10 consejos para una buena alimentación

Por Kiwilimón - Noviembre 2014
Seguramente muchos de los puntos que hablaremos a conituación no sean nuevos, pero son muy importantes para tomar en cuenta para nuestro bienestar y salud. Pero, si el método es de sobra conocido, ¿por qué nos cuesta a veces tanto esfuerzo ponerlo en práctica? Llevar una dieta equilibrada es fundamental no sólo para cuidar la línea sino, mucho más importante aún, para un buen funcionamiento del organismo (incluido el cerebro y el desarrollo cognitivo). Recomendamos: Recetas saludables. Es por ello que no nos cansaremos nunca de ofrecerte recomendaciones relacionadas con este objetivo. Porque comer mejor y más sano ¡es posible! Para ello no olvides:
  1. Mantener un horario fijo para las comidas principales.
  2. Masticar despacio los alimentos.
  3. Consumir una gran variedad de frutas y verduras, hasta 600 gramos diarios.
  4. Llenar el carrito de la comprar con productos lácteos desnatados o bajos en grasas.
  5. Escoger ‘grasas saludables’ como el aceite de oliva, mejor si es virgen, por su mayor riqueza en antioxidantes.
  6. Consumir pescado, especialmente azul, 3 o más veces por semana.
  7. Optar por carnes con un menor aporte graso como pollo, pavo, conejo o avestruz.
  8. No olvidar que los refrescos y bebidas azucaradas tienen muchas calorías y si abusas de ellos te harán ganar peso.
  9. Realizar al menos 4 veces por semana, durante 40 minutos al día, algún ejercicio físico, adaptado a tu condición.
  10. Deben evitarse a toda costa los remedios ‘milagro’ y las dietas no recomendadas por médicos o profesionales sanitarios.
recetas de cocina saludables
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A nadie le gusta limpiar después de cocinar. Con estas recetas puedes dedicarte a preparar deliciosos platillos sin tener que pasar horas después lavando trastes y recogiendo la cocina. Caldo de hongos con epazote No lo creerás, pero solo necesitas una olla para cocinar algo tan rico como este caldito de hongos. Asegúrate de usar una olla lo suficientemente profunda para que puedas agregar el caldo de pollo sin que se derrame. Tabule de lentejas Ahórrate unos cuantos trastes sucios y usa la misma olla donde cocines las lentejas para combinar todos los ingredientes. Cuela bien el agua y deja que se enfríen bien las lentejas (y el refractario) antes de agregar las verduras y las hierbas aromáticas. Risotto de amaranto y hongos Jamás te habrías imaginado que un platillo tan rico y original como este risotto solo requiere 25 minutos de preparación y una sola olla. Antes de servirlo, agrega unas láminas de parmesano para darle aún más sabor. Pasta con camarones al ajillo Aunque originalmente en la receta te pide que uses una olla para cocer la pasta y un sartén para los camarones, puedes cocinar todo en la misma olla. Después de que la pasta esté al dente quita bien toda el agua y ahí mismo cocina el resto de los ingredientes. Crema de champiñones Al momento de cocinar es muy importante leer los pasos para poder anticiparse. En este caso te sugerimos que desde un principio calientas la mantequilla en una olla o un sartén profundo para que no tengas que pasar la crema a otro refractario. Flan de cajeta en microondas Lo bueno de esta receta es que además de requerir solo un pequeño refractario, no es necesario prender el horno. La potencia de los hornos de microondas varía mucho por eso te recomendamos checar la cocción del flan cada 5 minutos. Pastel de chocolate en microondas No te quedes con el antojo de un postre. Con esta sencilla receta solo necesitas 6 ingredientes y una taza. ¿Quieres que quede aún más bonito? Espolvorea el pastel con azúcar glas y decóralo con frambuesas. Visita Kiwilimon para conocer más recetas fáciles de preparar.
Si nunca has vivido en Zacatecas o en La Laguna te puede parecer extraño ver en la calle una fila de personas llevando un tuper en la mano. Sin embargo, para los habitantes de estas localidades este curioso gesto indica algo bueno: “ahí dan reliquia”. La reliquia es una manera de dar gracias. A diferencia de otras mandas en las que únicamente se involucra la persona que recibió el favor, en las reliquias suelen participar todos los miembros de una familia o comunidad. De hecho, la organización de la reliquia puede heredarse, pasando la tradición de generación en generación. Esta acción de gracias surgió en el estado de Zacatecas hace más de 100 años. Los creyentes católicos de esa época decidieron demostrar su agradecimiento a la Virgen ofreciendo alimentos a los peregrinos. Así, poco a poco se fue haciendo costumbre el regalar comida el 12 de diciembre. Con la apertura de las líneas de ferrocarril a finales del siglo XIX la migración comenzó a expandirse en el territorio nacional, llevando a comunidades de zacatecanos a otros puntos del país. Una de las regiones donde se asentaron fue La Laguna (Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, en los estados de Coahuila y Durango). La población de estos municipios comenzó a incorporar poco a poco las costumbres de los migrantes zacatecanos, dando lugar así a la reliquia lagunera. Aunque el objetivo de cualquier reliquia es dar las gracias, existen algunas diferencias entre la tradición zacatecana y la lagunera. Los creyentes del estado de Zacatecas suelen organizar más reliquias para el día de la Virgen, mientras que en La Laguna predominan los festejos el 28 de octubre, el día de San Judas Tadeo. Otro detalle interesante es la comida que se ofrece en estas reuniones. En Zacatecas se sirve comúnmente asado de bodas, mole, arroz, frijoles y pastas. Pero, dependiendo de las posibilidades de la familia que la organiza, también puede ofrecerse reliquia líquida, como birria, pozole o menudo. En cambio, en La Laguna los alimentos de una reliquia siempre son los mismos: asado de puerco y 7 sopas. Si bien estas costumbres tienen un origen religioso, en la actualidad la reliquia tiene un papel importante en la identidad cultural y tradición gastronómica de estas regiones. Según el Sistema de Información Cultural, la reliquia forma parte del inventario del patrimonio cultural inmaterial de nuestro país. La riqueza cultural de México no radica únicamente en el arte o los edificios históricos. La tradición gastronómica de las diferentes regiones del país refleja la herencia y el mestizaje únicos en México. Y de nosotros depende mantener vivas estas tradiciones. ¡A comer reliquia! Recetas para preparar reliquia en casa: Asado de puerco estilo norteño Birria de res casera Fideo seco con chipotle Sopita de fideo con jitomate   Fuentes: Sic.cultura.gob.mx Elsiglodetorreon.com.mx Elsiglodetorreon.com.mx Historiacocina.com Elsoldezacatecas.com.mx Milenio.com Ntrzacatecas.com
¡Ya se acerca el maratón que esperamos todo el año! A partir del 12 de diciembre hasta el 6 de enero los tamales y el ponche se convertirán en el elemento imprescindible de todas las reuniones. Aunque para muchos el reto más grande es aguantar el ritmo de las fiestas, a otros lo que nos preocupa es cómo disfrutar del Guadalupe-Reyes sin subir de peso. Si tú también quieres divertirte en este Lupe-Reyes sin que la báscula te pase factura en enero, sigue estas sencillas recomendaciones: No te castigues. Jamás vayas a una reunión pensando en que no puedes comer absolutamente nada. Esto solo hará que aumente la tentación y termines comiendo aún más. Lo mejor que puedes hacer es comer un poco de todo y aprender a moderarte. Toma un tentempié antes de salir. Si ya sabes que en las posadas solo sirven tamales, tacos y atole, toma un té y algo de fruta antes de ir a la fiesta. El punto es que no llegues con el estómago vacío para que no termines comiendo cinco tamales. Elige la opción menos calórica. Incluso en las posadas puedes encontrarte alternativas más ligeras. En lugar de tomar dos vasos de atole, elige ponche de frutas. Dilúyelo con un poco de agua para que no quede tan dulce. Aléjate de las frituras de maíz, y mejor botanea con totopos, frijoles y guacamole. Lleva tu propia comida. En las posadas que son un poco más casuales los invitados pueden llevar el platillo de su preferencia. Si este es el caso, prepara una receta que sea mucho más ligera y que sirva como alternativa a los tamales o los tacos. Mídete en el alcohol. Los cócteles esconden muchas calorías. Si vas a tomar, procura mezclar tus bebidas con agua mineral, pero sobre todo, no tomes cócteles dulces. Estas bebidas alcohólicas son las que tienen más calorías. No vayas a la cama después de cenar. El gran problema de la mayoría de estas fiestas es que se organizan por la noche, así que terminamos haciendo digestión cuando estamos acostados. Lo ideal es que dejes de comer varias horas antes de que vayas a dormir para evitar problemas de indigestión. Prepara estas deliciosas recetas y disfruta del Maratón Guadalupe-Reyes sin remordimientos: Taquitos de nopal rellenos de requesón Chile poblano relleno de quinoa Taquitos de portobello con puré de lechuga Caldo de hongos con epazote
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes. (Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte). Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno. De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús. Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país. Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares. Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra. Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México. Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano. ¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta. Pavo al pastor Pavo jugoso con mantequilla y vino blanco Pavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso   Fuentes: https://www.mexicodesconocido.com.mx/por-que-cenamos-pavo-en-navidad.html https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/188433.el-tradicional-pavo-de-navidad.html https://twitter.com/pictoline/status/933862978268545024?lang=es  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD