializada en cerveza Beerhunters, por su segundo aniversario. Es una cerveza de estilo Saison, muy tradicional en Europa, la cual se cocina durante el invierno y se consume en el verano. Esta cerveza transmite una sensación afrutada, especialmente de calabaza y piloncillo, es refrescante y tiene un color naranja muy distintivo. Disponible en: chelar.com.mxChurro PorterEstá inspirada en los tradicionales churros mexicanos, uno de los postres más populares de CDMX. En este estilo predominan las maltas tostadas, balanceadas con un agradable aroma a vainilla y canela. Tiene un sabor intenso a chocolate y azúcar. Algo que distingue a esta cerveza de temporada es que está elaborada con churros de la ciudad, pues en la Cervecería Cru Cru buscan siempre integrar los sabores e identidad de la cultura capitalina. Disponible en: https://www.casacerveceracrucru.com/Guadalajara, JaliscoMinerva NavideñaEs la cerveza Doble Stout ideal para disfrutar una Navidad 100% mexicana y artesanal. Fue elaborada por una de las cervecerías pioneras del movimiento artesanal en nuestro país, Cervecería Minerva. En aroma y sabor te recordará el tradicional chocolate de mesa por sus notas a cacao, café y canela. Su cuerpo es espeso y mantiene una espuma densa al servirla. En 2019, esta cerveza se agotó en tan solo ocho días y este 2020 se produjeron sólo 20,000 botellas, para las que se utilizaron 5000 tabletas de chocolate para mesa.Disponible en: https://www.cervezaminerva.mx/Sueño RosaEs una cerveza Gose con tuna y guayaba, elaborada por Cervecería Loba en colaboración con Ronin Fermentation Project. Es de color rosa y su acidez está bien balanceada con las frutas con las que fue producida. Es la cerveza perfecta para acompañar quesos fuertes e intensos como el Epoisses, el Munster o el Taleggio, así como con comida del mar como ostiones y almejas en su concha. Disponible en: https://www.cervezaloba.com/Hermosillo, SonoraTalegónBuqui Bichi Brewing preparó esta Imperial Stout especialmente para los amantes de las cervezas fuertes. Es una cerveza con un cuerpo robusto, maltosa, amarga y compleja que recuerda al café cargado que se toma en los ranchos sonorenses, al iniciar el día (de ahí el origen de su nombre, pues Talegón en Sonora se refiere a una persona despreocupada y floja). Es perfecta para acompañar comidas ahumadas y postres de chocolate.Disponible en: https://en.buquibichi.com/Los Cabos, Baja California SurBurro WinterEsta cerveza de estilo Chocolate Imperial Stout es la adecuada para aquellos que siempre tienen frío. Elaborada por Baja Brewing Company especialmente para la temporada invernal, tiene una alta graduación alcohólica y en sus sabores mezcla el chocolate semiamargo y el cacao alcalino con maltas tostadas. Su color es completamente negro y tiene un cuerpo robusto que la hacen perfecta para acompañar con un buen corte de carne al horno o al carbón, pavo, platillos con puerco o postres como helado de vainilla. ¡Será un gran abrazo invernal! Disponible en: www.beerhouse.mxMérida, YucatánImperial Stout NavideñaSi eres amante del ron, esta opción te enamorará. Se trata de una Stout elaborada con avena, chocolate, café y ron, producida por Cervecería Patito. Es robusta, compleja e intensa con sabores tostados, amargos y semi frutales. Tiene marcado su grado alcohólico y un ligero toque de ron. Combina de maravilla con quesos de intensidad media como el provolone y el gouda ahumado, o bien con carnes como pulled pork, res y cordero.Disponible en: https://www.cervezapatito.com/
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD