Carne vs pollo: ¿qué es más saludable?

Por Kiwilimón - Mayo 2016
La carne de res y el pollo son proteínas que están muy presentes en nuestras dietas. Cada una tiene sus beneficios, que van desde el precio hasta su oferta nutrimental. Hoy te decimos cuál es más saludable, cuál debes elegir dependiendo de lo que estés buscando y además te dejamos algunas recetas para que prepares estos ingredientes de maneras novedosas que sorprendan a tu familia. - Para cuidar la salud cardiovascular, la Fundación Española del Corazón, recomienda ingerir carnes rojas 3 veces por semana, en cantidades de 100 a 125 gramos. - Las carnes blancas tienen menos purinas por lo que pueden ser más recomendables si tenemos ácido úrico alto en sangre y riesgo de sufrir gota. - Las proteínas brindan saciedad y demoran el proceso digestivo, por lo que son grandes aliadas al momento de perder peso. Las carnes con más proteínas son la pechuga de pavo, la pechuga de pollo, o los cortes magros de ternera (filete por ejemplo). - La clave, en cuanto a la carne roja, es siempre escoger cortes de carnes magros y consumir carnes rojas un máximo de 3 veces por semana y un mínimo de dos veces semanales -El pollo tiene mucho menos grasa que la carne de res. Si buscas una dieta sana y no estás interesada en aumentar masa muscular la carne blanca puede ser una mejor alternativa -Ahora, lo ideal si gustas de comer proteína animal es mezclar ambos tipo de carne con pescado. Lo más recomendable, en cuanto a distribución semanal, y siempre según la Fundación Española del Corazón es seguir un calendario de este tipo:
  • Lunes: carne de ternera magra
  • Martes: pescado graso (atún, salmón, sardinas, bacalao, etc)
  • Miércoles: carne de cerdo magra
  • Jueves: pechuga de pollo
  • Viernes: carne de ternera magra
  • Sábado: pechuga de pavo
  • Domingo: pescado graso
Aquí te dejamos cinco recetas para que aproveches, con medida, todos los beneficios que llevan la carne de pollo y res:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La licuadora es un electrodoméstico súper indispensable en la cocina. Gracias a su versatilidad puede usarse en muchos tipos de recetas sin tener que recurrir a aditamentos o herramientas especiales. Prolonga la vida útil de tu licuadora lavándola apropiadamente. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar bien tu licuadora:Agrega jabón líquido y pon en marcha la licuadora: Llena el vaso de la licuadora hasta una tercera parte con agua tibia y un chorrito de detergente para trastes. Licúa durante unos 30 segundos y después vacía el vaso. Esto te ayudará a quitar mejor lo que haya quedado en la licuadora.Retira las aspasSi quieres quitar bien los restos de alimentos, necesitas desarmar la licuadora con mucho cuidado. Así podrás limpiar el fondo del vaso sin peligro a cortarte.Lava el vaso después de usarloCuando enjuagas el vaso de la licuadora inmediatamente después de usarla es más fácil que quites todos los restos de comida. Deja en remojoEn caso de que haya pasado algún tiempo y no sea tan fácil lavar el vaso, lo mejor es que lo dejes remojando. De igual manera, si licuaste algo y esto dejó un olor desagradable (por ejemplo, ajo o cebolla) llena el vaso con agua tibia y bicarbonato de sodio. Esto ayudará a quitar el mal olor.Limpia la base con un trapo húmedoNo olvides limpiar la base de la licuadora. Antes de comenzar, desconecta el enchufe. Usa un trapo húmedo (no empapado) y quita las manchas o gotas que hayan quedado. Si hay algún resto de comida que esté pegado, usa un estropajo con detergente y talla suavemente. Desarma la tapaHoy en día la mayoría de las tapas de licuadora tienen una sección que puede removerse para agregar más alimentos mientras se licúa sin temor a salpicaduras. Recuerda limpiar cada parte de la tapa por separado para evitar que se acumulen restos de comida. Deja secarEsto es súper importante: antes de usar nuevamente tu licuadora fíjate que el vaso esté bien seco. Si no, puedes descomponer tu electrodoméstico. ¿Necesitas pretextos para usar tu licuadora? Estas recetas se preparan en un 2 por 3 con la ayuda de tu licuadora y lo mejor de todo, puedes COMPRAR UNA LICUADORA KIWILIMÓNGelatina de FerreroDeliciosa Crema de Champiñones
Durante el año existen temporadas que, debido a la cantidad de eventos y celebraciones, pueden hacer que mantener un abdomen plano sea tarea complicada. Sin duda, las fiestas decembrinas están en lo alto de esta lista, pero el periodo de Semana Santa puede resultar igual de desafiante, ya que durante estos días muchas personas alteran su dieta y confunden comer ligero, por tratarse de mariscos, con mezclar aderezos que contienen mucha azúcar. Por eso, te damos algunas recomendaciones para evitar que te salga panza en las vacaciones, pero sin dejar de comer rico. Para que no tengas que comer solamente alimentos que ensanchen tu cintura y abdomen durante estas fechas, te mostramos algunos de los platillos que te ayudarán a mantenerte en forma y saludable. Estas recetas te ayudarán a mantener un abdomen plano en Semana Santa: Ensalada de camote con frutos secosLos alimentos hechos con camote como principal ingrediente tienen varios beneficios. Su aporte calórico es menor (un camote mediano tiene solo 100 calorías). Otro punto importante es su alto nivel de vitamina C, lo cual favorece la quema de grasas. Y, a pesar de ser dulce, el camote tiene un índice glucémico bajo, es decir, que libera lentamente el azúcar al torrente sanguíneo, lo que ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en la sangre. Sopa de colCon solo 199 calorías, esta es una de las mejores recetas para mantenerte en un peso saludable, o llegar a tu peso ideal. El gran secreto detrás de esta fabulosa sopa es la fibra, la cual mantiene la sensación de saciedad por más tiempo y ayuda a que tu cuerpo se deshaga de lo que no necesita. Además, la tan conocida dieta de la sopa de col (“Cabbage Soup Diet”) se volvió muy popular en la década de los 80´s por ser un tipo de dieta hipocalórica. Algunas personas la consumen durante máximo 7 días seguidos o menos, pero siempre debes consultar a un especialista. Así que es una excelente opción para evitar que te salga panza durante las vacaciones. Enfrijoladas de claras rellenas de nopalesSiempre debes vigilar cuánta proteína comes, ya que tu cuerpo requiere .8 gramos por cada kilogramo de peso. Esta receta, además de ser deliciosa, te brinda 29.4 gramos de proteína y 300 calorías, y es alta en fibra. Si desayunas este platillo por la mañana, te aseguramos que no tendrás la tentación de andar comiendo galletas a media mañana.Granola casera de almendraSi quieres tener un abdomen plano, lo peor que puedes hacer es brincarte el desayuno. Esto solo hará que tu metabolismo se ralentice, que sientas antojo de alimentos menos saludables y además que te inflames por la acción de los ácidos gástricos. Evita esto desayunando un yogurt griego acompañado de esta deliciosa granola casera.Pescado zarandeadoRica en proteínas y baja en calorías, esta receta es perfecta para disfrutar tras un atareado día de Semana Santa. Aparte de su contenido energético, el pescado es un alimento ligero que se digiere más fácilmente que otras carnes, como la de res o puerco. Si no quieres lucir un abdomen inflamado, te sugerimos probar esta receta.Arroz con polloRápida y fácil de preparar, con esta receta sentirás tu estómago lleno y le estarás brindando a tu cuerpo los nutrientes que necesita. Recuerda usar aceite de oliva en la preparación ya que este ayuda a mejorar los procesos digestivos y, de paso, la absorción de nutrientes.Disfruta una Semana Santa llena de platillos deliciosos y saludables con estas recetas ideales para evitar que te salga panza durante las vacaciones. 
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
En la cocina existen muchas técnicas que pueden elevar el nivel de un platillo en solo unos pasos, y el empanizado es definitivamente una de las más importantes. Empanizar unos filetes, unas tortitas o unas piezas de verdura hace que hasta la receta más sencilla se transforme en un platillo con una variedad de sabores y texturas mucho más interesante. Dale un toque especial a tus recetas con estas formas para empanizar.HarinaEsta es la versión más conocida (y fácil) para empanizar. Básicamente lo que debes hacer es colocar la carne (o lo que sea que vayas a empanizar) dentro de un plato con harina y cubrirla bien para que se forme una capa ligera. Inmediatamente después hay que pasarla por huevo y otra vez por harina.Pan molidoAunque es una técnica muy similar a la anterior, con esta versión se obtiene una textura más crocante. Lo primero que hay que hacer es moler un poco de pan y colocarlo dentro de un plan extendido. Después, los pasos son los mismos: harina, huevo y al final el pan molido. Para que quede bien el empanizado el pan debe estar bien adherido a la superficie con el huevo.CerealesUna forma muy original y por supuesto muy saludable de empanizar es sustituir la harina o el pan con cereales. Pon dentro del procesador una taza de avena y tritúrala sin que quede completamente pulverizada. Para esta versión de empanizado solo necesitarás el huevo y el cereal que vayas a utilizar.Frutos secosOtraopción para un empanizado gourmet es usar frutos secos, como nueces, cacahuates o almendras. En este caso puedes usar una licuadora, mortero, procesador o simplemente un cuchillo para picar los frutos. A diferencia de los otros tipos de empanizado, en esta versión no se busca conseguir una capa uniforme, sino una textura más crocante, así que no debes preocuparte por moler perfectamente los frutos.  SemillasFinalmente, una opción diferente para empanizar son las semillas. Mientras que en las otras ersiones se necesita huevo para fijar el empanizado, en el caso de las semillas puedes usar algún líquido o salsa (miel, mostaza, salsa de soya) para adherirlas a la superficie del alimento.Recomendaciones generalesSin importar qué método elijas para empanizar, te sugerimos considerar estas recomendaciones para obtener un mejor resultado:Usa aceite bien caliente para que los alimentos no absorban demasiada grasa.Siempre deja que los alimentos empanizados escurran sobre una servilleta de papel para retirar el exceso de aceite.Bate las claras primero y después agrega las yemas para que el empanizado quede un poco más esponjoso.Prueba tu nueva técnica, con estas recetas fáciles: Croquetas de Papa Rellenas de Queso con TocinoAlitas Crujientes PicositasCroquetas de Camarón con Salsa de Habanero
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD