7 tips para escoger un buen gimnasio
Dietas y Nutrición

7 tips para escoger un buen gimnasio

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Después de diciembre, todos queremos bajar de peso y deshacernos de esos kilos de más..y la mejor forma de lograrlo es haciendo ejercicio. Pero es invierno y hace mucho frío, y por eso la mejor opción es ir a un gimnasio. Pero ¿cómo escogerlo? Aquí te dejo unos consejos: 1. Ubicación: De nada nos sirve un increíble gimnasio si está lejos de nuestra casa o trabajo. Lo ideal es encontrar uno cercano a los lugares por los que nos movemos y que sea accesible, sin tener que llegar en auto o que no quede a más de 15 minutos de distancia. 2. Actividades: Debes evaluar la lista de actividades que puedes realizar en el gimnasio de acuerdo con lo que a ti te gusta hacer. Lo mejor es escoger uno que cuente con sala de máquinas y pesas completas, que tenga distintas clases de tipo aeróbico, tonificación, prácticas de meditación y, de ser posible, que cuente con alberca.
3. Horarios: El siguiente punto a evaluar son los horarios. El gimnasio debe adaptarse a tu rutina y ofrecerte la posibilidad de acudir cuando dispongas de tiempo. Para algunos es más cómodo acudir antes de trabajar; para otros, lo más conveniente es por la tarde. Asegúrate de que se adapte a tus necesidades de tiempo. 4. Precio: Debes saber cuánto cuesta la inscripción y la mensualidad, checa si tienen promociones. Es importante conocer qué es lo que pasa si te das de baja o si debes cumplir un contrato de permanencia. Es necesario conocer todos estos datos para tener la certeza de que el precio corresponde a la calidad.
5. Calidad: Para asegurarte de la calidad, pide que te hagan un recorrido por las instalaciones, y así puedas analizar el equipo. No te limites a caminar, acércate a las máquinas, observa el material, su estado, orden y limpieza. Debes tener el convencimiento de que vale la pena pagar por el servicio.
6. Ambiente: El ambiente debe ser atractivo. A lo largo de tu recorrido puedes darte cuenta si es un espacio en el que te sientas identificado y la gente que está ahí te resulte confortable. Si el ambiente no te estimula o sientes incomodidad, lo mejor será elegir otro gimnasio. 7. Dinámica: Conoce la dinámica del gimnasio. Algunos ofrecen el servicio de entrenadores profesionales, te hacer revisión médica al momento de inscribirte, cuentan con gente capacitada, actividades para jóvenes, embarazadas y personas de la tercera edad. Si el gimnasio reúne esas condiciones, se trata de un buen lugar para ejercitarse. Y ahora sí...¡dale la bienvenida al ejercicio! Ver artículo original aquí. Artículo cortesía de   

Notas recomendadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Con los trapos de cocina limpiamos cualquier chorrito de agua que veamos, pero también residuos de todo aquello propio de la cocina: huevo, leche, aceite, jugos y mil mezclas de ingredientes más, así que no es extraño querer saber cómo lavar trapos de cocina para quitarles el olor.Si meterlos a la lavadora ya no funciona, traemos para ti unos tips sencillos para quitarles cualquier olor indeseable y tenerlos limpios sin necesidad de tirarlos a la basura y reemplazarlos por nuevos.¿Por qué huele feo los trapos de cocina?Por lo general, los trapos de cocina tienen un olor agrio característico que no es sólo desagradable, sino que es el aroma de la reproducción de bacterias. Entre las partículas de comida, la grasa, las cosas que se te quitas de las manos mientras lo usas y la humedad, hay suficiente comida para ayudar a que las bacterias crezcan.Para hacer las cosas aún más feas, esas bacterias se transferirán a cualquier superficie que limpies con un trapo de cocina apestoso: estantes, fregaderos, electrodomésticos, incluso tus manos. A partir de ahí, hay un pequeño paso hacia la contaminación de los alimentos.Foto de Micheile Henderson en Unsplash¿Cómo lavar los trapos de cocina para quitarles el mal olor?La mejor forma de mantener los trapos de cocina limpios y sin olores es lavarlos con agua caliente y jabón inmediatamente después de usarlos y luego enjuagarlos a fondo. Escúrrelos bien y luego cuélgalos donde se puedan secar al aire. Es muy común dejarlos en el borde del fregadero, pero esto no es adecuado porque no se orean de manera adecuada; sin embargo, la puerta del horno podría serlo. Para trapos muy olorosos, el primer paso es hervirlos para eliminar cualquier acumulación. Sigue estos pasos para quitarles el olor: Llena una olla grande con 3 litros de agua y calienta a fuego alto en la estufa hasta que hierva.Agrega 1 taza de vinagre blanco y echa en la olla los trapos de cocina. No necesitas añadir jabón.Hierve los trapos en el agua con vinagre durante 15 minutos para eliminar los olores y las bacterias, el moho y los hongos.Apaga el fuego y deja que los trapos de cocina y el líquido se enfríen a temperatura ambiente.Una vez enfriado, escurre los trapos con las manos uno a la vez antes de colgarlos para que se sequen en un lugar soleado.Como tip extra, procura tener trapos de cocina delgados y livianos, como los paños de microfibra, que se secan al aire mucho más rápido que los trapos de tela estándar.Foto de portada: Guido Hofmann en Unsplash
Una mesa oaxaqueña se caracteriza por sus aromas, texturas y sabores. Hay moles y estofados, chapulines y chicatanas, tlayudas, mezcal y tejate. Oaxaca es también tierra de barro negro, de textiles, de alebrijes y mucha fiesta.La comida es parte de sus celebraciones típicas, incluso hay fiestas dedicadas a los alimentos como lo son el festival de los 7 moles, las ferias del mezcal y del tejate, así como fiestas patronales que siempre clausuran con una buena comida. Porque Oaxaca es la Tierra del sol (y del sabor), como asegura la Canción Mixteca. Visitar Oaxaca es construir recuerdos memorables en cada bocado, es apreciar la generosidad de su tierra y sus anfitriones, quienes conservan y comparten con amor un legado gastronómico heredado por generaciones. Por eso, ir a Oaxaca implica celebrar cada día en la mesa. La cocina de Oaxaca es tan variada como sus ocho regiones, en las que hay una increíble oferta gastronómica que incluye productos derivados del maíz, frutos del mar, chiles, hierbas, plantas e insectos endémicos. Te presentamos algunos de los platillos típicos oaxaqueños que tienes que probar en este estado: Chocolate de agua y tejate Son bebidas fáciles de encontrar en sus mercados, como el 20 de noviembre. Es una combinación memorable el chocolate de agua en compañía de un pan de yema, originario de los Valles Centrales, que elaboran sin líquidos más que las yemas y el huevo entero. Otra bebida obligada es el tejate, bebida de origen prehispánico que se prepara a base de maíz y cacao. Tlayudas y taquitos de lechón Nada te faltará si inicias el día con una tlayuda. Se trata de una tortilla de maíz de aproximadamente 30 centímetros, dorada sobre comal, típica de Oaxaca. Suelen prepararla con manteca, quesillo, frijoles, tasajo, aguacate y salsa. Para las noches de mezcal, unos tacos de lechón debes probar, puedes encontrarlo en puestitos emblemáticos como el Lechoncito de Oro, donde los preparan con chicharrón.Insectos Un clásico de los mercados son los chapulines naturales o con limón y chile, que son una delicia. Los encontrarás sueltos en mercados, donde te los venden a granel, o en restaurantes para botanear con un buen guacamole. La chicatana es otro insecto endémico de Oaxaca, es una hormiga que se prepara en salsas e incluso en moles y tamales. Sin embargo, la chicatana es difícil de conseguir y se recomienda sólo consumirla en temporada, que corresponde al periodo de lluvias. Moles oaxaqueños Los siete moles emblemáticos de Oaxaca son el  negro, el rojo, el coloradito, el amarillito, el verde, de chichilo y el manchamanteles. Todos son deliciosos y se elaboran con ingredientes y técnicas particulares que les dan una personalidad única. Emplean diferentes chiles, especias y proteínas, dependiendo la región en la que te encuentres. Mis favoritos son el amarillito, elaborado con chile ancho y costeño amarillo, jitomate, cebolla, ajo, comino, hierba santa, clavo, pimienta y tortilla, el cual sirven con chochoyotes (bolitas de masa de maíz), y el mole negro oaxaqueño, cuyo ingrediente principal es el chile chilhuacle. ¡No esperes más y prepara este rico plato oaxaqueño!  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD