Cociendo perfectamente el brócoli
Dietas y Nutrición

Cociendo perfectamente el brócoli

Por Kiwilimón - Septiembre 2011
Cuando preparamos las verduras y las cocinamos siempre se recomienda cortarlas lo menos posible y hervirlas en el tiempo justo para evitar que pierdan sus propiedades nutritivas como las vitaminas y minerales en la menor cantidad posible. Además les recordamos que tanto dejar las verduras partidas y remojadas en agua mucho tiempo como pasarse en el tiempo de cocción colabora en que se pierda aún más el color y el sabor así como sus vitaminas y minerales. En el tema del color ayuda sobre todo mucho el refrescar con agua bastante fría las verduras recién sacadas de la olla para que recuperen ese color fuerte que las caracteriza en su estado crudo original. En el caso del brócoli lo ideal es:
  1. Limpiarlo entero antes de partirlo.
  2. A continuación cortamos el tronco inferior y lo dividimos en ramitos por los tallos pero sin cortarlos ellos mismos.
  3. Inmediatamente lo echamos en agua salada ya hirviendo y en una olla amplia para que el brócoli tenga sitio para moverse y cocerse bien.
  4. Vamos controlando el tiempo de cocción y la ternura del brócoli para evitar que se cueza demasiado.
  5. Hay que procurar cocinarlo tierno pero firme y algo crujiente.
  6. En cuanto lo escurramos, lo pasamos por agua bien fría para devolverle ese color verde vivo tan atractivo para los platos en los que el brócoli es protagonista.
Recetas de cocina recomendadas con brócoli:Brócoli Picante con AjoBrócoli a la Vinagreta TurcaBrócoli Gratinado con Queso GorgonzolaBrócoli con Vino y Ajo
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
No importa si eres un novato o un experto en la cocina, la acumulación de grasa y suciedad siempre será tu enemigo. Pero, no te preocupes. Eliminar el cochambre es más fácil de lo que crees. Descubre lo sencillo que es mantener toda tu cocina reluciente con estos sencillos pasos. ¿Qué es el cochambre?El cochambre es una capa de grasa y suciedad que se forma en la superficie de la estufa, los sartenes, las ollas y las puertas de los gabinetes. A veces tiene una textura un poco pegajosa, pero cuando ya lleva mucho tiempo puede ser más dura. ¿Cómo quitar el cochambre de la estufa? Para hacer la limpieza correcta de la cocina hay que recordar que la suciedad de este lugar está principalmente compuesta de grasa, por lo que se requiere de productos que ayuden a cortarla. En el caso del cochambre, que es grasa acumulada durante mucho tiempo, es necesario usar métodos un poco más fuertes. En un principio el mismo detergente lava trastes puede ayudar a quitar el cochambre, pero si ya ha pasado demasiado tiempo, tendrás que recurrir a otras técnicas.Remojo y jabón: Calienta un poco de agua y después agrega jabón (puede ser lava trastes). Con un estropajo reparte la mezcla por toda la estufa y deja actuar por algunos minutos. Si el cochambre aún no está muy pegado, te bastará con tallar con el mismo estropajo que usas habitualmente.Vinagre y bicarbonato de sodio: Una mezcla muy efectiva para cortar la grasa es la del vinagre con bicarbonato de sodio. Forma una pasta con estos dos ingredientes y con ayuda de un trapo espárcela sobre la superficie que quieras limpiar. Espera unos 15 minutos y después talla con un estropajo y agua caliente.Estropajo de metal: Te aconsejamos usar el estropajo de metal únicamente cuando el cochambre esté muy pegado en materiales que no puedan rayarse. Pon a remojar la superficie sucia con agua caliente y detergente o bicarbonato de sodio, y después talla enérgicamente con el estropajo. Ojo: no uses este remedio en acero inoxidable o en sartenes de porcelana o antiadherentes.Amoniaco: El amoniaco es un ácido muy potente que ayuda a cortar la grasa fácilmente, pero debes tener mucho cuidado al usarlo. Para empezar, solo debes agregar unas gotas diluidas en agua para limpiar la cocina, y tienes que enjuagar muy bien todo antes de usarlo nuevamente.¿Cómo evitar que se acumule cochambre en la cocina? La manera más sencilla de evitar que salga el cochambre en tu cocina es la limpieza inmediata. Así que te recomendamos que después de cocinar siempre limpies la estufa con un producto desengrasante. Igual, si sabes que vas a ensuciar (por ejemplo, cuando vayas a freír) pon servilletas o papel aluminio para evitar que se salpique la cocina con aceite. No te olvides de limpiar también las puertas y la parte de arriba de los muebles de la cocina. Ahí se acumula mucha grasa, aunque no sea tan evidente. Ahora qu tu cocina quedará más reluciente que nunca, prepara estas deliciosas recetas: Carnitas de BacalaoEmpanadas fáciles de CamarónBarbacoa en Salsa Verde en Olla de PresiónPastel de Tamal con Salsa de Frijol
Los pistaches son más que una rica botana. Estos pequeños frutos secos tienen muchas propiedades benéficas para la salud. Conoce algunos de los beneficios de comer pistaches y descubre cómo puedes incorporarlos en tu dieta diaria. En comparación con otras nueces, los pistaches tienen mucho menos calorías. Por ejemplo, la nuez pecanera tiene 193 calorías, mientras que el pistache solo contiene 156. Esto en una porción de 28 gramos. Pero eso no es todo. El pistache es la segunda fruta seca (después de la almendra) con mayor aporte proteico. Alrededor del 20% de su peso son proteínas.Comer pistaches puede ayudarte a perder peso. Los altos niveles de proteína y fibra hacen que te sientas satisfecho por más tiempo, lo cual evita que comas en exceso. Pero eso sí, hay que medirse en la cantidad de pistaches que comes al día, o de lo contrario su efecto puede ser contraproducente.De acuerdo con la Asociación Americana de Optometría, dos antioxidantes presentes en los pistaches (luteína y zeaxantina) ayudan a conservar la salud de los ojos, previniendo enfermedades como las cataratas.El consumo regular de pistaches está asociado con una mejor flora intestinal. De acuerdo con un estudio realizado en 2012, los prebióticos presentes en los pistaches ayudan a aumentar los niveles de bacterias buenas en los intestinos.Los niveles de cobre en los pistaches son bastantes altos, por lo que incluirlos en la dieta diaria puede impactar en la absorción de hierro. De esta manera, los pistaches son grandes aliados en el tratamiento de enfermedades como la anemia.Los pistaches también ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Su consumo se recomienda especialmente entre mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional, ya que el comer una ración de pistaches diariamente reduce los niveles de azúcar.¿De qué manera puedes comer pistaches?Como botanaPara hornear pasteles o panesPulverizando en smoothies o postresSimplemente tostado en ensaladas o pastasDentro de un mix de granola o cerealesEstas son algunas recetas para cocinar usando pistaches:Crema de PistachesPaleta de Mango y PistacheSanck de queso, plátano y pistacheYoghurt de Kiwi con quinoa y pistaches
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD