Aceites que cuidan tu salud
Dietas y Nutrición

Aceites que cuidan tu salud

Por Kiwilimón - June 2014

A veces creemos que comer grasa es malo, pero en realidad es necesario consumirlas para que nuestro cuerpo funcione de forma correcta. Nuestros amigos de Salud180 nos comparten información sobre cuáles son mejores aceiten que cuidan tu salud.

La mayoría de las personas pensamos que el añadir aceite a la comida puede incrementarnos las calorías del cuerpo, sin embargo, no todas las grasas son malas, de acuerdo con la American Heart Association.

Al reemplazar las grasas malas conocidas como saturadas y trans, por monoinsaturadas poliinsaturadas, proteges tu corazón.

¡Identifica el mejor para tu cuerpo!

Es preferible cocinar tus alimentos con aceites que con grasas como la manteca, mantequilla o margarina, ya que no ayudan a mantener un peso saludable y un corazón sano.

Los aceites tienen un gran contenido de grasas insaturadas las cuales son buenas para nuestro cuerpo porque disminuyen el colesterol malo (LDL) y aumentan el bueno (HDL).

  1. Canola Está elaborado de las semillas de la planta de canola. Es un excelente aceite para tener en su alacena, ya que es muy versátil, porque se puede utilizar para sofreír, hornear, freír y marinar.
  2. Oliva. Está elaborado de olivas maduras. “Extra virgen” significa que está hecho del primer prensado de las olivas. Se usa para cocinar a la parrilla, sofreír, asar y untar sobre el pan.
  3. Cacahuate. Está hecho de cacahuates pelados y es popular en platillos asiáticos y también en la cocina del sur de los Estados Unidos. Se utiliza para saltear, asar, hornear y usar en freidoras.
  4. Ajonjolí. Está hecho de semillas de ajonjolí y es un producto de uso habitual en la cocina china, coreana e hindú. Se utiliza para saltear y salsas
  5. Vegetal.  Normalmente se fabrica de una combinación de semillas de maíz, soya o girasol y es otro excelente aceite para tener a mano ya que puede utilizarse para un gran número de diversas técnicas de cocina, como sofreír, hornear, freír, marinar
 

No importa cuál utilices, lo importante es no superar la dosis recomendada para que tengas un cuerpo esbelto y saludable.

Ver artículo original

   

Cómo infusionar aceites

Diferencias entre los aceites para cocinar

Cómo evitar que chorree el aceite

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si hay algo de lo que todos (o casi todos) los mexicanos podemos declararnos verdaderos amantes, son los tacos, ese alimento básico, sencillo, pero delicioso que nos une.Y cuando uno es comprometido con sus pasiones, por supuesto que busca aprender todo sobre ellas. Este fin de semana podrás hacer tu sueño realidad, y convertirte en un experto del taco con 4 talleres, para conocer desde la elaboración de una tortilla, pasando por cómo se hace un trompo al pastor, y hasta la fórmula para la salsa perfecta.Artesano del pastorEn este taller, que será casi como una clase clínica de la rebanada de trompo perfecta, podrás ver de cerca el proceso que está detrás de ella, con la preparación, la cocción de la carne y la forma especial de servirlo. La tortilleríaEl origen de todos los tacos es, sin duda, el alimento más mexicano de todos: la tortilla. En este taller, aprende el proceso de nixtamalización y las características de una buena tortilla en este taller.Salsa con EsfuerzoPara preparar una salsa, es bien sabido que mientras más ganas le echas, más pica, o como dicen las abuelitas, si estás enojado o enojada, esa salsa estará “brava”. En este taller podrás practicar el método tradicional de hacer salsa en molcajete.Asado perfectoPorque la carne asada y los tacos también son uno mismo, con este taller conocerás que el secreto está en la pasión con que se prende el carbón.Estos talleres estarán disponibles este 8 de diciembre, dentro del Mercado Mundet, en el festival Coca-Cola Metate, una celebración en la que las taquerías favoritas con todos los tipos de tacos que te puedas imaginar estarán presentes, acompañadas musicalmente por bandas geniales. Para tomarlos no tendrás que pagar nada extra y sólo tendrás que acercarte a los módulos para ser parte de ellos.
Uno de los grandes aliados de la cocina, sin duda alguna es el horno de la estufa. Sin embargo, a veces preferimos no usarlo y existen dos grandes motivos por los cuales no lo aprovechamos al máximo: el principal es que no tienes tiempo para cocinar, y el segundo es porque desconoces cómo usarlo correctamente o qué alimentos puedes preparar sin ocasionar un desastre total. Ante esta situación, te mostraremos cómo usar el horno de forma fácil y sencilla.1.- Al abrir la puerta del horno te darás cuenta que tiene dos rejillas, las cuales sirven para colocar los refractarios, sin embargo, debes saber que su función principal es distanciar los recipientes con los alimentos del calor, por lo que si quieres gratinar algo deberás colocarlo en la parte más alta, pues es donde se más concentra el calor.2.-Poner tu platillo a la mitad de las rejillas te dará una cocción pareja, pues el calor inundará tu platillo por todas partes, así que es la distancia perfecta para cocinar; y si tan solo deseas recalentar tus alimentos deberás ubicarlos en la parte más baja, ya que la temperatura en menor.CÓMO COCINAR PAPAS AL HORNO CON TOCINO3.-Los hornos modernos ya cuentan con distintas funciones, por lo que girando una perilla puedes escoger la forma de cocinar tu platillo, ya sea grill (asar cortes de carne o gratinar), cocción lenta (cocer piezas de carne en un recipiente abierto), función pizza o simplemente descongelar. Además, si tu horno no es tan moderno y aún no cuenta con la tecnología, puedes calcular la cocción con un termómetro que puedes encontrar en cualquier supermercado. 4.-Para deshidratar alimentos, lo ideal es colocarlos a una temperatura de 80 grados centígrados para que de esa forma conserven sus propiedades. Además, para que la temperatura no se eleve demasiado y afecte el resultado final de tus platillos,  te recomendamos no cerrar por completo el horno, es decir, dejar una rendija para que circule el aire, pues de esa forma se mantendrá nivelada la temperatura. El tiempo de deshidratación será variable dependiendo del grosor de los alimentos, pero entre siete y ocho horas estarán listos.5.- En caso de que desees ponerte creativa y hacer postres como unas galletas, recuerda que la temperatura ideal para hornearlas deberá ser de 130 grados centígrados y aún así, te recomendamos tomar en cuenta que todo horno tiene una potencia variable. Además, puede verse afectado por el grosor de la harina, pero entre 30 a 35 minutos estarán listas.6.- Para preparar guisados, tu horno deberá estar a 150 grados centígrados. Por ejemplo: una lasaña, la cual está compuesta por pasta, quesos y crema, estará lista en 30 minutos. En caso de realizar lomo de cerdo deberás  dejarlo en el horno aproximadamente 25 minutos para que de esa forma la carne absorba los sabores de los ingredientes con los que lo cocinas; mientras que un pollo relleno deberá estar cocinándose por 30 minutos. Recuerda que estos tiempos pueden variar dependiendo la potencia de cada horno. RECETA DE LASAÑA BOLOÑESA7.-Para los postres, panques, pasteles, cupcakes, etc, tu horno deberá estar a una temperatura de 180 grados centígrados, esto sin importar si es de chocolate, vainilla, fresa, etc. El refractario con la harina deberá estar dentro del horno por aproximadamente 40 minutos, una vez que esté cocido y ligeramente dorado, podrás sacarlo y antes de retirarlo, dejarlo enfriar por 15 minutos para desmoldar con éxito.  Una vez que esté a temperatura ambiente, podrás decorarlo.8.-Si vas a cocinar carne o pescado en el horno, este deberá estar a 200 grados centígrados. En caso de que tu carne lleve hueso este deberá quedar abajo. Si se trata de un corte con bastante grasa, esa parte deberá estar arriba, para que así pueda escurrir y darle mejor sabor al corte. La a carne y el pescado se sellarán (dorar por fuera y mantiene su jugo) de 5 a 10 minutos. Una vez que se cumpla este tiempo baja la temperatura a 180 grados y déjala unos 10 minutos más para que no pierda su sabor.RECETAS DE PIERNAS AL HORNO9.- Cuando cocines con niños, te recomendamos elegir una receta como pizza, ya que es divertida, pero al mismo tiempo servirá para que los niños conozcan la dificultad de amasar, crear la salsa y colocar los ingredientes (queso, peperoni, jamón, piña, etc). Antes de meterla al horno, este deberá estar precalentado a 250 grados, posteriormente tendrás que bajar la temperatura a 220 grados e introduce la pizza, la cual estará lista entre 5 y 10 minutos.10.- La clave de oro para que muchos platillos logren una coción perfecta es: nunca abrir el horno mientras se esté cocinando algo o al menos no durante los primeros 20 minutos. Y es que recuerda que la temperatura en el interior se transforma y los golpes de aire dañarán tus platillos; la carne se desangra, los pastelillos se achatan, etc. Esta maniobra (abrir la puerta) únicamente es válida cuando estás gratinando algún alimento.En caso de que tu horno no tenga un termómetro integrado deberás adquirir uno, el cual podrás colgar o poner de pie dentro de tu horno para así estar observando la temperatura.Una vez que le pierdas el miedo y aprendas cómo usar el horno, verás todas las ventajas, beneficios y platillos que puedes preparar ahí y se volverá tu aliado para preparar comida deliciosa.
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD