7 alimentos que hacen que te deprimas
Dietas y Nutrición

7 alimentos que hacen que te deprimas

Por Kiwilimón - Febrero 2015
La depresión es la enfermedad del siglo XX que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo y se estima que para el 2020, sea la segunda causa dediscapacidad, solo después de las enfermedades cardiovasculares, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este padecimiento se manifiesta por un cambio en el estado de ánimo, tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa, falta de autoestima, sensación de cansancio, falta de concentración, así como trastornos de sueño o apetito.

La depresión llega a afectar el desempeño laboral, escolar, así como las relaciones familiares y sociales. Cuando es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando es considerada moderada o grave se necesita terapia profesional y medicamentos.

Dado que las presiones económicas, sociales o el estrés son factores que favorecen el desarrollo de este trastorno, es posible prevenirlo de diversas maneras, a través del ejercicio, realizar actividades que te gusten, tener un trabajo satisfactorio, así como amigos y una alimentación saludable.

Puesto que la dieta influye en la manera en que te sientes, Salud180 te presenta una lista de 7 alimentos que hacen que te deprimas.

Si te gustan, evítalos porque te enferman...

Hay estudios científicos que aseguran que estos alimentos provocan respuestasadictivas en el cerebro, tal como sucede cuando se consumen drogas y tabaco, debido a que contienen saborizantes, conservadores y aditivos con efectos nocivos para la salud.

1. Endulzantes artificiales. Especialistas en Estados Unidos determinaron que todos los endulzantes artificiales producen depresión del sistema nervioso.

Asimismo, Rachel Fiske, consultora certificada de nutrición en San Francisco, afirma que el aspartame (endulzante) frena la producción de serotonina y dopamina, lo cual podría ser causa de depresión y ataques de ansiedad.

2. Alimentos procesados. Investigadores de Gran Bretaña publicaron en la revista Británica de Psiquiatría que este tipo de comida aumenta el riesgo de desarrollar depresión, ya que contienen sustancias químicas nocivas que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares e inflamación. Entre ellos están las carnes, embutidos, chocolate y postres azucarados.

3. Comida frita. Stephanie Fulton, del Hospital Universitario de Montreal, los alimentos ricos en grasa saturada contribuyen a desarrollar conductas depresivas, por las reacciones químicas que se producen en el cerebro.

Universidad Navarra confirma que este tipo de alimentos propician este trastorno, ya que en exceso aumentan la producción de determinadas moléculas como la citonina, la cual puede reducir la producción de serotonina, encargada de generar un estado de bienestar.

4. Cereales refinados. El consumo de estos alimentos, así como las harinas refinadas aumentan las probabilidades de sufrir depresión, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Londres.

5. Lácteos altos en grasa. Las universidades de Navarra y Las Palmas de Gran Canaria, España, relacionado el consumo de grasas trans y saturadas con el desarrollo de depresión, mismas que se encuentran en los lácteos.

6. Refrescos. Un estudio del Instituto Nacional de la Salud afirma que consumir más de un litro de estas bebidas al día provoca depresión y si éstas son dietéticas y de sabores las probabilidades aumentan.

7. Alcohol. Su abuso por un tiempo prolongado desencadena depresión, ya que interfiere en receptores del sistema nervioso, aunque aún no se determinan los mecanismos asociados a esta reacción, confirma un estudio publicado en la revistaArchives of General Psychiatry.

La Universidad de Londres sugiere que al haber alimentos que producen depresión, lo ideal es "consumir frutas, vegetales y pescado a fin de contrarrestar los síntomas”.

Para vivir mejor, es necesario llevar una dieta sana, evitar alimentos con altos contenidos de grasas y azúcares refinados, hacer ejercicio y tener actividades que te causen felicidad.

Ver nota original.

Notas recomendadas

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Comer no es sinónimo de nutrirnos. Sí, quizá pienses que estás bien alimentado porque comes varias veces al día, pero cabe la posibilidad de que estés malnutrido y no lo sepas.Cuando escuchas la palabra malnutrición, seguramente se te vienen a la mente imágenes de niños en estado de emaciación, donde los huesos son visibles en la piel, es por esto que frecuentemente se nos olvida lo que malnutrición significa.¿Qué es la malnutrición?De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la malnutrición es tanto las carencias como “los excesos o los desequilibrios de la ingesta de nutrientes de una persona”, y abarca dos tipos de afecciones.La desnutrición, la cual abarca el retraso del crecimiento en cuanto a estatura; la emaciación que es el peso menor al que corresponde a la estatura o la edad, y falta de vitaminas y minerales importantes.El segundo es el sobrepeso y la obesidad. Esto se enfoca en todas las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer. A grandes rasgos, el término malnutrición se refiere a comer muy poco, comer mucho, combinar incorrectamente los alimentos, ingerir alimentos con poco valor nutricional o alimentos contaminados.Otro de los pensamientos errados sobre la malnutrición es que se cree que el hambre es un problema que afecta a países tercermundistas, mientras que la obesidad, a países de primer mundo; sin embargo, debes saber que esto es un problema global, que nos afecta a todos.Y no sólo eso, según datos de la OMS, una de cada tres personas sufre algún tipo de malnutrición. Es más común de lo que crees ver a personas con diferentes formas de malnutrición convivir en el mismo país, en la misma comunidad y, a veces, hasta en la misma familia. El problema es tan grave que los gobiernos, así como la Organización Mundial de la Salud y Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, están realizando acciones en conjunto para erradicar la malnutrición. En casa, podemos prevenir esta afección organizando nuestras comidas y haciendo mejor selección de los alimentos que vamos a consumir. Y a nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.
Uno de los materiales más contaminantes en el mundo es el plástico y según el Informe Estado del Plástico 2018 de ONU Ambiente, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.Además, de acuerdo con estos datos, para el 2030 la producción de plásticos se duplicará a 619 millones de toneladas por año. Por otra parte, se dice que 80% de la basura es plástico de un solo uso, por lo que cada vez más empresas y personas se preocupan por buscar alternativas, con el fin de cambiar nuestros hábitos y así evitar seguir dañar el medio ambiente.Una de estas alternativas son las envolturas de cera de abeja reutilizables, que se han popularizado cada vez en más hogares.¿Cómo son estas envolturas?Esta opción se trata de una envoltura hecha con tela de algodón orgánico cubierta de cera de abeja, aceite de jojoba y resina de árbol que puede usarse una y otra vez, por lo que lo hace un gran sustituto al plástico para proteger alimentos. El revestimiento de sus ingredientes hace que la tela sea hermética, impermeable, flexible y lo suficientemente pegajosa como para comportarse como una envoltura de plástico. La cera de abejas y el aceite tienen cualidades antibacterianas que ayudan a mantener los alimentos frescos y permiten usar la envoltura varias veces. Así se usanUsarlas es lo más sencillo y práctico, sólo hay que moldear la envoltura de cera de abeja en la parte superior del alimento o envase utilizando el calor de las manos y haciendo presión para crear un sello. Para volver a usarlo nada más tienes que lavarla con agua fría y jabón para platos y está listo para utilizarse por todo un año.Después de un año de uso, la tela comienza a perder la cera de abeja y el aceite de jojoba, pero una vez que esto sucede no se convierte en desecho, sino en alimento para la tierra, pues es biogegradable. Actualmente hay muchas alternativas en el mercado, sobre todo en tiendas de productos orgánicos o zero waste, así que te invitamos a probarlas y así reducir tus residuos para cuidar al planeta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD