Arándanos azules: lo mejor de las bayas para tu salud
Dietas y Nutrición

Arándanos azules: lo mejor de las bayas para tu salud

Por Kiwilimón - Enero 2020
Con avena, en licuados, con ensaladas, en muffins o en postres, hay muchísimas formas de disfrutar del sabor de los arándanos azules, pero también de aprovechar sus beneficios.

Estas pequeñas bayas tienen muchísimos nutrientes y consumirlas te ayudará a mejorar tu sistema inmune o a mantener tu cabello, piel y uñas en buen estado, por ejemplo.

¿Por qué? Porque los arándanos azules tienen un nivel elevado de antioxidantes y vitamina C, además de ser una de las frutas con menos calorías por taza, así que prácticamente son ideales para ti.






Califica este artículo
Calificaciones (1)
Leonor Diaz
24/01/2020 15:12:13
si son muy buenos antiocidantes me gustan
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
El Festival Morelia en Boca tiene como misión darle difusión al patrimonio gastronómico de México, uno de los más ricos en el mundo. Por otro lado, este festival también ayuda a promover la gastronomía tradicional del estado de Michoacán y las “nuevas expresiones culinarias y enológicas en México”. Gracias a esta visión, se ha convertido en uno de los festivales culinarios más importantes en nuestro país. Además de su preocupación por preservar la gastronomía tradicional de México e impulsar el turismo culinario, el Festival Morelia en Boca también se preocupa por el medio ambiente y es por esto que este 2021, su eje principal es la sustentabilidad. Gracias a este enfoque, no solo se preserva el medio ambiente, también se cuida el origen de los ingredientes, se preserva el proceso cultural y se impulsa la economía local, todo a través de la comida mexicana. Asimismo, este festival gastronómico es pieza clave para la industria, especialmente después de los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19. Con una duración de 5 semanas, los expertos desarrollarán menús únicos, experiencias gastronómicas inigualables y otros eventos en distintos lugares, todo con el objetivo de enaltecer la cocina mexicana e impulsar el turismo gastronómico. Este gran evento culinario involucra a cocineros tradicionales, chefs, productos y aliados comerciales. Por lo tanto, en el marco de esta celebración, el cocinero de kiwilimón, Mau Eggleton, impartirá una clase de cocina con una de las Maestras Cocineras más reconocidas del estado: Benedicta Alejo Vargas. En conjunto, ambos prepararán unos ricos tamales de hongos este sábado 6 de noviembre, en las inmediaciones del festival. Benedicta es originaria del pueblo de San Lorenzo y es experta en el uso de ingredientes de temporada y en retomar la cocina de sus ancestros. Por si fuera poco, es capaz de realizar guisos variados y sabrosos con pocos ingredientes y aparentemente sencillos. Su personalidad y conocimiento la han llevado a servir sus platos en las mesas de importantes restaurantes, participando también en eventos sociales, congresos gastronómicos y ponencias en diversas universidades, entre otras actividades.RecetaA continuación te presentamos la receta que juntos cocinarán Mau Eggleton y Benedicta Alejo en el Festival Morelia en Boca.Tamal de hongosIngredientes:500 g de hongos zetas 1 cebolla mediana 1 chiles perones 1 manojo de hojas de maíz para tamal Sal Dos ramitas de hierbabuenaInstrucciones:Desmecha las zetas. Corta la cebolla en pluma. Corta el chile perón con cuidado. Corta las hojas de hierbabuena bien finas. Mezcla todos los ingredientes y agrega un poco de sal. Envuelve la mezcla en varias hojas de maíz bien húmedas. Abre el rescoldo del fogón y cocina por unos 25 minutos. También puedes colocar los tamales en una olla de barro con su reja, añade el agua sin que rebase la reja y coloca más hojas en el asiento, luego acomoda los tamales y tápalos con más hojas. Espera alrededor de 20 min y sacar los tamales de la olla. Sirve los tamales de hongos en un plato y disfruta con una tortilla de tres colores recién hecha. ¡No olvides visitar el Festival Morelia en Boca! Conoce el cartel completo dando clic aquí.
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD