Beneficios de comer Proteína

Por Kiwilimón - Octubre 2014

Los carbohidratos parecen ser el tipo de caloría más conocido, las proteínas por otra parte, parecen ser eclipsadas en comparación con la fama de las grasas y carbohidratos. Sin embargo, es un tipo de caloría importante necesario para desarrollar músculos.

Las proteínas tienen 4 kilocalorías/gramo. La mayoría de este tipo de calorías no pueden ser producidas por el cuerpo humano y deben ser generadas por los alimentos. Las mayores fuentes de proteínas se incluyen en clara de huevo, que es uno de los que aporta una gran cantidad de proteínas, así como nueces, carnes, legumbres, granos, productos lácteos (leche y queso).

 
 En el caso de la clara de huevo, esta provee los aminoácidos que se necesitan para tener una buena salud, así como para mantener músculos fuertes; además por ser baja en grasa y calorías, la clara de huevo es el alimento ideal para diabéticos y deportistas.
 

La clara de huevo es recomendada para las personas que cuidan su peso, porque sus proteínas brindan una sensación de saciedad más rápida y prolongada.

De acuerdo a estudios recientes, los hombres de entre 18 y 70 años deberían consumir entre 56 gramos diarios de proteínas para evitar deficiencias. Por otra parte, las mujeres de la misma edad deberían consumir al menos 46 gramos al día. Quienes quieren formar músculos por lo general consumen muchas proteínas en su dieta.

Grasas no deseadas

Las grasas, como su nombre sugiere, probablemente son el tipo de caloría menos deseado por muchos. Sin embargo, juegan igualmente un papel importante en las funciones normales del organismo. Por ejemplo, éste no podría absorber las vitaminas A, E, D, y K si no fuera por las grasas.

También son una fuente importante de ácidos grasos y ocupan un papel importante en el mantenimiento de una piel y cabello saludables. La protección es otra de sus funciones ya que protege a otros órganos de los golpes. Además son aislantes térmicos lo que es muy importante para la gente que vive en climas fríos.

Las grasas se pueden obtener tanto de animales como vegetales. Algunas grasas animales se encuentran en la mantequilla, manteca de cerdo y aceite de pescado, mientras en plantas son frijoles de soya, cacahuates, semillas de girasol, aceitunas, cocos y aceites vegetales.

Ver artículo original

  Chéca estos artículos de Salud180 para llevar una vida más sana:  
Receta de Ensalada de Pepino con Claras

Ensalada de Pepino con Claras 

Receta de Omelet de Claras con EspinacasOmelette de Claras con Espinaca

Receta de Hamburguesa de Claras

Hamburguesa de Claras

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
La gastronomía de Perú es una fiesta de sabores, texturas e ingredientes, entre los cuales destaca el pollo, ya que aunque pocos lo saben, los platillos peruanos con pollo son una verdadera delicia. ¡Atrévete a conocer las mejores recetas peruanas con pollo! Seco de pollo El seco peruano es un plato típico de la costa norte del país y aunque generalmente ser de pollo, también se puede cocinar con carne, cabrito, cordero, res, gallina o hasta pescado. La carne de pollo es asada en una olla junto con tomate, cebolla, pimiento, y especias como hierbabuena o cilantro y el jugo naranja. ¡Es delicioso! Estofado de pollo El estofado de pollo es una receta bastante tradicional en todo Latinoamérica, pero el toque de Perú le da un sabor muy distintivo que no te puedes perder. Este platillo peruano consta de pollo mezclado con vegetales como zanahorias, chícharos y papas y es sumamente delicioso. Ají de gallina peruano También conocido como ají de pollo, esta increíble receta peruana lleva una combinación de ingredientes como leche evaporada, nueces, ajíes y queso parmesano que la hacen inolvidable. Tiene una consistencia cremosa muy similar a la de un estofado. Suprema de pollo Un platillo muy popular en Perú es la suprema de pollo, una milanesa crujiente que todas las familias adoran compartir a la hora de la comida. Generalmente va a acompañada de papas y un delicioso arroz blanco. ¿Qué opinas de todas estas recetas peruanas con pollo? ¿Cuál se te antoja más?
La temporada de toronja inicia en noviembre y es por eso que hoy, más que nunca, debes aprovechar para consumirla y poder disfrutar de sus múltiples propiedades. Cuando conozcas todos los beneficios de la toronja, comprenderás porqué es el mejor cítrico de la temporada. ¿Listo? La toronja reforzaría tu sistema inmunológico La toronja tiene grandes propiedades como estar repleta de vitaminas y minerales, tal como vitamina A, B, hierro, zinc y cobre, los cuales reforzarían el sistema inmunológico, reduciendo así el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, tal como indican investigaciones publicadas en Nature Reviews. Toronja para bajar de peso La toronja posee un alto porcentaje de agua y fibra, lo que ayuda a generar un proceso metabólico que transforma las grasas del organismo en energía. Eso, junto a su flavonoide conocido como naringina, ayuda a mejorar las funciones del metabolismo, según información de la Revista Española de Cardiología. La toronja ayudaría a combatir la gripe De acuerdo a estudios publicados por Medicinal Chemistry, la toronja tiene altos contenidos de vitamina C, lo que ayudaría a proteger tus células contra bacterias y virus, además de protegerte contra la gripe, resfriados y tos. Toronja para mejorar la digestión Gracias a su aporte en ácido málico, la toronja es un excelente remedio para mejorar los procesos digestivos, sin mencionar que también ayudaría en la correcta eliminación de orina. ¿Cómo consumir toronja? Lo mejor de la toronja es que al ser una fruta tan versátil, la puedes consumir en gajos, entera, en ensaladas, en smoothies y en jugos naturales. Recuerda que consumir toronja en exceso puede traer consecuencias nocivas para la salud, así que no olvides consultar a un experto para saber cómo es la mejor forma de consumir para darle los mejores beneficios de la toronja a tu cuerpo.
Visitar a mamá casi siempre es sinónimo de tener comida deliciosa toda la semana, sin embargo, muchas veces también significa cargar muchos tuppers que, o pueden resultar peligrosos y no proteger la comida del todo, o peor aún, pueden maltratarse o perderse y causarte la peor afrenta con tu madre.No llevarte comida sería mucho peor, así que quizá sea momento de que consideres alternativas prácticas y sencillas, que no impliquen derrames ni cargar de más, pero que al mismo tiempo sean una ganancia para ti y para tu mamá.La solución es muy sencilla y probablemente ya la conocías, pero no la habías considerado para este cometido: las bolsas resellables. Si ya las has usado para empacar tu sándwich o incluso tu madre las usaba para tu lunch, necesitas probarlas para llevar tu itacate, lo cual no sólo te ayudará a no perder las pertenencias de mamá, sino que tendrá varios beneficios más que a continuación desglosamos.Mantendrás la comida fresca por más tiempo. El cierre de las bolsas Ziploc -como seguramente las conoces- evita que entre aire, por lo que la comida se mantiene como si estuviera recién servida por más tiempo.Evitarás derrames. Ese envase reciclado de yogurt nunca cierra bien y es poco confiable si guardas tu porción de lomo con gravy, pero con una bolsa resellable te aseguras de que nada de esa deliciosa salsa escape.Podrás separar la comida en porciones. Si separar desde un inicio la comida en porciones parecía poco productivo con los tuppers, hacerlo en bolsas resellables es todo lo contrario, pues son mucho más fáciles de transportar y podrás ubicar la comida fácilmente.Son reutilizables. El plástico de las bolsas Ziploc es muy resistente, por lo que sin problema puedes simplemente limpiarla y reutilizarla, además de que no contiene BPA, químico relacionado con mayores alergias y otras enfermedades.Perfectas para congelar la comida. Al usar una bolsa ziploc te aseguras de que tu comida congelada no se queme con el frío y lo mejor de todo, que no tenga olor a congelador.Si necesitas más razones para volverte fanático de las bolsas Ziploc, entonces tienes que saber que están hechas con energía eólica, no sólo te sirven para transportar tu itacate de forma más práctica, sino que además te ayudan con el orden del refri pues puedes identificar su contenido fácilmente, y son perfectas para racionar la comida de la semana.Lo más probable es que a tu mamá también le encanten las bolsas Ziploc, así que prueba esta forma de evitar cargar o perder tuppers sin sacrificar la deliciosa comida de que te comparte tu mamá la próxima vez que vayas a su casa o en cualquier reunión que requiera de delicioso itacate.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD