Ayuno intermitente: ¿qué es y en qué consiste?
Dietas y Nutrición

Ayuno intermitente: ¿qué es y en qué consiste?

Por Kiwilimón - Enero 2020
Cada cierto tiempo surgen nuevas dietas y nuevas tendencias para mejorar nuestros hábitos alimenticios y bajar de peso y pese a que cada una tiene sus propio métodos, pros y contras, lo que es una constante es que todas son para ser más saludables y lucir mejor.

Una de las tendencias que ha permanecido por más tiempo es el ayuno intermitente, que en realidad no es una dieta, sino una técnica implica restringir alimentos durante un tiempo determinado.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un modelo nutricional que se basa en periodos de ayuno y periodos de ingesta de alimentos. Esta estrategia tiene múltiples beneficios para nuestro organismo y nuestra salud.

Tipos de ayuno

Aunque existen distintos tipos de ayuno intermitente, los más populares son ayuno 16/8, ayuno 24, ayuno 48 y el 12/12.

El ayuno 16/8 consiste en realizar periodos de ayuno de 16 horas, seguido de periodos de alimentación durante 8 horas. Por ejemplo, si tu primera comida fue a las 2 de la tarde, tendrías toda la ingesta de tus calorías entre las 2 de la tarde y las 10 de la noche, durante 8 horas, realizando dos comidas únicas durante el día, y al día siguiente volverías a comer tras 16 horas desde la última comida, es decir, a las 2 de la tarde de nuevo.

Ell ayuno 12/12 sería lo equivalente a realizar un desayuno y una cena, distanciados entre ellos 12 horas. Por ejemplo desayunar a las 8 de la mañana y cenar a las 8 de la noche.

El ayuno de 24 y el ayuno de 48 se basan en periodos de ayuno de 24 horas y 48 horas, respectivamente. Aunque el cuerpo está capacitado para realizar este tipo de prácticas, te recomendamos consultar a un especialista antes de hacerlo, para evitar algún problema de hipoglucemia, falta de energía o algo por el estilo.

Beneficios del ayuno intermitente

Según la revista Science, el ayuno intermitente ayuda a reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial y también las metabólicas, entre las más comunes la obesidad y la diabetes; incluso, ayuda a revertir alguna de sus consecuencias.

También se ha encontrado una menor incidencia de cáncer y enfermedades neurodegenerativas entre las personas que practican el ayuno intermitente.

Entre los beneficios del ayuno, se ha encontrado que contribuye a la mejora de la sensibilidad a la insulina, una regulación de la presión sanguínea, o, incluso, reducir los síntomas de la esclerosis múltiple.

Es importante destacar que el ayuno es sólo una herramienta más, con muchos beneficios, pero que lo indispensable es tener hábitos saludables, una alimentación más sana y algo actividad física en nuestro día a día.
Califica este artículo
Calificaciones (4)
Araceli Fernandez Velarde
20/06/2020 10:44:37
Excelente información
Maribel Luna
17/06/2020 12:57:24
Excelente informacion
Beatriz Cortéz
18/02/2020 17:29:58
GOOD
Ruthgpe Padilla
18/02/2020 06:42:47
Me encanta
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Durante la temporada invernal predominan las enfermedades de las vías respiratorias porque las defensas tienden a debilitarse, lo que le da la oportunidad a virus y bacterias de hacer de las suyas. Para evitar que aparezcan padecimientos como resfriados, faringitis, neumonía o influenza, es muy importante [b]mantener fuerte el sistema inmunológico[/b]. La buena noticia es que esto se puede lograr siguiendo ciertas pautas de alimentación y buenos hábitos. Las nutriólogas Karen Eloísa García Godínez y Mariana Salazar Reyes, asistentes de investigación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, señalan que las [b]frutas y verduras de temporada[/b] [b]aportan los nutrimentos –vitaminas y minerales[/b]– necesarios para reforzar el sistema inmune y resistir el efecto del frío en nuestras defensas, ¿de cuáles hablamos? [b]Vitamina C[/b], que se encuentra principalmente en los cítricos como [b]mandarina[/b], [b]naranja[/b], [b]limones[/b], [b]tejocotes[/b] y [b]guayabas[/b], así como en otros que podemos encontrar durante todo el año como [b]pimientos[/b], [b]jitomate[/b], [b]chile[/b] [b]poblano[/b], [b]col[/b] [b]rizada[/b], [b]brócoli[/b], [b]kiwi[/b], [b]fresas[/b], [b]frambuesas[/b], [b]lichis[/b], entre otros. [b]Vitamina D[/b], presente en los [b]hongos[/b],[b] yema de huevo[/b], [b]leche[/b] [b]adicionada[/b] y [b]pescados[/b] [b]de agua fría como trucha[/b], [b]atún[/b] y [b]salmón[/b], en especial. [b]Vitamina A[/b], que es probablemente uno de los nutrimentos más importantes para lograr un sistema inmunológico fuerte, debido a su papel en el mantenimiento de la piel y mucosas. También tiene poder antiinflamatorio. Se encuentra en la [b]yema de huevo[/b] e [b]hígado[/b], y su precursor, que son los betacarotenos, en el [b]camote[/b], [b]zanahorias[/b],[b] col rizada[/b], [b]espinacas[/b], [b]pimientos[/b] [b]rojos[/b] y [b]chabacanos[/b]. Los minerales como [b]selenio[/b] y [b]zinc[/b] fortalecen igualmente la función inmunológica. El selenio se encuentra en [b]leguminosas[/b] y [b]nueces[/b], y el zinc en [b]alimentos de origen animal[/b] como [b]carnes[/b], [b]vísceras[/b], [b]huevo[/b], [b]pescado[/b], [b]moluscos como ostiones[/b] y [b]cereales[/b] [b]de desayuno adicionados[/b]. [b]No te olvides de la hidratación[/b] Además, es conveniente [b]que mantengas una adecuada hidratación en esta temporada de frío y en todo momento[/b], ya que ello asegura un buen funcionamiento celular y, por lo tanto, del sistema inmune. Además de tomar agua natural puedes beber: Tés e infusiones Caldos y sopas Agua de fruta natural sin azúcar Gelatina Bebidas calientes Licuados Si bien llevar una buena nutrición con los alimentos arriba mencionados y mantenerte hidratado es esencial, el sistema inmunológico necesita, adicionalmente, que: Tengas salud emocional, ya que esto te conduce a lograr una óptima calidad de vida con hábitos saludables. Sigas un descanso adecuado, es decir, que duermas de 7 a 8 horas, y que estas sean de calidad –dormir sin interrupciones–. Realices alguna actividad física. Vacunarte contra la influenza –y en este tiempo de pandemia, contra el SARS-CoV-2. Para finalizar, las nutriólogas nos recuerdan que una dieta correcta debe tener las siguientes características: [b]Adecuada[/b] a las características personales –edad, sexo, peso, estatura, enfermedades, actividades diarias–. [b]Variada[/b], es decir, debes elegir distintos alimentos de todos los grupos –incluye alimentos de todos los colores en tus platillos–. [b]Completa[/b]. Al contener todos los grupos de alimentos –cereales y tubérculos, frutas y verduras, leguminosas y alimentos de origen animal– esta será capaz de nutrirte y cumplir con tus requerimientos diarios. [b]Equilibrada[/b], para que tenga los diferentes nutrimentos en una proporción correcta. [b]Inocua[/b], que no cause algún daño a tu salud, tanto a corto como a largo plazo –por ejemplo, debes lavar y desinfectar perfectamente las frutas y verduras–. Ahora ya sabes cómo mantenerte sano en época de frío y disfrutar la temporada lejos de una molesta congestión nasal, picor en la garganta, tos o cualquier otro síntoma que incluso podría ser de mayor gravedad. Haz de la alimentación tu “medicina preventiva”. [url=https://www.recompensas.santander.com.mx/#/home]¡Aliméntate en serio con Santander! [/url]
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.      Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD