Carne vs pollo: ¿qué es más saludable?
Dietas y Nutrición

Carne vs pollo: ¿qué es más saludable?

Por Kiwilimón - Mayo 2016

La carne de res y el pollo son proteínas que están muy presentes en nuestras dietas. Cada una tiene sus beneficios, que van desde el precio hasta su oferta nutrimental. Hoy te decimos cuál es más saludable, cuál debes elegir dependiendo de lo que estés buscando y además te dejamos algunas recetas para que prepares estos ingredientes de maneras novedosas que sorprendan a tu familia.

- Para cuidar la salud cardiovascular, la Fundación Española del Corazón, recomienda ingerir carnes rojas 3 veces por semana, en cantidades de 100 a 125 gramos.

- Las carnes blancas tienen menos purinas por lo que pueden ser más recomendables si tenemos ácido úrico alto en sangre y riesgo de sufrir gota.

- Las proteínas brindan saciedad y demoran el proceso digestivo, por lo que son grandes aliadas al momento de perder peso. Las carnes con más proteínas son la pechuga de pavo, la pechuga de pollo, o los cortes magros de ternera (filete por ejemplo).

- La clave, en cuanto a la carne roja, es siempre escoger cortes de carnes magros y consumir carnes rojas un máximo de 3 veces por semana y un mínimo de dos veces semanales

- El pollo tiene mucho menos grasa que la carne de res. Si buscas una dieta sana y no estás interesada en aumentar masa muscular la carne blanca puede ser una mejor alternativa

- Ahora, lo ideal si gustas de comer proteína animal es mezclar ambos tipo de carne con pescado. Lo más recomendable, en cuanto a distribución semanal, y siempre según la Fundación Española del Corazón es seguir un calendario de este tipo:

Lunes: carne de ternera magra
Martes: pescado graso (atún, salmón, sardinas, bacalao, etc)
Miércoles: carne de cerdo magra
Jueves: pechuga de pollo
Viernes: carne de ternera magra
Sábado: pechuga de pavo
Domingo: pescado graso

Aquí te dejamos cinco recetas para que aproveches, con medida, todos los beneficios que llevan la carne de pollo y res:

Pollo con salsa de almendras
Res oriental al ajonjolí
Pollo a la provenzal
Filete de res marinado en café
Fajitas de pollo


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
Una de las formas más prácticas de hacer un cheesecake sin horno es usar la olla de presión. Puedes prepararlo de la forma original o al estilo New York y además, con varias ventajas como estas cinco que te mostramos.Por ejemplo, el tiempo de cocción de tu cheesecake se reduciría 10 minutos y obtendrás la misma consistencia que si lo hubieras horneado a baño María. Descubre lo fácil que es hacer esta Delicia de la Cocina con una olla Magefesa que puedes encontrar en Liverpool.1. Tu cheesecake tendrá más sabor El diseño hermético de la olla a presión permite que los sabores se desarrollen más rápido y con mayor profundidad. Además, cuando se reduce el tiempo de cocción, también disminuye el tiempo que los alimentos permanecen en la estufa hirviendo, perdiendo el sabor natural o evaporando los nutrientes principales.2. Ahorrarás gasLa cocción a presión es mucho más eficiente que encender un horno de gas y puede reducir por mucho el tiempo de cocción y el uso de energía. Además, la cámara de cocción (la olla interior) está completamente aislada, por lo que la olla no necesita ejercer tanta energía para calentarse.3. Reducirás el tiempo de cocciónEn comparación con otros métodos de cocción, como hornear, la olla a presión puede reducir el tiempo de cocción y el uso de energía hasta un 70 por ciento.4. Tu cheesecake tendrá mejor aparienciaCocinar en recipientes abiertos, sin importar si tienen tapa, expone los alimentos al oxígeno y al calor, lo que puede resultar en una comida con colores apagados. Sin embargo, la cocción a presión satura los alimentos con vapor, lo que permite la retención de colores brillantes y fitoquímicos, o sea, los compuestos químicos que le dan el color a las frutas y verduras.5. Tu cheesecake estará libre de microorganismos dañinosUna olla de presión crea un entorno que permite que el agua hierva a más de 100 °C, por lo que es una forma excepcional para destruir eficazmente las bacterias dañinas. Pero no sólo eso, si usas una olla de presión hecha con acero inoxidable 18/10 (el mismo que se usa en los instrumentos quirúrgicos), como esta de Magefesa, entonces también evitarás la acumulación de moho, gérmenes y bacterias gracias a su estructura poco porosa.Las ollas de presión son segurasLas ollas de presión de acero inoxidable son utensilios de cocina muy confiables, pues cuentan con varios sistemas de seguridad que evitan la acumulación de exceso de presión, como las válvulas y los sensores que tienen las de Magefesa.Ahora que sabes que puedes hacer cheesecake y cocinar muchos otros platillos, además de acortar el tiempo para hacer deliciosos frijolitos, aprovecha que Delicias de la cocina llegó a Liverpool para perderles el miedo y tener una olla de presión o renovar la tuya. Consulta los ingredientes que necesitas para tu cheesecake, prepara la mezcla y ponlo a cocerse de la manera más rápida, práctica y sencilla en tu olla de presión Magefesa disponible ya en Liverpool.
El 15 de septiembre es una fecha importante para muchos latinos, pues en este día coinciden las celebraciones de independencia de cinco países de América, por lo que es el inicio del Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month en Estados Unidos.Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua son los países que inician este periodo de honrar la historia hispana, mientras que sólo un día después, es decir, el 16 de septiembre, México celebra su independencia y Chile, el 18 de septiembre.El Mes de la Herencia Hispana ha sido una gran celebración en el país del norte durante más de 40 años, para honrar la historia, la cultura y la influencia de las generaciones pasadas que vinieron de España, México, el Caribe y América Central y del Sur.Así como en México tenemos comidas nacionales, como el pozole, estos cinco países de América Latina también tienen sus platillos típicos y deliciosos, los cuales son una forma de honrar costumbres para los hispanos que viven en Estados Unidos, durante el Mes de Herencia Hispana.Costa Rica y su casadoEl casado es el platillo nacional de Costa Rica y consiste en frijoles, arroz con pimientos rojos en cubitos, cebollas, plátanos fritos, una ensalada de col o repollo con tomate y zanahoria, y una selección de carne que puede ser pollo, pescado, carne de cerdo o de ternera con cebollas asadas. La carne puede ir a la parrilla o salteada, pero nunca frita y a veces, el casado incluye papas fritas o verduras adicionales, como los aguacates.Las pupusas de El SalvadorLa comida más famosa de El Salvador son las pupusas, parecidas a nuestras gorditas, pero las primeras están hechas con harina de maíz o de arroz y van rellenas de queso, chicharrón, frijoles refritos, o loroco, una flor comestible nativa de El Salvador.Honduras tiene un platillo llamado BaleadasLas baleadas son un platillo popular de Honduras que no sólo los locales aman, sino también los extranjeros y es una comida simple, que se vende a precios económicos, la cual consiste en una tortilla de harina de trigo rellena frijoles refritos, mantequilla y queso rallado, aunque también pueden llevar huevo, chorizo, pollo, aguacate o incluso plátano maduro frito.Guatemala y su caldo kak ikEste plato es originario de la región kekchí y se trata de un caldo con carne de pavo, conocida en Guatemala como chunto o chompipe, verduras, especias y mucho chile; se acompaña con arroz o con tamalitos de manteca.En Nicaragua comen Gallo PintoSimilar al casado de Costa Rica, en Nicaragua, uno de los platillos más populares es el Gallo Pinto, que consiste en una mezcla de arroz y frijoles rojos, los cuales se cocinan por separado, para luego freírse juntos con un poco de cebolla, ajo y chiltoma o pimiento.El Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month inicia el 15 de septiembre y las conmemoraciones se extienden hasta el 15 de octubre. Este periodo es perfecto para reflexionar en la riqueza cultural que los hispanos aportan al mundo, pero sobre todo, en Estados Unidos.
¿Has escuchado hablar del café de especialidad? El término puede no ser tan familiar para ti, pero no te preocupes, porque nosotros te contaremos qué es un café de especialidad.El café de especialidad es un término utilizado por primera vez por Erna Knutsen, de Knutsen Coffee Ltd., durante una conferencia internacional del café en Francia, en 1978. Ese primer uso englobaba un concepto simple, donde 'cafés especiales' se refería a aquellos granos producidos en microclimas geográficos especiales con perfiles de sabor únicos.Detrás de esta idea se encontraba la premisa fundamental de que los granos de café especiales siempre estarían bien preparados, recién tostados y elaborados correctamente. Así, la Asociación de Cafés Especiales de América (SCAA) sigue definiendo café de especialidad en este contexto y se basa en ella.¿Qué caracteriza al café de especialidad?Un café de especialidad requiere de un trabajo de mucha calidad durante todo su proceso, desde su siembra, su recolección, hasta pasar por su tostado y molido. Además de mucho conocimiento, hay ciertas claves para que el café sea de especialidad.La primera clave es el potencial, pues hasta el momento en que el café tostado se elabora y se transforma en una bebida, el concepto de café de especialidad es sólo una posibilidad, solo una experiencia gustativa potencialmente maravillosa. En cuanto a esto, hay que considerar que una variedad de café a la altitud incorrecta o en el suelo incorrecto podría no producir ningún producto especial, y así, no tener potencial de calidad. En última instancia, el cultivo de plantas es esencial para la preservación del potencial.El siguiente concepto clave es la preservación. Una cereza de café madura en una planta sana de ascendencia adecuada, plantada en el suelo adecuado, bendecida con las condiciones climáticas adecuadas y cuidada adecuadamente, debe recogerse en la cima de la madurez para preservar el potencial de grandeza que tiene. Es decir, debe cosecharse sólo cereza madura. Desde el punto de la cosecha surge una nueva ronda de trampas. La cereza del café debe someterse a un procesamiento inicial desde la cosecha, pues el tiempo que transcurre entre la cosecha y el inicio del procesamiento puede tener un impacto dramático en los resultados finales del café. El café de especialidad depende de una entrega rápida al molino para conservar el potencial.Después de que el café sea despulpado y procesado, debe reposar antes de pasar por las últimas etapas de procesamiento crudo y preparación para su envío. En este momento, son puntos clave también la humedad relativa, la temperatura y los contenedores y las condiciones de almacenamiento. Para, finalmente, llegar a la selección del empaque o las condiciones de almacenamiento.En específico, un café de especialidad debe cumplir con tres reglas básicas: Los granos deben ser 100% arábicosLas cerezas deben ser cosechadas sólo cuando están madurasConseguir una puntuación de más de 80 puntos en la evaluación de calidad basada en los estándares de la SCAPara todos los amantes del café, saber reconocer qué es un café de especialidad comienza por informarse y después podrán disfrutarlo con toda la calidad que lo caracteriza.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD