Aprendiendo a cocinar arroz integral
Dietas y Nutrición

Aprendiendo a cocinar arroz integral

Por Kiwilimón - Septiembre 2011
  Usualmente podemos notar que el arroz integral posee un color marrón, esto se debe a que su grano tiene una capa de salvado. Al arroz integral se lo considera mucho más natural, con mayor cantidad de fibra, proteínas y minerales que muchos otros alimentos, además de ser muy bajo su contenido en grasas. Este arroz es ideal para regular el funcionamiento intestinal, reducir el nivel de colesterol y prevenir el cáncer de colon. Para que el efecto beneficioso de la fibra se aproveche al máximo, se recomienda beber abundante cantidad de líquido. Lo pueden consumir tanto los niños, como los adultos, los ancianos y aquellas personas que deban hacer dietas libres de gluten. También se lo recomienda para quienes tengan hipertensión, enfermedades renales y dietas para bajar de peso. Es ideal para los deportistas o personas que realizan esfuerzos físicos en su tarea laboral. El arroz integral tiene las mismas calorías que el arroz blanco, pero al no ser tan refinado como el otro, se digiere más despacio y produce mayor sensación de saciedad. También se diferencia de los otros arroces por necesitar un mayor tiempo de cocción, ya que se trata de un arroz más duro. Se recomienda lavarlo bien antes de cocinarlo y si es posible, dejarlo unas horas en remojo. Cocinando Se puede cocinar en olla común u olla a presión. Aunque lo mejor es una olla con tapa, para poder ver cuando el grano se ha abierto, pero sin llegar a deshacerse. - Por cada medida de arroz se colocan 3 medidas de agua. - El arroz integral debe cocinarse por lo menos 20 minutos. Primero a fuego fuerte, hasta que largue el primer hervor, y luego a fuego mínimo. Luego de ese tiempo, apagar el fuego y dejar reposar con la olla tapada, alrededor de 8 a 10 minutos. Pasado el tiempo ya estará listo. - Hay que tener cuidado de que no quede duro, ya que se dificulta mucho su digestión.
No se recomienda consumir el arroz integral en exceso, ya que suele producir estreñimiento.
Recetas de cocina recomendadas con arroz :Arroz con Rajas y MariscosArroz con Azafran y PolloArroz con Fideos ArabeEnsalada de Arroz
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Kubra Rodriguez
09/07/2019 23:53:12
Me fasina comer arros buena resta
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No hay amor más sincero que el que uno le puede tener a la comida y este es aún mayor si se trata de tacos al pastor. Aunque pueda parecernos algo casi obvio, los tacos al pastor son oficialmente el mejor platillo del mundo, según Taste Atlas, la plataforma en la que puedes descubrir ingredientes, platillos locales y restaurantes auténticos alrededor del mundo, que además te permite calificarlos.Con un puntaje de 4.5 de 5, el poema hecho comida llamado tacos al pastor le ganó a otras comidas deliciosas (pero no tanto como nuestros taquitos), como la pizza italiana, el sushi japonés, o el fish and chips inglés, y hasta otros platillos mexicanos, como las enchiladas.Así que, a pesar de que no necesitamos de razones para saber que los tacos al pastor son lo mejor del mundo, decidimos darte algunas más para que puedas contarle a tus amigos que no siguen a este pastor.1. Su origen es mexicanoSí, los taquitos al pastor son 100% orgullo mexicano, pues aunque su origen se encuentra en el shawarma libanés, las modificaciones que se le han hecho para derivar en el taco actual, como cambiar la carne de cordero por carne de cerdo, el remplazo del pan árabe por tortilla y, obvio, la añadidura de chile y achiote, lo han hecho un platillo con el sello “Hecho en México”.2. Su nombre característico y peculiarEn México, hay tacos con nombres definitivamente geniales y peculiares, y los de pastor son uno de ellos. Se dice que se llaman así porque antes la carne era de cordero y esos animalitos se pastorean, pero también son conocidos como “de adobada” o “de trompo”.3. El pastor se puede comer en tortaUna torta de pastor es tan gloriosa como los tacos, pero más llenadora. Además, si lleva quesito, es como ponerle alas a un ángel.4. Y también con tortillas de harinaY entonces, con queso y servido en tortilla de harina, se convierte en una gringa, para aquellos que no tienen suficiente de la tortilla pequeñita en la que suelen ir.5. La piña le va bienA diferencia del debate de la pizza y la piña, los tacos al pastor tienen una buena razón para llevar piña: no sólo combina bien con los jugos cítricos del adobo que llevan, sino que además funciona como ablandador natural de carnes.6. Todos tenemos nuestra taquería con los mejores tacos al pastorSon el mejor platillo del mundo, pero definitivamente, todos tenemos nuestro lugar predilecto para comer los mejores tacos al pastor. Entre los lugares más populares según medios expertos en México, se encuentran El Vilsito, El Huequito, Juan Bisteces, los Tacos Manolo o los Orinoco.No importa dónde ni cuándo, siempre es buen momento para unos taquitos al pastor.Si quieres hacerlos en casa, puedes probar con estas recetas:Tacos al Pastor MexicanosTacos de Atún al PastorTrompo al PastorTacos de Huachinango al Pastor
Uno de los platillos más representativos y deliciosos de la comida mexicana es, sin duda alguna, el pozole.Con cebollita, chile, orégano, rábanos, lechuga, mucho limón y de pollo, carne, verduras o como lo prefieras, el pozole es el platillo que no puede faltar en la mesa de los mexicanos sobre todo en septiembre, el mes patrio. ¿Pero alguna vez te has preguntado de dónde viene esta tradición?La palabra pozole es una derivación del náhuatl pozolli: potzonalli, apotzontli, que significan espuma o espumoso. En sus orígenes era un plato ritual de los mexicas y se consumía durante las ceremonias nahuas a Xipe Totéc: Nuestro Señor el Desollado. Entre los años 1325 y 152, se preparaba con la carne de los prisioneros sacrificados durante la celebración y se le daba un uso ceremonial, pues era servido sólo a los nobles o sacerdotes.Xipe Totéc era una deidad mexica asociada a la guerra, al maíz y a la renovación vegetal. Para desgranar al maíz había que "desollarlo" y quitarle sus hojas. Así, de la misma forma, para preparar el pozole se tenían que desollar los granos del maíz llamado cacahuacintle. Para lograr esto, ponían los granos a reposar en agua con cal durante algunas horas. Después de la llegada de los españoles, el canibalismo se prohibió y se sustituyó la carne de humano por carne de cerdo y así, el proceso del pozole ha ido cambiado a lo largo de la historia de México. En la actualidad, el pozole es diferente de acuerdo con la región donde se prepara: en el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, que lleva esa tonalidad por el tomate verde o la pepita molida y en algunos lugares se le agrega chicharrón, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja. En algunas otras zonas costeras se le agregan mariscos y pescado. Ya sea que lo prefieras con maciza, de surtida o de pollo; rojo, verde o blanco, estas Fiestas Patrias a la hora de disfrutar un increíble pozole ya sabrás de dónde surgió esta tradición.
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD