Aprendiendo a prevenir la osteoporosis

Por Kiwilimón - Julio 2014
Realizar ejercicio físico, no fumar, moderar el consumo de sal y consumir un aporte adecuado de calcio son algunas de las recomendaciones para prevenir la osteoporosis, una enfermedad del esqueleto caracterizada por una disminución de la resistencia ósea y un incremento de la fragilidad de los huesos que origina mayor susceptibilidad a sufrir una fractura. En este sentido, las complicaciones asociadas a las fracturas incluyen un incremento en la morbilidad, un aumento en el riesgo de padecer nuevas fracturas y una subida de la tasa mortalidad. La enfermedad no tiene un comienzo bien definido y, además, sus síntomas son difíciles de prever, dado que no se manifiestan de forma clara hasta que se ha producido una fractura que descubre la enfermedad. Recomendaciones de prevención Es necesario incluir en la vida cotidiana ejercicio físico, no fumar, beber alcohol con moderación, moderar el consumo de sal y de proteínas, así como consumir aportes adecuados de calcio y vitamina D. Un paciente puede desarrollar la enfermedad por genética, edad o por otras enfermedades, por lo que una prevención se postula muy importante, destacan los expertos. En este sentido, los especialistas aconsejan que si alguien sospecha que puede tener varios factores de riesgo para desarrollar la enfermedad es importante que se lo comunique a su médico. Por tanto, la labor preventiva del médico rehabilitador en el abordaje de la enfermedad es «muy importante» porque ayuda a que no aparezca y no avance, evitando la aparición de fracturas. En el caso de que aparezca una fractura, el médico prescribirá tratamiento enfocado a que el paciente recupere la máxima movilidad posible y vuelva a realizar sus actividades de la vida diaria de la manera más independiente. Así, el profesional volcará su labor en intentar que el paciente no sea dependiente y pueda seguir su vida normal sin llegar a tener discapacidad que le limite. las mejores recetas de cocina con calcio
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El té, esa bebida caliente que muchos toman para relajarse o para aminorar algún mal común, resulta tener un sinfín de variantes deliciosas con un sabor y olor diferente para cada gusto. Puedes encontrar el té en su presentación más básica, dentro de bolsitas de tela o en hierbas secas, listo para ser transformado en infusión y por ello, es necesario que conozcas los 6 tés más populares que no pueden faltar en tu alacena. Té verde El té verde es quizás el té más popular debido a sus propiedades antioxidantes y nutricionales, porque como explica el el doctor Leonardo López Guzmán, experto en medicina natural y homeopatía, “los antioxidantes combaten el envejecimiento prematuro y protegen a nuestro cuerpo de la contaminación ambiental y química”. Además, las personas lo relacionan con la pérdida de peso y aunque no es la clave para lograrlo, la nutrióloga Nineth Carrillo comenta que gracias a su riqueza de catequinas y polifenoles, el té verde propicia la disminución del colesterol y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, razón por la cual todas las señoras tienen una cajita lista para abrir en sus cocinas. Té de jazmín Para los amantes de los sabores dulces, el té de jazmín es una opción increíble, ya que además de ser muy rico, Profesionales del Departamento de Epidemiología, Instituto Cardiovascular y Hospital Fu Wai y la Academia China de Ciencias Médicas de Beijing encontraron que ayuda a disminuir los niveles de colesterol, evitando ataques cardíacos y derrames cerebrales, además de aliviar el estrés y retrasar el proceso de envejecimiento. ¿Quién podría resistirse a él? Té negro Otro de los tés que más frecuentemente encontramos en las alacenas, es el té negro, que muchos utilizan como sustituto de café. Esto se debe a que ayuda a mejorar el estado de alerta mental, facilita el proceso de aprendizaje, contribuye a una mejor memoria y la habilidad para procesar la información, según información del sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus. Además, también explican que el té negro también es súper efectivo para tratar el dolor de cabeza, la presión arterial alta y baja y el colesterol y para la prevención de las enfermedades cardiacas como la arteriosclerosis, el endurecimiento de las arterias y el infarto de miocardio. Sin embargo, debemos ser cuidadosos con su consumo ya que posee un alto contenido de cafeína. Té de manzanilla El té de manzanilla tiene numerosas propiedades medicinales gracias a sus terpenoides, flavonoides y otros aceites volátiles que, de acuerdo a un estudio publicado por el National Center for Biotechnology Information (NCBI), funcionan como antiinfamatorio, activo antibacteriano y relajante. Esto significa que es ideal para relajarte y conciliar el sueño, para aminorarlos cólicos menstruales y dolores de estómago, así como para reducir el dolor de las articulaciones. Té chai El té chai, un té que ha tomado una fuerte popularidad en los últimos años, es originario de India y se parece mucho al té negro pero posee un sabor diferente, con distintas hierbas y especias aromáticas como clavo de olor, canela, jengibre, pimienta y cardamomo. La reducción de náuseas y el malestar estomacal, el mejoramiento de la digestión y la actividad cardiaca son sólo algunos de los múltiples beneficios del té chai. Té de tila El té de tila es, sin duda, uno de los favoritos dentro de las cocinas mexicanas y es que gracias a su alto contenido de fitonutrientes, flavonoides y otras sustancias diaforéticas, los cuales ayudan a aliviar la presión arterial alta, calmar la ansiedad y conciliar el sueño. De hecho, investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CIENVESTAV), encontraron las hojas del té de tila actúan en nuestro cerebro, inhibiendo la excitación del sistema nervioso, actuando como un relajante. Ahora que conoces los tés más populares y las razones por las cuales deben estar en tu cocina, ¿cuál te hace falta?
Convivir con un niño significa pasar horas de actividad sin descanso. Los pequeños siempre suelen estar llenos de energía, hasta que notas que un día se despierta y no es el mismo. Como mamá, muchas veces notas que algo sucede e intuyes que podría enfermarse, pero aún no del todo, así que conocer las señales que manda el sistema inmunológico podrían ser útiles para saberlo con certeza.Así como podemos saber que algo va mal si los pequeños amanecen decaídos, también podemos fijarnos en otros indicios que nos alerten sobre el estado de su sistema inmune, pues los niños menores de tres años tienen una respuesta inmune menor, lo cual los hace más susceptibles a virus y bacterias.Pero no te preocupes, porque con cada respuesta inmune que tus hijos tienen a los gérmenes, fortalecen su sistema inmunológico y su cuerpo podrá reaccionar para combatir con éxito una enfermedad. Presta atención a estas alertas si notas que está un poco decaído o no quiere comer y prevé si su sistema inmunitario está comprometido.1. Está somnolientoUn niño cansado no es necesariamente una señal de alerta, pero si tu hijo sólo quiere estar en el sofá y no hacer nada más, y no es por haberse quedado despierto hasta tarde la noche anterior, esto podría ser una señal de que su sistema inmunológico está luchando contra algo.2. Está apagadoComo mamá, conoces bien a tu hijo y sabes cuánta pila tiene durante el día, es por eso que cuando está apático, irritable o simplemente inquieto y molesto, es posible que esté enfermándose.3. Parece que tiene fiebreLa fiebre es una respuesta a las infecciones que indica que el cuerpo está haciendo algo para combatirlas. Muchas veces, no son para preocuparse, pero si tu hijo tiene menos de 2 años y tiene fiebre de 38° o más, acude con el médico lo antes posible.4. No tiene hambreUn sistema inmunitario comprometido podría afectar el apetito de un niño, según la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Pero no te asustes si se salta una o dos comidas, lo importante es que tu hijo tome muchos líquidos. Finalmente, su apetito volverá.5. Tiene una erupción en la pielUna erupción cutánea que no es atribuible a una alergia podría ser un signo de una infección viral, de acuerdo con Medical News Today. La forma en que se trata la erupción dependerá de la causa, pero si dura más de una semana, se propaga rápidamente y está lastimando a su hijo, lo mejor es buscar atención médica.6. Tiene problemas estomacalesUn problema del sistema inmunológico puede afectar el estómago de un niño y podría presentar síntomas como cólicos o diarrea si su sistema inmunológico tiene alguna deficiencia. Si has notado esto, asegúrate de mantener a tu hijo hidratado y consulta a su doctor.Si bien es casi inevitable que los niños enfermen, hay formas de ayudarlos a fortalecer su sistema inmunológico. Una dieta constante y saludable que incluya nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos buenos es básica para el crecimiento de un niño y un sistema inmune fuerte.Y por irónico que parezca, la exposición adecuada a los gérmenes también puede ayudar a que tu hijo se mantenga más saludable. Entonces, sólo recuerda que con cada resfriado, el sistema de tu pequeño se volverá más fuerte y saludable.Come muchas frutas y verduras que contengan los nutrientes que necesitas con estas recetas:Sopa de papa con rajasTortitas de brócoli con queso panelaEnsalada de garbanzos3 bowls de frutas
El arroz y los frijoles son dos de los granos que nos han acompañado por mucho tiempo y que son conocidos en todo el mundo.Tan sólo el arroz es el tercer cereal más producido en el mundo, mientras que el frijol es nativo de México (también de Guatemala y El Salvador) y cultivado en todo el mundo.No es raro comer cada uno como guarnición a diversos guisos, pero comerlos juntos también es una forma popular no sólo en México, sino en varias partes de América Latina.Tan sólo de Cuba nos llegan los moros y cristianos, platillo famoso mundialmente a base de arroz con frijoles, que cuenta además con otra versión llamada Congri, aunque no son lo mismo.De ellos, podemos saltar a México, en específico a Michoacán, donde el arroz cocido se come con frijoles refritos caldosos, acompañados de una salsa hecha con jitomate, ajo y chile verde, y se llama Morisqueta.Si bajamos un poco, en Centroamérica tenemos el Gallo Pinto, característico en Nicaragua y Costa Rica, aunque diferente en su preparación en cada país, pues en el primero, el plato no incluye el caldo de los frijoles y su consistencia es similar a la del picadillo.Por su parte, el arroz con habichuelas es característico del Caribe, en particular, de Puerto Rico y República Dominicana. Este consiste en arroz blanco con frijoles marrones, o habichuelas rosadas, como son conocidas allá.En Perú existe el Tacu Tacu, un platillo que aprovecha las sobras de los alimentos por tradición y que resulta en una combinación deliciosa de los cereales con ají, y que suele servirse con huevo, carne o pollo.Y como estos platillos, existen muchos otros más, en toda América Latina, preparados, nombrados y acompañados de maneras diversas en cada lugar, pero todos con la misma base: el arroz y los frijoles.Si amas el arroz, puedes comerlo en todas estas versiones:Arroz con Leche CremosoArroz con Brócoli y QuesoArroz Rojo con VegetalesSi lo tuyo son los frijoles, pruébalos así:Tortitas de Frijoles NegrosEnsalada de Nopal con FrijolesFrijoles Charros con Chorizo
Cultivar tus propios vegetales en casa ya es algo más o menos común, así que por qué no intentar con champiñones también, ¿no?Los champiñones son hongos comestibles con muchos beneficios para la salud, por ejemplo, fortalecen el sistema inmunológico, son una buena fuente de antioxidantes y contienen una buena cantidad de fibra.Antes de saber cómo cultivar champiñones en casa, tienes que conocer el ciclo de su crecimiento. Los hongos tienen un ciclo de vida que termina en un sentido y comienza en otro al mismo tiempo.Descubre cómo cortar champiñones aquí.Este ciclo comienza cuando un hongo maduro deja caer sus esporas, que funcionan como el equivalente de las semillas en una planta.Cuando las esporas caen al suelo y se mezclan con otras esporas compatibles, inicia el crecimiento del micelio, una red de células que se parecen a un sistema de raíces de plantas, pero el micelio se parece más a la planta y los hongos son como su fruto. El micelio puede ser un solo organismo o varios organismos diferentes que trabajan juntos como una colonia.Después de que el micelio crece, entonces comenzará a producir cabezas de alfiler. Estas son pequeñas protuberancias que antes de convertirse en hongos, pasan por una etapa llamada primordia, que parecen hongos bebé miniatura. Eventualmente, los primordios se convierten en hongos de tamaño completo que luego maduran, dejan caer sus propias esporas y el ciclo comienza de nuevo.Cómo cultivar champiñones en casaPara cultivarlos en casa, lo más fácil es comprarlos precultivados, así sólo necesitarás una hielera de unicel (poliestireno expandido), paja, composta, agua y una tela o mantillo para cubrirlos. Puedes encontrar el micelio de champiñones en tiendas en línea, sólo recuerda que deben ser de la variedad Agaricus Bisporus para que sean comestibles. Recuerda que comprar el micelio será como comprar "las semillas".Mezcla la paja (hiérvela antes, para evitar que germine) con la composta, humedece un poco la mezcla. Colócala en la hielera y añade el micelio. Tapa la caja, pues los hongos no necesitan luz solar para vivir, de hecho, lo mejor es que coloques la caja en una habitación oscura para no exponerla al sol. Mantén la caja tapada y cuando riegues, sólo moja la tierra. Riega cada que las gotas de agua se sequen.De ser posible, usa agua de lluvia o mineral, pues el agua del grifo está clorada, y controla a los mosquitos para evitar riesgos.Transcurridos alrededor de 20 días, los champiñones estarán maduros y podrás recolectarlos retorciéndolos hasta que el cuerpo se desprenda del sustrato; evita cortarlos, para que se pudran.Como todo ser vivo, cultivar champiñones requerirá de atención, pero tener tus propios hongos y poder cocinarlos inmediatamente después de recolectarlos será una experiencia de sabor increíble, por ejemplo, en una sopa, en unas tortitas con queso, o en una pasta.Ya sabes cómo cultivarlos, ahora aprende la mejor forma de lavar champiñones aquí.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD